“Sin Jefes” por Ricado Flores Magón

Esta semana tenemos un escrito de Ricardo Flores Magón.  Es un objetivo general del IWW de crear una conexión del IWW moderno con el legado de los hermanos Flores Magón y el Partido Liberal Mexicano. Esperamos que aquellos que asumen el manto del PLM en nuestra época, puedan ver al IWW como compañero/as de armas y tal vez incluso ver al Gran Sindicato como un medio para la continuación del trabajo inacabado de la revolución proletaria en México. Con el fin de crear este vínculo, espera la voz y el alma de los PLMistas frequentemente en nuestras páginas.

En la primera muestra, “Sin Jefes”, Ricardo habla de la “protección” de un jefe.  Esto suena raro a mis oidos porque nunca me he sentido protegido por un jefe, y tampoco es su responsibilidad.  Lo que suena lógico es que Ricardo está hablando de un jefe en un sentido antigüo y rural, como un cacique, un capataz, un caudillo, un patrón, o un contratista de trabajo. Todos estos oficios tenían un sentido de que el jefe estaba en cargado de tu trabajo, y tambien de tu protección (segun ellos). Con este significado, la palabra “jefe” está más dirigido al gobierno, en lugar de al trabajo y las industrias, como usamos hoy en día. De igual manera, apreciamos los pensamientos Magonistas sobre nuestros enemigos. Disfrútalo. – JP

Por: Ricardo Flores Magón

“Regeneración”  21 de marzo de 1914

Querer jefes y querer al mismo tiempo ser libres, es querer un imposible.  Hay que escoger de una vez una de dos cosas: o ser libres, enteramente libres, negando toda autoridad, o ser esclavos perpetuando el mando del hombre sobre el hombre.

El jefe o gobierno son necesarios solamente bajo un sistema de desigualdad económica. Si yo tengo más que Pedro, temo, naturalmente, que Pedro me agarre por el cuello y me quite lo que él necesite.  En este caso necesito que un gobernante o jefe me proteja contra los posibles ataques de Pedro; pero si Pedro y yo somos iguales económicamente; si los dos tenemos la misma oportunidad de aprovechar las riquezas naturales, tales como la tierra, el agua, los bosques, las minas y demás, así como la riqueza creada por la mano del hombre, como la maquinaria, las casas, los ferrocarriles y los mil y un objetos manufacturados, la razón dice que sería imposible que Pedro y yo nos agarrásemos por los cabellos para disputarnos cosas que a ambos nos aprovechan por igual, y este caso no hay necesidad de tener un jefe.

Hablar de jefe entre iguales es un contrasentido, a no ser que se trate de iguales en servidumbre, de hermanos de cadenas, como somos actualmente los trabajadores.

Muchos son los que dicen que es imposible vivir sin jefe o gobierno; si son burgueses los que tal cosa dicen, les concedo razón, porque temen que los pobres se les echen al cuello y les arrebaten la riqueza que amasaron haciendo sudar al trabajador; pero ¿para qué necesitan los pobres al jefe o al gobierno?

En México hemos tenido y tenemos centenares de pruebas de que la humanidad no necesita de jefe o gobierno sino en los casos en que hay desigualdad económica. En los poblados o comunidades rurales, los habitantes no han sentido la necesidad de tener un gobierno.  Las tierras, los bosques, las aguas y los pastos han sido, hasta fecha reciente, la propiedad común de los habitantes de la comarca.  Cuando se habla de gobierno a esos sencillos habitantes, se echaban a temblar porque gobierno, para ellos, era lo mismo que verdugo; significaba lo mismo que tiranía.  Vivian felices en su libertad, sin saber en muchos casos ni siquiera el nombre del Presidente de la República, y solamente sabían que existía un Gobierno cuando los jefes militares pasaban por la comarca en busca de varones que convertir en soldados, o cuando el recaudador de rentas del Gobierno hacía sus visitas para cobrar los impuestos.  El Gobierno era pues, para una gran parte de la población mexicana, el tirano que arrancaba de sus hogares a los hombres laboriosos para convertirlos en soldados, o el explotador brutal que iba a arrebatarles el tributo en nombre del Fisco.

