Breve historia del IWW fuera de Estados Unidos

iww79maydayPor: F.N. Brill & Solidaridad

Traducido por: JL

Esta lista de comentarios es un buen punto de partida para estudiar la actividad del IWW en países que no sean los Estados Unidos. Solidaridad lo considera un “documento vivo” pues sabemos que los lectores podrán encontrar información que ayudará a corregir o ampliar alguno de los detalles expuestos abajo. Por favor mándanos tus añadidos o correcciones y actualizaremos la lista periódicamente.  – Editores de Solidaridad

Breve historia del IWW fuera de Estados Unidos (1905 – 1999)

(Originalmente) por F.N. Brill – Enero 1999

Agradecimientos especiales para: Gary Jewell (Canadá); Alexis Buss, Tim Acott, Jon Bekken, Fred Chase, Gwion, Steve Kellerman y Robert Rush (EEUU); Kevin Brandstatter (Reino Unido).

Introducción de F.N. Brill:

La dimensión internacional del IWW es algo que ha eludido a la mayoría de los historiadores del movimiento obrero. Aunque el sindicato ha sido reconocido como una parte importante de dicho movimiento, en muchos casos se le ha relegado o bien a una expresión infantil del proletariado o a una inspiración de los sindicatos “exitosos” de los años 30.

Para aquellos que le eran hostiles, los liberales y los estalinistas, era más cómodo declararlo muerto en 1919 y barrer las posibilidades del IWW bajo la alfombra. Aunque Lenin respetaba mucho al IWW, los historiadores estalinistas del movimiento obrero han necesitado borrar las diferencias entre el IWW y las prácticas organizativas de los comunistas de los años 20 y 30. Aunque parecidos superficialmente en cuanto a estilo y retórica, el IWW difiere de los estalinistas en su insistencia en un liderazgo rotativo desde la base. Los comunistas, esperando liderarlas, ayudaron a construir las burocracias sindicales que conocemos hoy.

Sin embargo incluso los historiadores del IWW han ignorado las ramificaciones internacionales del IWW. Desgraciadamente, hasta Fred Thompson, autor de la maravillosa historia oficial del IWW, El IWW: Sus Primeros 50 Años, tan sólo comenta por encima el tremendo impacto internacional del IWW y se centra exclusivamente en los EEUU. Para ser justos hay que decir que los recursos del IWW eran muy limitados en la época en la que salió el libro, lo cual hizo que éste fuera mucho más escueto.

El IWW fue un movimiento importante en muchos países y en alta mar. Probablemente ha tenido un impacto más duradero en Australia y Chile que en EEUU y Canadá. En ciertos momentos el Sindicato de Trabajadores del Transporte Marino del IWW estuvo a punto de controlar buena parte del transporte mundial, mientras que en Australia el IWW paralizaba realmente los esfuerzos militares del Dominio durante la Primera Guerra Mundial.

A pesar de no llegar a formarse, o sólo formarse brevemente, el IWW también influyó significativamente en el desarrollo de los movimientos obreros de Irlanda, Sudáfrica, Escandinavia y China.

Esta página es una visión general de toda la información que he podido recabar, gracias a los IWW de todo el mundo. No logré mucha información del IWW en Suecia o los países centroeuropeos. Las ediciones futuras deberían rellenar esos huecos.

Espero que este resumen sea el inicio de un nuevo reconocimiento de los logros del IWW. También espero que sea un estímulo para reconstruir el IWW internacionalmente y lograr lo que nuestros camaradas no pudieron alcanzar.

Historia del IWW

Argentina

Noviembre de 1919. El Sindicato de Trabajadores del Transporte Marino establecen una rama en Buenos Aires con su propio periódico.

En un mes el IWW acabó a través de la acción directa con el encarcelamiento de marineros en el puerto.

AustraliaReunion del IWW Sydney Australia 11 Sept. 1916

“Nadie ha ejercido una influencia más profunda sobre las perspectivas del sindicalismo en Australia (que el IWW)” – Gordon Childe

Es mil veces mejor ser un traidor a tu país que ser un traidor a tu clase” – “Clubs” australianos del IWW, formados en 1907

Julio de 1907 Huelga de mineros de carbón en NSW y Victoria liderada por IWW

1908 IWW lidera la huelga de transporte de Sydney

1909 huelga en Broken Hill, trabajadores afectados por cierre patronal y líderes del IWW juzgados por sedición

31 de enero de 1914, aparece el periódico Direct Action.

1915

Brisbane – El discurso del primer ministro Hughe es ahogado por una muchedumbre liderada por miembros del IWW. Los miembros del IWW comienzan a contar en voz alta y el público les sigue; al llegar al número diez, Hughe ha enmudecido.

Región de Victoria – Recolectores de frutas obtienen subidas salariales cuando miembros del IWW colocan carteles en las huertas que dicen “Por favor no introduzca clavos de cobre en los árboles frutales porque los destruiría”

1916 El IWW lidera la ralentización de los talleres de New South Wales Railway

1916 Mineros de Broken Hill se toman las tardes de los sábados libres, otorgándose a sí mismos una semana de trabajo de 44 horas. Después hacen huelga por la jornada de ocho horas. La huelga se extiende a 11500 mineros, casi cerrando la minería de carbón del país durante dos meses.

13, 1916 Miembros de IWW dan un discurso ante 80-100.00 personas contra el esfuerzo bélico del Dominio de Sydney.

30, 1916 Registros de sedes del IWW y arrestos de miembros clave

3, 1916 Siete miembros de IWW condenados a 15 años de cárcel por acciones contra la guerra. Otros condenados a 5 y 10 años.

“Un grupo de vendedores de periódicos agresivos informaron a sus empleadores que se habían afiliado al IWW y tenían la intención de hacer el menor trabajo posible en el futuro”

27, 1917 IWW ilegalizado, las listas de afiliados reveladas a los empleadores.

A pesar de la represión generalizada, el IWW ayuda a liderar la Huelga General de 1917.

1924 Reconstituido el IWW de Melbourne.

1927 Reconstituido el IWW de Sydney.

Mayo 1928, IWW de Adeladale forma la Administración Australiana, comienza a publicar Direct Action. En agosto se prohíbe Direct Action.

Durante los años 30 IWW realiza la campaña de agitación “Ni un minuto del día, ni un penique menos de paga, lucha contra las 48 horas y las bajadas salariales”

IWW se opone a la Segunda Guerra Mundial y es ilegalizado.

1946 El IWW australiano reconstituido en Sydney.

1946-65 Pat Mackie del IWW lidera una gran huelga/cierre en Mt. Isa

Dos Comités Regionales Organizadores existen en la actualidad, en Australia y Tasmania.

CanadáSyndicat Industriel Quebec

Cinco ramas fueron constituidas en BC en 1906, incluyendo una Rama de Manipuladores de Maderas formada por indígenas canadienses.

Para 1911, el IWW proclamaba que tenía 10.000 miembros en Canadá, sobre todo en la minería, la explotación forestal, operaciones portuarias y la industria textil.

El 1912 el IWW luchó en una batalla feroz por la libertad de expresión en Vancouver, obligando a la ciudad a derogar una prohibición contra las reuniones callejeras.

La organización de los trabajadores de la construcción que construían el Canadian Northern Railway en BC comenzó en 1911. En septiembre una huelga breve de 900 trabajadores paralizó 100 millas de construcción.

Febrero de 1912, el número de miembros del IWW en el CN asciende a 8.000.

27 de marzo, incapaces de seguir tolerando las condiciones de vida insoportables de los campos de trabajo, los 800 “dynos and dirthands” se pusieron en huelga. La huelga se extendió a más de 400 millas de territorio, pero el IWW estableció una “línea de piquetes de 1.000 millas” mientras miembros del IWW hacían piquetes contra oficinas de empleo de Vancouver, Seattle, Tacoma, San Francisco y Minneapolis para impedir el reclutamiento de esquiroles.

Agosto de 1912, se unieron a ellos 3.000 trabajadores de la construcción del Grand Trunk Pacific en BC y Alberta.

(Según la leyenda) La huelga de CN originó el apodo “Wobbly” (tambaleante). El encargado de un restaurante chino que daba de comer a los huelguistas, según se dice, pronunció mal “IWW” al preguntar a los clientes “¿Sois ‘eye wobble wobble’?”, y el nombre se quedó.

