Que es un lugar de trabajo? Raza, la lucha en el trabajo y el IWW. 

por: Juicy Parsons, Twin Cities

traducción por: Grace ML

Comités de empresa, plantas de producción, negociación colectiva, contratos. ¿Qué significan estas palabras para tí? Pues bien, depende de tu experiencia de vida, por supuesto. Para mí y otras trabajadoras de mi sector, esas palabras han sido asociadas con colegas que tienen “trabajos reales”. ¿Entiendes?, aunque tengo un trabajo real en un sector real, no todos los sectores son tratados de manera igual.

Trabajo en el sector servicios. Camarera, mesera, servidora, da igual. En Estados Unidos, el sector servicios ha sido desarrollado al margen de otros sectores porque algunos de los ingresos de quienes trabajan en él son respaldados por la gratificación, lo que está fuera del alcance de las nóminas. Esta situación ha generado lagunas legislativas, exclusión, lucha interna y sobretodo una estructura de clase dentro del sector servicios que es muy difícil de derribar. Llevo en el sector servicios desde que tengo 15 años (Tengo 31 ahora, básicamente la mitad de mi vida). Solamente trabajé en otro sector por un año, en el sector de la imprenta, y llevo intentando dejar este algunos años. Me pasa algo similar que a otras/os compañeras/os del sector, no tengo cualificación, he tenido experiencias cortas fueras del sector, y he desarrollado una dependencia crónica y adicción a ciertas sustancias.

Este sector es altamente precario debido a la forma en la que ha sido desregulado y separado de los lugares de trabajo tradicionales. Por supuesto, existe una clase media-alta de empleadas/os del sector servicios que gana más de 30 dolares la hora, pero es una pequeña minoría, quienes tienen el capital social y profesionalismo para impulsar las tan lejos. Una amplia selección de miembros de la sociedad que son de clase baja, criminales, ex-convictas/os, adictas/os, inmigrantes indocumentadas/os y trabajadoras/es del sexo, encuentran trabajo en mi sector.  He trabajado junto a esta gente a lo largo de toda mi vida. Lo que no se cuestiona en esta cultura de trabajo es la falta de asistencia médica y otros beneficios, cobrar en efectivo, habitualmente fuera de nómina, lo que permite a la gente con antecedentes penales y sin documentos de ciudadanía tener una oportunidad para sobrevivir, pero aún a manos de la discreción y la explotación de las/os jefas/es. Para ser claras, como revolucionaria, estoy orgullosa de toda la gente que me encuentro en el trabajo. Sin embargo, la incomprensible naturaleza de nuestro trabajo es lo que nos hacer continuar ignoradas/os, no invitadas/os, no preparadas/os o confundidas/os acerca de nuestro sitio en el ámbito de la ‘organización del lugar de trabajo’.

Mesera/os y camareras/os, son especialmente alimentadas por las/os jefas/es con esta idea de que somos nuestras propias jefas/es. La jerarquía de las/os empleadas/os con propina crea una meritocracia falaz. En el sector servicios, quienes ganan más dinero deben cumplir con normas de profesionalismo muy rígidas y coloniales, una idea que, por supuesto, prevalece en la mayoría de las industrias. En el sector servicios esto se ve marcado por las condiciones materiales que las/os trabajadoras/es menos “profesionales” tienen que enfrentar. El término “última/o en contratar, primera/o en despedir” es especialmente válido en esta situación de trabajadoras/es negras/os o racializadas en el sector servicios. Esa expresión no es baladí, todo Estados Unidos se apoya en los estándares de “profesionalismo” europeos. Aquellos que no han dominado la retórica, las habilidades y la apariencia de un profesional enfrentan la pérdida crónica de empleos, el robo de salarios, la explotación y un apoyo Federal muy limitado.

Entra el IWW. La primera vez que escuché hablar de IWW fue cuando visité Occupy (en Minnesota). La acampada estaba justo al lado de donde vivía, y en mi camino hacia el trabajo en un bar en el centro de Minneapolis. Comencé a ver todos los cambios positivos que la gente quería hacer en la sociedad y a conocer más sobre la clase dirigente y el capitalismo. Estas serian mis primeras interacciones serias con sindicalistas, (a pesar de haber sido miembro de “Comida y Bebida Local no-se-que” en el aeropuerto) y la primera vez que entendí acerca de la importancia de los sindicatos. Todavía no la entiendo completamente, ya que solo he sido sindicalista una vez en los últimos 12 trabajos en el sector servicios. Pero lo que he aprendido, es como la solidaridad es el arma de la clase trabajadora contra la clase dirigente. Este nivel de solidaridad es lo que me hizo comenzar a entender, especialmente cuando “Occupy the Hood” apareció para gestionar las preocupaciones de las personas negras viviendo en los Estados Unidos. Ver a algunos miembros de IWW ser parte de esa conversación sobre nuestras desventajas materiales se me quedaría grabado.