¿Podían sentir esas poblaciones la necesidad de tener un gobierno?  Para nada lo necesitaban, y así pudieron vivir cientos de años, hasta que les fueron arrebatadas las riquezas naturales para provecho de los hacendados colindantes.  No se comían unos a los otros, como temen que ocurra los que solamente han conocido el sistema capitalista en que cada ser humano tiene que competir con los demás para llevarse a la boca un pedazo de pan; no tiranizaban los fuertes a los débiles, como ocurre bajo la civilización capitalista, en que los más bribones, los más codiciosos y más listos tienen dominados a los honrados y los buenos.  Todos eran hermanos en esas comunidades; todos se ayudaban, y sintiéndose todos iguales, como lo eran realmente, no necesitaban que autoridad alguna velase por los intereses de los que tenían, temiendo posibles asaltos de los que no tenían.

No Divertido

En estos momentos ¿para qué necesitan gobierno las comunidades libres del Yaqui, de Durango, del sur de México y de tantas otras regiones en que los habitantes han tomado posesión de la tierra?  Desde el momento en que se consideran iguales, con el mismo derecho a la madre Tierra, no necesitan un jefe que proteja privilegios en contra de los que no tienen privilegios, pues todos son privilegiados.

Desengañémonos, proletarios:  el gobierno solamente debe existir cuando hay desigualdad económica.  Adoptad, pues todos, como guía moral, el Manifiesto de 23 de septiembre de 1911.

 

Fuente: Ricardo Flores Magón. Semilla Libertaria. (Liga de Economistas Revolucionarios de la Republica Mexicana). México, D.F. 1975

Anuncios

Se necesita más que la acción directa

Cycle-couriers-flash-mobPor: Colin Bossen

Traducido por: Milena

A lo largo de los últimos siete años, he estado involucrado en tres campañas importantes del IWW. La primera fue con el Chicago Couriers Union (Sindicato de Mensajeros de Chicago). Esta campaña fundó con éxito un sindicato de mensajeros en bicicleta que, durante los últimos siete años, ha mantenido un grupo pequeño pero muy implicado de afiliados. A lo largo de su existencia, el sindicato de los mensajeros ha conseguido marcar una diferencia en las vidas de los trabajadores de esta industria. Desde su naciemiento, el sindicato ha hecho lo siguiente: conseguir un aumento de sueldos en la tercera empresa de mensajería más grande de Chicago, abogar por numerosos trabajadores que fueron despedidos injustamente, no se les pagó suficiente, se les retuvo ilegalmente trabajando durante su pausa, o fueron acosados o victimizados de alguna otra forma; enseñar normas de seguridad a los trabajadores nuevos y mejorar el acceso a los edificios. El sindicato también ha organizado muchos eventos sociales y carreras de bicicleta para miembros locales, nacionales e internacionales de la industria de mensajería. Estos eventos, combinados con las victorias del sindicato, han hecho de este una presencia significativa en Chicago y en la industria.

troqueros del IWW y PDA en la puerta de Los AngelesLas otras dos campañas en las que he participado no han tenido tanto éxito. La primera fue un intento de organizar los troqueros, o camioneros portuarios, en los puertos de Los Angeles y Long Beach. Este esfuerzo empezó con buen pie. El IWW fue contactado por un grupo de troqueros interesados en organizarse. Ni más ni menos que cinquenta trabajadores asisitieron a la reunión inicial del grupo. Y lo que es más importante: el grupo fue capaz de organizar una huelga que obligó a cerrar ambos puertos. A pesar de esta acción espectacular, que involucró a miles de trabajadores y afectó a un enorme sector de la economía, los troqueros no fueron capaces de construir con éxito un sindicato con presencia duradera en la industria.

