Que es un lugar de trabajo? Raza, la lucha en el trabajo y el IWW. 

por: Juicy Parsons, Twin Cities

traducción por: Grace ML

Comités de empresa, plantas de producción, negociación colectiva, contratos. ¿Qué significan estas palabras para tí? Pues bien, depende de tu experiencia de vida, por supuesto. Para mí y otras trabajadoras de mi sector, esas palabras han sido asociadas con colegas que tienen “trabajos reales”. ¿Entiendes?, aunque tengo un trabajo real en un sector real, no todos los sectores son tratados de manera igual.

Trabajo en el sector servicios. Camarera, mesera, servidora, da igual. En Estados Unidos, el sector servicios ha sido desarrollado al margen de otros sectores porque algunos de los ingresos de quienes trabajan en él son respaldados por la gratificación, lo que está fuera del alcance de las nóminas. Esta situación ha generado lagunas legislativas, exclusión, lucha interna y sobretodo una estructura de clase dentro del sector servicios que es muy difícil de derribar. Llevo en el sector servicios desde que tengo 15 años (Tengo 31 ahora, básicamente la mitad de mi vida). Solamente trabajé en otro sector por un año, en el sector de la imprenta, y llevo intentando dejar este algunos años. Me pasa algo similar que a otras/os compañeras/os del sector, no tengo cualificación, he tenido experiencias cortas fueras del sector, y he desarrollado una dependencia crónica y adicción a ciertas sustancias.

Este sector es altamente precario debido a la forma en la que ha sido desregulado y separado de los lugares de trabajo tradicionales. Por supuesto, existe una clase media-alta de empleadas/os del sector servicios que gana más de 30 dolares la hora, pero es una pequeña minoría, quienes tienen el capital social y profesionalismo para impulsar las tan lejos. Una amplia selección de miembros de la sociedad que son de clase baja, criminales, ex-convictas/os, adictas/os, inmigrantes indocumentadas/os y trabajadoras/es del sexo, encuentran trabajo en mi sector.  He trabajado junto a esta gente a lo largo de toda mi vida. Lo que no se cuestiona en esta cultura de trabajo es la falta de asistencia médica y otros beneficios, cobrar en efectivo, habitualmente fuera de nómina, lo que permite a la gente con antecedentes penales y sin documentos de ciudadanía tener una oportunidad para sobrevivir, pero aún a manos de la discreción y la explotación de las/os jefas/es. Para ser claras, como revolucionaria, estoy orgullosa de toda la gente que me encuentro en el trabajo. Sin embargo, la incomprensible naturaleza de nuestro trabajo es lo que nos hacer continuar ignoradas/os, no invitadas/os, no preparadas/os o confundidas/os acerca de nuestro sitio en el ámbito de la ‘organización del lugar de trabajo’.

Mesera/os y camareras/os, son especialmente alimentadas por las/os jefas/es con esta idea de que somos nuestras propias jefas/es. La jerarquía de las/os empleadas/os con propina crea una meritocracia falaz. En el sector servicios, quienes ganan más dinero deben cumplir con normas de profesionalismo muy rígidas y coloniales, una idea que, por supuesto, prevalece en la mayoría de las industrias. En el sector servicios esto se ve marcado por las condiciones materiales que las/os trabajadoras/es menos “profesionales” tienen que enfrentar. El término “última/o en contratar, primera/o en despedir” es especialmente válido en esta situación de trabajadoras/es negras/os o racializadas en el sector servicios. Esa expresión no es baladí, todo Estados Unidos se apoya en los estándares de “profesionalismo” europeos. Aquellos que no han dominado la retórica, las habilidades y la apariencia de un profesional enfrentan la pérdida crónica de empleos, el robo de salarios, la explotación y un apoyo Federal muy limitado.

Entra el IWW. La primera vez que escuché hablar de IWW fue cuando visité Occupy (en Minnesota). La acampada estaba justo al lado de donde vivía, y en mi camino hacia el trabajo en un bar en el centro de Minneapolis. Comencé a ver todos los cambios positivos que la gente quería hacer en la sociedad y a conocer más sobre la clase dirigente y el capitalismo. Estas serian mis primeras interacciones serias con sindicalistas, (a pesar de haber sido miembro de “Comida y Bebida Local no-se-que” en el aeropuerto) y la primera vez que entendí acerca de la importancia de los sindicatos. Todavía no la entiendo completamente, ya que solo he sido sindicalista una vez en los últimos 12 trabajos en el sector servicios. Pero lo que he aprendido, es como la solidaridad es el arma de la clase trabajadora contra la clase dirigente. Este nivel de solidaridad es lo que me hizo comenzar a entender, especialmente cuando “Occupy the Hood” apareció para gestionar las preocupaciones de las personas negras viviendo en los Estados Unidos. Ver a algunos miembros de IWW ser parte de esa conversación sobre nuestras desventajas materiales se me quedaría grabado.