Además, soy una entusiasta seguidora del hip-hop femenino, que habla de la necesidad de unos feminismos para las mujeres pobres no cualificadas y no binarias del gueto. Gestiona las preocupaciones ampliamente ignoradas por las feministas blancas convencionales, especialmente sobre cómo la sociedad trata a la gente que utiliza el sexo como herramienta de trabajo, usuarias/os de drogas, y gente presa. Esto va en línea con la experiencia de vida que tengo trabajando en bares, donde he valorado a toda esa gente con la que estuve en contacto. Si tuviera un sindicato donde participaran toda la gente con la que he trabajado, sería uno bien colorido, con un montón de inmigrantes, adictas/os al alcohol y las drogas, trapicheras/os, un montón de mujeres, trabajadoras sexuales de todos los géneros, jugadoras/es profesionales, estudiantes, y algunas/os trabajadoras/es sin hogar. (Las/os trabajadoras/es sin hogar no son un nuevo fenómeno como algunos medios quieren hacernos creer, confía). No sería maravilloso si tuviéramos un sindicato como ese?

Cuando Occupy se disolvió, me volví a encontrar con IWW cuando estaba trabajando en la abolición de las prisiones. Fue en 2014, cuando descubrí que IWW trabajaba en la organización de presas/os, que volví a reconectar con viejas/os wobblies que había conocido anteriormente. Eché un vistazo a las ideas del “Gran Sindicato”, y encontré que el sindicato tenía una historia de “primeras” y “solos”. El pensamiento de un sindicato solo para mesera/es y camareras/os no me gustaba, que la representación de las mesera/os, camareras/os fuera frecuentemente la imagen de alguien pobre y negra/o, era una idea que me resentía. Siempre encontré más afinidad con la gente de la parte de atrás (cocineras/os, friegaplatos…) quienes tenían que lidiar con similares circunstancias como deudas, inestabilidad habitacional, largos trayectos al trabajo, y vivir en pobres barrios como en los que habitualmente trabajamos. El único sindicato que había querido, era uno que tuviera a todo el mundo en la misma lucha. Cuando conocí la diferencia entre sindicatos de oficios y el IWW, fue cuando empecé a estar interesada. Entonces, alguien me dijo que se motivaba a mendigas/os y trabajadoras/es del sexo a que se organizarán dentro del IWW, saqué la tarjeta roja con la intención de iniciar una camarilla de africano/as (African People’s Caucus), algo que podría ayudar a las/os Wobblies negras/os a desarrollar su conciencia política. Pensaba que era el único sindicato que tenía la oportunidad de hablar a toda la clase trabajadora.

Desde que me afilié, me he encontrado con que mucha gente, la mayoría no se dedica a la organización de lugares de empleo en el IWW. (Burgerville y Stardust Family United siendo campañas interesantes). Hay algunas razones para esto, unas por las que el sindicato es responsable, pero otras porque factores externos entran en juego. Uno de estos factores es el cambio de naturaleza del puesto de trabajo.

En los últimos 15 años he visto cómo las agencias de empleo se han convertido en salas de ordenadores desamparadas, han desaparecido las formaciones, las fábricas han cerrado y han dado paso al trabajo a tiempo parcial. Las personas negras y otras personas económicamente desfavorecidas son encarceladas con tasas extremas. No sólo a través del encarcelamiento masivo, los complejos sistemas de supervisión estatal y los programas de trabajo post-carcelario están cambiando la cara del lugar de trabajo tradicional. Los sindicatos son débiles desde el punto de vista legislativo. Hay grandes segmentos de la clase obrera negra en los principales sindicatos empresariales, pero esto no se traduce necesariamente en poder obrero. “Lucha por $15” ha sido prometedor en el desarrollo de la conciencia de la clase en la gente negra, especialmente en la comida rápida, incluso con sus limitaciones basadas en el salario. Ha sido uno de los pocos movimientos sindicales en mucho tiempo que ha hablado con los segmentos más pobres de las/os trabajadoras/es. Se trata de personas que dependen de una multitud de empleos a tiempo parcial no cualificados y poco remunerados para ganarse la vida, y ese segmento de la población está creciendo. Los lugares de trabajo tradicionales están siendo desarraigados por la automatización y las industrias alternativas.