Se crea la táctica “esquirol en el trabajo”; consiste en enviar miembros del IWW de incógnito a los campamentos de esquiroles para llevar a los trabajadores a la huelga.

El IWW crea una Liga de Desempleados de Edmonton para exigir a la ciudad que provea trabajo para todos, sin importar la raza, el color o la nacionalidad, por un salario de 30 céntimos la hora, y además que la ciudad reparta tres boletos de comida de 25 céntimos a diario a cada hombre, boletos que serían canjeables en cualquier restaurante de la ciudad. El 28 de nero de 1914, el gobierno municipal acordó proporcionar a las personas sin casa una gran sala, distribuyó tres boletos de comida de 25 céntimos diarios a cada hombre y contrató a 4.000 personas para un proyecto público.

El 24 de septiembre de 1918 una orden federal en el consejo declaró que mientras Canadá estuviera involucrada en una guerra, catorce organizaciones serían consideradas ilegales, incluido el IWW. La pena por pertenencia se estableció en cinco años de prisión.

En 1916, estando prácticamente desparecido en el resto del país, el IWW se desplazó de las minas de hierro de Minnesota, en la cordillera Mesaba, hacia el norte, entró en Ontario, y consiguió un gran número de seguidores en los bosques del norte.

En 1919 los trabajadores forestales de Ontario se afiliaron al OBU, pero los delegados del IWW siguieron introduciendo materiales del sindicato de contrabando para la minoría que quería mantener la afiliación al IWW, de la misma manera que hicieron delegados de OBU-IWW en B.C.

El 2 de abril de 1919 se derogó la prohibición contra el IWW. Se crearon dos ramas, en Toronto y Kitchener.

Para 1923 el IWW ya tenía tres ramas con control de trabajos en Canadá: Trabajadores de la madera IU 120 y Trabajadores del Transporte Marino IU 510 en Vancouver, y una rama de LWU en Cranbook, BC, con un total de 5.600 miembros.

1924 fue un año de máximo auge del IWW en Canadá. 8.000 en Northern Ontario, el Canadian Lumber Workers vota para incorporarse al IWW.

El 1 de enero de 1924, la rama IWW Trabajadores de la Madera IU120 hizo huelga contra los patrones de la madera de la Columbia Británica, exigiendo una jornada de 8 horas con suministro de mantas, liberación de todo tipo de prisioneros de guerra, y el fin de la discriminación contra los miembros del IWW y de las prohibiciones contra la literatura del IWW.

En lucha contra un control de cuotas obligatorias del United Mine Workers, mineros del carbón de Alberta se afiliaron al IWW en 1924. La empresa minera ofreció, sin éxito, una subida salarial del 10% a los mineros que aceptaran al UMWA.

Delegados canadienses se reunieron en Port Arthur el 20 de septiembre de 1931 y votaron a favor de formar una administración canadiense para coordinar la actividad industrial específicamente canadiense.

La agitación de los desempleados llevada a cabo por el IWW generó cierta cantidad de arrestos. El Diario de Ritchie fue sindicado en el IWW durante un tiempo, y se creó una rama de pescadores en McDiarmid, Ontario.

Se emprendió la organización en los Maritimes, pero no se sostuvo. En 1935 el IWW tenía doce ramas en Canadá con 4.200 miembros.

La agitación del IWW en Canadá se mantuvo fuerte hasta 1939, sobre todo en el norte de Ontario. Las unidades del IWW en Sudbury y Port Arthur eran ramas mixtas de leñadores, mineros y obreros.

Durante la Guerra Civil Española, 1936-39, el IWW de Ontario reclutó activamente para las milicias sindicales revolucionarias españolas.

En 1949 había 2.100 miembros en Canadá agrupados en seis ramas; dos en Port Arthur y una en cada uno de los siguientes lugares: Vancouver, Sault Ste. Marie, Calgary y Toronto.

En 1968 se decidió que se afiliaran los estudiantes junto con los trabajadores de la educación en Trabjadores de la Educación IU620, a lo que siguió un levantamiento salvaje y errático de los campus, siendo dos casos notables Waterloo U en Ontario y New Westminster BC.

1974 En Vancouver una cuadrilla de construcción de Gastown firmó IWW pero se le negó la certificación, siendo declarado el IWW un sindicato no de oficio según sus estatutos.

1988 El periódico estudiantil de la universidad Simon Frazier se organiza en el IWW.

1998 IWW crea en Harvest Foods de Winnipeg el primer sindicato canadiense del IWW legal en décadas.

1999 IWW organiza un grupo de tiendas de la Avenida Whyte en Edmonton.

ChileIWW Chile

El congreso fundacional del IWW chileno tuvo lugar en Santiago en 1919. Manteniendo los principios y tácticas del IWW internacional, los chilenos fueron capaces de reagrupar a maestros y operadores portuarios radicales, junto con la mayor parte del disperso movimiento anarcosindicalista chileno.

En los años 20 el IWW publicó diez periódicos distintos en cinco ciudades de Chile. El periódico central Acción Directa se publicó entre 1920 y 1926. Durante los tiempos de represión los periódicos chilenos se imprimieron en la planta de impresión del IWW de Chicago e introducidos en Chile de contrabando por marineros del IWW.

En el verano de 1920 el sindicato chileno llevó a cabo una huelga de tres meses para impedir la exportación de cereales en un momento en el que la exportación de este producto estaba produciendo hambruna y los precios y beneficios típicos de situaciones de hambruna.

El 22 de julio de 1920 la policía registró la sede central de Santiago. En Valparaíso, la policía colocó dinamita en la sede del IWW y arrestó a casi todos los organizadores acusándoles de terrorismo. El motivo fue el éxito de las huelgas contra la exportación de granos durante la hambruna.

1924 4.000 encuadernadores del IWW de Santiago ganan una huelga para conseguir la semana de trabajo de 44 horas.

La administración chilena del IWW se mantuvo unida hasta 1925 cuando los sindicatos de puertos, imprentas y panaderías se separaron para formar la anarcosindicalista Federación Obrera Regional de Chile (FORCh). En desacuerdo con el sindicalismo de sector practicado por el IWW estos sindicatos optaron por organizarse de forma federalista/regional y según los oficios.

El IWW fue el único sindicato que abiertamente se opuso al golpe de estado militar de 1927. El Partido Comunista, en cambio, “al principio fue esquivo y después recopiló una lista de demandas para el nuevo régimen”. Sólo cuando las demandas no fueron atendidas se decidieron a oponerse a la dictadura militar.

Los dos sindicatos fueron silenciados en 1927 por la dictadura de Ibez. En 1931, el gobierno de Ibez cayó y los antiguos miembros de IWW y FORCh formaron un nuevo sindicato anarcosindicalista, la CGT.

Tras el golpe de estado militar de 1973, un miembro estadounidense del IWW, Frank Teruggi, fue asesinado a tiros por un escuadrón de la muerte chileno. Teruggi, que estaba en Chile estudiando los movimientos obreros, había sido retenido en el Estadio Nacional durante el golpe junto con cientos de otros radicales y sindicalistas. Fue encontrado muerto poco después de ser “liberado” del estadio de fútbol/prisión. Teruggi es el compañero del estadounidense desaparecido buscado por su padre en la película ganadora de un Oscar de Costa-Gavras, “Missing”.

ChinaIWW Chinese

En el period de 1910 a 1916 el IWW australiano ayuda a traducir documentación al chino y distribuirla en China. Estos materiales fueron publicados por Liu Szu-fu (“Shih-fu”) y los ideales del IWW se hicieron influyentes en Canton y Shanghai.

Ecuador

Administración constituida en 1922.

Fiji

1916 Huelga de pescadores del IWW.

SAMSUNG

Alemania

1924 Rama Sindical de Trabajadores del Transporte Marítimo creada en Setting, Hamburgo y otros puertos. Más de 10.000 miembros en el momento de su fundación. El IWW sigue actuando abiertamente hasta que Hitler llega al poder, y después sigue actuando en la clandestinidad.

Alta Mar

1924 IWW convoca la Conferencia Internacional de Trabajadores del Transporte Marítimo en Nueva Orleans. Asisten delegados de Argentina, Canadá, Cuba, Ecuador, México y EEUU.

1925 IWW controla todo el transporte entre Escandinavia y EEUU a través de acciones en el trabajo y huelgas breves.

Noviembre de 1925 Miembros del IWW de la costa este hacen huelga en apoyo a los marineros del Reino Unido, Escandinavia, Nueva Zelanda y Australia, en la primera huelga marítima internacional.

