HUELGA de trabajadores de Burgerville: por un contrato justo y un salario digno

por: Burgerville Workers Union – IWW

Contacto de prensa: Emmett Schlenz, 401-855-9440, emmett.schlenz@gmail.com

 

El 23 de octubre de 2019, los trabajadores de Burgerville en Portland lanzaron la huelga más grande en la historia del Sindicato de Trabajadores de Burgerville (Burgerville Workers Union). La/os trabajadores del Centro de Convenciones, 92 y Powell, Hawthorne y Montavilla Burgerville abandonaron el trabajo en la mañana, y permanecerán en huelga hasta que hayan demostrado suficientemente su fortaleza a la empresa.

Lo/as trabajadores están en huelga por un salario digno y un contrato justo. La reciente propuesta de salario de Corporate, que equivale al aumento del salario mínimo legalmente obligatorio apenas seis meses antes, no hace nada para cambiar el status quo en Burgerville. Nos merecemos un salario digno y lucharemos con uñas y dientes hasta que lo consigamos.

Estamos orgullosos de esta huelga, y estamos asombrados del valor mostrado por toda/os nuestra/os compañera/os de trabajo hoy. Pero estamos decepcionada/os de que la lucha en Burgerville haya llegado a esto. En casi un año y medio de negociaciones contractuales, hemos avanzado mucho: desde propinas y pago de vacaciones hasta protecciones para lo/as trabajadores indocumentado/as. Sin embargo, cuando se trata del mayor problema de todos: el fin de los salarios de pobreza en Burgerville, la empresa se niega a ceder. En cambio, le pagan a un abogado antisindical de alto precio para que se disfrace y se demore en la mesa de negociaciones, con la esperanza de que el hecho mismo de nuestra pobreza nos obligue a aceptar con desesperación cualquier trato que las empresas ofrezcan.

Además, la/os trabajadores en huelga están inspirados en la historia de Anthony, un trabajador de largo tiempo de Burgerville en Vancouver, y padre de una hija de un año, que fue suspendido el domingo por enfrentarse a su manager racista y abusivo. Trabajador de color, Anthony experimentó acoso racista de rutina por parte de la gerencia de Burgerville, incluido el hecho de que un gerente, con un tatuaje de los Estados Confederados, lo llamara la palabra “N”. Cuando fue a recursos humanos, trataron de ocultar la queja. Y cuando finalmente se enfrentó a su gerente al respecto, con el respaldo del Consejo Laboral del Suroeste de Washington, fue castigado. A partir de hoy, el puesto de Anthony sigue en peligro. La historia de Anthony nos recuerda el comportamiento mezquino y vengativo que hemos visto de esta compañía llamada ‘progresista’ una y otra vez. También nos recuerda de qué trata y siempre ha sido nuestro sindicato: empoderar a lo/as trabajadores para que denuncien colectivamente y tomen medidas contra las diversas formas de injusticia que enfrentamos a manos de nuestro/as jefes.

Esta huelga marca el comienzo de una nueva fase en nuestra lucha. No hay vuelta atrás de esto. Hasta que Burgerville Corporate acepte un acuerdo justo, no habrá límite para nuestras acciones sindicales.

El Sindicato de Trabajadores de Burgerville organizará una serie de acciones públicas esta semana para apoyar a lo/as huelguistas. Invitamos a cualquiera que se preocupe por luchar contra la pobreza y la codicia corporativa para que se solidarice con nosotros.

Las acciones continuarán hasta que ganemos justicia!

 

 

“Somos I.W.W.” – Una carta de Chile, 1923

Encontramos ésta carta como anexo de la tesis “Los wobblies criollos” por Mario Araya Saavedra escrito en Santiago en 2008.  No tengo certeza sí la carta representa la perspectiva de la organización IWW Chilena o solo de algunos miembros anarquistas defendiendo su decisión de juntarse con la IWW a pesar de las críticas. Lo que sabemos, al menos, es que el movimiento anarquista Chileno existía antes y después de la llegada de la IWW en Chile e influenció el movimiento obrero ampliamente, tanto que la IWW Chilena participó en la refundación de la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT) en 1922 y declaró “Comunismo Anárquico” la ‘finalidad’ de la IWW Chilena en 1923.  