Históricamente, las personas en lugares de trabajo no tradicionales han sido excluidas de la mayoría del movimiento sindical, incluso en medio de la realidad de que las/os trabajadoras/es no tradicionales y las/os desempleadas/os son innegablemente parte de la “clase obrera”. Lo que me impresionó del modelo de “One Big Union” es que este podría ser un lugar para coordinar a muchos sectores especiales y excluidos de la clase obrera. Estamos viendo un futuro en el que la clase obrera, especialmente las mujeres y las personas racializadas, trabajan a tiempo parcial, a remoto, en el hogar, por cuenta propia y en economías clandestinas. Mucha gente que se parece a mí y viene de vecindarios similares se gana la vida comprando y vendiendo productos (a menudo con exceso de existencias o robados) en línea y en los mercadillos. Mi desafío a largo plazo para el IWW es que continúen con su legado histórico de abrir los esfuerzos organizativos a toda la clase obrera. Esto requerirá un nivel excepcional de comprensión y conciencia acerca de la gente en las clases bajas/lumpen.

Se tendrán que desarrollar algunas estrategias de organización cohesivas para tratar con las realidades que TODAS/OS las/os trabajadoras/es enfrentan. El trabajo del Comité General de Defensa, por ejemplo, debería incluirse absolutamente en la estrategia de “organización del lugar de trabajo” del IWW. La realidad de nuestro tiempo es que la clase obrera está enfrentando una tremenda cantidad de violencia política y destrucción social en el trabajo y en casa. Hay autónomas/os, programadoras/es, diseñadoras/es y administrativas/os en línea que tienen que organizarse todos los días contra el derecho alternativo y las/os jefas/es en el trabajo. Siempre recordaré mi primera formación de Organizadora 101-durante el ejercicio de mapeo social me reí mucho mientras dibujaba líneas rojas que conectan a los trabajadores con los gerentes que les habían suministrado cocaína. Mis compañeras/os de trabajo (en su mayoría blancas/os, de principios de los años 20) han estado mucho más agitadas/os por la brutalidad policial y por Philando Castile que por las quejas “tradicionales” en el lugar de trabajo. Cuando considero organizarme con las/os trabajadoras/es de la industria de servicios, el factor más significativo en el que pienso es, si las luchas de la gente con el abuso de sustancias o los juegos de azar obstaculizarán su organización, y cómo combatir esto de una manera seria.

Por mucho que me gustaría concluir con un final de cuento de hadas, sería prematuro e infundado. Varias campañas para incluir a más segmentos de la “clase obrera” han sido definitivamente recibidas con hostilidad. El Comité Organizador de Trabajadoras/es Encarceladas/os es un gran ejemplo de cómo la IWW fue capaz de superar la estrecha ideología “obrerista”. De hecho, “economistas” y “obreristas” levantan la cabeza de vez en cuando, afirmando que el IWW debería adherirse a formas estrictas y francamente arcaicas de organización en el lugar de trabajo. Mi mayor preocupación con respecto a esto se refiere a quiénes serán incluidas/os y quiénes serán excluidas/os. ¿Continuará la”One Big Union” anticapitalista ese legado de organización seria con trabajadoras/es “no tradicionales”, o simplemente se tolerará a estos trabajadoras/es para preservar la política radical sobre el papel? Para mí, la decisión depende de las/os miembros. Sin embargo, si no elaboramos estrategias y proponemos formas innovadoras e inteligentes de organizarnos junto a toda la clase obrera, el IWW estará atascado tratando de organizarnos en cerradas plantas de producción.

 

 

El Congreso de Organización Sindical IWW en Seattle 2019

Por: x331980

traducción: Monica K.

Un informe sobre el Congreso de Organización Sindical IWW en Seattle, Washington, EEUU – 2019

Treinta organizadores de Canadá y Estados Unidos se reunieron en Seattle del 29 al 30 de junio para el Congreso de Organización del sindicato IWW. El congreso fue organizado por el Departamento de Organización de IWW y hospedado por la sede de Membresía General en Seattle donde se encuentran varias campañas sindicales y la membresía crece cada vez más. Los organizadores vinieron de la bahía de Tampa, Baltimore, Nueva York, Montreal, Edmonton, Los Ángeles, Vancouver, Portland, y San Francisco. El congreso fue un éxito y claramente un reflejo del aumento en campañas sindicales IWW. En el Congreso de Organización del 2016, se analizaron 5 campañas sindicales activas, mientras que en el congreso del 2019 se presentaron más de una docena.

Organizadores de campañas actuales y conocidas como las del Sindicato de Trabajadores Burgerville (Portland, Oregon), Familia Unida Stardust (Nueva York), Sindicato de Trabajadores y Trabajadores Autónomos (Montreal, Quebec), y Seattle GCI (Campañas de Base Comunitaria, la cual terminó de golpe cuando la compañía se fué ya que el sindicato estaba ganando terreno) se reunieron con miembros de más de una docena de campañas IWW todavía ocultas. Hubo un amplio espectro de industrias representadas, entre ellas: educación, comercios minoristas, salud, tecnología, mensajeros, videojuegos, y servicios legales.