Segunda conferencia internacional celebrada en Montevideo, Uruguay.

9 de abril de 1930, El IWW organiza a la tripulación de 1.700 marinos del Leviathan, el buque más grande del mundo.

IrlandaBill Jim James

1913 Los miembros de IWW James Connolly y Jim Larkin fundan el Sindicato General de Trabajadores del Transporte como base para un IWW irlandés.

Durante el periodo de guerra civil de 1917-23, Irlanda vivió una auténtica insurrección: colectivización del transporte en Cork, levantamiento de campesinos sin tierra, establecimiento de soviets y situación de poder dual en muchas ciudades…

La recesión y la persecución estatal desviaron la acción del sindicato en 1923. Una facción aún mantuvo una variedad local de sindicalismo revolucionario en el Sindicato de Trabajadores de Irlanda, pero era minoritaria.

JapónPreambulo en Japones 1909

1924 Rama de Trabajadores del Transporte Marino fundada en Yokohama.

México

Existieron vínculos con revolucionarios mexicanos desde la fundación del IWW.

Ricardo Flores Magón fue supuestamente miembro del IWW y usó la organización y los medios de prensa del IWW para recabar apoyos para el movimiento revolucionario de México.

En 1911 el partido Liberal Mexicano (PLM), una organización anarquista, invadió Baja California para intentar establecer una república de los trabajadores. La campaña se dirigió desde una sede del IWW en Hotville, California. Cien miembros del IWW, incluyendo a Joe Hill y Frank Little (?) formaron parte de la fuerza insurrecta.

Julio de 1912, varios sindicatos de gremio se unieron asumiendo el preámbulo del IWW.

En 1917, cuando muchos de los pozos cerraron como protesta de sus dueños estadounidenses contra un impuesto al petróleo y contra las demandas salariales de los trabajadores, el liderazgo de dichas demandas estuvo “casi del todo en las manos del IWW”.

En la fase final del proceso revolucionario mexicano las sedes del IWW en Arizona apoyaron el movimiento zapatista.

1919, se crea la administración mexicana del IWW.

El 2 de junio de 1921, la sede del IWW en Tampico, México, fue registrada y el IWW convocó una huelga general en la región que logró que se mantuviera la sede.

3.000 mineros del IWW hacen una huelga exitosa en Santa Eulalia.

La administración mexicana del IWW se mantuvo hasta principios de los años 60. (?)

Nueva ZelandaGo Slow! IWW en Nueva Zelanda

Administración del IWW creada en 1912.

Tom Barker, organizador del IWW, arrestado por sedición durante las grandes Huelgas de 1912-13, seguidamente escapa a Australia para organizar allí.

Nicaragua

Estando exiliado en México a principios de los años 20, Sandino participa en huelgas lideradas por el IWW. Inspirado por ellas vuelve a fomentar la revolución en Nicaragua. Adopta los colores rojo y negro del IWW.

Perú

En 1923 el IWW lideró una huelga en las líneas Centrales Peruanas cuando un ferroviario fue despedido tras 20 años de buen trabajo. En 24 horas todo el sistema ferroviario estaba en huelga, cumpliendo el lema del IWW “si tocan a uno, nos tocan a todos”. El trabajador fue readmitido, habiendo rechazado en primer lugar un soborno de $50.000 de la empresa para que aceptara el despido.

Rusia

1919 16.000 mineros forman un sindicato en Siberia y adoptan el preámbulo del IWW.

Suecia

1971 Rama constituida en los astilleros de Malm.

Sierra Leona

1996 Mineros de oro y de diamantes se organizan en el IWW.TW Thibedi, IWW en Sudafrica

Sudáfrica

Administración sudafricana fundada en 1911.

IWW hace campaña para convencer a los trabajadores blancos de que “su enemigo real no es el trabajador de color, y que sólo uniéndonos y cooperando sin importar el color podemos mantener y mejorar las condiciones de vida de los trabajadores blancos”.

1912 IWW lidera una huelga de conductores de tranvía en Johannesburgo, la primera huelga multirracial de la historia del país.

Reino Unido

El IWW en Gran Bretaña ha existido, en una u otra forma, desde 1906. Comenzó con pequeños grupos, sobre todo de marineros, que trajeron el mensaje del sindicalismo industrial a estas costas desde los Estados Unidos.

En 1908 el sindicato se escindió según las mismas divisiones que en Estados Unidos. Los miembros del IWW que siguieron a Daniel De Leon se constituyeron como los British Advocates for Industrial Unionism (Partidarios Británicos del Sindicalismo Industrial) y organizaron algunas huelgas importantes, sobre todo en el cinturón industrial de Escocia central. La huelga en la fábrica de máquinas de coser Singer en 1908 fue la más famosa. Los miembros del IWW que se quedaron en la facción contraria a la de De Leon formaron la Industrial League (Liga Industrial).

Participación del IWW en una huelga en 1909 en el Ruskin College, Oxford, que condujo a la creación de un movimiento educativo revolucionario, “The Plebs League” (la Liga de los Plebeyos) y al marxista “Central Labour College” (Universidad Central del Trabajo). También participaron miembros del IWW en la creación del “Daily Herald”, el primer periódico controlado por la clase trabajadora y que incluía muchas noticias sobre la lucha obrera.

En 1910 Bill Haywood recorrió el país y en un pozo de carbón en el sur de Gales habló en una gran conferencia de mineros en huelga a los que incitó a propagar su huelga a todo el sector y ocupar los pozos. Se atribuye a su influencia la explosión de militancia en la zona, y es uno de los motivos de que antiguos miembros del IWW produjeran y distribuyeran en las minas “The Miners Next Step”, un panfleto cuyo propósito era convertir la South Wales Miners Federation (Federación de Mineros del Sur de Gales) en un único sindicato industrial en toda la región. Se le considera el documento más importante a favor del sindicalismo industrial de ese periodo.

En 1913 el Sindicato concedió una constitución a la Administración Británica del IWW, que fue dirigida como una organización esencialmente independiente. El sindicato tenía ramas fuertes en las grandes ciudades pero no existen pruebas de una huelga del IWW como tal.

Partidarios destacados del IWW como Jim Larkin y James Connolly participaron activamente en las huelgas de los estibadores y otros trabajadores de transportes durante este periodo.Bread and Roses revista de IWW Reino Unido Oct 2006

El sindicato, a través de organizaciones como la Industrial Syndicalist Education League (ISEL, Liga Educativa de Sindicalistas Industriales) y la Industrial Democracy League (Liga por la Democracia Industrial), estuvo involucrada en los años de disturbios que precedieron a la Primera Guerra Mundial. La ISEL destacó en los esfuerzos por crear sindicatos industriales a través de fusiones de sindicatos de gremio existentes, y estuvo al frente de la creación del National Union of Railwaymen (Sindicato Nacional de Ferroviarios) y el Transport and General Workers Union (Sindicato de Trabajados del Transporte y Trabajadores En General).

Las Conferencias Nacionales de Consejos de Gremios de 1919 y 1920 avalaron el principio Un Sindicato Grande como una formad e unir a la clase trabajadora y establecer sindicatos de industria. Los carnets de afiliado del movimiento de Shop Steward se hicieron intercambiables con los del IWW.

El sindicato se mantuvo a duras penas en los años 20 y 30, refugiado en las ciudades de Liverpool, Birmingham y Londres y con muy poca influencia en otros lugares.

En 1946 la suerte cambió a mejor y se constituyó una nueva Administración Británica que jugó un papel activo en la huelga portuaria de 1947.

A mediados de los años 70 un Centro de Trabajadores se estableció en Oldham y una Sección Británica se mantuvo activa hasta principios de los años 80. El IWW se involucró sobre todo en los intentos de control de los sindicatos desde la base, y los organizadores del IWW estuvieron al frente del National Rank and File Movement (Movimiento Nacional de Base).

Una nueva era comenzó para el IWW en 1993, cuando se reunió un pequeño grupo para reconstituir el sindicato. La afiliación ha crecido, acercándose a cien, y se han establecido ramas en una docena de ciudades o más.

En 1995 el sindicato creó su primera “rama de centro de trabajo” en Stevenson College, en Edimburgo, que ha jugado un papel importante para evitar redundancias y exponer la naturaleza tosca del sindicalismo sectorizado en la educación.

