El IWW se afilia con la Confederacion Internacional del Trabajo (CIT)

Image result for ICL IWW delegation Parma, ItalyPor: Brandon & Liss

CHICAGO – En su referendo anual, la administración norteamericana de los Trabajadores Industriales del Mundo – Industrial Workers of the World (IWW) votó abrumadoramente a afiliarse a la recién formada Confederación Internacional del Trabajo (CIT). La CIT es una organización internacional que une a sindicatos revolucionarios en ocho paises de Europa, América Latina, y Norte América.

La CIT se enfoque en desarrollar un modelo visible del sindicalismo revolucionario, una manera de formar sindicatos basados en la solidaridad y la acción directa, y que prefiguren un mundo liberado del capitalismo. Los sindicatos de la CIT ya están coordinando su actividad entre trabajadores de apps, como los de Deliveroo y Foodora, incluso con huelgas coordinadas contra Deliveroo en varios paises.

El IWW aporta nuestra experiencia organizando en prisiones con el Comité Organizador de Trabajadores Encarcelados (Incarcerated Workers Organizing Committee / IWOC). La CIT y sus secciones apoyaron a la huelga de encarcelados que ocurrió en los EEUU este año, para el cual IWOC jugó un rol importante. A traves de la CIT, el IWW ha empezado a contactar sindicatos de encarcelados en otros paises.

Más aún que la práctica sindical diaria, la CIT da lugar a sus secciones a compartir experiencias de luchas masivas obreras. Este año, la Confederación Nacional del Trabajo (CNT – sección española de la CIT) jugó un rol importante en coordinar una Huelga General Feminista el 8 de Marzo, que la CNT y la CIT quieren tomar como ejemplo para 2019.

El voto del IWW a afiliarse con la CIT culmina varios años de colaboración entre estos sindicatos para dar esta Internacional a luz. Queremos continuar desarrollando nuestros proyectos mutuos y formando relaciones en otros partes del mundo. El IWW va a compartir su experiencia y aprender de la experiencia de otros – a inspirar y ser inspirada. Con las crises económicas, ecológicas, y políticas que el capitalismo nos trae e intensifica, hace falta un vibrante e internacionalista movimiento revolucionario ahora más que nunca.

Viva la Internacional!

Trabajadores Industriales del Mundo – Industrial Workers of the World – Administración Regional Norteaméricana

Afiliada con la Confederación Internacional del Trabajo

Anuncios

La CNT y el espíritu libertario desde hace 80 años

80 anyos 1En el 80 aniversario de la Revolución Social, recuperar el espíritu libertario y continuar la lucha

Por: CNT Córdoba

Este 19 de julio se cumplen 80 años del inicio de la Revolución social de 1936. Un proceso revolucionario con el que trabajadores y trabajadoras enfrentaron el golpe de estado fascista, dispuestos no solo a no retroceder, sino a luchar por una sociedad basada en la libertad, la solidaridad y el apoyo mutuo, que acabara con siglos de injusticia y explotación.

El fascismo español y europeo, confabulados, y el miedo de las democracias liberales al proceso revolucionario, ahogaron en sangre estas aspiraciones, implantando un régimen asesino que durante más de 40 años practicó el terror contra las organizaciones obreras y muy especialmente contra la CNT.Milicianas de la CNT

Andalucía padeció especialmente una represión que alcanzó cotas de genocidio, por parte de una oligarquía dispuesta a lo que fuese para defender sus privilegios inmemoriales. Una política de exterminio que llenó por decenas de miles las cunetas y las fosas comunes de los cementerios de pueblos y ciudades, dónde aún hoy permanecen muchos de nuestros compañeros y compañeras, para vergüenza de un régimen que se autodenomina democrático, cuando no es sino continuación institucional del régimen franquista y que se ha demostrado incapaz de restituir la dignidad y perseguir a los culpables de aquellos crímenes, cuando no ha bloqueado, cualquier intento de recuperar la memoria, especialmente la libertaria.

franquismoTras más de 40 años de gobiernos de uno u otro color político, los represaliados siguen en las cunetas y las fosas y los responsables de los asesinatos y sus herederos, siguen ocupando las instituciones, y acaparando el poder económico, político, judicial y religioso.

Si hace 80 años, el golpe militar trató de acabar con las conquistas y organización obreras, objetivo último del fascismo, al servicio de los intereses de la oligarquía política y financiera, el régimen político surgido de la llamada transición, no ha hecho sino continuar ese camino por otros medios.jornadas 80 aniversario CNT

La ley de amnistía, las políticas de olvido y deformación de la historia y la negativa a perseguir a los responsables de los crímenes franquistas, son la otra cara de la renuncia a la ruptura con la dictadura, de la firma de los Pactos de la Moncloa y los que le siguieron, y de la configuración de un régimen sindical y político que imposibilitara cualquier resistencia popular contra las sucesivos ataques a los derechos de los trabajadores, como no hemos dejado de denunciar en estos años.