Además, soy una entusiasta seguidora del hip-hop femenino, que habla de la necesidad de unos feminismos para las mujeres pobres no cualificadas y no binarias del gueto. Gestiona las preocupaciones ampliamente ignoradas por las feministas blancas convencionales, especialmente sobre cómo la sociedad trata a la gente que utiliza el sexo como herramienta de trabajo, usuarias/os de drogas, y gente presa. Esto va en línea con la experiencia de vida que tengo trabajando en bares, donde he valorado a toda esa gente con la que estuve en contacto. Si tuviera un sindicato donde participaran toda la gente con la que he trabajado, sería uno bien colorido, con un montón de inmigrantes, adictas/os al alcohol y las drogas, trapicheras/os, un montón de mujeres, trabajadoras sexuales de todos los géneros, jugadoras/es profesionales, estudiantes, y algunas/os trabajadoras/es sin hogar. (Las/os trabajadoras/es sin hogar no son un nuevo fenómeno como algunos medios quieren hacernos creer, confía). No sería maravilloso si tuviéramos un sindicato como ese?

Cuando Occupy se disolvió, me volví a encontrar con IWW cuando estaba trabajando en la abolición de las prisiones. Fue en 2014, cuando descubrí que IWW trabajaba en la organización de presas/os, que volví a reconectar con viejas/os wobblies que había conocido anteriormente. Eché un vistazo a las ideas del “Gran Sindicato”, y encontré que el sindicato tenía una historia de “primeras” y “solos”. El pensamiento de un sindicato solo para mesera/es y camareras/os no me gustaba, que la representación de las mesera/os, camareras/os fuera frecuentemente la imagen de alguien pobre y negra/o, era una idea que me resentía. Siempre encontré más afinidad con la gente de la parte de atrás (cocineras/os, friegaplatos…) quienes tenían que lidiar con similares circunstancias como deudas, inestabilidad habitacional, largos trayectos al trabajo, y vivir en pobres barrios como en los que habitualmente trabajamos. El único sindicato que había querido, era uno que tuviera a todo el mundo en la misma lucha. Cuando conocí la diferencia entre sindicatos de oficios y el IWW, fue cuando empecé a estar interesada. Entonces, alguien me dijo que se motivaba a mendigas/os y trabajadoras/es del sexo a que se organizarán dentro del IWW, saqué la tarjeta roja con la intención de iniciar una camarilla de africano/as (African People’s Caucus), algo que podría ayudar a las/os Wobblies negras/os a desarrollar su conciencia política. Pensaba que era el único sindicato que tenía la oportunidad de hablar a toda la clase trabajadora.

Desde que me afilié, me he encontrado con que mucha gente, la mayoría no se dedica a la organización de lugares de empleo en el IWW. (Burgerville y Stardust Family United siendo campañas interesantes). Hay algunas razones para esto, unas por las que el sindicato es responsable, pero otras porque factores externos entran en juego. Uno de estos factores es el cambio de naturaleza del puesto de trabajo.

En los últimos 15 años he visto cómo las agencias de empleo se han convertido en salas de ordenadores desamparadas, han desaparecido las formaciones, las fábricas han cerrado y han dado paso al trabajo a tiempo parcial. Las personas negras y otras personas económicamente desfavorecidas son encarceladas con tasas extremas. No sólo a través del encarcelamiento masivo, los complejos sistemas de supervisión estatal y los programas de trabajo post-carcelario están cambiando la cara del lugar de trabajo tradicional. Los sindicatos son débiles desde el punto de vista legislativo. Hay grandes segmentos de la clase obrera negra en los principales sindicatos empresariales, pero esto no se traduce necesariamente en poder obrero. “Lucha por $15” ha sido prometedor en el desarrollo de la conciencia de la clase en la gente negra, especialmente en la comida rápida, incluso con sus limitaciones basadas en el salario. Ha sido uno de los pocos movimientos sindicales en mucho tiempo que ha hablado con los segmentos más pobres de las/os trabajadoras/es. Se trata de personas que dependen de una multitud de empleos a tiempo parcial no cualificados y poco remunerados para ganarse la vida, y ese segmento de la población está creciendo. Los lugares de trabajo tradicionales están siendo desarraigados por la automatización y las industrias alternativas.

Históricamente, las personas en lugares de trabajo no tradicionales han sido excluidas de la mayoría del movimiento sindical, incluso en medio de la realidad de que las/os trabajadoras/es no tradicionales y las/os desempleadas/os son innegablemente parte de la “clase obrera”. Lo que me impresionó del modelo de “One Big Union” es que este podría ser un lugar para coordinar a muchos sectores especiales y excluidos de la clase obrera. Estamos viendo un futuro en el que la clase obrera, especialmente las mujeres y las personas racializadas, trabajan a tiempo parcial, a remoto, en el hogar, por cuenta propia y en economías clandestinas. Mucha gente que se parece a mí y viene de vecindarios similares se gana la vida comprando y vendiendo productos (a menudo con exceso de existencias o robados) en línea y en los mercadillos. Mi desafío a largo plazo para el IWW es que continúen con su legado histórico de abrir los esfuerzos organizativos a toda la clase obrera. Esto requerirá un nivel excepcional de comprensión y conciencia acerca de la gente en las clases bajas/lumpen.