Otra nota que podemos adicionar es que estos compañeros defienden su decisión de ser IWW aunque acusan esta misma de estar demasiada enfocada en luchas económicas. Ellos dicen que no solo son IWW, también son “anarquistas”, porque reconocen que la lucha no solo es económica, también existe “en otros planos más altos y extensos”. Hemos escuchado este argumento en tiempos contemporanios y parece que es una discusión que no se resolvió en aquellos tiempos. 

J. Pierce

***

Somos I.W.W.

Raros nosotros. Siendo libertarios como el que más, no admitiendo bajo concepto alguno el principio de autoridad, somos, desde el punto de vista obrero, como productores, decididos partidarios de los I.W.W.

Y, éramos tales, mucho antes de las críticas que a los I.W.W. se les ha hecho, y seguimos siendo a pesar de cuanto se dice contra ellos: que son marxistas, que son centralistas, que no son anarquistas.

A pesar de proclamarnos I.W.W., seguimos siendo tan anarquistas como siempre, enemigos a muerte de todo poder, incluso del poder de los sindicatos que no pasa de una tontería o una viveza, según sean pastores o gentes de rebaño los que proclaman la fórmula: “todo el poder a los sindicatos”.

Los sindicatos, desde el punto de vista de los I.W.W. que es el nuestro, son órganos específicos de producción, no susceptibles de encarnar ni ejercer autoridad ni poder alguno. Mientras los sindicatos tengan por finalidad llegar a ocuparse en el rol de producir, intercambiar los productor producidos y la materia prima, y distribuir a todos los hombres los frutos del trabajo social, imprescindibles para la vida, roles todos ellos del mundo económico, funciones de la actividad integral en el orden vital, son organizaciones respetables; pero si sobrepasan su orbita funcional y quieren pasar a ejercer de gobierno, mandar, imponer, los sindicatos entonces, se convierten en las entidades políticas de la burguesía que hoy padecemos y que queremos abatir. Entendemos con los I.W.W. que al no realizarse la asociación de los trabajadores en un sentido puramente libertario, es preferible que tal asociación no exista.

El concepto de la organización sindical para un I.W.W. es que el sindicato debe ser un organismo para la producción, una asociación que quiere incautarse de las fábricas que le pertenecen, de las máquinas que le son necesarias, y producir por su cuenta para la sociedad, y no como hasta ahora, para los capitalistas.

Los sindicatos según la ideología I.W.W., tal como la interpretamos nosotros y debe ser, son órganos vitales de la sociedad, representan ser una herramienta para funciones ineludibles, y en concepto alguno pueden imaginarse como nidos de políticos.

El error más grande de los que combaten a los I.W.W., radica en entender a la citada organización como una asociación de masas, cuando es una asociación de tendencia, constituida por obreros concientes, como lo evidencia la grandeza de espíritu de sus luchadores, sacrificados por su ideal y la mínima cantidad de asociados en un país tan grande como es el de Estados Unidos.

Según estadísticas, parece ser que el número de los I.W.W. asociados en Norte América, no pasa de “treinta mil”, lo que viene a expresar con elocuencia que no todo obrero por el hecho de ser tal puede pertenecer a los I.W.W. sino que es necesaria que además de ser obrero sea libertario, tenga ideas, no sea político, no sea autoritario, no tenga manías de mandón, ni aspire al rol de funcionario de los sindicatos, guía y caudillo.

Nosotros somos I.W.W. porque a pesar de los distados de marxistas que les aplican, son los obreros casi únicos que no admiten la organización de masas, y al no admitirla, dan el mas rotundo desmentido a quienes afirman que son marxistas, que se manifiestan partidarios del principio estatista, cuando es sabido que son tan adversarios del estado como del capital, comprendiendo que capital y estado forman una sola unidad.