Cuando se han derrumbado las expectativas de progreso con el que se impulsó la llamada “Transición” a través de un raquítico estado del bienestar y de repetidas burbujas especulativas que se han venido abajo estrepitosamente, ha quedado al desnudo la realidad de explotación, miseria, y precariedad vital y económica que el capitalismo ha generado.

Se ha hecho evidente que la única prioridad real del sistema es garantizar, como hace 80 años, los privilegios de las oligarquías económicas y financieras. La corrupción supura por todas las costuras del régimen,

El fascismo y la xenofobia resurgen en Europa, como hace 80 años, agitando entre los sectores populares que más han sufrido décadas de políticas de neoliberalismo extremo su viejo discurso de odio y demagogia contra los más débiles.CNT 1 de mayo 2012 Hoy como ayer

Necesitamos recuperar el espíritu libertario y revolucionario del 19 de julio con el que los sectores populares tomaron calles, fábricas y campos apostando por autogestionar sus vidas.

Continuar la lucha, construir poder popular y tejido social en la base, poner en pie organizaciones fuertes y combativas, capaces de enfrentar a Troikas e instituciones financieras, hacer temblar a las élites y aspirar a un mundo nuevo, es el mejor homenaje a los compañeros y compañeras cuya lucha y ejemplo conmemoramos hoy.

CNT simbolo

 

La CNT por la refundación de la AIT

Hoy presentamos un resumen de los acuerdos del congreso de la CNT espanola. Lo publicamos en este espacio para difundir la perspectiva de su organización. Todas las posiciones y propuestas del texto son de la CNT. 

Acuerdos del XI Congreso de CNT sobre internacionalismo

Por: CNT (España)En Defensa de la AIT

La Confederación Nacional del Trabajo (CNT) quiere dar a conocer los acuerdos que tomó en su Congreso de diciembre de 2015 relativos a la actual Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT). Creemos que es necesario explicar nuestra postura sobre la deriva de nuestra internacional, para que la situación a la que se ha llegado en su interior sea públicamente conocida y para que pueda iniciarse con prontitud y garantías de éxito el proceso de su refundación.

En CNT consideramos que la solidaridad internacional es imprescindible en este momento histórico de organización global del capitalismo. Como era de esperar, la crisis económica ha servido de excusa para pisar el acelerador al proceso de destrucción de nuestras conquistas como clase obrera. Si bien este fenómeno no es nuevo, sí que se ha vuelto más rápido e intenso en los últimos años. Entendemos que esta ofensiva del capitalismo requiere una intervención globalizada de defensa de nuestros intereses, una extensión mundial de la lucha de clases bajo los parámetros del anarcosindicalismo y del sindicalismo revolucionario. Pero también creemos que este esfuerzo global tiene que asentarse sobre el trabajo local, de organización y lucha, llevado a cabo por organizaciones con implantación y presencia en su territorio. La solidaridad internacional surge entonces como extensión de este trabajo. Lo contrario es poner la carreta delante de los bueyes.

Lamentablemente en la AIT actual encontramos secciones con muy escasa dedicación al trabajo sindical en su territorio y que hacen, en cambio, enormes esfuerzos para fiscalizar la actuación de otras secciones que sí hacen de este campo su prioridad, sean más grandes o más pequeñas, da igual. Consecuentemente, desde hace varios años, la AIT es inoperante como vehículo de implantación del anarcosindicalismo y el sindicalismo revolucionario a nivel internacional.

Insistimos, para que quede claro, no se trata en ningún caso de secciones grandes o pequeñas. Todas somos infinitamente menores de lo que querríamos o deberíamos ser. Pero hay una enorme diferencia entre las secciones volcadas en intentar conseguir una mayor presencia o relevancia en su territorio, que ensayan estrategias, desarrollan conflictos y tienen una incidencia, por pequeña que sea, en su entorno inmediato, y las que llevan años sin realizar actividad sindical alguna, pero vigilan inquisitorialmente las actividades de las demás, no sea que en su afán de construir una alternativa anarcosindicalista viable cometan algún pecado contra la pureza de la AIT.

Hacía tiempo que, debido a estas contradicciones, se venía fraguando una importante crisis interna, que estalló con la expulsión de la sección alemana, la FAU. Esta decisión, tomada unilateralmente por el actual secretariado sobre motivos totalmente injustificables, fue ratificada posteriormente en un Congreso extraordinario en Oporto en 2014. Aquí se hizo evidente la connivencia de una serie de secciones que, pese a su escasísima implantación en el territorio y su nula orientación hacia el trabajo sindical, pudieron imponer su criterio al resto de la internacional, debido a la peculiar estructura de la toma de decisiones dentro de la AIT. Todos los intentos de desbloquear esta situación, a partir de ese momento, han resultado infructuosos, debido a la nula disposición al diálogo del actual secretariado (faltando de este modo a los más elementales deberes del cargo) y a la complicidad de una serie de secciones que sólo existen en Internet.