En 1995 afiliados del IWW acordaron crear el primer Comité Organizador Regional, que comenzó su existencia en 1997, poco después de que el sindicato presentara su nueva revista trimestral, “Bread and Roses”.Tom Barker, IWW

1998 IWW organiza a los trabajadores de tiendas de comestibles y farmaceúticos en Devon y Dorset.

Tom Barker

Este documento está dedicado a la memoria del Compañero Tom Barker, que organizó para el IWW en Nueva Zelanda, Australia, Chile, Argentina, EEUU, Reino Unido, Rusia, Alemania y alta mar.

¡Por El Gran Sindicato!

IWW

Anuncios

¡Bienvenidos a Solidaridad 2016!

solidaridad_background

¡Bienvenidos a Solidaridad 2016!

Hola y bienvenidos al nuevo año de Solidaridad, la revista en lengua española de los Trabajadores Industriales del Mundo (I.W.W.). Ya después del primer año del relanzamiento de nuestra revista hemos publicado más que 70 artículos, porciones de libros, historias de trabajo y resistencia, canciones y más. Esperamos superarlo este año y presentar consejos útiles para organizarse en el trabajo, noticias del movimiento obrero y contar luchas de la clase trabajadora.

¡Contribuir a Solidaridad!

Agradecemos a todos los lectores que visitaron nuestra pagina este año. Nuestras publicaciones recibieron más que 6,500 vistas y este año esperamos que los que antes leían Solidaridad comiencen a contribuir también. Si el año pasado tradujiste un artículo, te interesaría escribir sobre tus condiciones laborales este año? Si solo leíste la pagina ponte en contacto con nosotros! Si estás afiliado/a a otra organización, puedes comunicarte con nosotros para compartir publicaciones y noticias. Siempre estamos abiertos a cualquier forma de participación y esperamos sus mensajes! Fotos, vídeos, artículos, comentarios – todos serán bienvenidos. Nuestra visión es crear una publicación útil y interesante que sirve a la clase trabajadora en todos lados para organizarse y ganar mejoras económicas.

Gracias a todos por su apoyo!

Salud y solidaridad,

El Comité de Solidaridad

Graeme M., J. Pierce., MK, Fernando G., Matt Z.

 

logo del IWW

La IWW en Chile: Un sindicato y una leyenda (1919-1951), Parte 2

iww_uneteLa segunda sección de una breve historia del IWW en Chile.  Esta selección es del libro “Sin Dios, Ni Patrones. Historia, diversidad y conflictos del anarquismo en la región chilena (1890-1990)” escrito por Víctor Muñoz Cortés. Lo pueden consultar haciendo clic aquí.

Escrito por: Víctor Muñoz Cortés

En los primeros meses de 1920 fue tal el crecimiento y la actividad huelguística de la IWW que las autoridades se le fueron encima. Como se sabe, durante todo el segundo semestre de 1920 la organización fue procesada por su pretendido carácter ilícito y terrorista. Cuestión que quedó en nada cuando se supo que todo había sido originado por un montaje policial.

Del 15 al 18 de Mayo de 1921 se realizó en Valparaíso la Segunda Convención Nacional de la IWW. Asistieron cincuenta y cinco delegados en representación de ochenta y seis organizaciones laborales de Caleta Buena, Iquique, Antofagasta, Taltal, Valparaíso, Viña del Mar, Santiago, Talca, Talcahuano, Tomé y Concepción. Este sería su primer encuentro formal. Allí se tomaron los siguientes acuerdos:

Hogar Común. Las Uniones Locales propiciarán la concentración de las finanzas gastadas en pequeños salones gremiales para instalar el Hogar común con capacidad para sesiones amplias de las Uniones Locales o Departamentos Industriales y dar facilidades a la instalación de Biblioteca, Teatro, Clínica y Oficina de Contratación de Trabajo.

Pro-imprenta. Se acuerda que cada asociado a los gremios adheridos a los Trabajadores Industriales del Mundo pagará una cuota mínima de un peso para adquirir una imprenta.

Jornada de trabajo. Exigiéndolo el exceso de desgaste físico y favoreciendo la mayor ocupación de obreros cesantes, recomienda la jornada máxima de 44 horas semanales, en todas las fábricas y faenas, divididas en 8 horas diarias y 4 horas el día sábado.

Salarios. Los departamentos y Uniones Locales deben luchar por un salario mínimo que compense las máximas necesidades de los trabajadores; no obstante sostenemos la abolición del salario. Único factor de la tiranía y explotación capitalista.

Trabajo a contrato. Se acuerda tratar de abolir el sistema de contrato y especialmente los contratistas en las faenas marítimas, por considerarse perniciosa para los intereses de los trabajadores y porque en las fábricas y obras se establece la competencia entre ellos y éste sólo beneficia al capitalista.

A falta de trabajo. A falta justificada de trabajo en fábricas, talleres y faenas, imponer (la redondilla) o sea turnos rotativos o disminución de horas de trabajo, a fin de impedir la suspensión o cesantía forzosa de los trabajadores.

Enganches. Boycotearlos en todas formas y sentidos, sosteniendo la libre demanda y libre concurrencia o contratos directos, impidiendo así la especulación y despotismo desenfrenado por enganchadores.

Matrícula de gente de mar y fotografía de identidad en fábricas y faenas. Acuérdese sostener y gastar todo el empeño posible en anular estas marcas impuestas por el capitalismo gubernamental.

Peso máximo de llevar al hombro. Las Uniones Locales deben exigir a los capitalistas fijen el máximo de peso de 70 kilos.

Herramientas en el trabajo. Se insinúa iniciar la lucha por la abolición de las herramientas llevadas por los obreros en todas las faenas y establecimientos fabriles, exigiendo sean costadas y proporcionadas por los capitalistas y patrones.

Emancipación de la mujer. Las Uniones Locales y los asociados en particular deben luchar en todas las esferas propagando, adelantando y sosteniendo la emancipación de la mujer, organizándola. Creando en nuestro periódico secciones especiales donde se les invite a colaborar. Igualmente la edición de folletos, proclamas afines en este sentido. También propiciarán la lucha por la forma lógica y justa de igual trabajo, igual salario para contrarrestar la libre competencia entre ambos sexos a que las condena el régimen capitalista.

Alcoholismo. Se encarga a los Centros de Estudios Sociales dependientes de la I.W.W. y los que simpaticen con nuestros principios, intensifiquen con energía una campaña práctica y teórica hasta donde les sea posible y con el concurso de las Uniones Locales contra este anestesiador vicio, fomentado por los vinicultores y gobernantes.

Habitaciones obreras. No reconociendo el derecho de usurpación de la tierra por unos pocos, máxime cuando éstos nos explotan descaradamente obligándonos a vegetar en conventillos u otras habitaciones estrechas insalubres y caras, se recomienda mantener una constante agitación en pro de su abaratamiento y salubridad hasta la huelga de arrendatarios: es decir no pagar arriendos por las habitaciones sucios y caras.

Atención sanitaria. Las Uniones Locales y Departamentos deberán exigir a los capitalistas asistencia médica en fábricas, talleres, minas, bahía, etc. También estimular las atenciones sanitarias fundando clínicas, extendiendo sus servicios a sus asociados y sus familias para contrarrestar la hipocresía de la caridad burguesa con la solidaridad proletaria.

Funerales. Se recomienda que los funerales de los asociados sólo se harán solidarias las organizaciones cuando hayan caído en las luchas sociales o por accidente en el trabajo, como medio de propaganda emancipadora y apostrofar la indolencia capitalista. En los demás casos las organizaciones quedan en libertad de obrar como lo estimen conveniente.

Primero de Mayo. El primero de Mayo es un día de protesta mundial y de acción revolucionaria. No obstante, nosotros, los Trabajadores Industriales del Mundo declaramos que mientras exista el régimen capitalista con sus ejércitos de parásitos usurpadores del esfuerzo productor y acaparadores de la tierra convirtiéndola en propiedad privada, y la explotación del hombre por hombres privilegiados, todos los días mientras este estado subsista será y deben ser de protesta y de continuada agitación proletaria.

Presos por cuestiones sociales. Las Uniones Locales y organizaciones afines deben mantener una constante agitación por la libertad de nuestros camaradas, que por servir a las causas proletarias son víctimas de venganza capitalista, secuestrándolos en cárceles y presidios. No menos debe ser la atención debida a los hogares de todos los abnegados luchadores.