Entre los talleres del congreso se incluyeron temas como los pros y contras de las elecciones NLRB (Junta Nacional de Relaciones del Trabajo, una agencia independiente gubernamental que se encarga de elecciones sindicales y prácticas laborales), el desarrollo del apoyo comunitario, victorias sobre concesiones ganadas, preparación para negociaciones formales de convenios, reuniones y entidades que hacen decisiones, leyes laborales y como o no presentar quejas de prácticas injustas (ULPs), priorización de quejas de la planta o tienda para aumentar las chances de ganar concesiones, el rol de los miembros que organizan desde afuera, y maneras de evitar agotamiento. En grupos pequeños, los organizadores hablaron de sus campañas respectivas y compartieron ideas sobre cómo manejar ciertos problemas, y cómo aprovechar y optimizar victorias. Varios aplaudieron cuando las estrategias de acción directa ganaron concesiones inmediatas, y todos disfrutaron de las anécdotas del sindicato ganándole al jefe. Hubieron quejidos también cuando algunos describieron momentos donde las cosas no funcionaron, por ejemplo, cuando un compañero de trabajo habló de más, o cuando algún otro trató de tener un acuerdo por su propia cuenta con el jefe.

El programa formal llamado “organización externa” de IWW en Seattle fue bastante interesante. Organizadores externos (OE) son trabajadores con experiencia en organización sindical encargados por el comité de campañas para aconsejar organizadores en campañas sindicales activas. El rol del OE es de servir como un educador, confidente, y mentor para aquellos organizadores que generalmente no tienen mucha experiencia organizando sindicatos. Los OE usan diferentes herramientas a las de los organizadores que se encuentran en el lugar de trabajo. Por ejemplo, como no tienen contacto con los trabajadores, solamente trabajan directamente con los miembros del comité de organización que existe dentro del trabajo. Como no forman parte del lugar de trabajo, no pueden conseguir conversaciones privadas con los trabajadores, ni construir mapas sociales sin contexto personal, y tampoco están al tanto del día a día de las decisiones que se hacen durante una campaña de organización.

Varios de los miembros IWW que asistieron al congreso también formaban parte de sindicatos empresariales (sindicatos típicos y generalmente no muy democráticos). Estos miembros podían comparar a favor la estrategia de solidaridad sindical (el modelo de organización apoyado por IWW) en contra de la burocracia y falta de representación en los sindicatos más típicos.

Por consenso, se mantuvo que la Administración Regional de Norte América podría mejorar en cómo apoya la actividad sindical proporcionando más fondos para los Entrenamientos de Organización (especialmente los cursos 102 que le siguen al curso básico), y también ofreciendo más Entrenamientos Para Entrenadores para poder tener suficientes entrenadores en IWW. Las campañas activas y los servicios de traducción también necesitan subvenciones urgentemente.

Esta fue una de las reuniones IWW de mayor calidad que este escritor tuvo el placer de asistir en décadas. Entre los participantes habían tantos hombres como mujeres, y la comunidad LGBTQ estaba bien representada. Las charlas fueron respetuosas, la risa y los aplausos frecuentes, y la buena fé se sintió durante todo el fin de semana. Durante los encuentros sociales del viernes y sábado se solidificaron lazos amistosos entre nuevos amigos. Luego de un emocionante y afinado canto a coro de Solidarity Forever (Solidaridad para siempre), los participantes del congreso se fueron yendo con una convicción fuerte en nuestro modelo de organización, con una esperanza firme para el futuro de IWW, y con mucha fé en nuestros compañeros del sindicato. El Congreso de Organización en Seattle reveló el corazón y el alma de IWW: la organización sindical basada en la acción directa y manejada por trabajadores.

Condicionando el trabajo #3: Robo de sueldo (SFU-IWW)

Fin al robo de sueldo en fiestas grandes  Familia Unida de Stardust – IWW

Escrito por: Marianne L.  & traducido por: Oli, Cuaderno Común

En un restaurante sumamente turístico en Times Square, Nueva York,  durante la temporada baja (en los meses más fríos), con frecuencia la gerencia llena el restaurante con reservaciones en grupo o “compras completas”. Se hace un cargo a estos grupos del 18% de propina en automático, pero toma una comisión del 3% de comisión de ventas de ello para el gerente de reservaciones.

