Preámbulo con anotaciones a la constitución del IWW

Gréve Génerale! SITT - IWW Montreal

por: Tim Acott

El preámbulo a la constitución del IWW fue aprobado en el congreso fundacional del sindicato en 1905 y ha cambiado muy poco en todos estos años. Es el documento más elegante, conciso y brillante que conozco. En la actualidad es un documento fundamental de la IWW.

Soy afiliado de base del IWW y escribo estas anotaciones sobre este importante texto con un poco de aprensión. Sin embargo, es necesario hacerlo. El lenguaje que usa es un poco anticuado, pero yo no cambiaría ni una palabra. Casi un siglo de lucha, la pérdida de las tradiciones de la clase obrera y de su transmisión oral han hecho que el texto sea un poco menos accesible para el lector moderno. Empecé a escribir estas anotaciones con un profundo respeto por los compañeros que lo escribieron y por todos los afiliados al sindicato que luego se guiaron por él, lucharon por una causa justa y nos dejaron una digna herencia hasta el día de hoy.

Los afiliados al IWW siempre han tenido iniciativa y han sido decididos en su acción. Cuando hay algo que hacer, simplemente lo hacemos. No esperamos a que los expertos nos digan cómo hacerlo o a que lo hagan por nosotros. Los trabajadores podemos hacer cualquier cosa que nos propongamos, si lo hacemos juntos. Es con esa actitud con la que trataré de aclarar y explicar el mejor texto escrito que jamás he visto. ¡Deseenme suerte!

Unidos“LA CLASE TRABAJADORA Y LA CLASE EMPRESARIAL NO TIENEN NADA EN COMÚN”

Empecemos. Sé que esto causa el rechazo de alguna gente. Observe que dice “la clase trabajadora y la clase empresarial”.
¿Cuáles son estas clases sociales? La clase trabajadora es la mayor parte de la sociedad y de la economía, la gente que se gana la vida con su trabajo intelectual o manual y que crea toda la riqueza pública y privada que existe. La clase empresarial es esa pequeña parte de la sociedad que obtiene su riqueza del trabajo de otras personas. Esta clase no crea riqueza, la toma de otros. Ya sé que alguna gente hace un poco de los dos; pero sólo porque algunas cosas sean de color naranja no significa que no existan el rojo y el amarillo. El IWW marca el límite en la persona que tiene poder para contratar y despedir.

No dice que los miembros de la clase trabajadora no tengan nada en común con los miembros de la clase empresarial. Eso sería estúpido. Los seres humanos tienen mucho en común. Todos comemos, bebemos agua y respiramos. Todos vivimos y, después de un tiempo, morimos. Tenemos más cosas en común que los caballos y los burros porque podemos cruzar nuestras razas y tener hijos fértiles. Podemos incluso pasar de una clase social a otra, aunque es poco frecuente. Normalmente se pasa a la clase inferior, dado que la clase trabajadora crece y la empresarial se reduce. Los miembros de las dos clases tienen algunas cosas en común, pero solo como individuos.
Y lo que es más, nosotros no les deseamos ningún mal. No los odiamos y no queremos hacerles daño. Pero sí vamos a lesionar sus intereses económicos cuando tengamos oportunidad. El IWW es una organización no violenta y siempre lo ha sido. Estamos orgullosos de eso.

Lo que esta primera frase quiere decir es que las dos clases no tienen nada en común. No es nada personal. Es la economía. Lo que nosotros los trabajadores necesitamos y queremos es justo lo opuesto de lo que los empresarios quieren y necesitan.
Queremos mejor salario por nuestro trabajo, menos horas de trabajo, un trabajo menos aburrido y repetitivo, menos peligroso y más control sobre nuestras cortas vidas. Queremos más control sobre los bienes que producimos y los servicios que ofrecemos, y sobre cómo se hacen estas cosas. Queremos más control sobre los efectos de la producción en nuestra salud, sobre la calidad y la seguridad de nuestros vecindarios y nuestras casas, en este hermoso planeta Tierra.
La clase empresarial necesita que trabajemos más horas, más duro, más rápido, más barato, con menos normas de seguridad, con menos controles de contaminación y con menos voz en las decisiones. Lo que realmente quieren son esclavos que no necesiten alimento ni paga, superrobots que sepan tanto como nosotros y puedan hacer todo el trabajo del mundo. Igual que nosotros pero con menos mantenimiento y sin problemas.

Lo que nosotros queremos y necesitamos es libertad verdadera, el control de la tierra, de los recursos, las máquinas, la toma de decisiones… en definitiva, de todo. Queremos un lugar seguro y saludable para nuestros hijos (no solo los nuestros, también los de la clase empresarial) y una vida buena y digna. Queremos, en fin, todo lo que los empresarios no desean que tengamos. Nuestras necesidades y demandas simplemente no son buenas para sus negocios.

“NO PUEDE HABER PAZ MIENTRAS MILLONES DE TRABAJADORES SUFRAN HAMBRE Y NECESIDAD AL MISMO TIEMPO QUE UNOS POCOS, LA CLASE EMPRESARIAL, DISFRUTAN DE UNA VIDA EN LA ABUNDANCIA”

Las dos clases sociales son enemigas naturales. Estamos en una guerra, una lucha entre clases. Esto no es una figura retórica. Es una guerra real, espantosa, con un número de muertos tal que dejaría a la Segunda Guerra Mundial en un juego de niños.
En esta guerra luchamos todos los días, pero no con balas y bombas. Nuestras armas son la educación, la organización y el trabajo. Luchamos sin combatir.