La segunda campaña fallida de la que formé parte tiene características similares a la de los troqueros. Implicó a un grupo de taxistas de Cleveland. De nuevo, al principio hubo mucho entusiasmo. Antes de reunirse con el IWW, el grupo había conseguido organizar reuniones con la asistencia de nada menos que ochenta trabajadores. En el transcurso de un año, los taxistas llevaron a cabo una serie de acciones y protestas con las que ganaron respeto en la industria. El director del Aeropuerto Internacional de Cleveland-Hopkins se reunió con ellos para escuchar sus preocupaciones y ellos presentaron vocalmente sus peticiones a los propietarios de dos empresas de taxis. Luego de un año de semejante actividad y a pesar de sus prometedores inicios, los esfuerzons organizativos de los taxistas también se extinguieron.

Las dos campañas de organización fallidas tenían mucho en común. En ambos casos se llevaron a cabo en ciudades donde el IWW no tenía una sección local bien organizada. En ambos casos intenté organizar la campaña con poco apoyo adicional. Y en ambos casos los trabajadores tenían poco interés en hacer el trabajo institucional de la formación de un sindicato: no querían presentarse a delegados ni utilizar ningún tipo de estructura para llevar a cabo sus reuniones. Esto significó que a menudo las reuniones de trabajadores estaban dominadas por personalidades y que no había ningún mecanismo formal de responsabilidad de tus actos."135 S LaSalle Sucks!" Chicago

La campaña resultante del sindicato de mensajeros de Chicago supone un agudo contraste con las otras dos. Tuvo lugar en un sitio con una sección local dinámica y bien organizada. Entre la sección y el sindicato internacional recaudaron dinero, en dos ocasiones separadas, para pagar a un organizador durante tres meses. Y a lo largo de las fases iniciales de la campaña había siempre un puñado de personas de fuera de la industria involucrados en los esfuerzos de organización. Estas diferencias significaron que había gente trabajando en la campaña cuando el interés de los trabajadores de la industria disminuía, y que había un modelo de organización al que los mensajeros podían remitirse mientras construían el suyo propio.

Las diferencias entre estas tres campañas me han llevado a creer que, para que los esfuerzos de organización tengan éxito a largo plazo, los organizadores y trabajadores deben concentrarse en formar una institución. Estoy seguro que, si hubiesen habido secciones fuertes del IWW en Los Angeles o Cleveland cuando estaba trabajando con los troqueros o los taxistas, el resultado de ambas campañas hubiese sido diferente.

Si el IWW quiere crecer hasta ser una fuerza poderosa para la clase trabajadora, debemos concentrarnos en hacer más fuertes nuestras instituciones. Esto significa, como mínimo, secciones locales mejor organizadas y más recursos para financiar a los organizadores. Si dedicamos nuestras energías a esto, seremos una fuerza a la que tener en cuenta. Si no lo hacemos, nuestros esfuerzos para organizar continuarán teniendo resultados variables y, más veces que no, terminarán en fracaso.

logo del IWW

¡Bienvenidos a Solidaridad 2016!

solidaridad_background

¡Bienvenidos a Solidaridad 2016!

Hola y bienvenidos al nuevo año de Solidaridad, la revista en lengua española de los Trabajadores Industriales del Mundo (I.W.W.). Ya después del primer año del relanzamiento de nuestra revista hemos publicado más que 70 artículos, porciones de libros, historias de trabajo y resistencia, canciones y más. Esperamos superarlo este año y presentar consejos útiles para organizarse en el trabajo, noticias del movimiento obrero y contar luchas de la clase trabajadora.

¡Contribuir a Solidaridad!