Y, cuando siendo libertarios, precisamente por ser tales, estamos en el campo económico con los I.W.W. sin concretarnos claro está, como la mayoría de los I.W.W. a una obra exclusivamente económica y si a un trabajo más amplio como es el de la superación del hombre, atendiendo principalmente a la obra de cultura, no admitimos hoy ni admitiremos mañana imposiciones de los sindicatos, ni de otras instituciones, porque por arriba de todos los valores colectivos están los valores de la individualidad, y antes y por encima del sindicalismo, de sus intereses y de sus finalismos, está la anarquía, que es el gran ideal, la suprema aspiración: el hombre libre.

De ningún modo aceptamos autoridad alguna sobre nosotros. Si han de ejercerla, lo será a pesar nuestro, imponiéndonos su violencia, forzándonos, pero jamás de buen grado y voluntariamente. Todas las tonterías, autoridades de los apolíticos y políticos, su disciplina sindical, sus manías centralizadoras, no figuran en las prácticas de los I.W.W., los cuales reconocen la libertad como la base fundamental de su organización, pues el convencimiento de las personas es el medio que utilizan para asociar a los obreros, y no al forzamiento de los individuos o el reclutamiento en masa, que son precisamente las prácticas usuales del sindicalismo amorfo y sin ideas.

Los I.W.W. de los Estados Unidos, pueden muy bien estar organizados distintamente a los I.W.W. de Chile, porque juzgan libertariamente, que existe derecho y razón que los obreros I.W.W. de cada región se organicen de acuerdo con las condiciones del medio; pero, eso sí, respetando las prácticas libertarias de la organización, fieles a los mismos principios y fines que son los que unen, los que hermanan a los I.W.W. universalmente.

Los I.W.W., se dirá, no se llaman anarquistas; pero hacen obra anarquista en el campo del trabajo, es cierto que los I.W.W., dan una importancia a los problemas económicos demasiado absoluta, y la mayoría de ellos no conocen otro aspecto de la lucha social que ese mismo, por lo que se llaman simplemente I.W.W.; en cambio nosotros nos llamamos anarquistas, porque somos algo mas que obreros I.W.W., porque entendemos mas ampliamente que a ellos a la cuestión social y trabajamos, no solamente en el plano económico sino también en otros planos más altos y extensos.

Fuente: Acción Directa, Órgano oficial del Consejo Regional Administrativo de la I.W.W., No 24, primera quincena de junio de 1923.

El Congreso de Organización Sindical IWW en Seattle 2019

Por: x331980

traducción: Monica K.

Un informe sobre el Congreso de Organización Sindical IWW en Seattle, Washington, EEUU – 2019

Treinta organizadores de Canadá y Estados Unidos se reunieron en Seattle del 29 al 30 de junio para el Congreso de Organización del sindicato IWW. El congreso fue organizado por el Departamento de Organización de IWW y hospedado por la sede de Membresía General en Seattle donde se encuentran varias campañas sindicales y la membresía crece cada vez más. Los organizadores vinieron de la bahía de Tampa, Baltimore, Nueva York, Montreal, Edmonton, Los Ángeles, Vancouver, Portland, y San Francisco. El congreso fue un éxito y claramente un reflejo del aumento en campañas sindicales IWW. En el Congreso de Organización del 2016, se analizaron 5 campañas sindicales activas, mientras que en el congreso del 2019 se presentaron más de una docena.

Organizadores de campañas actuales y conocidas como las del Sindicato de Trabajadores Burgerville (Portland, Oregon), Familia Unida Stardust (Nueva York), Sindicato de Trabajadores y Trabajadores Autónomos (Montreal, Quebec), y Seattle GCI (Campañas de Base Comunitaria, la cual terminó de golpe cuando la compañía se fué ya que el sindicato estaba ganando terreno) se reunieron con miembros de más de una docena de campañas IWW todavía ocultas. Hubo un amplio espectro de industrias representadas, entre ellas: educación, comercios minoristas, salud, tecnología, mensajeros, videojuegos, y servicios legales.