Así mismo, si las fiestas de grupo no estaban animadas,  la gerencia disminuiría la cuenta, pero eso se tomaba del cargo por propinas, es decir, del corte de caja de los servers (esto es, del personal que atiende a los comensales, da sugerencias, toma la orden y cobra la cuenta), en vez del corte de cuenta del restaurante.

Esto afectaba no solo a los servers, si no a todo el personal de apoyo que depende de las propinas, como los meseros y los ayudantes de mesero.

Los servers se reunieron y discutieron sus demandas, entonces elaboraron una carta sobre sus demandas a la gerencia: el 18% completo por propinas en cada fiesta, y obtener acceso a todos los recibos de reservaciones de grupo.

Después planearon una “marcha para ir al jefe” para entregar la carta. Los participantes de la marcha incluyeron no solo a los servers, si no a las anfitrionas (hosts), los ayudantes de mesero y los meseros. Bajaron hacia la gerencia en el ajetreo de un ocupado almuerzo de viernes. La gerente parecía confundida y distraída, pero ellos se aseguraron que había tomado la carta.

Los trabajadores le habían dado a la gerencia una fecha límite del mediodía del lunes, con dos acciones en escalada planeada para la semana, si sus demandas no se habían cumplido.

Justo antes del mediodía del lunes, el Gerente General envío el aviso a todo el personal del cumplimiento de sus demandas. Los servers habían obtenido el 18% completo, y obtuvieron acceso a los recibos de las fiestas, desde entonces, y en consecuencia, se daría propina a todo el personal de apoyo.

“Resurge la lucha laboral” – Huelga en Matamoros, Tamaulipas

“Resurge la lucha laboral”

por: Chak,  Cuaderno Común (México)

La lucha por mejores condiciones en el trabajo y por la emancipación de l@s trabajadores nunca se detiene. Siempre hay trabajadores que se organizan y resisten. Al inicio de este año, en Matamoros, Tamaulipas, l@s trabajadores se lanzaron a la lucha exigiendo el pago de un bono anual que se les asignaba desde hacía 15 años, a cambio de no incrementar sus salarios.

Este acuerdo ya de por si era abusivo, pero ante la perspectiva de que dicho bono debía incrementar en la misma proporción en la que incrementó el salario mínimo, la patronal decidió no pagarlo.

Frente a esto, obrer@s de siete empresas maquiladoras iniciaron en enero un paro de labores, enfrentando a sus patrones, a sus propios “líderes sindicales”, a las Juntas de Conciliación locales y a Ricardo Monreal, Senador de MORENA, quien insistía en llamar a l@s trabajadores a que detuvieran su movimiento, actuando así, no como representante sino como socio de los empresarios.

A pesar de las dificultades, la lucha se extendió llegando a alrededor de 70 empresas, incorporando a trabajadores de Coca-Cola, Coppel, entre otras. La lucha conquistó el 20% de incremento salarial y el pago del bono anual. No obstante, el movimiento ahora enfrenta el contraataque de la patronal que ha despedido a miles de trabajadores y ha anunciado que continuará con los despidos.

Así que la moneda está en el aire y el resultado dependerá de la capacidad de resistencia y solidaridad que l@s trabajadores de todo el país logremos construir.

Sin importar el resultado posterior, este movimiento ya ha brindado algunas lecciones de suma importancia: recordarnos que sólo organizad@s y unid@s l@s trabajadores podremos lograr mejores condiciones de vida; que ante la voracidad de l@s patrones, la complicidad de los líderes sindicales y del gobierno, surgen nuevas dirigencias con suficiente dignidad y determinación como para levantar un movimiento de resistencia que hacía décadas no se vivía en este país.

¡Viva la lucha de l@s trabajadores!

Y como dicen nuestr@s herman@s zapatistas: ¡Para tod@s, todo!

“Sin Jefes” por Ricado Flores Magón

Esta semana tenemos un escrito de Ricardo Flores Magón.  Es un objetivo general del IWW de crear una conexión del IWW moderno con el legado de los hermanos Flores Magón y el Partido Liberal Mexicano. Esperamos que aquellos que asumen el manto del PLM en nuestra época, puedan ver al IWW como compañero/as de armas y tal vez incluso ver al Gran Sindicato como un medio para la continuación del trabajo inacabado de la revolución proletaria en México. Con el fin de crear este vínculo, espera la voz y el alma de los PLMistas frequentemente en nuestras páginas.