“LA LUCHA ENTRE ESTAS DOS CLASES SOCIALES CONTINUARÁ HASTA QUE LOS TRABAJADORES DE TODO EL MUNDO SE ORGANICEN, ASUMAN LA PROPIEDAD DE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN, LAS FÁBRICAS Y TIERRA, Y ACABEN CON EL TRABAJO ASALARIADO”

Nosotros no empezamos esta guerra; hemos nacido en ella. Pero estamos convencidos de que habrá que luchar y de que venceremos. No hay elección. Cada año que pasa nos quitan un poco de nuestra vida, crean más miseria, matan y mutilan a más compañeros de trabajo y destruyen un poco más el planeta. Nunca se detendrán a menos que se les haga frente. Están locos.
Seguimos hablando de las clases sociales. La clase empresarial está sumida en una locura. Nos roban más y más. Destruyen más y más. No les importa el coste en vidas, la miseria, la degradación y la contaminación. No les importa el futuro. Sólo tienen en cuenta el beneficio de sus inversiones. No les importan los niños. Sólo quieren amasar fortunas. Esa clase social es como un perro rabioso. No digo que haya que matarlos, pero hay que detenerlos. Y la única forma de hacerlo es organizando a la clase trabajadora con una estrategia clara y una acción directa. Luego hablaremos de eso.

la palabra solidaridad“LA CONCENTRACIÓN DE LA PROPIEDAD INDUSTRIAL EN CADA VEZ MENOS MANOS DIFICULTA LA LUCHA DE LOS SINDICATOS CONTRA EL PODER CRECIENTE DE LA CLASE EMPRESARIAL”

Recuerde que esto se escribió en 1905. Es una idea muy incisiva para su tiempo, ¿no cree? Los miembros del sindicato que escribieron esto ya vieron que esta tendencia de concentración de la propiedad en pocas manos hacía a la clase empresarial muy poderosa y la distanciaba cada vez más del resto. También vieron que este control iba más allá de las fronteras nacionales, las razas y las nacionalidades, y que se basaba en el dinero y el poder. Por esta razón fundaron un sindicato internacional, con la vocación de unir a todos los trabajadores del mundo.
Lo que ya se empezaba a vislumbrar en 1905 es algo obvio hoy en día. Ahora, sólo un puñado de las personas más ricas entre las ricas controla la mayor parte de la riqueza del mundo y tienen el poder político y militar; y esta tendencia continúa. Y están organizados, muy bien organizados. Es por eso que también los trabajadores tienen que organizarse y deben hacerlo a gran escala y rápidamente. Pero tenemos que organizarnos bien. Esto nos lleva de nuevo al preámbulo de la constitución:

“LA SITUACIÓN ACTUAL DE LOS SINDICATOS DE OBREROS HA DADO LUGAR A QUE LOS GRUPOS DE TRABAJADORES SE ENFRENTEN UNOS A OTROS SIN QUE NINGUNO GANE DENTRO DEL SISTEMA DE SALARIOS. MÁS AÚN, ESTAS ORGANIZACIONES SINDICALES CONTRIBUYEN AL ENGAÑO DE QUE LOS INTERESES DE LOS TRABAJADORES COINCIDEN CON LOS DE LA CLASE EMPRESARIAL”

Cuando hablan de “los sindicatos de obreros” se están refiriendo a la Federación Estadounidense del Trabajo (AFL), que causó un gran estruendo en el mundo obrero de esa época y que tras unirse con el Congreso de Organizaciones Industriales formó lo que ahora es el sindicato AFL-CIO. Nuestra posición sobre el AFL-CIO es muy clara. El AFL-CIO tiene en sus filas un gran número de valiosos trabajadores que han luchado en la defensa de los intereses obreros muchas veces. Nosotros saludamos con respeto a esos héroes de la lucha de clases. El IWW aplaude y admira tal actitud.

El IWW ha tenido, sin embargo, alguna que otra diferencia seria con el AFL-CIO desde sus inicios. Son diferencias de opinión, ideológicas al nivel más básico. La AFL se fundó para representar los intereses de una parte muy minoritaria de la clase obrera: hombres blancos, obreros especializados, nacidos en EE. UU. y que hablaban inglés. Nunca pretendió dar respuesta a las necesidades de la clase trabajadora en general sino a una parte específica de ellos, la aristocracia del trabajo.

Estaba, y en parte lo sigue estando todavía, organizada por el tipo de trabajo que se hace. Así, los trabajadores de los ferrocarriles o del servicio de correos estaban, y están, divididos en sindicatos diferentes que no cooperaban mutuamente en la defensa de sus intereses comunes.

El resultado de este extraño concepto de organización ha sido el surgimiento de los esquiroles. Unas veces los conserjes van al trabajo cruzando las líneas de piquetes de los camioneros y otras veces los camioneros cruzan las líneas de piquetes de los conserjes, todo ello con la aprobación del sindicato. Extraño, ¿verdad? ¿Cómo se pueden conseguir demandas salariales o mejoras de las condiciones laborales en una situación así? La AFL saboteó con esquiroles muchas huelgas del IWW.

El concepto en el que se basa el AFL-CIO es que el capitalismo funciona y que los obreros, o al menos algunos de ellos, pueden recibir un trato justo si se hacen algunos ajustes en el sistema. Por otra parte, el IWW se basa en la idea de que el capitalismo no se puede reformar, no puede ponerse al servicio de nuestros intereses. Tiene que sustituirse por un sistema de democracia económica controlada por los trabajadores, pues estos nunca tendrán una vida justa bajo el capitalismo.

Diferentes ideas dan lugar a diferentes prácticas. En el fondo nos solidarizamos con los trabajadores de todo el mundo y con los afiliados de base de cualquier sindicato, pero no podemos compartir la actitud de colaboración que los dirigentes de este sindicato tienen hacia las empresas.

El IWW fue fundado por sindicalistas con experiencia que habían sufrido las heridas de la lucha de clases y estaban hartos de los sindicatos de entonces. Por eso decidieron crear un instrumento diferente de lucha por los intereses de la clase obrera.Ferrocarrileros IWW

“ESTAS CONDICIONES SE PUEDEN CAMBIAR. LOS INTERESES DE LA CLASE TRABAJADORA SOLAMENTE PREVALECERÁN SI EXISTE UNA ORGANIZACIÓN DE OBREROS DE TODAS LAS INDUSTRIAS CAPAZ DE REALIZAR UNA HUELGA QUE PARALICE LA PRODUCCIÓN Y EN LA QUE UNA INJURIA COMETIDA CONTRA UNO ES UNA INJURIA CONTRA TODOS”
Y eso es lo que hicieron. Crearon un sindicato democrático controlado por sus bases para evitar la corrupción y la burocracia sindical. El sindicato es independiente de cualquier partido político. En él están representados todos los trabajadores de una empresa: el cocinero, el oficinista, el conserje, el camionero… todos en el mismo sindicato. La forma en que está organizado el sindicato obedece al hecho de que sus intereses son idénticos.