Es evidente entonces que esta AIT va a ser incapaz de ir más allá de la solidaridad más elemental en algunos conflictos sindicales, en casos puntuales. Por muy valiosa que ésta pueda ser y lo mucho que la podamos apreciar, lo cierto es que se organiza siempre, como no podía ser de otra manera, en el nivel local, lo que hace redundante la actual estructura de la AIT. En este momento, ésta queda muy lejos de los objetivos a los que deberíamos aspirar para una coordinación internacional. El contraste entre la realidad de la AIT, y la infraestructura y burocracia que la misma implica, ha reforzado los aspectos más excluyentes, la conflictividad interna y el control ideológico al que nos referíamos antes. Como resultado de ambos factores, se ha llegado al punto en que la situación interna impide todo intento de cambiar esta deriva, lo que hace que sea urgente replantearse el funcionamiento y el proyecto de trabajo de la AIT.

Para materializar estas cuestiones la CNT propone impulsar un proceso hacia la refundación de una internacional del anarcosindicalismo y el sindicalismo revolucionario. Para ello se prepararán una serie de conferencias y contactos con aquellas secciones de la AIT interesadas en un proceso de refundación de la Internacional, en base a las propuestas que a continuación indicaremos, y con otras organizaciones que, sin ser ahora mismo integrantes de la AIT, estén interesadas en participar en el proceso de construcción de un referente del sindicalismo revolucionario a nivel mundial. Estas conferencias y contactos tendrán por objeto abordar la celebración de un congreso de refundación de una internacional del sindicalismo revolucionario.

Para la celebración de estas conferencias la CNT realiza las siguientes propuestas como base organizativa de la nueva AIT:

Composición

Las Secciones serán aquellos grupos que tengan como mínimo 100 personas afiliadas y soliciten ser considerados como tal en un Congreso de la AIT.

Las Iniciativas Anarcosindicalistas serán los grupos que, queriendo ser secciones de la AIT, no tengan el número suficiente de afiliación. Estos grupos contarán con voz pero no voto. Podrán pasar a ser secciones cuando acrediten que cumplen el mínimo de afiliación y comiencen a cotizar a la Internacional. Este paso no requerirá de un acuerdo de Congreso, sino que será informado en cualquier comicio orgánico de la AIT.

“Amigos de la AIT” serán aquellos grupos que, al margen de su número de integrantes, pidan su condición de “Amigos de la AIT”. Su estatus será el mismo que el actual y para pasar a ser Secciones o Iniciativas Anarcosindicalistas tendrán que presentar la consiguiente petición a un Congreso.

Cotización

La cuota que deberán pagar las Secciones integrantes de la AIT será de un importe no mayor de 0,10€ por persona afiliada y mes.

Sistema de votación

Tabla de voto ponderado según afiliación

De 100 a 500 1 voto

De 501 a 1.000 2 votos

De 1.001 a 5.000 3 votos

De 5.001 a 10.000 4 votos

Por encima de 10.000 5 votos

Legalización

Se hace necesaria la legalización de la Internacional para defender a ésta del uso indebido de sus siglas por parte de otros sindicatos no adscritos que sólo busquen el prestigio de las mismas sin practicar el anarcosindicalismo o el sindicalismo revolucionario. Las cuentas de la organización deben dejar de estar a nombre de personas particulares y deben pasar a estar a nombre de la propia AIT, evitando tener que confiar a ciegas en la integridad moral de cada Secretaría que gestiona estos fondos.

Autonomía, apertura y dinamización

Creemos urgente revertir la dinámica excluyente de la AIT y la política de control interno de las relaciones de las secciones, y trabajar hacia una política mucho más abierta y flexible. Basándonos siempre en la acción directa como método de lucha, pero con capacidad de desarrollar un amplio abanico de contactos internacionales con trabajadores y trabajadoras organizadas en distintos sectores y conflictos, lo que sólo puede redundar en el fortalecimiento de la capacidad de trabajo internacional del anarcosindicalismo y el sindicalismo revolucionario.

Es imprescindible contar a nivel internacional con la capacidad de realizar campañas abiertas, donde puedan participar una pluralidad de organizaciones e iniciativas de trabajadores y trabajadoras en campañas concretas. Además de otras más propias de una organización internacional con mayor nivel de cohesión; esto solo puede repercutir en el fortalecimiento de la AIT.

Las secciones tienen autonomía para tener relaciones puntuales en el transcurso de sus conflictos.

En el trabajo internacional habrá que usar siempre el nombre de la sección junto al acrónimo de la internacional (AIT). De esta forma se podrá limitar el uso interesado del nombre de cualquier sección para promoción de entes externos. Cualquier tipo de contacto será realizado con la mayor lealtad y transparencia posibles.