En la primera muestra, “Sin Jefes”, Ricardo habla de la “protección” de un jefe.  Esto suena raro a mis oidos porque nunca me he sentido protegido por un jefe, y tampoco es su responsibilidad.  Lo que suena lógico es que Ricardo está hablando de un jefe en un sentido antigüo y rural, como un cacique, un capataz, un caudillo, un patrón, o un contratista de trabajo. Todos estos oficios tenían un sentido de que el jefe estaba en cargado de tu trabajo, y tambien de tu protección (segun ellos). Con este significado, la palabra “jefe” está más dirigido al gobierno, en lugar de al trabajo y las industrias, como usamos hoy en día. De igual manera, apreciamos los pensamientos Magonistas sobre nuestros enemigos. Disfrútalo. – JP

Por: Ricardo Flores Magón

“Regeneración”  21 de marzo de 1914

Querer jefes y querer al mismo tiempo ser libres, es querer un imposible.  Hay que escoger de una vez una de dos cosas: o ser libres, enteramente libres, negando toda autoridad, o ser esclavos perpetuando el mando del hombre sobre el hombre.

El jefe o gobierno son necesarios solamente bajo un sistema de desigualdad económica. Si yo tengo más que Pedro, temo, naturalmente, que Pedro me agarre por el cuello y me quite lo que él necesite.  En este caso necesito que un gobernante o jefe me proteja contra los posibles ataques de Pedro; pero si Pedro y yo somos iguales económicamente; si los dos tenemos la misma oportunidad de aprovechar las riquezas naturales, tales como la tierra, el agua, los bosques, las minas y demás, así como la riqueza creada por la mano del hombre, como la maquinaria, las casas, los ferrocarriles y los mil y un objetos manufacturados, la razón dice que sería imposible que Pedro y yo nos agarrásemos por los cabellos para disputarnos cosas que a ambos nos aprovechan por igual, y este caso no hay necesidad de tener un jefe.

Hablar de jefe entre iguales es un contrasentido, a no ser que se trate de iguales en servidumbre, de hermanos de cadenas, como somos actualmente los trabajadores.

Muchos son los que dicen que es imposible vivir sin jefe o gobierno; si son burgueses los que tal cosa dicen, les concedo razón, porque temen que los pobres se les echen al cuello y les arrebaten la riqueza que amasaron haciendo sudar al trabajador; pero ¿para qué necesitan los pobres al jefe o al gobierno?

En México hemos tenido y tenemos centenares de pruebas de que la humanidad no necesita de jefe o gobierno sino en los casos en que hay desigualdad económica. En los poblados o comunidades rurales, los habitantes no han sentido la necesidad de tener un gobierno.  Las tierras, los bosques, las aguas y los pastos han sido, hasta fecha reciente, la propiedad común de los habitantes de la comarca.  Cuando se habla de gobierno a esos sencillos habitantes, se echaban a temblar porque gobierno, para ellos, era lo mismo que verdugo; significaba lo mismo que tiranía.  Vivian felices en su libertad, sin saber en muchos casos ni siquiera el nombre del Presidente de la República, y solamente sabían que existía un Gobierno cuando los jefes militares pasaban por la comarca en busca de varones que convertir en soldados, o cuando el recaudador de rentas del Gobierno hacía sus visitas para cobrar los impuestos.  El Gobierno era pues, para una gran parte de la población mexicana, el tirano que arrancaba de sus hogares a los hombres laboriosos para convertirlos en soldados, o el explotador brutal que iba a arrebatarles el tributo en nombre del Fisco.

¿Podían sentir esas poblaciones la necesidad de tener un gobierno?  Para nada lo necesitaban, y así pudieron vivir cientos de años, hasta que les fueron arrebatadas las riquezas naturales para provecho de los hacendados colindantes.  No se comían unos a los otros, como temen que ocurra los que solamente han conocido el sistema capitalista en que cada ser humano tiene que competir con los demás para llevarse a la boca un pedazo de pan; no tiranizaban los fuertes a los débiles, como ocurre bajo la civilización capitalista, en que los más bribones, los más codiciosos y más listos tienen dominados a los honrados y los buenos.  Todos eran hermanos en esas comunidades; todos se ayudaban, y sintiéndose todos iguales, como lo eran realmente, no necesitaban que autoridad alguna velase por los intereses de los que tenían, temiendo posibles asaltos de los que no tenían.

No Divertido

En estos momentos ¿para qué necesitan gobierno las comunidades libres del Yaqui, de Durango, del sur de México y de tantas otras regiones en que los habitantes han tomado posesión de la tierra?  Desde el momento en que se consideran iguales, con el mismo derecho a la madre Tierra, no necesitan un jefe que proteja privilegios en contra de los que no tienen privilegios, pues todos son privilegiados.

Desengañémonos, proletarios:  el gobierno solamente debe existir cuando hay desigualdad económica.  Adoptad, pues todos, como guía moral, el Manifiesto de 23 de septiembre de 1911.