El IWW existe para luchar por los trabajadores y para nadie más. No se creó para defender al Estado, a los políticos, a los burócratas de carrera, a los mafiosos, a ninguna religión, raza o sexo. Y mucho menos a los empresarios y capitalistas. Es nuestro instrumento de lucha y solo está controlado por los propios trabajadores. Está hecho en solidaridad y pensado para la lucha.

“EN LUGAR DEL LEMA CONSERVADOR DE ‘UN SALARIO JUSTO POR UN DÍA DE TRABAJO’, DEBEMOS ESCRIBIR EN NUESTRO ESTANDARTE LA CONSIGNA REVOLUCIONARIA DE LA SUPRESIÓN DEL TRABAJO ASALARIADO”

No le demos más vueltas al asunto, compañeros. Luchamos por un salario mejor y mejores condiciones de trabajo, pero también estamos aquí para cambiar el sistema económico. La democracia política sin democracia económica es una mentira, una farsa y una broma cruel. Estamos aquí para luchar por unas condiciones mejores ahora y por una vida mejor en el futuro. Esto no es contradictorio porque se trata de la misma lucha.

Unete con nosotros“ES LA MISIÓN HISTÓRICA DE LA CLASE TRABAJADORA ACABAR CON EL CAPITALISMO”

Esto suena como una profecía antigua, pero en realidad tiene mucho sentido. No hay nadie más para hacer el trabajo. Tenemos que hacerlo nosotros los trabajadores. La política siempre obedecerá a la economía, nunca al revés. Y el poder militar es también un reflejo del poder económico.
El poder está realmente en nuestras manos. Ese es el gran secreto. Nosotros hacemos con nuestras manos todas las cosas que se producen y damos todos los servicios que ofrecen las empresas. Nosotros lo hacemos todo. Podemos pararlo todo con tan solo cruzarnos de brazos. No nos interesa la lucha armada. Las armas no nos sirven para cumplir nuestro objetivo.

Tenemos el único poder lo suficientemente fuerte como para derrotar al capitalismo. Todo lo que tenemos que hacer es organizarnos, y organizarnos bien. Solo así podremos detener la locura de la clase empresarial de una vez por todas.

“LA CLASE TRABAJADORA DEBE ORGANIZARSE, NO SOLO PARA LUCHAR CONTRA LOS CAPITALISTAS SINO PARA CONTINUAR LA PRODUCCIÓN CUANDO EL CAPITALISMO HAYA SIDO DERROCADO”

Tenemos que organizarnos para esta lucha justa, aquí y ahora. Y después de la última batalla contra el capitalismo deberemos seguir unidos para remplazar la estructura y la organización capitalistas con una estructura y un orden superiores, con una democracia económica y social, la democracia obrera. Con esa estructura seguiremos adelante, con una nueva democracia que se desarrolle y transforme nuestras vidas. Todo eso es posible.

“AL ORGANIZARNOS EN LAS EMPRESAS ESTAMOS CREANDO EL GERMEN DE LA NUEVA SOCIEDAD DENTRO DE LA ESTRUCTURA DE LA VIEJA”

Esa es la idea. Nuestra acción a corto plazo se integra dentro del objetivo a largo plazo.

No sabemos exactamente cómo será la nueva sociedad, pero sí sabemos que será verdaderamente democrática, controlada por la inmensa mayoría de la raza humana: los trabajadores. Esto puede significar el fin de la guerra, el hambre, la esclavitud y la destrucción del medio ambiente, porque todo eso va en contra de nuestros intereses. Cuando los trabajadores dirijamos la economía, lo haremos en defensa de nuestros intereses porque somos la mayoría, y lo haremos en paz y armonía. Esto es algo por lo que vale la pena trabajar y vivir; y en mi opinión es posible hacerlo.

Si usted todavía no se ha afiliado al IWW, piénselo. Si usted pertenece a la clase trabajadora (o sea que no puede contratar ni despedir a otros trabajadores) y está de acuerdo con los principios del preámbulo que hemos comentado, póngase en contacto con un delegado local, una sección del sindicato o con la oficina central y únase a nosotros. Hágalo parte de su vida. Juntos podemos construir un mundo mejor, mejor de lo que nunca imaginó. 


Anuncios

¡Trabajadores de Burgerville, Únanse!

Obreras de comida rápida han formado el Sindicato de Trabajadores de Burgerville con el apoyo del IWW

Por: Portland IWW

Traducido por: J. PierceBVWU en marcha

 

Portland, OR, EUA – 26 abril 2016 – En un hecho histórico, trabajadores de Burgerville, una cadena de comida rápida basada en la área de Portland, anunciaron en una manifestación en el Clinton Street Theater, que estaban formando un sindicato, afiliado con la rama de Portland del sindicato Trabajadores Industriales del Mundo (IWW).  Marcharon desde el teatro al Burgerville ubicado en Sureste 26 y Clinton para presentar sus demandas:

  • Un aumento inmediato en el sueldo de $5
  • Seguro de salud accesible y de calidad
  • Trabajos seguros y saludables
  • Horarios justos, consistentes, y con avisos previos
  • Un trabajo sostenible que apoye y que incluye días de licencia de maternidad y paternidad
  • Servicio de guardería gratuito y contribución para gastos para transportesBurgerville 3

Una trabajadora típica de Burgerville gana solo $9.60 por hora, y normalmente está programada solo 26 horas por semana, justo bajo de las 30 horas por semana que son necesarios para ser elegible para recibir beneficios.  Esto es más o menos igual de $990 por mes sin impuestos.  Para dejarlo más claro, la renta promedio de un departamento en Portland es $1,275 por mes para un departamento de una recamara, y la mayoría de los dueños de departamentos requiere que los inquilinos prospectivos tienen ingreso tres veces mayor que de la renta.