Formación sindical

Se hace imprescindible el trabajar profundamente en planes de formación sindical y materiales concretos que se puedan hacer, dentro de la inconcreción que supone la diversidad de legislaciones laborales y realidades socio-laborales que hay en el mundo.

Formación e intercambio de experiencias

La CNT promoverá la realización de conferencias de militantes sobre acción sindical en la AIT proponiéndolo en el comicio que se considere oportuno. Estas conferencias de militantes serán bianuales en base a propuestas de debate tramitadas por las secciones y estarán encaminadas a debatir sobre las diferentes experiencias de acción sindical en los centros de trabajo. A ellas se invitará a los integrantes de la AIT y a cualquier otro grupo que se considere oportuno invitar. Al margen de esto y haciendo uso de su autonomía, la CNT promoverá este tipo de conferencias de forma abierta si lo considera oportuno.

La CNT promoverá dentro de la AIT la realización de jornadas de acción abiertas en base a experiencias anteriores, con el fin de que ésta y sus secciones sean el motor de la respuesta obrera y social contra el capitalismo.

Proyecto de expansión internacional

Aparte de mantener las actuales estrategias de contacto con organizaciones ya constituidas y con realidad sindical y social que tengan interés en pertenecer a la Internacional, utilizar las actuales secciones sindicales de la CNT que tengan más peso y cuyas empresas tengan presencia en el extranjero, del mismo modo que otras secciones de otros países pueden hacer lo mismo en la medida en que vayan teniendo implantación sindical.

Se trataría de que el Delegado o Delegada de la Sección Sindical, la Secretaría de Acción Sindical, la de Jurídica y la de Exteriores del SPCC se coordinen para entablar contactos con los trabajadores y las trabajadoras de otros países e ir incentivando procesos de organización y lucha que partan de casos y objetivos concretos, y que puedan con el tiempo superar el ámbito de la empresa y consolidar organizaciones amplias que desarrollen el anarcosindicalismo y sindicalismo revolucionario en todas sus vertientes.

Simplificación de procesos internos

Se hace necesario simplificar los procesos internos, hacerlos claros e inequívocos. Desde CNT se trabajará mediante diferentes propuestas concretas para clarificar funciones y metodologías en la AIT.

Desde la CNT se iniciarán de inmediato los contactos para la celebración de la conferencia que hemos señalado, cuyo objetivo será la preparación de la celebración de un congreso de refundación de la AIT. Durante este proceso de refundación, y hasta que esta se haga efectiva, la CNT detendrá sus cotizaciones a la actual AIT.

En conclusión, todas las actuales secciones de la AIT que quieran participar en este proyecto de refundación están invitadas a ser parte de él. Los grupos y organizaciones anarcosindicalistas y sindicalistas revolucionarios que deseen sumarse a la construcción de una alternativa que contribuya, desde la solidaridad internacional, al crecimiento y la implantación de iniciativas locales fuertes y volcadas en el trabajo real y práctico, que hagan frente en su territorio a la más reciente ofensiva del capitalismo, son bienvenidas. Este proceso de refundación que ahora se inicia es abierto y transparente. Informaremos puntualmente de los pasos que se vayan dando y esperamos que se sumen organizaciones de todas las partes del mundo con las que compartimos el espíritu libertario y de clase del anarcosindicalismo y el sindicalismo revolucionario.

¡Viva la AIT! ¡Viva el anarcosindicalismo!

¡Viva la lucha de la clase obrera mundial!

El artículo original: http://cnt.es/noticias/la-cnt-por-la-refundaci%C3%B3n-de-la-ait-acuerdos-del-xi-congreso-de-cnt-sobre-internacionalismo

CNT simbolo

Lucía Sánchez Saornil: Periodista y poeta anarquista, miembro de Mujeres Libres

Cronista de guerra, literata, anarcosindicalista, Lucía Sánchez dedicó su vida a transformar el papel secundario de la mujer, dentro incluso de las organizaciones obreras, gestando la primera organización anarcofeminista europea: Mujeres Libres.

Escrito por D. Marín  del Periódico CNT Lucia Sanchez Saornil

Lucía Sánchez colaboró con la fotoperiodista húngara Kati Horna en la revista Umbral en octubre de 1937 en un interesante articulo: “La maternidad bajo el signo de la revolución”. Un tema inquietante que hasta aquel momento jamás se había planteado en un contexto bélico. Un contexto de lucha antifascista en Europa acostumbrado a hablar de heroicidades o victorias militares y en el que destacan los adjetivos referidos a la masculinidad, a la valentía, el ardor guerrero, o el coraje. Pero las mujeres eran desde hacia siglos la parte secundaria de todas las guerras: madres, esposas o «el descanso del guerrero», es decir, una parte relegada a la retaguardia. Lucía Sánchez y sus compañeras modernizaron el panorama cultural y político de su época, y rompieron el muro del silencio de las mujeres al aparecer, reclamando su espacio, en prensa, radio y demás medios de comunicación, como lo habían hecho al aparecer en las calles plantando cara a los sublevados de julio de 1936. Este espacio público, por primera vez, habla de mujeres, educación, niños, hospitales o casas de maternidad, milicianas, y como no, de un proyecto común de futuro equitativo integrado en el contexto de la revolución española, la única hasta el momento en que la clase trabajadora autogestiono la mayoría de aspectos de la vida cotidiana. Las mujeres fueron parte intrínseca y determinante de esta transformación social.