 

Fuente: Ricardo Flores Magón. Semilla Libertaria. (Liga de Economistas Revolucionarios de la Republica Mexicana). México, D.F. 1975

El proletariado en ambos lados

El Proletariado

Por: J. Pierce

No tengo porque explicárselo. Lo vive todos los días. Todos nosotros luchamos para sobrevivir, mientras los ambiciosos se revuelcan en su riqueza.

Ellos

En México el salario es bajísimo y los precios siempre suben. Los empresarios y los narco-políticos nos insultan con sus vidas frívolas; nos roban con su corrupción y explotación; nos matan con sus sicarios y su contaminación.  Ellos se mofan.  Pero al final, están jugando con un monstruo.

En Estados Unidos no es la excepción. La burguesía está avanzando cada vez más en derrocar los sindicatos, reducir las condiciones del trabajo, subir las deudas, y bajar las expectativas de la juventud.

Las Reformas capitalistas están intentando implementar las mismas herramientas anti-sindicales. Las de México son unas “copy/paste” de las ideas peores de los norteamericanos. ¡Imagínese los salarios de México después de derrocar los sindicatos y las garantías de trabajo!  ¿Cuanto más podemos aguantar?

¿Cómo es posible que los capitalistas puedan cumplir todos de sus objetivos justo en frente de nuestros ojos? Pues, es sencillo. La clase capitalista, en ambos lados, está organizado. Bien organizado. ¿Pero hay que de choques de cultura, desconfianza, idiomas diferentes, racismo? Evidentemente, la búsqueda de ganancias es más fuerte de todas las barreras de la frontera. Los capitalistas no dejan una línea imaginaria en el desierto que prevenga realizar sus sueños de gula.

Unidos

Nosotros

La única fuerza en la sociedad capitalista suficientemente amplia para parar el avance de su visión miserable es la clase obrera, el proletariado. Y la clave es la organización.

Los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de Educación (CNTE), por su parte, están luchando en la vanguardia. Aunque los capitalistas tienen varios líderes del CNTE en la cárcel, la ola de protesta está creciendo.  También los maestros de EUA están despertando. Las huelgas del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU) son buenas señales para el futuro. Además los Mineros del SNTMMSRM están en pie de lucha.  Hay huelgas y acciones en pueblos mineros en todas partes de México. Su orgullo y su resistencia podrían despertar al pueblo.  Afroamericanos en el movimiento Black Lives Matter (BLM) y gente de color en general están manifestando su furia en contra de la policía, racistas-derechistas, y el sistema de exclusión que debilita y divide a nuestra clase. Prisioneros de todas raíces están organizando y levantándose en contra de la esclavitud en las prisiones. Con apoyo del Comité Organizador de Trabajadores Encarcelados (IWW-IWOC), su huelga nacional está programada para el 9 de septiembre 2016.

Un aumento de organización de la clase trabajadora es una amenaza a la clase empleadora. Para cumplir sus planes de libre comercio (o sea control corporativo global) los esclavos de cada país deben de ser aislados.  Lo que realmente nos falta es organización de nuestra clase a través de la frontera, como si no hubiera una línea divisora.  Una Organización tan fuerte que podamos derrocar el muro y todas las barreras que previenen la libertad y seguridad de la clase obrera.

Los Trabajadores Industriales del Mundo (IWW) llaman a organizarse con sus compañeros del trabajo y unirse con nosotros para un mundo mejor.

IWW

El lugar de una mujer está en su sindicato

Por Pasionaria

Traducido por Grace MLJoin the OBU mujeres

Este artículo trata sobre mi experiencia personal militando en el sindicato IWW, lo que he aprendido y porqué pienso que como mujer* es importante que participe en él. Como está basado en mi propia experiencia, usaré el lenguaje que es relevante para mi y con el que me siento cómoda. Soy completamente consciente de la existencia de diferentes lenguajes relacionados con el género en particular, pero considero que geográfica, cultural y socialmente no tienen que ver con mi experiencia personal. No haciendo uso de ellos, no es un intento de ofender o alienar a quien se sienta diferente, pero, como ya dije, esto trata de mi experiencia personal. Espero que independientemente de tu bagaje y experiencia, encuentres en este artículo algo con lo que indentificarte e inspirarte.

El lugar de una mujer está en su sindicato… así puede aprender a plantar cara.

Niñas y mujeres de todo el mundo son predominantemente enseñadas cómo ser una “buena chica”. Sé bella. Sé mona. Sé un poco tímida y modesta. Sé educada. ¡Sé complaciente! Todo lo demás es “malo”, “maleducado” o peor. Tengo la suerte de ser, como mi educado compañero inglés diría, “alguien que no tiene paciencia para estupideces”, o, como diría yo, citando a Bette Midler, “No soy una cabrona, tengo poca tolerancia a las gilipolleces”.