“La mayoría de la gente no puede alcanzar para tener un departamento. En Portland, todo el mundo sabe que el costo de vida es insano.  Básicamente necesitaba un trabajo adicional para poder tener mi propio espacio.  No podría alcanzarlo con lo que Burgerville me paga,” dijo Greg, trabajador de Burgerville y miembro del sindicato.

Otras obreras citaron problemas con la actitud indiferente de la gerencia a sus empleados. “Necesito poder tomar un día de enfermedad sin miedo de represalias,” dijo Robert, un trabajador de Burgerville en el local de Powell.

Las y los trabajadores formando el Sindicato de Trabajadores de Burgerville representan una sección transversal de la comunidad – jóvenes y estudiantes, madres, padres, y abuelos.  Ponen pasión en su trabajo, y quieren mejorar sus trabajos para ellos mismos, para sus compañeros, y para la comunidad.Sindicato de Trabajadores de Burgerville - Portland IWW

“Estamos intentando mejorar a Burgerville. Nada mas quiero poder realizar mi trabajo y recibir un salario digno.  Esto va a mejorar a Burgerville, por tener empleados felices que chambean y están orgullosos de sus trabajos,” dijo Debbie, miembro del Sindicato de Trabajadores de Burgerville.

El Sindicato de Trabajadores de Burgerville está apoyado por el IWW de Portland y endosado por una coalición de sindicatos locales y grupos comunitarios, incluyendo ILWU Local 5 (vendedores de libros), IATSE Local 28 (tramoyistas), SEIU Local 49 (limpiadores), PAT (maestros), OPAL Justicia Ambiental de Oregon, Red de Solidaridad de Portland (PDXSol), Trabajos con Justicia de Portland, Colectivo de Garza Azul (Reed College), Comité de Solidaridad de América Central de Portland, Gerencia Colectiva de Abarrotes Cooperativas de Alberta, Colectivo Hella 503, Colectiva Abolicionista de Marilyn Buck y Cooperativa de Comestibles “People’s”.

Para apoyar, échale un vistazo de la página del Sindicato de Trabajadores de Burgerville:

 

BWU logo

¡La Victoria! Giro completo para las multas para gente sin hogar en Liverpool

wp-1467603147565.jpg“¡La Victoria!” El Poder del Pueblo Forza un Giro Completo para las Multas para Gente sin Hogar propuesto por el Ayuntamiento de la Ciudad LiverpooL

Por Liverpool IWW

La delegación de Liverpool del sindicato Industrial Worlers of the World, da la bienvenida incondicionalmente a la medida del Ayuntamiento de desechar la consulta planificada para multar a las personas sin hogar, tan sólo ocho días antes de que se produzca. Estamos encantadxs con que las personas sin hogar no sean penalizadxs también por el crimes social de ser “sin techo”.

Al igual que los consejos de la Ciudad de Oxford, Hackney y Wycombe anteriormente, el Ayuntamiento del alcalde Joe Anderson trató de introducir la idea, esperando que tuviera éxito, pero fue aplastada por la reacción pública contra ella.  Por esto el Ayuntamiento ha demostrado la capacidad de la acción de masas de la clase trabajadora para hacer cambios en el mundo.  Anderson y Labor Liverpool concedieron este asunto porque corrían el riesgo de poner en peligro el resto de su agenda de austeridad.

Ayer en la mañana Liverpool IWW creó una página en Facebook que propuso una manifestación contra las multas para la gente sin hogar.  En unas horas, cientos de personas prometieron que asistirían, cientos fueron invitadxs y muchxs hicieron comentarios en la página.  Algunxs hicieron sus propias reivindicaciones como que Joe Anderson devuelva los £89,000 de dinero público que recibió del Ayuntamiento por el consejo legal sobre un asunto privado (fue despedido de la escuela porque no hizo el trabajo).

wp-1467603128811.jpgLas multas para la gente sin hogar amenazaron con ser “la gota que colma el vaso”.  Cuando los medios de comunicación le preguntaron al consejo una respuesta sobre la nota de prensa de Liverpool IWW, el consejo se retiró un paso. El gabinete de la concejala a favor de los recortes, Rachael O’Byrne, confirmaba esto en la página de Facebook.

La explicación de los Laboristas de Liverpool sobre el caso es increíble.  Según Liverpool Confidential, “Anderson intervino para desechar el plan después de oír las propuestas ayer [miércoles]”.  Concejal Steve Munby continuó,“La propuesta no era una decisión  del gabinete del Ayuntamiento, fue algo generado por funcionarios tras las quejas de residentes y el BID [Distrito de Mejora Empresarial].”

Si nos mostramos benévolos con Anderson, parece todavía peor. Es el alcalde de la ciudad, se le paga un salario alto y cena con lxs propietarixs codiciosxs que promocionaban este plan regularmente.  Si nos creemos la versión oficial, no conocía de la consulta del Ayuntamiento casi un mes después de que había empezado el 9 de octubre.  Por tanto él no está al corriente de nada con los asuntos de su propio Ayuntamiento y es completamente incompetente.

La explicación más probable es que Anderson, O’Byrne, Munby y los colegas están mintiendo.  Liverpool IWW continuará la lucha por los intereses de toda la gente trabajadora en el área local para garantizar que esto no es la última vez que nos escuchan el alcalde Anderson y todos sus chupasangres que quieren chulearnos con la pobreza.