Agradecemos a todos los lectores que visitaron nuestra pagina este año. Nuestras publicaciones recibieron más que 6,500 vistas y este año esperamos que los que antes leían Solidaridad comiencen a contribuir también. Si el año pasado tradujiste un artículo, te interesaría escribir sobre tus condiciones laborales este año? Si solo leíste la pagina ponte en contacto con nosotros! Si estás afiliado/a a otra organización, puedes comunicarte con nosotros para compartir publicaciones y noticias. Siempre estamos abiertos a cualquier forma de participación y esperamos sus mensajes! Fotos, vídeos, artículos, comentarios – todos serán bienvenidos. Nuestra visión es crear una publicación útil y interesante que sirve a la clase trabajadora en todos lados para organizarse y ganar mejoras económicas.

Gracias a todos por su apoyo!

Salud y solidaridad,

El Comité de Solidaridad

Graeme M., J. Pierce., MK, Fernando G., Matt Z.

 

logo del IWW

El Alboroto del día de Navidad y la muerte de un Wobbly

La Placita en Los Ángeles
La Placita en el centro de Los Ángeles, California

Escrito por: Rosendo Dorame, La Sociedad Rosa Negra (Black Rose Society of Los Angeles)

Traducido por: JP y KF

A las 2:00 pm, el día de Navidad de 1913, los Trabajadores Industriales del Mundo (IWW) se reunieron para una manifestación pacífica en protesta por el desempleo en la ciudad de Los Ángeles. La manifestación fue en respuesta a la contratación continua de nuevos trabajadores foráneos a la ciudad por los líderes de negocios locales con la intención de bajar los salarios. La multitud de aproximadamente 1.500 personas, de la cual la mayoría consistía en trabajadores mexicanos, los que fueron afectados más por esta política.

El primer orador fue W.C. Owen, un radical nacido en Inglaterra y el editor de la sección inglesa de Regeneración. Owen habló a la multitud en Inglés sin incidentes. Sin embargo, cuando el Secretario Tesorero de la rama mexicana del IWW, Armando Ojeda, intentó hablar con la gente en español, la policía trató de clausurar el evento, alegando que la manifestación no tenía los permisos correspondientes.

Un oficial agarró Ojeda por sus piernas y le tiró de la silla en la que estaba de pie. Cuando un hombre de la multitud protestó las acciones del oficial, el agente lo agredió con una porra, dejando una hendedura en la cabeza. La policía procedió a golpear a otros en la Plaza, ya que comenzaron a dispersarse. Al principio la gente no se defendió. Sin embargo, ya enfurecida la multitud, comenzó a responder arrojando piedras a los agentes de la policía. Después, la policía empezó a abrir fuego contra la multitud.

La perturbación se trasladó de la fuente del centro de la Plaza de la parte superior de la Calle Sánchez en el lado sur de la Plaza, cerca de la Casa Pico. Durante la conmoción, un anarquista mexicano y miembro del IWW, Rafael Adames*, recibió un disparo. El oficial que le disparó, Alfred Koenigheim, afirmó que Adames estaba señalando un “brutal 0.38” a un compañero agente. Fue por esta razón que, según él, abrió fuego a Adames. Sin embargo, esta arma nunca fue encontrada.

Rafael Adames fue cargado por la calle hasta la sede del IWW en la Calle Los Angeles en Chinatown. Ellos lo pusieron en un banco debajo de una foto de Karl Marx, donde murió pronto.

Los disturbios continuaron alrededor de la Plaza hasta las 7:30 pm con batallas reñidas entre policias y los residentes mexicanos. Al día siguiente, las calles estaban despejadas y la ley marcial fue impuesta. La Policía de Los Ángeles comenzó una serie de incursiones de las empresas de la zona en busca de los presuntos sospechosos.

En total 73 personas fueron detenidas; de ellos, 53 eran mexicanos. 40 fueron finalmente juzgados; 10 fueron declarados culpables. Un miembro del jurado más tarde fue citado diciendo: “Tuvimos que convencer a algunos de ellos. Debemos apoyar a la policía. Protegen nuestra propiedad”.