Una de las protagonistas de esta transformación fue Lucía Sánchez (1895-1970) que tenia tras de sí una brillante trayectoria militante ligada al anarcosindicalismo y rompió su particular techo de cristal, pasando de ser una empleada de la compañía telefónica madrileña a destacar como poeta, conferenciante y periodista en el Madrid de los años treinta. Su militancia obrera la hizo frecuentar mundos hasta aquel tiempo vetados a las mujeres: reuniones nocturnas, imprentas clandestinas, plenos de sindicatos, etc. Su juventud y su carácter decidido hicieron el resto: pronto se implicó hasta el final y poco a poco se gesta en su mente la decisión de crear una organización especifica de mujeres, ya que el atraso intelectual y ético del país se revela como un lastre del que hay que librarse si se quiere avanzar hacía la igualdad. El sindicato y la misma organización libertaria son su primer lugar de batalla. La lucha por la inclusión de la mujer en el debate sindical y laboral será una de las batallas emprendidas por las muchachas que gestan la primera organización anarcofeminista europea: Mujeres Libres.

Cronista y miliciana

Lucía Sánchez fue secretaria de redacción de CNT (1933-1934) antes había publicado en Ultra, Tableros, Plural y otras revistas madrileñas de literatura, participó en la gran huelga de Telefónica y fue duramente represaliada. Este y otros motivos la obligaron a trasladarse a Valencia (1927-1931) y fue readmitida en Telefónica en 1936. Aquel año participa con su organización, la CNT, en los combates callejeros del asalto al Cuartel de la Montaña y luego partió rauda al frente de guerra donde trabajo como periodista, lo que mejor sabia hacer: escribir la crónica de la lucha obrera. Ya en Valencia escribe en Umbral donde es jefa de redacción en 1937. De la ciudad del Turia pasó a Barcelona, reclamada por la organización y realiza múltiples labores de educación y coordinación hasta que en mayo de 1938 se encarga de SIA (Solidaridad Internacional Antifascista) organización anarquista solidaria destinada a la ayuda de la población civil que proyectará su labor después de la evacuación de la población civil en territorio francés.

Lucía Sánchez también pasa la frontera y es internada en los campos de refugiados. En 1940 reside en París y más tarde en Montauban con su compañera de toda la vida América Barroso a la que había conocido en Valencia. Pasan clandestinamente a España gracias a las redes de evasión anarquistas y residen, sin papeles, en Madrid y Valencia. No legaliza su situación hasta 1954 y se ve obligada a desempeñar multitud de oficios precarios que la obligan a coartar su terrible creatividad que expresará a través del dibujo y de escritos que jamás verán la luz. Una vida truncada por la terrible represión franquista que planea siempre como una espada de Damocles sobre los militantes clandestinos. Lucía Sánchez murió en Valencia y solo algunos viejos militantes y buenos amigos conocían sus altas capacidades intelectuales y morales. Su vida discreta tuvo que ser rescatada años más tarde a partir, como no, de otras mujeres anarquistas, como Pepita Carpena, Suceso Portales, Antonia Fontanillas, Pilar Molina, Llum Quiñonero y algunas más.

Su labor más destacada es la que realiza dentro de Mujeres Libres, como explica muy bien la anarcofeminista Lola Iturbe en su libro pionero sobre las mujeres libertarias española editado en México en 1974 y que desvela por primera vez rastros y rostros de la lucha de las mujeres en el siglo XX. Mujeres Libres es una organización única en su tiempo de la que tomaran modelo otras organizaciones antifascistas y que pone en marcha multitud de escuelas de capacitación femenina, clínicas, cursillos, charlas y un largo etcétera, una labor que jamás se había emprendido en nuestro país, con uno de los indices de analfabetismo obrero, y de entre él el femenino, más altos de Europa.

Lucía Sánchez no estaba sola en esta lucha, secundan su idea la jovencísima doctora aragonesa Amparo Poch y la intelectual Mercedes Comaposada. A su alrededor se apiñan un grupo de obreras entusiastas, pero también maduras militantes de los años del plomo barcelonés en que los militantes se ven obligados a crear los grupos de defensa confederales en los cuales se implican compañeras, amigas y familiares. Todas ellas ponen en marcha una organización sin precedentes en la carca España que se abre paso ante la inquietud de la iglesia católica y del privilegio de los más cavernícolas que ven peligrar sus prerrogativas. Una organización que denuncia la doble opresión que padece la mujer. Teresa Claramunt lo había expresado a la perfección a finales del XIX: «La mujer obrera en España es la esclava del esclavo».