~

Traducido por X378240 y X363823 (Chicago, IL y San Antonio, TX EEUU)

logo del IWW

 

Sindicalismo Minoritario – “Reporte Minoritario #1”

wages01-e1367270887480Escrito por Alexis Buss, en Industrial Worker (Julio de 2002)

Traducido por Milena

Durante estos últimos años he contribuido en una columna ocasional llamada “Wobbling the Works” (“Wobilizando los Trabajos”), centrada en cómo la ley de trabajo afecta a la organización sindical. Todavía escribiré sobre ese tema de vez en cuando, pero últimamente mi atención se ha fijado en un concepto al que llamaré “sindicalismo minoritario”, una manera de describir un método de organización que no espera a que la mayoría de empleados de un lugar de trabajo hayan obtenido el derecho legal de negociar. Este mes, compartiré con vosotros algunas de las cosas que suscitaron mi interés y me situaron en esta dirección.

Hace poco, tuve que rehacer la consittución del IWW para nuestros compañeros de los Comités Regionales de Organización del IWW, que estaban hartos de los errores de escritura americanos en palabras como “labour” y “organising”. Buscar a lo largo de la constitución me hizo pensar en la idea de las secciones por trabajo. Una sección por trabajo es un grupo de cinco o más miembros del IWW que pertenecen al mismo lugar de trabajo y que están al cargo de reunirse una vez al mes. Esto implicaría hablar de quejas, idear estrategias para resolverlas y crear una presencia del sindicato en el lugar de trabajo.

Estoy trabajando en un proyecto que empezó como una versión en vídeo del clásico panfleto de la IWW A Worker’s Guide to Direct Action (Guía del Tabajador para la Acción Directa), pero su ámbito ha crecido bastante desde que empezamos. Buscando información para el vídeo, vi a Miriam Ching Yoon Louie hablar de su libro Sweatshop Warriors (Guerreros del Taller Clandestino), que ofrece algunos ejemplos excelentes de cómo los centros de trabajadores inmigrantes han ayudado a trabajadores individuales a comprender sus derechos y organizarse en diversos asuntos de trabajo y comunidad. También tuve la oportunidad de entrevistar a Barbara Prear, señora de la limpieza en la Universidad de Carolina del Norte y presidenta de la UE Local 150, cuando visitó al personal de apoyo de la Universidad de Swarthmore, quienes han estado llevando una campaña para un salario mínimo vital durante seis años. El sindicato UNC no tiene el derecho legal de negociar, pero ha tenido mucho éxito al utilizar tácticas de presión para llevar a los administradores a la mesa de negociación con tal de hablar de mejoras para los trabajadores menos pagados del campus.

lynd-staughton-labor-law-for-the-rank-o-filerHe estado pensando bastante sobre las maneras en que los trabajadores que no tienen ni autoridad legal para negociar ni contrato pueden actuar como un sindicato, usando la ley para mejorar su trabajo. Esto se me ocurrió porque Staughton Lynd me pidió que trabajara con él en una nueva edición de Labor Law for the Rank and Filer (Ley del Trabajo para el Soldado Raso) en un momento en que yo me había vuelto particularmente cínico hacia el potencial del uso de la ley del trabajo al organizar. Justamente acabo de llegar de pasar un fin de semana con los Lynd, gente del Youngstown Workers Solidarity Club (Club Solidario de los Trabajadores de Youngstown) y sus cohortes, alborotadores y soldados rasos de lugares cercanos y no tan cercanos, activistas veteranos y estudiantes organizadores.

El club se desarrolló como un “cuerpo laboral central paralelo” para llenar el vacío en el que el consejo central del trabajo local no podía ofrecer suficiente apoyo para una huelga. Pasar tiempo con estas personas fue un antídoto para el cinismo que sentía; no es que ahora tenga más confianza en la ley, pero me siento más capaz de ponderar las posibilidades… Hace un mes vi un documental sobre la Overnite Trucking Strike (huelga nocturna de camioneros), American Standoff, que reseñé en la anterior edición [del Industrial Worker]. Standoff ilustró un montón de problemas que no han sido afrontados adecuadamente. ¿Cómo lidiamos con la organización en empresas que son tan anti-sindicato que están dispuestas a gastarse millones de dólares para evitar incluso que los trabajadores se sienten en la mesa de negociación? La campaña de Teamsters’ Overnite, que ahora está en un punto del camino tan difícil que no está claro que se pueda salvar, es una de la larga lista de campañas que parecen haber dejado a la fuerza laboral rascándose su cabeza colectiva, preguntándose qué hacer ante unos directivos autodestructivos y una ley del trabajo retrógrada. Claramente, la respuesta no es rendirse. No es conformarse con una camarilla minoritaria de activistas en cada lugar de trabajo. Es construir redes de solidaridad significativas y organizadas, capaces de obtener mejoras en lugares de trabajo concretos, en industrias enteras, y para el beneficio de la clase trabajadora internacional.

Por último, si bien no menos importante, diversos compañeros del otro lado del océano me reenviaron un artículo sobre sindicalismo minoritario que apareció en una publicación reciente de The Nation. Este artículo, escrito por Richard B. Freeman y Joel Rogers, defiende que el AFL-CIO debería desarrollar un plan de organización que no dependa de tener la mayoría en un lugar de trabajo. Lo genial de recibir múltiples copias de este artículo en mi bandeja de entrada fue el desconcierto de los sindicalistas no americanos que lo enviaron. El modo en que nosotros, yanquis retrógrados, hacemos las cosas es absurdo. Pocos países hacen sindicalismo tal como se hace en los Estados Unidos, con el sindicato como el único agente negociador de una mayoría declarada. Creo que ayudaría que más de los trabajadores con los que hablo supieran cómo se hace en otros lugares, y también sería bueno que personas de fuera de los EUA viesen las implicaciones del modo de hacer de aquí.

Así que este es el propósito de esta columna. Quiero compartir estas historias y experiencias. Quiero conectar a mis compañeros con recursos que otros han encontrado útiles en su trabajo. No puedo ofrecer una receta para el éxito, no todos estos ejemplos serán apropiados para todo el mundo. Pero pensar de modo inteligente en la manera de progresar no sólo es posible, está pasando. Y al desarrollar recursos para probar estas cosas, nos daremos unos a otros la seguridad necesaria en nosotros mismos como para transformar comentarios como “qué buena idea” en “voy a intentarlo”.