Se tendrán que desarrollar algunas estrategias de organización cohesivas para tratar con las realidades que TODAS/OS las/os trabajadoras/es enfrentan. El trabajo del Comité General de Defensa, por ejemplo, debería incluirse absolutamente en la estrategia de “organización del lugar de trabajo” del IWW. La realidad de nuestro tiempo es que la clase obrera está enfrentando una tremenda cantidad de violencia política y destrucción social en el trabajo y en casa. Hay autónomas/os, programadoras/es, diseñadoras/es y administrativas/os en línea que tienen que organizarse todos los días contra el derecho alternativo y las/os jefas/es en el trabajo. Siempre recordaré mi primera formación de Organizadora 101-durante el ejercicio de mapeo social me reí mucho mientras dibujaba líneas rojas que conectan a los trabajadores con los gerentes que les habían suministrado cocaína. Mis compañeras/os de trabajo (en su mayoría blancas/os, de principios de los años 20) han estado mucho más agitadas/os por la brutalidad policial y por Philando Castile que por las quejas “tradicionales” en el lugar de trabajo. Cuando considero organizarme con las/os trabajadoras/es de la industria de servicios, el factor más significativo en el que pienso es, si las luchas de la gente con el abuso de sustancias o los juegos de azar obstaculizarán su organización, y cómo combatir esto de una manera seria.

Por mucho que me gustaría concluir con un final de cuento de hadas, sería prematuro e infundado. Varias campañas para incluir a más segmentos de la “clase obrera” han sido definitivamente recibidas con hostilidad. El Comité Organizador de Trabajadoras/es Encarceladas/os es un gran ejemplo de cómo la IWW fue capaz de superar la estrecha ideología “obrerista”. De hecho, “economistas” y “obreristas” levantan la cabeza de vez en cuando, afirmando que el IWW debería adherirse a formas estrictas y francamente arcaicas de organización en el lugar de trabajo. Mi mayor preocupación con respecto a esto se refiere a quiénes serán incluidas/os y quiénes serán excluidas/os. ¿Continuará la”One Big Union” anticapitalista ese legado de organización seria con trabajadoras/es “no tradicionales”, o simplemente se tolerará a estos trabajadoras/es para preservar la política radical sobre el papel? Para mí, la decisión depende de las/os miembros. Sin embargo, si no elaboramos estrategias y proponemos formas innovadoras e inteligentes de organizarnos junto a toda la clase obrera, el IWW estará atascado tratando de organizarnos en cerradas plantas de producción.

 

 

Primer Aniversario de CIT

por: Comité de Relaciones de la Confederación Internacional del Trabajo

Introducción

En el marco del 1er aniversario de la fundación de La Confederación Internacional del Trabajo presentamos este informe a las secciones asociadas sobre lo realizado hasta el momento para que cada trabajador y trabajadora pueda hacer un balance en sus respectivos sindicatos.

La CIT se fundo en Junio del 2018 tras un Congreso realizado en Parma, Italia, por organizaciones de Alemania (FAU), Argentina (FORA), Canada (IWW), España (CNT), Estados Unidos (IWW), Grecia (ESE), Italia (USI) y Polonia (IP), tras un proceso de debates fraternos y acuerdos consolidados entre dichas organizaciones.

Nuestra confederación pretende continuar con el espíritu de la I internacional, de igual forma que ya vienen haciendo todas las organizaciones adheridas en sus respectivos regiones del mundo. El ideal que levantamos y que queremos diseminar por el resto del planeta es un internacionalismo federalista, solidario, de clase, feminista, de acción directa, horizontal y antiautoritario.

Entendemos que cada organización federada tiene su idiosincrasia e historia propias y comprendemos la diversidad de realidades que hay en cada país, por eso lo fundamental es que cada sección se enfoque principalmente en su implantación local con el apoyo del resto. Sabemos que es una ardua tarea la de generar una organización sindical con finalidad social, pero cada sección tiene la seguridad y la confianza que otorga tener un respaldo internacional de organizaciones hermanas con los mismos principios y objetivos.

Viva el internacionalismo obrero
Viva la CIT
Por la emancipación social de la clase trabajadora.

Dividimos este informe en tres partes, siendo “Campañas internacionales”, “Expansión” y “Desarrollo orgánico”. En cada parte dejamos al final las tareas pendientes a desarrollar según el documento “Ejes de trabajo” aprobado en el Congreso de Parma:

1ª parte: Campañas internacionales:

Aspecto fundamental de nuestra tarea es la solidaridad y la coordinación entre las secciones tanto en fechas concretas como en conflictos o campañas particulares. En este sentido es que pudimos coordinar para las jornadas de 8 de marzo, 1 de mayo, por la huelga de presxs en USA y el conflicto laboral en educación en Polonia.