Las secuelas de los disturbios, los contingentes a favor de las empresas y del gobierno presionaron por medio de una ordenanza municipal para prohibir hablar en público sin permiso. Ésta fue aprobada gracias a la retórica anti-inmigrante y anti-mexicano promovido por el lado pro-empresarial. Sin embargo, un elemento progresivo en el consejo de la ciudad fue capaz de modificar la ordenanza que permite la libertad de expresión sólo dentro de la Plaza.

Lo más importante fue la prohibición de puestos de tamales cerca y alrededor de la Plaza. La policía afirmó que ociosos holgazaneaban alrededor de los puestos y absorbían nuevas ideas de disturbios y revueltas sembradas por el IWW y oradores anarquistas. Algunos sugirieron que los ferrocarriles cerca, también fueron responsables de esta “horda de mestizos españoles indios en la ciudad”.

En cuanto a Adames, que dejó atrás una esposa y dos hijos, de 7 y 11. Su funeral se celebró el 5 de enero 1914. Una procesión de aproximadamente 250 personas marcharon por las calles de Los Ángeles, a partir de New High y terminó a su lugar de descanso en el Cementerio Odd Fellow.

Black Rose Society Los Angeles

*En varios documentos, su nombre esta escrito “Aldamas” y “Aldames”.

La Sociedad Rosa Negra (Black Rose Society) está colectando donaciones para construir una tumba para marcar la sepultura de Compañero Rafael Adames.  Usted puede contribuir a esta campaña por este medio
https://www.facebook.com/Black-Rose-Historical-and-Mutual-Aid-Society-259850690697064/

El artículo original en Inglés:
https://theblackrosesociety.wordpress.com/2012/04/07/29/

La Historia Escondida del IWW Mexicano

Escrito por: J. Pierce

Traducido por: Pañuelos Rojos

Enrique Flores Magon en Ciudad Juarez, Chihuahua - 1923
Enrique Flores Magon con afiliados del IWW y familia en Ciudad Juarez, Chihuahua – 1923

Para los norteamericanos, la historia conocida del IWW en México es bastante breve. Los dos eventos más repetidos que llevan la bandera del IWW son: primero, los Insurrectos y PLMistas que invadieron Baja California y proclamaron la Comuna de Tijuana en 1911, incluyendo entre ellos a Joe Hill; y segundo la “Huelga General de Tampico”; de la cual la mayoría de nosotros sabemos muy poco. Es posible que en México, donde los eventos pasaron, la historia del IWW es más desconocido.

Sin embargo, fue hasta que leí el libro de Norman Caulfield, Trabajadores de México y el Estado: Desde el Porfiriato al TLCAN, que me di cuenta de que este esbozo general del IWW Mexicano era una visión totalmente inadecuada. Trabajadores de México es un tesoro de la investigación sobre la extensa organización y lucha del IWW en todo México y las zonas fronterizas de la década de 1900 hasta la década de 1920.

Es cierto que el IWW en México y el suroeste de Estados Unidos estaba íntimamente ligado con nuestros aliados, el PLM y la Casa del Obrero Mundial (COM) , así como con la Confederación General del Trabajo (CGT) y a veces los comunistas. Sin embargo, no hay que confundir estas organizaciones; Los Trabajadores Industriales del Mundo tiene su propia riqueza histórica en México. En particular, me gustaría destacar los nombres de “los Wobblies” Mexicanos para que podamos investigar sobre ellos e inducirlos a nuestro salón de la fama del IWW, por así decirlo.

La Prensa del IWW Mexicano

Existía un IWW verdadero en México y un flujo constante de mexicanos del IWW hacia y desde los Estados Unidos. Estos trabajadores crearon periódicos sin miedo, tales como: La Unión Industrial, producido en Phoenix desde 1909; Huelga General de Los Ángeles en 1913/14 ; Solidaridad y Nueva Solidaridad, de Chicago; y El Obrero Industrial, producido en la Ciudad de México alrededor de 1919. Estas publicaciones se abrieron camino en todo México. La investigación de Caulfield encuentra menciones de estos periódicos del IWW en denuncias de agentes gubernamentales y directivos empresariales a sus superiores en los Estados Unidos. Estos periódicos del IWW se presentaron en los distritos rebeldes en Guanajuato, Hidalgo, Coahuila , Chihuahua y Sonora.