~

logo del IWW

El lugar de una mujer está en su sindicato

Por Pasionaria

Traducido por Grace MLJoin the OBU mujeres

Este artículo trata sobre mi experiencia personal militando en el sindicato IWW, lo que he aprendido y porqué pienso que como mujer* es importante que participe en él. Como está basado en mi propia experiencia, usaré el lenguaje que es relevante para mi y con el que me siento cómoda. Soy completamente consciente de la existencia de diferentes lenguajes relacionados con el género en particular, pero considero que geográfica, cultural y socialmente no tienen que ver con mi experiencia personal. No haciendo uso de ellos, no es un intento de ofender o alienar a quien se sienta diferente, pero, como ya dije, esto trata de mi experiencia personal. Espero que independientemente de tu bagaje y experiencia, encuentres en este artículo algo con lo que indentificarte e inspirarte.

El lugar de una mujer está en su sindicato… así puede aprender a plantar cara.

Niñas y mujeres de todo el mundo son predominantemente enseñadas cómo ser una “buena chica”. Sé bella. Sé mona. Sé un poco tímida y modesta. Sé educada. ¡Sé complaciente! Todo lo demás es “malo”, “maleducado” o peor. Tengo la suerte de ser, como mi educado compañero inglés diría, “alguien que no tiene paciencia para estupideces”, o, como diría yo, citando a Bette Midler, “No soy una cabrona, tengo poca tolerancia a las gilipolleces”.

A pesar de ser una Wobbly desde hace un tiempo, hace pocos años que empecé a participar de forma más activa en la delegación de la región donde vivo. Lo que me hizo cambiar fue una experiencia personal. Hace un par de años trabajaba para una pequeña organización de voluntariado donde tuve una de las peores experiencias de mi vida (aunque no la única, ¡desafortunadamente!). Mi mánager era esencialmente una acosadora quien, habiendo fundado y dirigido la organización por unos años, actuaba como su “Líder supremo”. Tuve incontables problemas con derechos laborales básicos, como tener un contrato de trabajo. Decidí confrontar a esta persona y presentar una queja con el apoyo de un compañero del sindicato. Fue una experiencia increiblemente estresante, me creó todavía incluso más problemas por el hecho de que mi mánager era una mujer como yo, y se definía como una persona concienciada política y socialmente, y miembro de colectivos oprimidos. A pesar de las noches sin dormir y del estrés, decidí seguir adelante con ello y plantarle cara. No era la primera vez que le plantaba cara a alguien – ¡mi tolerancia es jodidamente pequeña! – pero fue la primera vez que lo hacía conscientemente y como algo político. No reaccioné de forma impulsiva contra las gilipolleces de esta persona, tomé la decisión conscientemente e independientemente de las consecuencias me levantaría por mis derechos y hablaría, como Wobbly, como mujer, y como ser humano. 

gecnew

¡El lugar de una mujer es en su sindicato… así se puede sentir empoderada, copar espacio y apoyar a otras personas a hacer lo mismo!

Pasar la experiencia personal de realizar una queja en el lugar de trabajo me ha empoderado a diferentes niveles. Primero, he adquirido conocimientos prácticos sobre qué pasa cuando realizas una queja, cómo presentarla, qué esperar y qué lenguaje utilizar. Segundo, ahora soy completamente consciente del impacto emocional que los problemas laborales causan en las vidas de las personas. Tan pronto como la pesadilla acabó, lo primero que quise hacer fue realizar el curso de “Representante Sindical”, así podría representarme a mi misma y apoyar a otras personas en situaciones similares en su puesto de trabajo. Una vez más, eché de mi cabeza las voces del patriarcado que me decían que retomara el buen camino de ser una “buena chica”, y tomé la decisión consciente de seguir adelante y dar la cara. Y no sólo eso, sino que ayudaría a otras personas a sentirse igual de empoderadas que yo. 

Cuando terminé el curso de representante, no sabía que tomaría el camino de la lucha Wobbly y me convertiría en formadora. Para ser honesta, nunca pensé que un año más tarde incluso disfrutaría siendo formadora. Si alguien me hubiera dicho que iba a estar un domingo por la tarde en la plaza principal de Bristol realizando una formación sobre tácticas de organización Wobbly, me hubiera reído y hubiera dicho “Naaaaa, eso no es para mi”. Los bastardos patriarcales de mi cabeza jamás habrían creído que iba a hacer eso e incluso ¡qué lo disfrutaría!

El lugar de una mujer está en su sindicato… ¡así ella puede encontrar su lugar en la lucha!

Así que, aquí estoy ahora escribiendo este artículo. Me ha llevado varios años encontrar mi lugar en el IWW. Me uní a la delegación de Bristol tan pronto como se abrió porque quería formar parte de un sindicato de base que reflejara mi ideología, pero incluso así, me llevó un tiempo encontrar mi voz en él, y entender en de qué lucha me sentía más cercana y cómo participar en ella. Hasta ahora he sido la responsable de las comunicaciones de mi delegación por un año. Soy una representante sindical y formadora acreditada, he realizado cursos como formadora, y el año pasado me dediqué a atraer a migrantes europeos traduciendo materiales a otros idiomas, y reuniéndome con diferentes personas y grupos pertenecientes a esas comunidades. No está mal ¿no?. Todavía encuentro difícil a veces ignorar la mierda de las voces del patriarcado en mi cabeza diciéndome que soy prepotente y que debería callarme la boca más, y ser más modesta, tímida, educada, bonita, y más todo, que debería esforzarme más por ser una “buena chica”… pero la mayoría del tiempo estoy bastante orgullosa de poder decirle a esas voces que les j**** porque participando en el IWW me ha concedido el orgullo de ser un ser humano, una mujer, una Wobbly, y lo más importante una persona que da la cara.