Cada sección colabora en la medida de sus posibilidades, tanto en la difusión, como en acciones y de forma económica. Quizá todavía tengamos que aceitar algunos mecanismos orgánicos para que la solidaridad desde el Comité de relaciones pueda ser más ágil y dinámica, pero será cuestión de ir construyendo paso a paso según los inconvenientes que se presenten.

Para el 8 de Marzo y 1º de mayo participamos de diversas y masivas movilizaciones y las secciones realizaron varias actividades, incluyendo huelgas laborales de CNT y USI en ambas jornadas. Se difundieron los artículos de cada sección en la página web y de organizaciones cercanas de la CIT y se está terminando un dossier sobre el 8 de marzo que sirva como precedente.

También hay secciones que estuvieron coordinando en acciones conjuntas como CNT y FAU y conferencias en las que participaron algunas secciones con otras organizaciones sindicales, para abordar problemas en común y estrategias para enfrentarlas.

Por otro lado se aprobó a principios de mayo por referéndum que apoyamos la campaña en Rojava “Make Rojava Green Again”, la cual está por verse como la llevaríamos adelante.

Tareas sindicales pendientes: Nos falta lanzar campañas internacionales con demandas propias sobre problemas puntuales, como puede ser denunciar modelos sindicales restrictivos, diferencias de género en el trabajo, etc.

2da Parte: Expansión

La expansión de la CIT podemos dividirla en 3 ramas por región:

  • Europa:
  • América: Actualmente hay contactos formales con dos organizaciones de Brasil (FOB y ATB). Con FOB tenemos más tiempo de comunicación y propusieron un Congreso en América, del cual se van a encargar de desarrollar las secciones de ese continente (IWW y FORA). Asimismo ATB pidió la afiliación a la CIT pero sin demasiado detalle, por lo cual se le consultó varias cuestiones orgánicas que todavía estamos esperando.
  • Asia, oriente medio y África: Hubo un encuentro en Corea del Sur, del cual tenemos publicado un informe en la pagina web, y se está en contacto con trabajadorxs en Turquía y Rojava.

Tareas de expansión pendientes: Estas tareas se están cumpliendo. Siempre hay viajes y conferencias pendientes pero está el proceso encaminado.

3ra Parte: Desarrollo orgánico:

Así como la solidaridad de clase y el apoyo mutuo nos da el fundamento por el cual nos federamos, la estructura interna nos permite consolidar la forma en cómo nos relaciones entre secciones.

Aceitar los mecanismos federalistas internos nos da un marco concreto para llevar a la práctica las ideas que compartimos y es fundamental para desarrollar las tareas que nos proponemos. Es un proceso lento, constante y dificultoso y quizá no sea muy entretenido pero creemos que cada sección debería tener conocimiento también de estos avances para dejar una base que otros compañeros y compañeras puedan continuar o corregir. Esta es la militancia “invisible” que a veces cuesta reconocer pero que es sumamente necesaria para expandir con seguridad y transparencia el federalismo obrero en otros países:

  • Se organizó el “Comité de relaciones” donde están los Secretarios y Secretarias Internacionales de cada sección.
  • La comunicación orgánica del Comité es vía mail, pero también por la app “Telegram” en cuestiones cotidianas y operativas.
  • Desde Enero del 2019 el Comité realiza reuniones virtuales mensuales para que la comunicación sea fluida y poder transmitir los acuerdos, propuestas, argumentos y cualquier novedad de cada sección.
  • Cada documento orgánico se envía con su correspondiente encabezado.
  • Están publicados en la página web los “estatutos” y los “ejes de trabajo” de la Internacional aprobados en el Congreso de Parma.
  • La página web está activa y cada sección puede subir los comunicados que les parecen pertinentes.
  • Tras el 1er referéndum tenemos resuelto el logo principal de la CIT, y un segundo logo que las secciones pueden utilizar de forma complementaria. También se resolvió en ese mismo referéndum el apoyo a una campaña en Rojava, ya mencionada anteriormente.
  • Están disponibles las distintas casillas de mail para la comunicación orgánica y para quien busque información (tesorería, pagina web, Secretaría)
  • Tesorería: Está enviado el balance adjunto para que las secciones lo analicen. Para destacar podemos decir que hay una cuenta única de la CIT a cargo de USI en estos momentos.

Tareas administrativas pendientes:

  • Crear las cuentas de redes sociales (actualmente hay un grupo de trabajo con miembros de la IWW, CNT, y FORA)
  • Crear una cuenta de Eliseo u otra plataforma para archivar los documentos orgánicos.
  • Trabajar para la legalización de la CIT

Sin más para agregar, les mandamos un abrazo libertario a cada trabajador y trabajadora de la Confederación Internacional del Trabajo

Comité de Relaciones – ICL-CIT

CNT convoca formalmente huelga general feminista para el próximo 8 de marzo

por: Confederación Nacional del Trabajo  (España – 13 feb 19)

Este 8 de marzo la CNT vuelve a colocarse detrás del movimiento feminista estatal y convoca, tal y como es su mandato, una huelga general de 24 horas en todos los sectores laborales. Escuchamos muy atentamente al movimiento feminista y compartimos su análisis, siendo conscientes de la responsabilidad que como organización obrera y feminista tenemos en el momento histórico nos toca vivir. La huelga llamará tanto a mujeres como a hombres, igual que el pasado 8 de marzo de 2018.