Ahora una publicación se suma a las que van recuperando su trayectoria vital. Después de la antología de poemas compilada por Rosa Maria Martín en 1996, ahora llega la recopilación de artículos escritos por Lucía Sánchez de la mano de Pau Martinez y Antonia Fontanillas que pacientemente los recuperó a lo largo de toda su vida y que ahora publica La Malatesta. Una buena ocasión para profundizar en la trayectoria de una mujer libre. Pasado y presente conforman parte de la utopía cotidiana que día a día se transforma en futuro posible. ¡Va por ti, Lucía!

Periódico CNT nº 417 – Marzo 2015

CNT simbolo

¿Asesinaron los comunistas a Wobblies durante la Guerra Civil española?

Por: Raymond S. SolomonWobblies en la Guerra Civil espaniola

Traducido por: la Confederación General del Trabajo (CGT – España) 

 

En septiembre de 1938, el Wobbly Ivan Silverman y “dos Wobblies sin identificar” fueron “obligados por comunistas a exponerse a las ametralladoras fascistas en campo abierto en España”. (1) Esta historia la cuenta el compañero DJ Alperovitz en un artículo del Industrial Worker de noviembre de 2013 que enumeraba los Wobblies asesinados desde 1907 hasta la actualidad. (2) El artículo se titulaba “¿A quién recordamos en noviembre?” (páginas 6 y 7). (3) En la columna de la derecha de esta enorme lista aparecían pequeñas reproducciones de las noticias que contaron muchas de estas muertes. Los terribles incidentes incluían Wobblies tiroteados por sicarios, asesinados por el Ku Klux Klan, muertos en el “Archipiélago Gulag” de la Unión Soviética o apaleados hasta la muerte por guardias de seguridad de las empresas. En la esquina inferior izquierda hay un recorte de la edición de 1938 del Industrial Worker con el titular “IVAN SILVERMAN Y DOS MÁS ASESINADOS EN ESPAÑA”.

Esto es típico de un aspecto poco conocido de la Guerra Civil española (1936-1939): la lucha dentro del bando republicano entre los comunistas, de un lado, y los partidos de izquierdas y los anarquistas del otro lado. Fue una guerra civil dentro de otra guerra civil. Los comunistas querían frenar o entorpecer la revolución de los trabajadores y campesinos españoles. No querían que la causa republicana pareciera una causa radical.

Algunos de los informes más coherentes sobre este asunto aparecieron en la publicación Spanish Revolution. Dicha publicación fue editada por el Vanguard Group, una organización anarquista juvenil, pero también contó con el apoyo y el consejo de los Wobblies, alguno de los cuales estaba integrado en el Vanguard Group. Entre ellos estaban Herbert Mahler, Carlo Tresca, Sam Dolgoff (quien a menudo escribía bajo el seudónimo Sam Weiner), Roman Weinrebe y Clara Freeman (mi madre), que era anarquista y miembro de los Trabajadores Industriales del Mundo (Industrial Workers of the World). Mi padre Sidney Solomon (que escribía con el seudónimo S. Morrison) estaba muy involucrado tanto en la publicación del Vanguard como en la de Spanish Revolution. Por ello voy a resumir los informes aparecidos en Spanish Revolution sobre este conflicto dentro del bando republicano de la Guerra Civil española. Agradezco que la página web http://www.libcom.org ha puesto a disposición del público antiguos números de Spanish Revolution. Intercalaré esta fuente con otras como Industrial Worker, George Orwell, Spartacus Educational y Wikipedia. Ya he citado Spanish Revolution en “Historia de la revolución de los trabajadores en Catalunya” (Industrial Worker de mayo de 2014, página 14). (4)

Hay que tener en cuenta que la publicación de Spanish Revolution fue mensual y quincenal y que las tecnologías de la comunicación no eran lo que son ahora, por lo que habrá cierto desfase temporal entre los hechos y su publicación en Spanish Revolution.POUM con G. Orwell atras

La edición del 8 de febrero de 1936 de Spanish Revolution cuenta que el comunista francés Andre Marty (1886 – 1956) fue comandante en las Brigadas Internacionales. Durante la Guerra Civil rusa encabezó un motón en un barco que llevaba armas para luchar contra la Revolución rusa. Esto formaba parte de un artículo sobre las Brigadas Internacionales que mostraba la composición multinacional de las mismas (Spanish Revolution, Vol. 1, Nº 11).