Tamaulipas

Los trabajadores del petróleo y el transporte marítimo en Tampico estuvieron constantemente comprometidos en luchas bajo la bandera del IWW en toda la década de 1910 y en los principios de 1920. Muy probablemente, la idea del IWW fue llevada a la zona de Tampico por los marineros del Sindicato Industrial de los Trabajadores de Transporte Marítimo, Nº 510 (MTWIU – IWW). Pero también hay una historia que dice que cuando un grupo de marineros del IWW llegó a Tampico para fundar una rama, encontraron una rama desconocida del IWW, ya trabajando y organizando! Compañeros Pedro Coria (de Arizona), Ramón Parreño, Francisco Gamallo, Rafael Zamudio, Víctor Martínez y José Zapata son los nombres que surgieron en las constantes huelgas y la agitación en Tampico.

En abril de 1916, estallaron protestas masivas para mejorar las condiciones de trabajo y de vida dirigidas por los miembros del IWW y la COM. Estas manifestaciones se transformaron en una huelga que paralizó la mayor parte de las compañías petroleras y los servicios públicos en la zona. Un año después, en abril de 1917, otra huelga liderada por el IWW se desató en contra de El Águila, una compañía petrolera. En los meses siguientes, la huelga de El Águila se extendió a por lo menos otras seis empresas petroleras, así como a estibadores y marineros, dando lugar a una huelga general de 15 000 trabajadores y la detención de toda la producción de petróleo. La huelga fue violentamente reprimida, pero otra gran huelga en noviembre de 1917 se puso en marcha después de que los trabajadores se reagruparon. En julio de 1920, el IWW junto con la COM fomentó una nueva huelga general de 10 mil trabajadores petroleros.

Coahuila, Nuevo León y Sonora

Compañero Ramón Cornejo organizó a los trabajadores textiles en Villa de Santiago, cerca de Monterrey, Nuevo León. Andrés de León fue uno de los líderes del IWW activo en Torreón, Coahuila, donde se informó del IWW de haber tenido cinco ramas de los trabajadores del metal en 1912. Un nombre que surgió de las huelgas en Cananea, Sonora, fue el organizador del IWW Antonio C. Ramírez, quien ayudó a dirigir la huelga de tres semanas de octubre 1920 en contra de la Cananea Consolidated Copper Company.

Ciudad de México

Con su sede establecida en la Ciudad de México en 1919, José Refugio Rodríguez y Wenceslao Espinoza fueron dos de los IWW de la Ciudad de México que publicaron El Obrero Industrial y trataron de establecer una presencia nacional del IWW. Otros nombres asociados con el IWW en México, quizás en la Ciudad de México, incluyen a Walter Fortmeyer y A. Sortmary – quienes fueron deportados cuando el gobierno mexicano trató de reprimir a los agitadores extranjeros – y a Benito Pavón, Edmundo Ibarra y Pablo Ollo.

Chihuahua

Cinco mil trabajadores de la fundición se pusieron en huelga en Santa Eulalia en Chihuahua en 1924. Tres de los líderes de la huelga del IWW eran Francisco Morales, Enrique Castillo y Francisco Núñez. En Los Lamentos, Marcos Martínez, Jesús González, Basilio Pedroza y Pascual Díaz, quien fue el secretario de la rama del Sindicato Industrial de los Trabajadores de Minería Metal, Nº 210 (MMWIU – IWW), fueron designados para ser líderes durante las olas de ataque allí. Durante las huelgas en Santa Bárbara, Chihuahua, Compañeros Eduardo Modesto Flores, Alfredo Lugo y Albert Fodor eran todos organizadores activos.