Entre los talleres del congreso se incluyeron temas como los pros y contras de las elecciones NLRB (Junta Nacional de Relaciones del Trabajo, una agencia independiente gubernamental que se encarga de elecciones sindicales y prácticas laborales), el desarrollo del apoyo comunitario, victorias sobre concesiones ganadas, preparación para negociaciones formales de convenios, reuniones y entidades que hacen decisiones, leyes laborales y como o no presentar quejas de prácticas injustas (ULPs), priorización de quejas de la planta o tienda para aumentar las chances de ganar concesiones, el rol de los miembros que organizan desde afuera, y maneras de evitar agotamiento. En grupos pequeños, los organizadores hablaron de sus campañas respectivas y compartieron ideas sobre cómo manejar ciertos problemas, y cómo aprovechar y optimizar victorias. Varios aplaudieron cuando las estrategias de acción directa ganaron concesiones inmediatas, y todos disfrutaron de las anécdotas del sindicato ganándole al jefe. Hubieron quejidos también cuando algunos describieron momentos donde las cosas no funcionaron, por ejemplo, cuando un compañero de trabajo habló de más, o cuando algún otro trató de tener un acuerdo por su propia cuenta con el jefe.

El programa formal llamado “organización externa” de IWW en Seattle fue bastante interesante. Organizadores externos (OE) son trabajadores con experiencia en organización sindical encargados por el comité de campañas para aconsejar organizadores en campañas sindicales activas. El rol del OE es de servir como un educador, confidente, y mentor para aquellos organizadores que generalmente no tienen mucha experiencia organizando sindicatos. Los OE usan diferentes herramientas a las de los organizadores que se encuentran en el lugar de trabajo. Por ejemplo, como no tienen contacto con los trabajadores, solamente trabajan directamente con los miembros del comité de organización que existe dentro del trabajo. Como no forman parte del lugar de trabajo, no pueden conseguir conversaciones privadas con los trabajadores, ni construir mapas sociales sin contexto personal, y tampoco están al tanto del día a día de las decisiones que se hacen durante una campaña de organización.

Varios de los miembros IWW que asistieron al congreso también formaban parte de sindicatos empresariales (sindicatos típicos y generalmente no muy democráticos). Estos miembros podían comparar a favor la estrategia de solidaridad sindical (el modelo de organización apoyado por IWW) en contra de la burocracia y falta de representación en los sindicatos más típicos.

Por consenso, se mantuvo que la Administración Regional de Norte América podría mejorar en cómo apoya la actividad sindical proporcionando más fondos para los Entrenamientos de Organización (especialmente los cursos 102 que le siguen al curso básico), y también ofreciendo más Entrenamientos Para Entrenadores para poder tener suficientes entrenadores en IWW. Las campañas activas y los servicios de traducción también necesitan subvenciones urgentemente.

Esta fue una de las reuniones IWW de mayor calidad que este escritor tuvo el placer de asistir en décadas. Entre los participantes habían tantos hombres como mujeres, y la comunidad LGBTQ estaba bien representada. Las charlas fueron respetuosas, la risa y los aplausos frecuentes, y la buena fé se sintió durante todo el fin de semana. Durante los encuentros sociales del viernes y sábado se solidificaron lazos amistosos entre nuevos amigos. Luego de un emocionante y afinado canto a coro de Solidarity Forever (Solidaridad para siempre), los participantes del congreso se fueron yendo con una convicción fuerte en nuestro modelo de organización, con una esperanza firme para el futuro de IWW, y con mucha fé en nuestros compañeros del sindicato. El Congreso de Organización en Seattle reveló el corazón y el alma de IWW: la organización sindical basada en la acción directa y manejada por trabajadores.

Prisionera/os de Shakopee protestan y ganan en el mes de Orgullo

110 prisioneras en la Prisión de Shakopee, Minnesota, vestían de azul para exigir cambios LGBTQ en el mes de Orgullo

Por: Comité de Organización de Trabajadores Encarcelado/as de Twin Citiestc.iwoc@gmail.com, 612-405-0347 Contacto de los medios de comunicación – Diana Current, 612-559-9256, dianacurrent@gmail.com

Traducción: JP y KF

[Actualización: Victoria!!  El periódico Star Tribune, 29 junio, ha reportado que la política de “no-tocar” está por terminar, según Paul Schnell, Comisario de Prisiones de Minnesota. El artículo menciona la presión de organizaciones humanitarias por el cambio de la política.]