Wikipedia informa de que Andre Marty era bastante autoritario y “veía quintacolumnistas por todas partes”. En cambio, George Orwell informó en Homenaje a Catalunya que, cuando luchó con la milicia del Partido Obrero de Unificación Marxista existía una gran tolerancia hacia la disidencia. En ese momento, Orwell estaba de acuerdo con el punto de vista de los comunistas de que la guerra estaba antes que la revolución, al contrario de lo que pensaban el POUM y los anarquistas: que la guerra y la revolución eran lo mismo. Cambió de punto de vista después del conflicto del 1 de Mayo de 1937 (ver más abajo).

En dos piezas de la primera página de Spanish Revolution del 12 de marzo de 1937 (Vol. 1 Nº 13), el grupo Vanguard de Nueva York informaba sobre (y se unía a) la defensa anarquista del POUM. Los artículos tenían como título “Los anarquistas contra la persecución contra el POUM” y “Anarquistas piden cese del conflicto partidista”. El POUM era un partido leninista pero anti-stalinista. En parte era una escisión de los trotskistas, y por lo tanto era odiado por los comunistas. Los artículos mencionados pedían el fin de la persecución contra el POUM y de la propagación de mentiras sobre el mismo – por ejemplo, que sus miembros eran agentes de Hitler y Mussolini. Además, negaban de forma vehemente que los anarquistas compartieran el punto de vista de los comunistas sobre el POUM, tal como pretendía el Partido Comunista de España. Los editores de Spanish Revolution hacían notar que, ya que los anarquistas habían sacrificado su pureza ideológica para formar una coalición con otros partidos con el fin de luchar contra el fascismo, no había motivo para disputas internas como las que ponía de manifiesto la campaña comunista contra el POUM.

La esencia de la postura comunista era que la revolución debía ser postergada, que no se procediera a colectivizar fábricas y tierras y que las milicias fueran reemplazadas por un ejército centralizado y “disciplinado” en la defensa de la España republicana. Una respuesta revolucionaria a estas demandas apareció en la edición del 16 de febrero de 1937 de la publicación anarquista Solidaridad Obrera:

“¿Comando unificado? Sí, pero bajo el control de las organizaciones proletarias”.

Los comunistas, al contrario, un ejército controlado por el gobierno. Al mismo tiempo, la Unión Soviética exigía que las armas que aportaba no fueran al frente de Aragón, donde había muchas tropas anarquistas y del POUM.

Pero la trama se condensa y la amenaza contra la revolución aumenta, como muestra la edición de Spanish Revolution fechada el 9 de abril de 1937 de Spanish Revolution (Vol. 1 Nº 15). Un titular decía “Hacia una crisis política en Catalunya” (Ibid, p. 2). Al parecer, existía un bloque stalinista-burgués contra el avance de la revolución. Así resumió George Orwell las nuevas alianzas en el bando republicano en Homenaje a Catalunya:

1. Los anarquistas: el POUM y la izquierda de los socialistas del primer ministro Largo Caballero en la Unión General de los Trabajadores (UGT) estaban a favor de la revolución; contra

2. Los comunistas: el Partido Republicano del presidente Manuel Azaña y elementos conservadores de los socialistas (por ejemplo Juan Negrín) se oponían a marchar a toda velocidad hacia la revolución social y económica.

Dos chistes típicos de la época eran “si eres demasiado conservador para afiliarte al Partido Republicano, siempre puedes afiliarte al Partido Comunista” y “¡Salva a España del marxismo! ¡Vota Comunista!”.

Los editores de Spanish Revolution querían explicar, entre otras cosas, qué estaba pasando en el bando republicano y por qué era tan importante.

Hubo una reunión el 4 de abril de 1937. Los oradores principales fueron los Wobblies Carlo Tresca y Sam Weiner (alias Sam Dolgoff). A finales de abril, George Orwell estaba de baja temporal de la milicia del POUM, donde luchaba en el frente de Aragón. Como cuenta en Homenaje a Catalunya quería incorporarse a la Columna Internacional (es decir, a las Brigadas Internacionales) donde pensaba que la lucha era más significativa. Necesitaba una recomendación de un comunista y buscó a un amigo comunista. Presintió la tensión. El 1 de mayo de 1937 se acercaba. Se hablaba de una marcha conjunta de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y UGT. En Catalunya las relaciones entre estas organizaciones no habían sido buenas en el pasado, a diferencia de lo que ocurría en otros territorios. Orwell contó que a causa de esta tensión, la manifestación del 1 de mayo fue cancelada en Barcelona. Orwell consideraba irónico que la roja Barcelona fuera la única ciudad de la Europa no fascista que no tuviera su manifestación del 1 de Mayo.

Entonces, la policía de Barcelona y los comunistas exigieron que los anarquistas cedieran la central telefónica, que habían estado operando desde el principio de la Revolución Española.