Comunismo Libertario y Consejo de Fábrica. Recomiéndese a los trabajadores el estudio del comunismo libertario; igualmente el estudio de los consejos de fábricas ideados y puestos en práctica en Rusia e Italia, debiendo atender al estudio y difusión de ambos temas los conferencistas y los redactores de los periódicos y folletos que se editen.

Saludo Fraternal. La convención acuerda enviar un saludo fraternal a los camaradas revolucionarios del mundo, y exteriorizarlo a nuestros dignos camaradas que por hoy se encuentran en las cárceles y presidios, borrón infamante del capitalismo, y manifestamos por ellos nuestra protesta y afirmamos luchar con el calor de nuestra convicción hasta conseguir su libertad.

Voto de simpatía. Considerando que con la Federación de Estudiantes de Chile y la Federación Obrera de Magallanes andamos ligados por los vejámenes y crímenes de que fuimos víctimas en la pasada administración gubernativa y tomando en consideración que en la primera existen miembros que nos han prestado desinteresado concurso a nuestra organización y con la segunda nos ligan intereses comunes, la comisión acuerda un voto de simpatía y solidaridad a estas Federaciones que sea al mismo tiempo una protesta hacia nuestros comunes victimarios”1.

federacionobreramagallanes

Tras esa Convención la IWW reactivó sus campañas reivindicativas a nivel nacional. En junio de 1921 y junto a la FOCH ayudaron a los panaderos a ganar su huelga general. Ese mismo mes, pero en el puerto, apoyaron una paralización de obreros de la Fábrica de Galletas Hucke. La boicotearon dos semanas hasta que vencieron2.

Entre 1920 y 1921 la IWW era la organización laboral más poderosa y belicosa de Valparaíso. Contaba con unos 6 mil afiliados entre estibadores, lancheros, transportistas, operadores de grúas, tripulantes, cargueros de ferrocarriles y trabajadoras fábricas. Con ellos protagonizó numerosas huelgas y boicots. Muchas veces la sola amenaza de paralización bastaba para conquistar sus demandas.

La IWW se ganó muchos enemigos entre el empresariado, la prensa de masas y el Estado, pero también entre los comunistas y la FOCH, puesto que varios sindicatos de la vieja federación, sobre todo en Antofagasta, Rancagua, Talca y Talcahuano, se pasaron a la filas anarcosindicalistas. Los gremios conservadores, desde luego, acusaban a la IWW de subversiva y antipatriótica3.

En respuesta a los libertarios industrialistas, los patrones organizaron la Asociación de Comerciantes de Valparaíso, que luego tuvo similares en Antofagasta, Talcahuano y otras ciudades. La Asociación le declaró un lockout a los IWW desde el 18 al 26 de agosto de 1921, paralizando las descargas portuarias para des-emplear a los subversivos. La IWW, por su parte, respondió con la huelga general a partir del día 28. Les secundaron los IWW de Antofagasta y Talcahuano y pronto encontraron la solidaridad de sus compañeros de Iquique, Mejillones, San Antonio, Coronel y Punta Arenas4.

Por las magnitudes de la huelga el gobierno ofreció mediar y la Oficina del Trabajo llamó al arbitraje, cuestión que fue rechazada por los comerciantes. Finalmente todo acabaría –momentáneamente– en un empate. Sin embargo, el 24 de octubre el presidente Arturo Alessandri decretó la abolición de la “redondilla”. Esta derrota afectó dramáticamente a los IWW de todos los puertos del país, pues la redondilla era allí la base de su poder5. La redondilla era un mecanismo de empleo en donde los turnos de trabajo para cargar y descargar naves eran establecidos por el sindicato. Ellos regulaban el horario y ellos elegían también quienes desempeñarían el trabajo. En Iquique la redondilla fue suprimida en octubre de 1923 tras sangrientos ochenta y ocho días de huelga. En ese conflicto, además, asaltaron la imprenta de El Sembrador, publicación anarquista íntimamente ligada al Sindicato de Lancheros de la ciudad6. La nortina sección de la IWW cesó sus actividades. Ese mismo año los wobblies de la Fábrica de galletas Hucke de Valparaíso fueron derrotados también en otro conflicto laboral.

Además de estos reveses en el terreno sindical, en 1923 estalló la crisis interna del campo anarcosindicalista, separándose aguas entre la IWW por un lado, y los anarquistas específicos y los sindicatos federalistas, por el otro. A los primeros se les acusaba de centralistas y marxistas. A esas alturas seguían siendo “fieles” a la IWW los obreros portuarios de Valparaíso y San Antonio y los trabajadores de la construcción de la capital, principalmente. Y es que aún cuando conservaban organizaciones en otras provincias, la fuerza de la IWW estaba siendo considerablemente mermada.

En la Tercera Convención Nacional realizada en Santiago en marzo de 1924, y producto de las críticas que venían del interior del movimiento sindicalista libertario, la IWW se hizo industrialista y federalista al mismo tiempo. No excluiría formas de organización mientras se luchara mediante la acción directa. Además, en el afán de responder a las acusaciones de centralismo, se abolió el Comité Regional Administrativo y se instauró un Comité de Relaciones. Por último, explicitó su adhesión al comunismo anárquico7.

En la Cuarta Convención Nacional de Concepción, realizada desde el 1° al 4 de enero de 1926, además de reafirmar los acuerdos anteriores, se planteó rehacer los contactos con la Asociación Internacional de Trabajadores –con sede en Berlín–, pues tenían a la entidad mundial libertaria descuidada. Se revitalizó el llamado a propagar el neomaltusianismo y se reafirmó el deseo de intensificar las campañas por la libertad de Sacco y Vanzetti8.

A partir de la dictación de las leyes sociales en 1925 y hasta su extinción, la IWW realizó campañas en contra del Código del Trabajo y los sindicatos legales, reafirmando la necesidad de organizarse fuera del Estado para conservar la autonomía de los movimientos sociales.

Entre 1925 y 1927 sus fuerzas eran bastante escasas dado que la mayoría de los sindicatos libertarios pertenecía ahora al sector autonomista, que desde 1926 se alineó en la Federación Obrera Regional Chilena. Entonces los IWW se concentraban en los obreros de la construcción y en los tripulantes de embarcaciones. Entre estos últimos seguían siendo hegemónicos en comparación con otras tendencias. De hecho, en mayo de 1925 y mayo de 1926, organizaron las Convenciones Marítimas Portuarias, en Valparaíso y Coquimbo, respectivamente. Planeaban organizar una “Gran Unión Marítima del Litoral Chileno”. Aún eran capaces, además, de hacer giras de propaganda a Punta Arenas y Ecuador9.

Carlos Ibáñez del Campo,
Carlos Ibáñez del Campo, presidente durante la dictadura de 1927-1931

La Dictadura de Ibáñez entre febrero de 1927 y julio de 1931 reprimió desde un principio a la IWW. Sus principales organizadores y propagandistas fueron perseguidos, algunos de ellos capturados y confinados, mientras que otros debieron cruzar la frontera para ponerse a salvo. Un grupo de wobblies que se reunió en Buenos Aires publicó Acción Directa allí en 1928 y algunos de ellos (Armando Triviño y Pedro Ortúzar) participaron en la fundación de la Asociación Continental Americana de Trabajadores, ACAT, dependiente de la AIT.

Tras la caída de Ibáñez, los IWW intentaron reagruparse pero sin mayor éxito, salvo en algunos de sus gremios característicos, como el de tripulantes de embarcaciones10.En Valparaíso contaban con un sindicato de mueblistas y uno de metalúrgicos. En Santiago poseían un Departamento de mueblistas y una organización de oficios varios.

En sus locales, acondicionados como ateneos, seguían realizando veladas solidarias y actividades de difusión política11. Los inmuebles de la IWW de los años treinta y cuarenta albergaron el Hogar del Artista Obrero y el Policlínico de la IWW12. Esa última entidad, ahora bajo el nombre de Policlínico Juan Gandulfo, en recuerdo de su fundador fallecido en 1932, seguirá existiendo en 1954.

El 18 y 19 de septiembre de 1937 los wobblies realizaron su Sexta Convención Nacional en Viña del Mar. En ella reafirmaron sus principios e insistieron en mantenerse al margen de las otras organizaciones obreras. Desde la nueva central libertaria –la Confederación General de Trabajadores– se les acusó de tradicionalista, por “vivir de recuerdos” en lugar de sumarse a la organización anarcosindicalista mayoritaria. No obstante esas disputas, existentes sobre todo en la primera mitad de los años treinta, la IWW y la CGT no se excluyeron de unirse en determinadas campañas o en la conmemoración del 1º de Mayo.