Mientras Minneapolis brillo con arcoíris y los sonidos de amor, otro tipo de Orgullo pasó dentro de las paredes de la Prisión Shakopee sábado 22 de junio. Dentro de esta, el 22 junio, prisioneras vestían de azul, el único color que pueden usar sin estar en problemas, para protestar a favor de cambios que exigen LGBTQ.

“Cuando desperté para desayunar, toda mi unidad vestía de azul. Estaba muy feliz, muy gay. A la hora de la comida, no todas portaban el color, porque fueron a hacer ejercicio. Sin embargo en la cena todas tenían sus camisas azules de nuevo,” dice Joe Vanderford, un hombre-trans empujado al frente por exigir el tratamiento de hormonas (para el que califica, de el Departamento de Correcciones (DOC)).

Se ha reportado que 100 prisioneras de 130 en la unidad Anthony vestían de azul en apoyo a las demandas de los y las prisioneras LGBTQ: Un fin del ambiente de discriminación y acoso. “Todos merecen amor, entonces porque miran a la gente en una manera diferente sobre quien ellos aman?” dice Melanie Quick, una prisionera en Shakopee quien vestía de azul en solidaridad con sus compañera/os prisionera/os trans y queer.

Las prisionera/os quieren :

  • Hormonas para su compañero prisionero-trans Joe Vanderford
  • Grupos de apoyo y un defensor de LGBTQ
  • Un alto de censura del correo
  • Un alto de la práctica de negar o parar el tratamiento médico como castigo – incluyendo hormonas
  • Formación de sensibilidad para prisioneras y personal de la prisión
  • Una persona trans en el comité que tome las decisiones sobre tratamientos de trans
  • El fin de la política controversial “no tocar” (no-touch) – que algunos dicen que está provocando homofobia para socavar el bienestar de todas las prisionera/os en Shakopee, y para que prisionera/os LGBTQ  sientan que es una forma de hostigamiento.

“Yo he conocido prejuicio, pero apuntando abiertamente a las prisionera/os LGBTQ es loco. Me han puesto en segregación, cuando el pie de mi ex pareja tocó accidentalmente la punta de mi zapato cuando se estaba estirando sus piernas bajo la mesa,” dice Simone Stillday una prisionera en Shakopee y lesbiana declarada.

En el mundo libre, organizadores del Comité de Organización de Trabajadores Encarcelado/as de Twin Cities circularon peticiones en línea y en la marca de Orgullo, recogiendo 500 firmas en apoyo a los cambios ya hechos.

Algunas organizadoras entienden este problema personalmente. “En prisión les pedí hormonas y me enviaron a confinamiento solitario,” Diane Current, una mujer trans quien paso 23 años tras las rejas dice. “Pero estoy libre ahora y no me estoy rindiendo de mi misma ni de las otras prisionera/os trans, queer o de otra manera.”

La organización de ella y de otra/os está funcionando. Varias prisionera/os han reportado que el Subdirector de la prisión Guy Bosch ha dicho que la política de “no tocar” terminará en septiembre cuando el y la Directora de la prisión, Tracy Beltz, se vayan.  [Vea la actualización arriba!] Comisario Paul Schnell dijo a KSPT que él quería ser “responsivo” y “en el frente del problema”. Pero no hay actualización, todavía, sobre el tratamiento de hormonas de Joe, permiso de tener grupos de LGBTQ, u otros cambios que han estado exigiendo.

Orgullo fue especial este año para prisionera/os LGBTQ y para Joe Vanderford. “En general, fue asombroso. Digo esto porque típicamente no puedes hacer que varias mujeres estén acuerdo sobre el color de la alfombra. Tal vez en un par de años estaré afuera celebrando.  Y Si, vestiré una peluca de arcoíris y lentes de Elton John.”

Cincuenta años después de los alborotas de Stonewall, prisionera/os LGBTQ esperan que van a tener más para celebrar este verano. Este sería decidido por los oficiales de DOC. Mientras prisionera/os y su comunidad continuará la lucha con el espíritu de resistencia de Orgullo.