Esto tuvo como consecuencia una semana de lucha contra la policía, con los comunistas en un bando y el POUM y los anarquistas en el otro. Orwell estaba a favor de los anarquistas. La lucha, que duró desde el 3 al 8 de mayo de 1937 fue conocida como “los días de mayo”. Una de las mayores atrocidades acaecidas durante “los días de mayo” de 1937 fue el asesinato del anarquista italiano Camillo Berneri cometido por comunistas en Barcelona. Poco después de los “días de mayo” Largo Caballero (“el Lenin español”) fue reemplazado por el más conservador Juan Negrín. A causa de los sucesos de los “días de mayo” Orwell no podía unirse a las Brigadas Internacionales con buena conciencia.

Orwell volvió a luchar en la milicia del POUM. Le dispararon en el cuello en una batalla. Tras la recuperación, volvió a Barcelona, más o menos seis semanas después de “los días de mayo”. La policía y los comunistas estaban arrestando a miembros de POUM, tanto españoles como voluntarios extranjeros asociados al POUM. Orwell y su esposa Eileen Blair escaparon a Francia.

Las indagaciones de Michael Shelden, citadas en su libro Orwell: la biografía autorizada, demuestran que George Orwell (alias Eric Blair) y Eileen Blair iban a ser arrestados y juzgados públicamente por el nuevo gobierno pro-comunista de Barcelona.

La edición del 22 de octubre de 1937 de Spanish Revolution (Vol. II, Nº 3, p. 2) informa del asesinato en España de Bob Smillie, un amigo de George Orwell. Smillie había sido arrestado en la represión contra el POUM y sus aliados del Partido Laborista Independiente. Aunque se alegó que Smillie había muerto por complicaciones de una operación de apendicitis, de hecho se había extirpado el apéndice en Gran Bretaña. Según Spartacus Educational, Smillie había luchado contra la Unión de Fascistas Británicos de Mosley.

En el mismo número de Spanish Revolution aparece la noticia de que el general Enrique Lister, un comunista español que había recibido entrenamiento militar en la Unión Soviética, aunque era popular fuera de España en España estaba desmontando las colectividades campesinas de Aragón y Cataluña.

A pesar de haber dado testimonio de la traición del Partido Comunista a la Revolución Española, incluyendo el arresto y asesinato de compañeros del POUM, afirmó el gran mérito de los comunistas que lucharon a favor de la República Española. Como escribió en Homenaje a Catalunya, “Por favor tengan en cuenta que no estoy hablando en contra de los comunistas de base, y mucho menos de los miles de comunistas que murieron heroicamente alrededor de Madrid”.

Ernest Hemingway dijo “ningún hombre entró a la tierra más honorablemente que aquellos que murieron en España”. Entre estos estaban, como Alperovitz citaba en el número de noviembre de 2013 de Industrial Worker un “número indeterminado de miembros del IWW que murieron luchando con las fuerzas republicanas en España” y concretamente Lou Walsh, que “murió mientras luchaba con la milicia catalana en el frente de Aragón, España, el 16 de junio de 1937”. Como cuenta Matt White en “Miembros del IWW que lucharon en la Guerra Civil española” (5) (Industrial Worker, noviembre de 2013), al menos murieron cinco Wobblies más en el conflicto:

“Heinrich Bortz, anti-nazi alemán cuya muerte en el campo de batalla fue recogida en el número del 23 de octubre de 1937 de Industrial Worker; Ted Dickinson, Wobbly australiano, que fue ejecutado como prisionera de guerra tras ser capturado por las tropas franquistas; Harry Owens, que luchó en las filas del Batallón Abraham Lincoln y murió a mediados de 1937; Louis Rosenberg quien, “según el anuncio que dio la CNT de su muerte … murió luchando con el Batallón Internacional Durruti”. Murió junto a un anarquista desconocido de Pennsylvania; Harry Schlesinger, que murió a finales de 1938, cuando la guerra ya estaba casi perdida, luchando en el Batallón Lincoln.”

Para saber más acerca de los cinco héroes mencionados y otros Wobblies muertos en la Guerra Civil española, lean el excelente artículo de Matt White publicado en el número de noviembre de 2013 de Industrial Worker.

Muchos de los veteranos del Batallón Lincoln y el Batallón George Washington fueron muy maltratados cuando volvieron a América. Muchos fueron acusados de deslealtad. Algunos fueron llamados a los comités del Congreso de la era de McCarthy. Muchos de ellos estuvieron en listas negras. Muchos no pudieron recibir el tratamiento médico adecuado para curar las graves heridas sufridas durante la Guerra Civil española. La líder Wobbly Elizabeth Gurley Flynn dijo que se les discriminó por ser “prematuramente antifascistas”.

logo del IWW

 

 

NOTAS DEL TRADUCTOR:

(1) “Wobbly” es el sobrenombre de miembros del sindicato IWW (Industrial Workers of the World – Trabajadores Industriales del Mundo)

(2) Industrial Worker es el periódico en inglés del IWW (el mismo del cual está traducida esta historia)

(3) In November Who Do We Remember?

(4) History of Workers’ Revolution In Catalonia

(5) IWW Members Who Fought in the Spanish Civil War