Muchos de los mineros radicales en Chihuahua eran los que habían trabajado en los empleos mejor remunerados en Arizona y que habían unido allí al IWW. Los jefes de las mineras se quejaron de que “los mexicanos de Arizona” estaban “infestando” los distritos mineros de Chihuahua con la difusión de sus ideas radicales de los salarios más altos, la expropiación de empresas extranjeras, y la autogestión de los trabajadores.

Arizona

En Estados Unidos, como la Federación del Oeste de Mineros (Western Federation of Miners) se desvió hacia la derecha política (como lo hizo su sucesora, el Sindicato Internacional de los Trabajadores de Mina, Molino y Fundición – International Union of Mine, Mill, & Smelter Workers) los mineros México-americanos en las minas de cobre de Arizona dejaban estos sindicatos y se afiliaban al Sindicato de Mineros Metales del IWW, que en ese momento convocaban en el local Nº 800. Para 1917, el IWW afirmó una membrecía de 5 000 mineros mexicanos y americanos. Mineros México-americanos ayudaron establecer a las ramas del IWW en Bisbee, Jerome y Ajo. Los mexicanos fueron el núcleo dirigente de los mineros del IWW en Globe-Miami, los cuales clamaban 700 afiliados  incluyendo italianos, finlandeses, polacos y anglos, mismos que se recolectaban en el “Wobbly Hill” durante las huelgas y manifestaciones.

En Phoenix el Local Nº 272 produjo líderes como Guillermo Velarde, Javier Buitimea, Jacinto Barrera y secretario de la rama Rosendo A. Dórame. En los pueblos mineros, los Wobblies Julio Blanco y José Rodríguez estuvieron activos en Globe-Miami, y Abelardo Ordoñez estuvo activo en Morenci.  Compañero Fernando Palomares, indio Mayo y Magonista, participó tanto en la huelga de fundición en El Paso, como en la huelga del cobre de Bisbee de 1917 que condujo a la infame Deportación.

California

Los Ángeles Local Nº 602 tiene una gran historia del IWW mexicano, lo suficientemente rica como para justificar otros artículos. Esta rama era una colmena enjambre de actividad revolucionaria que rodeaba México y las zonas fronterizas. Fue en Los Ángeles donde PLMistas y los IWW prepararon la invasión de Baja California e imprimieron una gran cantidad de material de agitación que ayudó a impulsar la Revolución Mexicana.

Además de la Huelga General, los trabajadores confiaron en el periódico no oficial del Compañero Aurelio Azuara, El Rebelde, para traerles la cobertura de noticias sobre el IWW. Otros organizadores del IWW asociados con la rama de Los Ángeles incluyen a Primo Tapia de la Cruz, Julio Castillo, Tomás Martínez, B. Negreira, Feliz Cedeño, Manuel Rey y Liunitas Gutiérrez.

Nunca Olvidamos

El objetivo de este artículo es destacar los nombres individuales de los Wobblies que organizaron y lucharon en ambos lados de la frontera, así como para ayudar a traer esta historia a nuestro recuerdo contemporáneo. Otros artículos e investigaciones nos ayudarán a incorporar estos Wobblies y su rica historia en nuestro trabajo. Para empezar, recordemos a un Wobbly que perdimos demasiado pronto: Compañero Marcos Martínez, un organizador del IWW, asesinado por la policía cuando dispararon en una reunión al aire libre de los mineros huelguistas de cobre el 30 de junio de 1924 en Los Lamentos , Chihuahua, México.

Unete con nosotros

La lucha de los trabajadores de las playas de Santa Mónica

MKtrabajadores de la playa de Santa Monica

Los trabajadores de limpieza y mantenimiento de las playas de Santa Mónica, en California, se han unido al IWW para exigir un empleo estable, prestaciones laborales, igualdad en el trabajo y el fin del favoritismo.

Al igual que muchos otros trabajadores municipales del condado de Los Ángeles y el resto del país, sus empleos se consideran temporales y trabajan “si se les necesita”. A veces se les llama “fijos-temporales”. A pesar de que hacen el mismo trabajo, estos temporales ganan la mitad del salario de los fijos.