 

Condicionando el trabajo #3: Robo de sueldo (SFU-IWW)

Fin al robo de sueldo en fiestas grandes  Familia Unida de Stardust – IWW

Escrito por: Marianne L.  & traducido por: Oli, Cuaderno Común

En un restaurante sumamente turístico en Times Square, Nueva York,  durante la temporada baja (en los meses más fríos), con frecuencia la gerencia llena el restaurante con reservaciones en grupo o “compras completas”. Se hace un cargo a estos grupos del 18% de propina en automático, pero toma una comisión del 3% de comisión de ventas de ello para el gerente de reservaciones.

Así mismo, si las fiestas de grupo no estaban animadas,  la gerencia disminuiría la cuenta, pero eso se tomaba del cargo por propinas, es decir, del corte de caja de los servers (esto es, del personal que atiende a los comensales, da sugerencias, toma la orden y cobra la cuenta), en vez del corte de cuenta del restaurante.

Esto afectaba no solo a los servers, si no a todo el personal de apoyo que depende de las propinas, como los meseros y los ayudantes de mesero.

Los servers se reunieron y discutieron sus demandas, entonces elaboraron una carta sobre sus demandas a la gerencia: el 18% completo por propinas en cada fiesta, y obtener acceso a todos los recibos de reservaciones de grupo.

Después planearon una “marcha para ir al jefe” para entregar la carta. Los participantes de la marcha incluyeron no solo a los servers, si no a las anfitrionas (hosts), los ayudantes de mesero y los meseros. Bajaron hacia la gerencia en el ajetreo de un ocupado almuerzo de viernes. La gerente parecía confundida y distraída, pero ellos se aseguraron que había tomado la carta.

Los trabajadores le habían dado a la gerencia una fecha límite del mediodía del lunes, con dos acciones en escalada planeada para la semana, si sus demandas no se habían cumplido.

Justo antes del mediodía del lunes, el Gerente General envío el aviso a todo el personal del cumplimiento de sus demandas. Los servers habían obtenido el 18% completo, y obtuvieron acceso a los recibos de las fiestas, desde entonces, y en consecuencia, se daría propina a todo el personal de apoyo.

Sindicato de Trabajadores de Burgerville (IWW) invicto en las elecciones

El cuarto y quinto Burgervilles votan para sindicalizarse:
Sindicato de Trabajadores de Burgerville (BVWU) invicto en las elecciones

por: Burgerville Workers’ Union (BVWU-IWW) Portland, Oregon, EEUU

Contacto de prensa: Emmett Schlenz,
emmett.schlenz@gmail.com, 401-855-9440

 

PORTLAND, OR: Esta semana, el Sindicato de Trabajadores de Burgerville (BVWU) ganó dos elecciones sindicales en rápida sucesión. El jueves y viernes, los trabajadores de Burgerville en la sede del Centro de Convenciones votaron a favor a la BVWU, con un recuento final del 67% para el sindicato. A principios de la semana, el martes y el miércoles, los trabajadores de Montavilla Burgerville votaron 63% a favor de la BVWU. Esto casi duplica el número de trabajadores formalmente representados por el sindicato, y hace que la BVWU esté invicto en cinco elecciones consecutivas.

Estas victorias se producen menos de un año después de que la BVWU ganara su primera elección sindical en el lugar 92 y Powell, convirtiéndose en el único sindicato de trabajadores de comida rápida reconocido a nivel federal en el país. Pero la atmósfera que rodea a estas elecciones ha diferido enormemente de las elecciones de la BVWU en el pasado, debido a una escalada significativa en las tácticas de eliminación de sindicatos de Burgerville.

El mes pasado, cuando Burgerville Corporate se negó a reconocer voluntariamente al sindicato en las ubicaciones de Montavilla y al Centro de Convenciones, los trabajadores de ambas tiendas presentaron su elección ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB). En menos de una semana, la gerencia del Centro de Convenciones disciplinó a todos los trabajadores que firmaron la petición para sindicalizarse, el 90% de la tripulación. Después de enfrentarse a la feroz resistencia de los trabajadores, Burgerville ha rescindido esas acciones disciplinarias.