A pesar de ser una Wobbly desde hace un tiempo, hace pocos años que empecé a participar de forma más activa en la delegación de la región donde vivo. Lo que me hizo cambiar fue una experiencia personal. Hace un par de años trabajaba para una pequeña organización de voluntariado donde tuve una de las peores experiencias de mi vida (aunque no la única, ¡desafortunadamente!). Mi mánager era esencialmente una acosadora quien, habiendo fundado y dirigido la organización por unos años, actuaba como su “Líder supremo”. Tuve incontables problemas con derechos laborales básicos, como tener un contrato de trabajo. Decidí confrontar a esta persona y presentar una queja con el apoyo de un compañero del sindicato. Fue una experiencia increiblemente estresante, me creó todavía incluso más problemas por el hecho de que mi mánager era una mujer como yo, y se definía como una persona concienciada política y socialmente, y miembro de colectivos oprimidos. A pesar de las noches sin dormir y del estrés, decidí seguir adelante con ello y plantarle cara. No era la primera vez que le plantaba cara a alguien – ¡mi tolerancia es jodidamente pequeña! – pero fue la primera vez que lo hacía conscientemente y como algo político. No reaccioné de forma impulsiva contra las gilipolleces de esta persona, tomé la decisión conscientemente e independientemente de las consecuencias me levantaría por mis derechos y hablaría, como Wobbly, como mujer, y como ser humano. 

gecnew

¡El lugar de una mujer es en su sindicato… así se puede sentir empoderada, copar espacio y apoyar a otras personas a hacer lo mismo!

Pasar la experiencia personal de realizar una queja en el lugar de trabajo me ha empoderado a diferentes niveles. Primero, he adquirido conocimientos prácticos sobre qué pasa cuando realizas una queja, cómo presentarla, qué esperar y qué lenguaje utilizar. Segundo, ahora soy completamente consciente del impacto emocional que los problemas laborales causan en las vidas de las personas. Tan pronto como la pesadilla acabó, lo primero que quise hacer fue realizar el curso de “Representante Sindical”, así podría representarme a mi misma y apoyar a otras personas en situaciones similares en su puesto de trabajo. Una vez más, eché de mi cabeza las voces del patriarcado que me decían que retomara el buen camino de ser una “buena chica”, y tomé la decisión consciente de seguir adelante y dar la cara. Y no sólo eso, sino que ayudaría a otras personas a sentirse igual de empoderadas que yo. 

Cuando terminé el curso de representante, no sabía que tomaría el camino de la lucha Wobbly y me convertiría en formadora. Para ser honesta, nunca pensé que un año más tarde incluso disfrutaría siendo formadora. Si alguien me hubiera dicho que iba a estar un domingo por la tarde en la plaza principal de Bristol realizando una formación sobre tácticas de organización Wobbly, me hubiera reído y hubiera dicho “Naaaaa, eso no es para mi”. Los bastardos patriarcales de mi cabeza jamás habrían creído que iba a hacer eso e incluso ¡qué lo disfrutaría!

El lugar de una mujer está en su sindicato… ¡así ella puede encontrar su lugar en la lucha!

Así que, aquí estoy ahora escribiendo este artículo. Me ha llevado varios años encontrar mi lugar en el IWW. Me uní a la delegación de Bristol tan pronto como se abrió porque quería formar parte de un sindicato de base que reflejara mi ideología, pero incluso así, me llevó un tiempo encontrar mi voz en él, y entender en de qué lucha me sentía más cercana y cómo participar en ella. Hasta ahora he sido la responsable de las comunicaciones de mi delegación por un año. Soy una representante sindical y formadora acreditada, he realizado cursos como formadora, y el año pasado me dediqué a atraer a migrantes europeos traduciendo materiales a otros idiomas, y reuniéndome con diferentes personas y grupos pertenecientes a esas comunidades. No está mal ¿no?. Todavía encuentro difícil a veces ignorar la mierda de las voces del patriarcado en mi cabeza diciéndome que soy prepotente y que debería callarme la boca más, y ser más modesta, tímida, educada, bonita, y más todo, que debería esforzarme más por ser una “buena chica”… pero la mayoría del tiempo estoy bastante orgullosa de poder decirle a esas voces que les j**** porque participando en el IWW me ha concedido el orgullo de ser un ser humano, una mujer, una Wobbly, y lo más importante una persona que da la cara.

* En el artículo original se utiliza siempre la palabra “womyn” para referirse a las mujeres, en lugar de “woman” que deriva de “man” (hombre)

logo del IWW