Las mujeres de clase obrera nos enfrentamos día tras día a un sistema capitalista y patriarcal cuya existencia misma depende de la opresión de la mujer, por lo que comprendemos que esta huelga no puede circunscribirse únicamente al ámbito laboral. Nos unimos al movimiento feminista en la exigencia de que el trabajo de cuidados se equipare al trabajo productivo y sea reconocido como lo que es: un valor social de primer orden sin el cual la sociedad no sobreviviría.

Denunciamos la violencia de género como herramienta de control patriarcal. Las cifras escalofriantes de mujeres asesinadas a manos de sus parejas, exparejas, amigos, familiares, compañeros de trabajo, vecinos… en definitiva, a manos de hombres conocidos y desconocidos, son el aspecto más extremo y doloroso de la violencia estructural que sufrimos las mujeres, pero no el único. A las mujeres la violencia nos atraviesa en todos los aspectos de la vida: estudios, familia, trabajo, sexualidad, cultura…

En el ámbito laboral exigimos el fin de la brecha salarial, que alcanza más de un 20%, conscientes de que existen mecanismos para anularla que no se están poniendo en práctica, tales como la definición de los elementos determinantes del salario y complementos salariales como contenido mínimo de los convenios, la realización de campañas de oficio por parte de Inspección de trabajo, sanciones a empresas en las que existe brecha salarial, el establecimiento de medidas procesales individuales y colectivas que permitan el ejercicio de acciones contra la discriminación indirecta o la realización de un diagnóstico oficial de la brecha salarial con la participación de los sindicatos y las organizaciones feministas.

Exigimos el acceso al Empleo y la Promoción Profesional estableciendo para ello medidas objetivas por la vía de la negociación colectiva, prohibiendo a las empresas que exijan disponibilidad horaria fuera de la jornada de trabajo y obligándoles a que la formación deba realizarse obligatoriamente dentro del horario laboral.

Exigimos el derecho de información a todos los sindicatos con presencia en cada empresa en lo referente a los procesos de selección, para garantizar la no discriminación, y que se establezcan límites legales a la libertad de contratación por ser una fuente de discriminación indirecta, así como campañas de oficio de la Inspección de Trabajo orientadas a comprobar el cumplimiento de la objetividad en el acceso al empleo y promoción profesional, con establecimiento de sanciones específicas a su incumplimiento.

Exigimos que los permisos de maternidad y paternidad sean idénticos, obligatorios e intransferibles y que ello vaya acompañado de medidas de fomento de la corresponsabilidad entre hombres y mujeres, establecimiento de permisos por emergencia familiar, obligatoriedad para las empresas con plantillas de más de 250 personas de contar con servicio de guardería y centro de día para personas mayores, establecimiento como servicio mínimo a prestar por Ayuntamientos de más de 5.000 habitantes de centros de día y guarderías y la derogación Decreto 20/2012 que, entre otras cosas, elimina la cotización a la seguridad social de las cuidadoras no profesionales de la personas dependientes.

En lo referente al Empleo al Servicio del Hogar Familiar, exigimos la ratificación del Convenio de la 189 de la OIT y, por lo tanto, la derogación del “carácter especial” de esa relación laboral y su inclusión en el régimen general y en el Estatuto de los Trabajadores a todos los efectos, incluida la consecuencia de la nulidad del despido, la intervención de la Inspección de Trabajo y la consideración de las horas “de presencia” como tiempo de trabajo efectivo.

Exigimos así mismo el establecimiento de medidas de igualdad y no discriminación como contenido mínimo de todos los convenios colectivos, con independencia del tamaño de la empresa y la obligatoriedad para todas las empresas de realizar un análisis de los riesgos del puesto de trabajo y específicamente de los riesgos durante el embarazo y la lactancia.

En lo referente a las pensiones, exigimos la eliminación brecha de género. Esta brecha deriva de la organización social de los trabajos, que desvaloriza los cuidados, y de las discriminaciones de género existentes en el mercado laboral, que provocan que las mujeres tengamos un menor acceso y estemos empleadas menos horas y menos años a lo largo de nuestra vida laboral.

La reforma del sistema de pensiones ha acentuado esta brecha de género al ampliar el período de cotización necesario para conseguir el total de la pensión de jubilación, aumentar el número mínimo de años cotizados y endurecer las reglas de cálculo de la pensión. La brecha en las pensiones es el resultado de una sociedad injusta y misógina que castiga a las mujeres mayores por haber mantenido y seguir manteniendo a flote a tres generaciones.

En el ámbito internacional queremos aprovechar una vez más para mostrar nuestra solidaridad con la revolución social de Rojava, en el centro de la cual están las mujeres. Allí han sido parte fundamental en la formación de una nueva sociedad. Una forma de organización pluralista basada en la democracia radical, la transformación de la mentalidad social machista, la lucha contra Dáesh, el estado fascista turco, y, sobre todo, la alianza Patriarcado-Estado-Capital. Su ejemplo nos reafirma en que ninguna revolución puede tener éxito sin la plena participación de las mujeres.