En las últimas semanas, la gerencia de Montavilla y el Centro de Convenciones intentaron presionar a los trabajadores para que votaran en contra del sindicato a través de ofertas de promoción, intimidación durante las reuniones individuales y carteles antisindicales.

A principios de esta semana, antes de la elección, Esther Mann dijo: “Hay propaganda antisindical en todas partes en Montavilla”. Mann, una trabajadora en la ubicación de Montavilla, dijo que “la compañía está haciendo todo lo posible, y parecen desesperados por asustarnos en votar en contra. Pero ninguna táctica de intimidación se interpondrá entre nosotros y la lucha por lo que sabemos que merecemos “.

A través de la votación afirmativa frente a la intensificación de la represión sindical, los trabajadores de Burgerville han demostrado su compromiso de estar juntos y luchar colectivamente por mejores salarios y condiciones de trabajo.

“Me siento exaltado y muy orgulloso de mis compañeros de trabajo”, dijo Erik Dieter, un trabajador del Centro de Convenciones que ha trabajado para Burgerville durante diez años. “Espero involucrarme en las negociaciones contractuales y estar junto a mis compañeros trabajadores de Burgerville para luchar por un contrato justo y decente”.

Tras las victorias electorales, los trabajadores del Centro de Convenciones y Montavilla se unirán a sus compañeros de trabajo de otras tres tiendas de Burgerville en las negociaciones de contratos, lo que elevará el total de tiendas en la unidad de negociación a cinco. Llevan la militancia y la nueva energía a la mesa de negociaciones en un momento crucial, cuando el sindicato entra en la recta final en su lucha por un contrato justo.

El boicot de Burgerville llamado por la BVWU-IWW el año pasado continuará hasta que se firme un contrato justo.

“Resurge la lucha laboral” – Huelga en Matamoros, Tamaulipas

“Resurge la lucha laboral”

por: Chak,  Cuaderno Común (México)

La lucha por mejores condiciones en el trabajo y por la emancipación de l@s trabajadores nunca se detiene. Siempre hay trabajadores que se organizan y resisten. Al inicio de este año, en Matamoros, Tamaulipas, l@s trabajadores se lanzaron a la lucha exigiendo el pago de un bono anual que se les asignaba desde hacía 15 años, a cambio de no incrementar sus salarios.

Este acuerdo ya de por si era abusivo, pero ante la perspectiva de que dicho bono debía incrementar en la misma proporción en la que incrementó el salario mínimo, la patronal decidió no pagarlo.

Frente a esto, obrer@s de siete empresas maquiladoras iniciaron en enero un paro de labores, enfrentando a sus patrones, a sus propios “líderes sindicales”, a las Juntas de Conciliación locales y a Ricardo Monreal, Senador de MORENA, quien insistía en llamar a l@s trabajadores a que detuvieran su movimiento, actuando así, no como representante sino como socio de los empresarios.

A pesar de las dificultades, la lucha se extendió llegando a alrededor de 70 empresas, incorporando a trabajadores de Coca-Cola, Coppel, entre otras. La lucha conquistó el 20% de incremento salarial y el pago del bono anual. No obstante, el movimiento ahora enfrenta el contraataque de la patronal que ha despedido a miles de trabajadores y ha anunciado que continuará con los despidos.

Así que la moneda está en el aire y el resultado dependerá de la capacidad de resistencia y solidaridad que l@s trabajadores de todo el país logremos construir.

Sin importar el resultado posterior, este movimiento ya ha brindado algunas lecciones de suma importancia: recordarnos que sólo organizad@s y unid@s l@s trabajadores podremos lograr mejores condiciones de vida; que ante la voracidad de l@s patrones, la complicidad de los líderes sindicales y del gobierno, surgen nuevas dirigencias con suficiente dignidad y determinación como para levantar un movimiento de resistencia que hacía décadas no se vivía en este país.

¡Viva la lucha de l@s trabajadores!

Y como dicen nuestr@s herman@s zapatistas: ¡Para tod@s, todo!