Ya en la década del cuarenta los IWW fueron desplazados de casi todos sus espacios y solo unos pequeños grupos conservaron sus siglas en instancias relacionadas con el teatro y la salud de los trabajadores13. La última noticia que se tiene de la IWW es la edición en 1951 de una nueva versión de su clásico periódico Acción Directa.

La IWW fue efectiva en varios aspectos. A ella se debió la unificación, aunque momentánea, de casi todo el espectro libertario de la región chilena, cuestión que a pesar de haber sido buscada con anterioridad, jamás se había logrado. Varios triunfos en huelgas parecieron demostrar la idealidad de sus métodos de organización por industrias, al comprometer la solidaridad de varios oficios a favor del sindicato en conflicto. Quién sabe si fue eso mismo, sumado a la represión estatal y la persecución empresarial, lo que acabó desgastándola. Ciertamente varias de sus actitudes demostraron un cierto dejo de sectarismo, sobre todo en las disputas con marxistas y otros sindicatos libertarios, pero la IWW, con sus victorias y derrotas, conquistó un lugar destacado en la historia del movimiento social chileno de los años veinte.

Notas

1) 387 “Bases, Principios y Métodos de la I.W.W. Aprobados en la Segunda Convención efectuada del 15 al 18 de Mayo de 1921”, Acción Directa, Santiago, primera quincena de agosto de 1921. “Segunda Convención de los IWW”, Claridad, Santiago, 4 junio 1921.

2) 388 Peter DeShazo, Trabajadores urbanos…, , op. Cit., p. 270.

3) 389 Enemiga declarado de la IWW fue la Federación de Gente del Mar de la Marina Mercante. Ver El Tripulante, Valparaíso, 1925-1926. Por ejemplo “Las letras fatídicas. IWW”, del 28 de mayo y 4 de junio de 1925; “Como se nos combate”, “La Asociación de Comerciantes y la Dirección del Territorio Marítimo contra nosotros”, La Voz del Mar, Valparaíso, primera quincena noviembre 1924, 11 noviembre 1926; Sobre los consejos federales de la FOCH ver “La IWW en la región chilena”, Acción Directa, Santiago, primera quincena de mayo 1921; “Consejo n°2 de Gente de Mar”, La Chispa, Talcahuano, 29 de mayo de 1921.

4) 390 “El lockout de Valparaíso”, “El comicio del viernes”, El Productor, Iquique, 12 septiembre 1921.

5) 391 Peter DeShazo, Trabajadores urbanos…, , op. Cit., p. 269-274.

6) 392 Ver reportajes de El Sembrador, Iquique, 20 octubre 1923; También revisar El Productor de la misma ciudad.

7) 393 En esa convención asistieron delegaciones de Santiago, Valparaíso, Talca y Concepción: AGP, FOIC, F. Organizaciones autónomas, Pintores, Unión en Resistencia de Albañiles y RS, CES, Empajadores de Damajuanas, Comité Pro-presos y Deportados. De Iquique no llegaron por la crisis. La FOIC y la F. de Organizaciones Autónomas se retiraron. “La IWW y su Tercera Convención Regional”, Ideas, Antofagasta, primera quincena de mayo 1924; “Tercera Convención IWW”, Campana Nueva, Valparaíso, primera quincena abril 1924; “La última convención IWW”, El Obrero Constructor, Santiago, junio 1924.

8) 394 “La 4ta Convención de la IWW en Concepción”, La Voz del Mar, Valparaíso, 16 abril 1926.

9) 395 Véanse las notas sobre las conferencias del IWW Carlos Mondaca en Punta Arenas en 1926, a través de El Trabajo, Punta Arenas, 1926. “Nuestra gira al Ecuador”, La Voz del Mar, Valparaíso, 26 de septiembre 1926.

10) 396 Véase La Voz del Tripulante, Valparaíso, 1936-1938.

11) 397 Ver por ejemplo “Conferencias y charlas de interés sindical”, La Hora, Santiago, 15 julio 1937; “La IWW puede revivir sus días de gloria”, “Por línea justa”, El Ariete, Santiago, segunda quincena de junio y segunda quincena de noviembre de 1939.

12) 398 En esos años, sus locales en Santiago estaban ubicados sucesivamente en Avenida Matta n°644, 614, 832, y 1113. Memorándum, 22 septiembre 1933, AHN, FMI., V. 8383; “Teatro del pueblo”, La Hora, Santiago, 2 abril de 1941.

13) 399 En 1934 contaban con un Sindicato de Mueblistas. En 1940 fundaron un Comité IWW en el sector San Pablo y pensaban que estaban reviviendo. “Los Trabajadores Industriales del Mundo renacen en Chile: Mantienen un gran hogar social con Policlínica para los Barrios”, Vea, Santiago, 3 de julio 1940; Memorándum, 24 abril 1932, AHN, FMI, V. 8147; Memorándum, 14 de mayo 1932, AHN, FMI., V. 8147; Memorándum, 25 de abril, AHN, FMI., V. 8148. En 1938, y según su prensa, contaban con pequeños grupos en Arica, Iquique, Antofagasta, Taltal, Valparaíso, Los Andes, Santiago y San Antonio

 

logo del IWW

La IWW en Chile: Un sindicato y una leyenda (1919-1951), Parte 1

iww_chile
Huelga IWW en Santiago, 1924

Hoy publicamos la primera sección de una breve historia del IWW en Chile.  Esta selección es del libro “Sin Dios, Ni Patrones. Historia, diversidad y conflictos del anarquismo en la región chilena (1890-1990)” escrito por Víctor Muñoz Cortés. Lo pueden consultar haciendo clic aquí.

Escrito por: Víctor Muñoz Cortés

La IWW fue sin lugar a dudas la organización libertaria más recordada de la región chilena. No es ni la más grande ni la más afectiva de cuantas hubo, y tampoco fueron muchos sus años de efectiva trascendencia en el movimiento social criollo, pero sus tres letras se convirtieron en todo un emblema de rebeldía generacional que perduró muchas décadas después de su auge. La IWW no solo marcó a los trabajadores y trabajadoras que eligieron sumarse a sus filas. Muchos estudiantes y profesores se sintieron afines con su ideario, el empresariado padeció su efectividad y el Estado tuvo hasta que inventar montajes para suprimirla y garantizar el orden social. Revolucionaria, conflictiva, internacionalista, la IWW y sus siglas, encarnaron en sí mismas el imaginario subversivo de los años veinte. A continuación abordaremos los orígenes y algunos aspectos significativos de la tensa historia de esta organización y su paso por el país1.

Tras la desaparición de la Federación Obrera Regional Chilena (1913- 1917), los intentos para reunir a los anarcosindicalistas de diversos oficios y a nivel “nacional” no cesaron y pronto los mismos gremios marítimos de Valparaíso –precursores de la experiencia fallida recién mencionada– transmitieron una novedosa propuesta: adherir al sistema industrialista que proponía la organización de origen norteamericano Trabajadores Industriales del Mundo, más conocida como IWW, por sus iniciales en inglés (Industrial Workers of the World).

IWW_marine_transport_workers_union_1920
Trabajadores marineros de la Unión Industrial 510 del IWW, Nueva York, 1920

El contacto entre el Sindicato de Estibadores de Valparaíso y los tripulantes de barcos pertenecientes al Marine Transport Worker´s Industrial Unión y a la IWW de Nueva York, Chicago y California que arribaban a ese puerto, permitieron la introducción de las nuevas ideas2.

La propuesta fue madurada en 1918 en el interior de un congreso de la Sociedad Gremial de Gente de Mar y tras ello fue presentada a las demás federaciones y sindicatos de orientación libertaria del país, acordándose realizar una convención para establecer las bases del nuevo organismo. La Federación Obrera Local de Santiago organizó el encuentro entre el 24 y el 27 de diciembre de 1919 en la capital. Tras una asamblea abierta y bien concurrida quedó constituida la sección chilena de la IWW3.

En ese congreso fundacional se hicieron representar organizaciones de resistencia de toda la región formándose Uniones locales desde Iquique a Corral. Si bien en un primer momento la conexión fue más bien nominal y hasta un poco ficticia, con los meses se consolidaron activos núcleos IWW en Iquique, Valparaíso, Santiago, Talca y Concepción, principalmente.