* En el artículo original se utiliza siempre la palabra “womyn” para referirse a las mujeres, en lugar de “woman” que deriva de “man” (hombre)

logo del IWW

Viaje a los años 70 – nuestro encuentro con el “Jefe Machirulo” de Your LifeStyle LLP

******Actualización******

¡Nuestra miembro ha finalmente conseguido los documentos de Your Lifestyle! ¡Muchisimas gracias a tod@s por la ayuda y el apoyo! Podéis seguir esta campaña en este blog y en nuestro Twitter y Facebook.

Si trabajáis en Your Lifestyle, o habéis trabajado ahí, y tenéis problemas similar, podéis contactarnos de manera confidencial a bristol (arroba) iww.org.uk.

Por Pasionaria

Traducido por Grace ML

Viaje a los 70s

Lo que viene a continuación está relacionado con los asombrosos acontecimientos que tuvieron lugar cuando una miembro de la delegación del IWW de Bristol, acompañada por otros dos miembros, fue a la oficina principal de una compañía de atención social (lols!) para entregar una demanda, no hablamos de pedir la luna, sólo hablamos del formulario P45 (certificado de empresa) y las nóminas. Coge asiento que vienen curvas!

La compañía en cuestión es Your LifeStyle LLP, la cual emplea a personas para trabajar como cuidadores/as (la empresa describe el puesto como Social Care Worker, algo que sin muchos conocimientos de inglés podría confundirse con la profesión de Social Worker – trabajador/a social), para trabajar en pisos independientes en Bristol y Gloucestershire. Bristol IWW ha estado apoyando a nuestra compañera para conseguir sus documentos (necesarios en España para poder cotizar el tiempo trabajado y solicitar la prestación por desempleo en caso necesario). La respuesta ha sido una cadena de emails agresivos y despectivos por parte del dueño de la empresa, “El rey Leopoldo Bifulco”. En un momento de la discusión, declaró estar aburrido de las demandas que hacía la compañera al no haber recibido toda la documentación cuando dejó la empresa. De acuerdo con ACAS (el organismo que ofrece asesoramiento a empleadores/as y empleados/as), el documento P45 tiene que ser proporcionado en los siguientes 2 meses desde que una persona deja la compañía, pero Don Bifulco, claramente, no está acostumbrado a que le cuestionen y se ofendió cuando la compañera le plantó cara.

Your LifeStyle logoYour LifeStyle LLP trabaja en colaboración con una agencia de contratación en España, y hemos escuchado diferentes historias de como trabajadores/as sociales/as titulados/as son engañados/as para venir a España y trabajar para Your LifeStyle, también hemos escuchado, como los/as empleados/as son agredidos/as física y mentalmente por los/as usuarios/as, y la compañía no les da el apoyo que debería, dejándoles solos/as. Nuestra compañera, dejó la empresa con una baja por enfermedad después de vivir varios meses el trato agresivo y despectivo de su jefa directa. Después de conocer a Don Bifulco, no nos hace falta imaginar la clase de acoso que la compañía Your LifeStyle tiene por cultura…

Jueves 9 de junio, medio día. Tres personas del sindicato, incluída la ex – empleada, fuimos a la oficina central de Your LifeStyle LLP en Gloucester para entregarle una carta. La carta es del Secretario de la delegación de Bristol, en el ella se le comunica que si no se hace entrega del P45 a la compañera, comenzaremos la campaña pública pacífica (pero ruidosa!).

El acosador Bifulco anuló completamente a las mujeres que intentaban hablar con él, y decidió activar el modo “Gallito de Pelea” con el comapañero que nos acompañaba a entregar la carta. Bifulco empezó a gritar en su cara que aquel era un edificio de su propiedad y que tenía que abandonarlo o llamaría a la policía. Las dos mujeres, repetidamente, intentaron interrumpir esa actitud machirula y agresiva y calmar la situación, explicándole quienes eran y porqué estaban allí. Bifulco, continuó plantando la palma de su mano a 1 centímetro de la cara de las mujeres gritando que no tenía nada de que hablar con ellas, y siguió “ajustando cuentas” con el compañero. En un momento dado, las mujeres le preguntan si las está ignorando por ser mujeres, algo que parece no importar a Bifulco y decide no contestar. Como la agresividad de “El Rey Leopoldo” cada vez iba a más, la ex-empleada le pide a su compañero que salga del edificio para ver si la situación se puede calmar. Cuando está saliendo del edificio, Don Bifulco intenta empujarle escaleras abajo y le sigue. Con esto, el compañero que estaba siendo agredido, demuestra un absoluto autocontrol y entereza, lo que da credibilidad a su sindicato.

La policía llegó, y a pesar de decir que el jefe “parece un hombre repugnante”, advierten a la compañera que o se calma o podría ser arrestada por escándalo público.IWW_Bristol

A veces nos llegan comentarios de gente diciendo que deberíamos dejar de utilizar la palabra jefe/a (boss) porque está anticuada y la relación entre empleadores/as y empleados/as ya no es jerárquica. Pues bien amigos/as, todo lo que podemos decir es que Leo Bifulco es el arquetipo de un Jefe Acosador del Infierno, y no es un personaje de ficción – desafortunadamente para sus empleados/as que le sufre, él es real.

Bristol IWW ahora desea difundir los problemas de Your LifeStyle, así las personas que potencialmente pueden ser empleadas (En el South West, España o donde quiera que sea) tendrán la oportunidad de conocer la clase de organización a la que se están uniendo. Así mismo, contactaremos con las instituciones que ofrecen los contratos a Your LifeStyle, para asegurarnos que están de acuerdo en concederle esos contratos a una organización que trabaja de esta forma (¿no nos crees? Consulta la arrogante respuesta de Don Bifulco en el siguiente enlace cuando le pillaron que NO PAGABA EL SALARIO MÍNIMO A SUS TRABAJADORES/AS el año pasado – http://www.southwestbusiness.co.uk/regions/gloucestershire/23102015145826-gloucester-business-your-lifestyle-llp-contests-inclusion-on-minimum-wage-name-and-shame-list/ )

¿Has tenido o conoces a alguien que haya tenido problemas como empleado/a o usuario/a de Your LifeStyle? Por favor, ponte en contacto con Bristol IWW en bristol@iww.org.uk, podemos ayudarte a hacer justicia y plantarle cara a este jefe acosador!