La CNT estará a la altura de estas reivindicaciones e irá a la huelga convencida de la victoria. No aceptamos la tibieza de los sindicatos de concertación que quieren hacerse la foto a la vez que pretenden desactivar el movimiento y convertir una Huelga General en una protesta inofensiva, simbólica y sin capacidad transformadora. Nos vemos obligados/as una vez más a denunciar la miseria de unas organizaciones que boicotean todas aquellas luchas que no pueden controlar.

También nos negamos a que se nos utilice en procesos electorales, bien como moneda de cambio o bien como decorado de las distintas campañas. Las reivindicaciones feministas son un fin en sí mismo y las mujeres trabajadoras no somos rehenes de nadie, por eso utilizamos la huelga, una herramienta de control obrero que no permite recuperaciones ni manipulaciones partidistas.

Este 8 de marzo los hombres y mujeres de la CNT iremos a la huelga conscientes de que cualquier pequeño paso atrás puede suponer un gran retroceso. Sabemos que más pronto que tarde la represalia patriarcal estará al nivel del desafío lanzado por el movimiento feminista y que, como siempre, tendrá al fascismo y a la patronal de su lado. No es momento, por tanto, de tibieza ni medias tintas.

Las mujeres de clase obrera sabemos que este es nuestro momento y que esta lucha solo podremos ganarla desde la unidad, que no uniformidad. Mujeres de distintas edades, de distintas procedencias, de distintos sectores, en el campo, en la industria, en los servicios, en los pueblos y en las ciudades, trabajadoras de dentro y de fuera de casa… encontrándonos donde nos hemos encontrado siempre las mujeres: en el apoyo mutuo y en la solidaridad.

Viva la huelga, compañeras. Si lo paramos todo, no podrán pararnos.

Mujeres Rebeldes del IWW

Por: J. Pierce

Hoy, Día Internacional de las Mujeres, celebramos todo los hechos de las Mujeres Rebeldes del mundo. En la escuela de mi esposa, todas las maestras se disfrazan de una mujer importante en la historia de México y otros países.  ¡Excelente idea para difundir las contribuciones de las mujeres excepcionales a los alumnos!  Espero que en su ciudad, haya varios eventos para celebrar este día importante.

Elizabeth Gurley Flynn et al
Elizabeth Gurley Flynn, la más famosa organizadora del IWW esta aquí sentada con vestido negro. Eva Botto, hija de trabajadores de textiles de Nueva Jersey, Pietro y María Botto, está parada.

Aquí en Solidaridad, en lugar de disfrazarme, quiero presentarles a varias mujeres que nos han inspirado con sus hechos importantes y su espíritu de lucha.  Aquí tenemos algunas palabras y fotos para introducir solo unas pocas organizadoras y agitadoras que han hecho un impacto en la historia de nuestro sindicato, los Trabajadores Industriales del Mundo.

Las más conocidas de la época de los 1910s y 20s incluyen Elizabeth Gurley Flynn, miembro del IWW desde sus 16 años, quien creció para ser una oradora y organizadora formidable.  Ella dirigió numerosas campañas y huelgas y era una inspiración para mujeres trabajadoras en todas partes.

También muy conocida es Lucía González Parsons, escritora, oradora, y enemiga de los ricos de Chicago con sus palabras incendiarias. “Nunca creas de que los ricos te permitirán quitar su riqueza con tus votos.” Parsons estaba adelante de muchos con sus platicas sobre las luchas de las trabajadoras diciendo, “Somos las esclavas de los esclavos.  Somos explotadas sin piedad, más que los hombres.”  Su marido, Albert Parsons, fue colgado como uno de los Mártires de Chicago y dos décadas después, ella ayudó a la fundación del IWW en 1905 en la misma ciudad.

Lucía González Parsons
Lucía González Parsons, agitadora anarquista y co-fundadora del IWW

Presente en la misma primera convención del IWW, Mary Harris “Mother” Jones era una agitadora y organizadora muy conocida por su trabajo a favor de los mineros en todo el país.  Ella luchó para eliminar el trabajo infantil y era famosa por sus citas irreverentes como, “No soy una persona humanitaria. Soy una hell-raiser.”

Matilda Rabinowitz
Matilda Rabinowitz, organizadora del IWW

Entre los cientos de mujeres fuertes quienes lideraron el IWW a través de los años, hay varias que marcaron la organización con su presencia. Entre ellas incluye Matilda Rabinowitz, conocida por su organización de una huelga de trabajadoras de textiles en Little Falls, Nueva York en 1912. Prominente socialista, Mary E. Marcy, era activa en el IWW y famosa por su serie de panfletos llamados “Shop Talks on Economics” (Discursos del trabajo en economía).