La IWW era una central sindicalista revolucionaria fundada en Estados Unidos en 1905. Con los años se crearon secciones en varios continentes. En América Latina sus principales enclaves estuvieron en México y Chile, aunque también hubo núcleos en Venezuela, Ecuador y Uruguay4.

Cada sección nacional de la IWW era autónoma y variaba en sus inclinaciones ideológicas según sus propios componentes. Así por ejemplo, la sección estadounidense en estos años era más bien sindicalista revolucionaria (sin finalidad ideológica), mientras que la sección chilena estuvo ligada desde su origen al anarco-sindicalismo, aún cuando solo en 1923 estableció formalmente en sus estatutos el Comunismo Anárquico como finalidad de la organización.

La IWW proponía relacionar los sindicatos bajo el sistema industrialista. Esto es, crear una organización que reuniera a las entidades laborales por ramo (departamentos) de la producción en lugar de mantener los sindicatos por oficio. Así por ejemplo los estibadores, lancheros, jornaleros, pescadores y carpinteros de rivera formarían el Departamento Industrial Marítimo, mientras que los ladrilleros, estucadores, carpinteros y pintores se agruparían en el Departamento Industrial de la Construcción5.

iww_uneteAllí donde no se contaba con sindicatos de un gremio, se reunía a individualidades de distintas especialidades y se formaba un Departamento de Oficios Varios6. Esta centralización implicaba un alto nivel de coordinación y apoyo en los conflictos que se suscitaban, pues se estimaba que la capacidad de negociación crecería junto con la organización. La idea es que si paralizaba un sindicato en particular, todos los oficios que componían su Departamento le acompañarían en la huelga. En la práctica estos métodos demostraron ser efectivos sobre todo en los gremios portuarios y entre los trabajadores de la construcción. Pero a su vez, sostenerlos involucró un alto costo social dado que en cada huelga los sindicatos, sin importar su propia situación particular, quedaban relativamente a merced de las iniciativas de otras entidades. Mientras existió afinidad y acuerdo no hubo mayores problemas, pero cuando aquella se reducía o desgastaba por la propia intensidad conflictiva de la IWW, o por la falta de unanimidad en las organizaciones de oficio, la coordinación se hizo más difícil. De hecho, de esta tensión nació la principal disputa en el interior del campo sindicalista libertario de los años veinte: la cuestión de la autonomía.

En cada ciudad los sindicatos de oficios se agrupaban en sus departamentos correspondientes. Los diversos departamentos componían a su vez la Unión Local. Las uniones locales enviaban representantes al Consejo Administrativo de la IWW. En cada Convención Nacional participaban todos los gremios adheridos y juntos discutían el devenir orgánico y estratégico de la entidad en su generalidad.

La IWW reivindicaba la acción directa y proponía como medios de lucha la huelga parcial y general, el boicot, el sabotaje (obstruir la fuente laboral7), el label (marcar el producto boicoteado) y la abstención de participar en elecciones estatales8. Sus cuotas eran bajas y no se producía el enriquecimiento de las Cajas de Resistencia, pues todo el dinero se ocupaba en conflictos. De esa forma se evitaba la burocratización9. Además de ello, y según Moisés Montoya, uno de sus destacados miembros:

“La IWW lucha por arrebatar a todos los proletarios de sus vicios para convertirlos en productores útiles y libres, capaces de administrarse solos, sin la intervención de los demás. Para esto desarrolla el siguiente programa: En lugar de una cantina, en que el alcohol hace al hombre un instrumento dócil para cualquier cambullón, tiene una biblioteca con una librería donde se expenden folletos y libros para embriagar de ideales a todos los que desean emanciparse. En lugar de una filarmónica, que sirve para educar los pies y prostituir a las compañeras, tienen ateneos en que se discuten todas las ideas, con veladas culturales y conferencias para educar el cerebro y convertir a los compañeros en hombres capaces de defenderse de todos los robos políticos. En lugar de un ring, en que se convierte al hombre en una bestia humana, sin razonamiento, enseñándole a abofetear al compañero, mientras frente al patrón es un carnero que se deja explotar mansamente, tiene una Escuela de Dibujo, en que se enseña a apreciar la belleza del arte y a organizar la sociedad futura”10.

La Hoja Sanitaria
La Hoja Sanitaria del IWW de Santiago

Esta organización no solo debe analizarse desde la perspectiva sindical, pues la IWW también fue un importante núcleo de irradiación política y cultural para trabajadores, estudiantes y mentalidades inquietas en general. La IWW, por ejemplo, animó LUX, la más prolífera de las editoriales anarquistas que hubo en la región y creó varios periódicos en las ciudades en que tuvo presencia: El Productor en Iquique; Mar y Tierra, La Voz del Mar y La Voz del Tripulante en Valparaíso; Boletín de los Trabajadores Industriales del Mundo, Acción Directa, El Comunista, Hoja Sanitaria de la IWW y La Voz del Industrialismo en Santiago; El Azote y El Proletario en Talca; Bandera Roja, Emancipación Proletaria y La Luz de Concepción.

Las diversas secciones de la IWW contaban con locales para realizar conferencias y debates públicos. Su Ateneo de Santiago fue todo un centro de encuentro político en la década del veinte en donde llegaban muchas personas cercanas y bien ajenas al ideario ácrata, a escuchar y debatir lo que allí se decía11. Lo mismo ocurría en Valparaíso con las conferencias temáticas que todos los jueves realizaban en la Plaza Echaurren. La IWW también impulsó el teatro obrero y las escuelas racionalistas12. Y hasta fundó un policlínico en 1923 para los trabajadores y sus familias.

En sus primeros años de vida el modelo de organización de la IWW, es decir, la organización por industria, fue asumido con entusiasmo por la mayoría de las organizaciones laborales influidas por libertarios. Sus pilares fueron los estibadores y tripulantes de la marina mercante, los obreros de la construcción (albañiles y estucadores) y los mueblistas, principalmente, pero también contó con lancheros, jornaleros, donkeros, carpinteros de bahía, pintores, baldosistas, constructores de automóviles, zapateros, sastres, entre otros. Si bien los wobblies –como así mismo se llamaban– nunca pudieron unificar a todos los gremios libertarios, pues muchos de ellos –obreros de imprenta, panaderos y zapateros– preferían su autonomía, entre 1919 y 1923 los IWW efectivamente fueron “la central” de los libertarios criollos, relacionando a la mayoría de los sindicatos, periódicos, grupos y estudiantes anarquistas del país13.

Gracias a la actividad entre los tripulantes de embarcaciones de circulación nacional e internacional, así como por las constantes giras de propaganda y organización, los principios de la IWW se expandieron con prolijidad por Mar y Tierra y en gran parte del territorio14. Sus “uniones locales” más estables estuvieron en Iquique15, Valparaíso16, Santiago, Talca17, Concepción y Talcahuano18. Y aunque fueron más frágiles y fugaces, igual las hubo en Arica19, Caleta Buena, Antofagasta, Tocopilla, Viña del Mar, San Antonio20, San Felipe, Rancagua, San Javier, Tomé, Carahue21 y Corral. Además, como varios de sus miembros eran tripulantes de barcos, constantemente los IWW llegaban a los puertos de toda la región, cultivando relaciones e influyendo en gremios portuarios desde Arica a Punta Arenas22.

Notas

1) Sobre la IWW en Chile, véase Mario Araya, Los Wobblies criollos. Fundación e ideología en la región chilena de la Industrial Workers of the World IWW (1919- 1927), Tesis para optar al grado de Licenciado en Historia y Ciencias Sociales, Santiago, Universidad ARCIS, 2008; Peter DeShazo, The Industrial Workers of the World in Chile, 1917-1927, M.A. Thesis, University of Wisconsin, Wisconsin, 1973.

2) Peter DeShazo, Trabajadores urbanos…, , op. Cit., p. 225.

3) “Los Trabajadores Industriales del Mundo IWW y la FOLS de Santiago celebran una convención en Santiago”, Numen, Santiago, 3 de enero 1920.

4) En 1921 los confiteros, mozos, ayudantes y peones de Montevideo se organizan como IWW. “Uruguay”, El Productor, Iquique, 21 agosto 1921.

5) Por ejemplo, en 1922 el Departamento de Manufacturas en Madera de Santiago estaba dividido en 3 sub-departamentos geográficos (Barrio Independencia, Cortés Yungay y San Eugenio), y tenía 450 miembros entre mueblistas, talladores, barnizadores, tapiceros, maquinistas barraqueros y taqueros.