Mientras tanto, siéntete libre de contactar con las oficinas de Your LifeStyle en Bristol y Gloucester (encuentra aquí el contacto http://yourlifestyle.co/your-lifestyle-bristol/contact-bristol/ y aquí http://yourlifestyle.co/gloucester/ ) y hazles saber lo que piensas del trato que hemos recibido! No parece que estén en las redes sociales, así que llámales o envíales un email.

Al igual que el resto de Jefes Acosadores que se pavonean alrededor de sus imperios, Don Bifulco necesita darse cuenta que da igual lo duro/a que uno/a piensa que es (o cuáles sean tus amigos/as): IWW (the One Big Union) siempre gana al final.

¡Nos tocan a una, nos tocan a todas!

logo del IWW

Se necesita más que la acción directa

Cycle-couriers-flash-mobPor: Colin Bossen

Traducido por: Milena

A lo largo de los últimos siete años, he estado involucrado en tres campañas importantes del IWW. La primera fue con el Chicago Couriers Union (Sindicato de Mensajeros de Chicago). Esta campaña fundó con éxito un sindicato de mensajeros en bicicleta que, durante los últimos siete años, ha mantenido un grupo pequeño pero muy implicado de afiliados. A lo largo de su existencia, el sindicato de los mensajeros ha conseguido marcar una diferencia en las vidas de los trabajadores de esta industria. Desde su naciemiento, el sindicato ha hecho lo siguiente: conseguir un aumento de sueldos en la tercera empresa de mensajería más grande de Chicago, abogar por numerosos trabajadores que fueron despedidos injustamente, no se les pagó suficiente, se les retuvo ilegalmente trabajando durante su pausa, o fueron acosados o victimizados de alguna otra forma; enseñar normas de seguridad a los trabajadores nuevos y mejorar el acceso a los edificios. El sindicato también ha organizado muchos eventos sociales y carreras de bicicleta para miembros locales, nacionales e internacionales de la industria de mensajería. Estos eventos, combinados con las victorias del sindicato, han hecho de este una presencia significativa en Chicago y en la industria.

troqueros del IWW y PDA en la puerta de Los AngelesLas otras dos campañas en las que he participado no han tenido tanto éxito. La primera fue un intento de organizar los troqueros, o camioneros portuarios, en los puertos de Los Angeles y Long Beach. Este esfuerzo empezó con buen pie. El IWW fue contactado por un grupo de troqueros interesados en organizarse. Ni más ni menos que cinquenta trabajadores asisitieron a la reunión inicial del grupo. Y lo que es más importante: el grupo fue capaz de organizar una huelga que obligó a cerrar ambos puertos. A pesar de esta acción espectacular, que involucró a miles de trabajadores y afectó a un enorme sector de la economía, los troqueros no fueron capaces de construir con éxito un sindicato con presencia duradera en la industria.

La segunda campaña fallida de la que formé parte tiene características similares a la de los troqueros. Implicó a un grupo de taxistas de Cleveland. De nuevo, al principio hubo mucho entusiasmo. Antes de reunirse con el IWW, el grupo había conseguido organizar reuniones con la asistencia de nada menos que ochenta trabajadores. En el transcurso de un año, los taxistas llevaron a cabo una serie de acciones y protestas con las que ganaron respeto en la industria. El director del Aeropuerto Internacional de Cleveland-Hopkins se reunió con ellos para escuchar sus preocupaciones y ellos presentaron vocalmente sus peticiones a los propietarios de dos empresas de taxis. Luego de un año de semejante actividad y a pesar de sus prometedores inicios, los esfuerzons organizativos de los taxistas también se extinguieron.

Las dos campañas de organización fallidas tenían mucho en común. En ambos casos se llevaron a cabo en ciudades donde el IWW no tenía una sección local bien organizada. En ambos casos intenté organizar la campaña con poco apoyo adicional. Y en ambos casos los trabajadores tenían poco interés en hacer el trabajo institucional de la formación de un sindicato: no querían presentarse a delegados ni utilizar ningún tipo de estructura para llevar a cabo sus reuniones. Esto significó que a menudo las reuniones de trabajadores estaban dominadas por personalidades y que no había ningún mecanismo formal de responsabilidad de tus actos."135 S LaSalle Sucks!" Chicago

La campaña resultante del sindicato de mensajeros de Chicago supone un agudo contraste con las otras dos. Tuvo lugar en un sitio con una sección local dinámica y bien organizada. Entre la sección y el sindicato internacional recaudaron dinero, en dos ocasiones separadas, para pagar a un organizador durante tres meses. Y a lo largo de las fases iniciales de la campaña había siempre un puñado de personas de fuera de la industria involucrados en los esfuerzos de organización. Estas diferencias significaron que había gente trabajando en la campaña cuando el interés de los trabajadores de la industria disminuía, y que había un modelo de organización al que los mensajeros podían remitirse mientras construían el suyo propio.

Las diferencias entre estas tres campañas me han llevado a creer que, para que los esfuerzos de organización tengan éxito a largo plazo, los organizadores y trabajadores deben concentrarse en formar una institución. Estoy seguro que, si hubiesen habido secciones fuertes del IWW en Los Angeles o Cleveland cuando estaba trabajando con los troqueros o los taxistas, el resultado de ambas campañas hubiese sido diferente.

Si el IWW quiere crecer hasta ser una fuerza poderosa para la clase trabajadora, debemos concentrarnos en hacer más fuertes nuestras instituciones. Esto significa, como mínimo, secciones locales mejor organizadas y más recursos para financiar a los organizadores. Si dedicamos nuestras energías a esto, seremos una fuerza a la que tener en cuenta. Si no lo hacemos, nuestros esfuerzos para organizar continuarán teniendo resultados variables y, más veces que no, terminarán en fracaso.

logo del IWW