Laura Payne Emerson fue una poeta Wobbly que participó en la Lucha de Libertad de Expresión en San Diego, California en 1912.  Ella auto-publicó su propio libro de poemas, en 1918, llamada “Laurels.”  Dr. Marie Equi luchó por los derechos de las mujeres, incluyendo el aborto y apoyó las huelgas del IWW en Portland, Oregon.  Jane Street es famosa por organizar un sindicato IWW de criadas en Denver en los 1910s.  Dos líderes de la huelga de mineros de carbón en Colorado en 1927 eran Amelia “Milka Roja” Sablich y Felix Arellano. Y como podemos olvidar “la pájara cantora del IWW”, Katie Phar, de Spokane, Washington.

Mary E. Marcy
Mary E. Marcy, destacada escritora y editora socialista

Aunque había muchísimas organizadoras entre las décadas del siglo XX, me gustaría mencionar tres que han fallecido.  Penny Pixler organizó el IWW y feministas en Chicago; Judi Bari trabajó para organizar a los leñadores y conectarlos con el esfuerzo por salvar las Secoyas en California norte; y Charlene “Charlie” Sato era activa en el IWW en Hawai’i y muchos movimientos de justicia social.  Las extrañamos y sus ejemplos nos inspiran en nuestra lucha para la emancipación de la clase obrera.

Y para terminar, solo quiero decir “¡Gracias!” a Charlene Zaharakis, organizadora IWW de los 70s, escritora, y editora del periódico “Rebel Woman” (Mujer Rebelde) para prestar el título de este artículo.  Ella continua el trabajo a favor de las mujeres y para un mundo mejor para todos. Y también “¡Gracias!” a todas las organizadoras del IWW por ayudar el trabajo del Gran Sindicato.

 

simbolo feminista

¡Feliz Día Internacional de las Mujeres!

 

Anita.

Anita: dirigido por Freida Lee Mock. Producido por Samuel Goldwyn Films (2013).

escrito por Jane LaTour, traducido por Laura S. y Mayra M.Anita Hill poster

Para las generaciones que se conviertieron en adulto al rededor de 1991, el nombre de Anita Hill se ha separado de su narrativa. Muchos jóvenes reconocen el nombre, mas no saben la historia que protagonizó. Para muchos, los acontecimientos que ocurrieron en aquel verano se quemaron en nuestro cerebros. Conservamos la imagen de la colina con su traje azul y fragmentos de diálogo sorprendente – como una acusación de:  “La saga de Anita Hill y Clarence Thomas”; está se desarrolló públicamente, pegado a los espectadores a su TV “un poco loca y un poco putilla.” conjuntos.

Afortunadamente para todos nosotros, tanto los que tienen recuerdos vívidos y los que no tienen conocimiento alguno del impacto que Anita Hill había creado en la conciencia de la nación con respecto al acoso sexual en el lugar de trabajo, un nuevo documental está disponible para llenar los espacios en blanco.

El documental; “Anita”, fue lanzado esta primavera en medio de una campaña de publicidad de bajo nivel. Esta película merece más atención. Raza y viajes de género uno tras del otro, y ambos constituyen el primer plano, el fondo y trasfondo de la historia. Sin embargo, para propósitos de este ensayo, quiero abordar algunos de los aspectos de género que normalmente se pasan por alto. A raíz de las audiencias, una serie de libros cubrió el tema. Uno de estos libros que considero es absolutamente de los mejores: “Extraña justicia: la venta de Clarence Tomas” escrito por Jane Mayer y Jill Abramson, finalista del Premio Nacional de Literatura en 1994 .

La documentalista Freida Mock alista los dos reporteros estrellas como las cabezas parlantes que proporcionan la columna vertebral de la película. Revisitando este capítulo de la historia de la mujer que abre muchas vías para la exploración. Una de ellas es la distancia que las mujeres han recorrido desde el graduado de la Escuela de Derecho de Yale Anita Hill, un profesor de derecho de Norman, Oklahoma. Se sentó en agosto de 1991 ante un grupo excepcionalmente “ingenuos” y todos varones miembros del Comité Judicial del Senado de Estados Unidos a testificar acerca de su experiencia de ser acosada sexualmente mientras trabajaba como ayudante del Comisionado de Clarence Thomas, que en ese momento era el jefe de la Comisión de Oportunidades de Empleo (EEOC). Mientras ella testificaba, los miembros de la comisión, bajo el liderazgo de su presidente, el senador Joseph Biden, la sometieron a un interrogatorio humillante y excepcionalmente hostil.

La participación de Hill en las vistas del senado para la confirmación de Clarence Thomas por un puesto en la Corte Suprema de Estados Unidos, la apertura que resultó de la jubilación del legendario icono de los derechos civiles, Justicia Thurgood Marshall, provocó un debate nacional sobre el acoso sexual.