Algunos de ellos llevan casi 30 años como temporales y nunca se les ha ofrecido un empleo fijo. Es imposible abordar la lucha de estos trabajadores sin hablar del color que divide los temporales de los fijos en Santa Mónica. Cinco de los trabajadores temporales de la playa son latinos y cinco son negros. Sus homólogos fijos que disfrutan de salarios negociados por el sindicato, seguro médico y jubilación, son en su mayoría blancos. Los trabajadores fijos están afiliados a la Hermandad Internacional de Camioneros (Teamsters), sindicato que ha dejado fuera de las negociaciones a los temporales.

Los trabajadores se reunieron en septiembre de 2014, exigieron el reconocimiento del IWW y presentaron una lista de demandas. Desde entonces, el sindicato ha estado presionando al consejo municipal de Santa Mónica dando a conocer sus demandas en los medios de comunicación locales e internacionales y con la presentación de más de 200 firmas de apoyo.

El efecto fue inmediato. La presencia sindical dio un giro radical a las conversaciones y pronto accedieron a negociar las condiciones de empleo fijo. Una delegación de los trabajadores declaró ante el consejo municipal para exponer sus problemas y pedir un cambio en su situación laboral. Siete de los nueve trabajadores que firmaron la petición de reconocimiento del IWW formaron la delegación y pidieron que el Ayuntamiento respondiera a sus demandas. Como resultado, el Ayuntamiento aprobó la siguiente moción:

1) Creación de una nueva categoría laboral para que los trabajadores temporales se hagan fijos

2) Establecer un proceso de solicitud y una prueba de aptitud para la nueva categoría

3) Clases de formación para los trabajadores que no superen las pruebas de aptitud

Esta resolución fue una victoria parcial para el sindicato de los trabajadores de la playa. Aún siguen luchando para que todos los trabajadores sean fijos, no sólo los que mejor superen la prueba. A medida que la lucha continúa, el comité de trabajadores ha elegido a sus portavoces y presentado nuevas demandas: que los trabajadores temporales tengan el mismo uniforme que los fijos, que se les proporcione más y mejor equipo de seguridad y que el Ayuntamiento reconozca al IWW. Así esperan que otros trabajadores municipales temporales de Santa Mónica sepan del IWW y se organicen igualmente.

¡Bienvenidos a Solidaridad!

 london cleaners tatuaje

Hola y bienvenidos al relanzamiento de Solidaridad, la revista en lengua española de los Trabajadores Industriales del Mundo. Nuestro objetivo es informar en nuestro idioma a los miembros, partidarios y simpatizantes del sindicato revolucionario Trabajadores Industriales del Mundo (Industrial Workers of the World, IWW). Aquí encontrará artículos, fotos, vídeos y otra información sobre las perspectivas del movimiento revolucionario de la clase obrera.

Solidaridad y la prensa en español del IWW

Fueron muchas las publicaciones en español del IWW desde principios del siglo XX hasta los años 20. Entre ellas estaban Cultura Obrera, publicado en Nueva York de 1913 a 1914, La Unión Industrial, producido en Phoenix (Arizona) de 1909 a 1912, El Rebelde y Huelga General, hecho en Los Ángeles (California) de 1913 a 1917, Solidaridad y Nueva Solidaridad, de Chicago (Illinois), Palanca Obrera, de Torreón (Coahuila) y El Obrero Industrial, producido en Tampa (Florida), Tampico (Tamaulipas) y en la Ciudad de México. Varias investigaciones han encontrado menciones de estos periódicos en diferentes partes de México y en informes internos de empresas y agencias de la administración estadounidense de esos años. Estos periódicos del IWW fueron lectura habitual entre los obreros mexicanos implicados en luchas sociales y protestas de la época en Guanajuato, Hidalgo, Chihuahua, Baja California y Sonora. Continúa leyendo ¡Bienvenidos a Solidaridad!