Sisters in the Brotherhoods

En mi libro, “Sisters in the Brotherhoods”: Working Women Organizing for Equality in New York City,” la historia de Anita Hill está incluida en un capítulo llamado “Servicio incivil,” sobre las experiencias de Ann Jochems, la solitaria carpintera que trabaja para New York City en la Junta de Educación:

“En 1991, Anita Hill coloca el acoso sexual en la agenda nacional. Hasta ese momento, las experiencias tortuosas de muchas mujeres en el lugar de trabajo habían pasado desapersividas. Hill había dejado su trabajo en la EEOC en 1983. El acoso que ella alegó ya estaba en su pasado. La ironía de que este acoso se dirigió a Hill, una abogada, trabajando para la EEOC radicaba en que esa es la agencia encargada de hacer cumplir la ley sobre el acoso sexual – a manos del jefe de esa agencia, sólo subrayó la compleja realidad de la naturaleza del acoso sexual.

“Hasta ese momento, el hecho de que el acoso sexual en el lugar de trabajo no es cosa de risa, pero una grave violación de la ley había pasado desapersivida por muchas personas. Pero el testimonio fascinante de Hill sobre el comportamiento de su jefe, Clarence Thomas, ante una Comisión Judicial muy condescendiente del Senado de Estados Unidos tuvo mucho que ver con cambiar esa realidad. A medida que el comité consideró la idoneidad de Clarence Thomas para un puesto en la Corte Suprema de Estados Unidos, el público nacional obtuvo un tutorial por parte de la profesora Hill en el tema doloroso de acoso sexual. Anita Hill se convirtió en una inspiración para las mujeres de todo el país.

“Una escena de la película ‘North Country’ sobre la demanda colectiva de las primeras mineras mujeres empleadas por Eveleth Mines muestra ‘Josie Aimes,” el demandado principal de ficción Lois Jenson, de pie paralizado delante del testimonio televisado de la profesora Hill. La atención nacional del caso alumbró y enfocó el acoso sexual resonando profundamente en las mujeres como Lois Jenson, Ann Jochems y todas las otras mujeres que sufrian a solas los similares crudos y humillantes incidentes como parte de su trabajo diario.

Los ejemplos graves de acoso sexual que las mujeres de mi libro han experimentado fueron repetidas por los que Lilly Ledbetter experimentó en su trabajo en Goodyear Tire. Si bien la historia de Ledbetter se ha centrado en la desigualdad salarial que experimentó, el acoso sexual es igualmente parte de su historia.

En su libro, “Gracia y Coraje: Mi Lucha por la igualdad de remuneración y de imparcialidad en Goodyear y más allá” (escrito con Lanier Scott Isom), Ledbetter describe la letanía de abusos amontonado sobre ella mientras realizaba sus tareas en un trabajo que se consideran “no tradicionales” para una mujer.

Grace and Grit

Para aquellas mujeres que trabajan en las estaciones de bomberos de la nación, en obras de construcción, plantas de energía, telecomunicaciones y otros trabajos especializados de cuello azul que permanecen “a trabajos no tradicionales” para las mujeres, su escasa representación y el consiguiente aislamiento siguen dando lugar a incidentes de acoso sexual.

Estas historias aparecen con frecuencia en los tabloides y otras publicaciones. Lo que ha cambiado es que el paisaje de acoso sexual ha sido identificado llanamente. A menudo, los acosadores ya no pueden operar con impunidad si sus víctimas tienen el coraje de presentar un recurso y arrastre sus opresores a la luz del día. Sin embargo, la mala conducta indignante es todavía una realidad común en el lugar de trabajo. Estos casos no se limitan a las mujeres en entornos de cuello azul. Una reciente demanda acusa que una representante de ventas que trabajaba en el centro comercial Westchester para una empresa de bolsos de alta gama fue trasladada al servicio higiénico después de negarse a su jefe ‘insinuaciones sexuales.’

Hacia el final de este poderoso documental, Anita Hill habla de las miles de cartas que ha recibido – caminando frente a los archivos, ella describe las cartas de odio y amenazas de muerte dirigidas a ella después de su testimonio. Luego ella señala al último gabinete, el cual tiene las cartas de quienes la apoyan. Ella nota  que las mujeres que han experimentado la misma cosa ahora pueden hablar de ello. “!Esperemos que no sean disuadidas para que no hagan sus denucias!”

Después de no hablar durante dos años sobre las audiencias de Thomas, Anita Hill comenzó a expresar más su punto de vista. Ella se convirtió en una defensora de las mujeres, poniendo su experiencia en perspectiva. “El acoso sexual es sólo una parte del problema más amplio de la desigualdad de género,” dice ella. A medida que el cineasta visita un taller de adolescentes en el programa basado en Brooklyn, Niñas para la Equidad de Género, se plantea la pregunta: “¿Quién sabe de Anita Hill?” Esta generación está siendo preparada y comprometida en el debate más amplio. “Hemos estado construyendo una comprensión de la igualdad y de lo que se necesita para llegar allí. Es mejor de lo que era en 1991. La honestidad, la dignidad y el valor será recordado, ” dice Hill. Expuso estas cualidades en abundancia.
Encuentre la película y veala. Lea el libro fascinante de Mayer y Abramson. Un buen balance de la historia en su caja de herramientas le hará un activista más potente y eficaz.