6) En 1923, por ejemplo, se creó un Departamento Femenino de Oficios Varios en Santiago para reunir a las mujeres de todas las fábricas y luchar contra los prejuicios religiosos. Y es que, aparte del policlínico, en 1924 se habían “implantado las clases nocturnas de castellano, matemáticas, dibujo lineal y ornamental, conferencias sobre educación y alimentación del niño, de sociología y sobre típicos de suma importancia para la sociedad en general”. Ver “Departamento Femenino de Oficios Varios”, El Obrero Constructor, Santiago, junio 1924. “Correspondencia del extranjero”, Nuestra Tribuna, Necochea, 1 noviembre 1923.

7) Esta medida fue retirada en la Convención de Mayo de 1921.

8) “Constitución”, Boletín de los Trabajadores Industriales del Mundo, Santiago, abril de 1920.

9) El portuario Luís Toro hace una completa descripción de la organización y metodología de acción de la IWW en “Nuestra organización revolucionaria”, La Voz del Mar, Valparaíso, segunda quincena de agosto, primera quincena de septiembre 1924.

10) “¿Qué opina usted del Movimiento obrero en Chile? Responde Moisés Montoya”, Claridad, Santiago, 11 agosto 1923.

11) El 6 y 13 de julio de 1926, por ejemplo, el mismísimo presbítero Daniel Merino discutió contra los ácratas sobre “La función social de la propiedad privada y del capital”. “Informaciones gremiales”, Justicia, Santiago, 5 julio 1926. En Iquique los anarquistas locales habían debatido públicamente con el obispo José María Caro a fines de 1924. Véase “Controversiando con el obispo Caro”, El Surco, Iquique, 3 y 10 de enero 1925.

12) En los años veinte su local estaba en Nataniel 1057.

13) En marzo de 1921, los gremios santiaguinos vinculados a la IWW, eran Unión en Resistencia de Elaboradores en Madera, Unión en Resistencia de Estucadores, Unión en Resistencia de Albañiles y Concreteros, Unión en Resistencia de Baldosistas, Federación de Pintores, Federación de Curtidores, Club de Talladores, Centro Comunista de Panaderos, Federación de Obreros y Obreras en Calzado, Federación de Obreros de Imprenta de Santiago, Federación de Sastres.

14) Si bien la IWW nunca asimiló a todos los gremios anarco-sindicalistas, la cantidad de afiliados no deja de ser importante para la época. En 1920, antes de un año de haber sido organizada, la IWW contaba con 10 mil miembros. En julio de 1921, luego de la segunda Convención Regional, decían tener cerca de 13 mil. A fines de 1922, tras la represión, contaba solo con 3 mil. La cifra aumentaría en los años siguientes, sobre todo debido a la reunificación de los sectores portuarios. En Valparaíso llegaron a tener 4 mil miembros pero tras algunas huelgas perdidas y la represión imperante en 1924 solo tenían 1240 con sus cuotas al día. En Santiago el promedio era de 3 mil, siendo en su mayoría trabajadores de la construcción. Mario Araya, Los wobblies criollos: op. Cit.; Peter DeShazo, Trabajadores urbanos…, , op. Cit..; Cifras en Acción Directa, Santiago, 15 de diciembre de 1922. Ver también Trabajo, Punta Arenas, 1925-1926.

15) En Iquique, entre 1921 y 1923, la IWW estuvo compuesta por Lancheros, Cargadores, Departamento Femenino, Oficios Varios, Calafates. Ver El Productor, Iquique, 1921-1923; Ver también La Unión Local, Manifiesto al proletariado. Explicando nuestra actitud (volante), Imprenta Progreso, Iquique, 21 de diciembre de 1922; Los grupos de jornaleros marítimos, A los jornaleros marítimos (volante), Imprenta Progreso, Iquique, 1 de agosto 1924; La Unión Local, Voz de Alerta. Al pueblo y a los obreros marítimos (volante), Imprenta Progreso, Iquique, 15 de marzo de 1924.

16) El local de la IWW en Valparaíso, en 1926, estaba en San Ignacio 109.

17) La IWW de Talca estaba compuesta también por cigarreros de la Fábrica propiedad de Fígari. Por un Departamento de Oficios Varios, Unión de Elaboradores en Madera, Estucadores y Sastres. Y por un Departamento Femenino. “Fábrica de cigarrillos boicoteada”, El Productor, Iquique, 25 agosto 1923. Ver El Azote, Talca, 1921.

18) Su local en Concepción estaba en Orompello n°1195. Sobre la IWW en esa zona ver Bandera Roja, Concepción, 1926.

19) “Solidaridad con los IWW de Arica”, La Voz del Tripulante, Valparaíso, diciembre 1936.

20) “San Antonio”, La Voz del Mar, Valparaíso, 22 febrero 1925. En 1938, el local de la IWW en San Antonio estaba en Aldea n°151. Destacaron en esa sección Segundo Vera, Carlos Navarrete.

21) A fines de 1924 se creó en Carahue la Unión Local IWW que organizó a los zapateros de la ciudad y estaba trabajando por adherir a ella a los trabajadores a jornal de la Cía Buques y Maderas, y de ferrocarriles. Un estudiante, perseguido de la era de San Fuentes, de apellido García les ayudaba gestionando un policlínico de la IWW y dando charlas. “De Carahue”, La Voz del Mar, Valparaíso, primera quincena de enero 1925.

22) Entre 1925 y 1927, por ejemplo, hubo una activa presencia de la IWW en Punta Arenas. Véase, El Trabajo, Punta Arenas, 1925-1926.

logo del IWW

Sobre Liderazgo

Escrito por: Phinneas Gage

crearpoderpopular

Miguel era carismático. De mediana edad y aún así guapo, un hombre de familia con principios, un comunista abierto y refugiado de Chile. Formó parte de la izquierda, quienes desesperadamente proponían que la clase obrera tenía que defenderse aun cuando Allende, el presidente socialista chileno, fue arrastrado y tirado en un sótano. Mientras exterminaban o hacían desaparecer a toda una generación, enterrados debajo de los estadios de fútbol y arrojados desde aviones al interior de volcanes, Miguel logró llegar a Canadá y, al igual que toda una generación de chilenos, él prometió no abandonar la lucha. Él era un superviviente, un militante y un líder.

Así que mi sindicato decidió darle la posición de líder. Cuando Miguel estaba en la planta tenía más poder que cualquiera de los Jefes. Recuerdo que yo era un delegado sindical, nervioso y sin experiencia, frente a un posible despido; había mucho en juego – la trabajadora en cuestión había tenido un accidente, su tercero en aquel mes. Tres accidentes en un año es suficiente para que despidan a un conductor, y encima de todo, ella era todavía una trabajadora temporaria, ni siquiera estaba cerca del final de su periodo de prueba y estaba embarazada, como recién se había enterado un supervisor. Pedí ayuda a Miguel para que me ayudara a representar a la compañera ya que los riesgos eran demasiado altos como para que me encargara de la situación yo solo.

Decir que salimos ganando en esa entrevista sería una subestimación. Miguel simplemente entró en la habitación, radiante, y se sentó inclinándose hacia atrás en su silla. Obviamente sorprendió a los dos supervisores jóvenes, estaban visiblemente nerviosos. Hay un estereotipo de cómo se debería portar el trabajador militante; gritándole al jefe, desafiante, una persona que vive y respira la acción directa. Sin duda, hubo momentos en que Miguel era exactamente así. Sin embargo, el poder sereno que tenía era más fuerte. En este caso solamente les dijo a los supervisores que si despedían a la trabajadora compañera sería una injusticia que los trabajadores no podrían perdonar. Ni una sola vez mencionó el sindicato. Lo único que dijo fue que los trabajadores no iban a tolerar esta injusticia.

Ese poder sereno, el liderazgo de ese hombre y sus habilidades como un organizador no provenían de él solo. Los supervisores no temían a Miguel sino temían el respeto que él recibía de sus compañeros. Los jefes temían la capacidad de los trabajadores bajo el liderazgo de Miguel de hacerles la vida difícil. Miguel creía en sus compañeros de trabajo y sus compañeros creían en él.

Un oficial del sindicato no necesita el apoyo de los trabajadores en la planta. Él – y por lo general los oficiales son hombres – sólo necesita el apoyo de los trabajadores que de los trabajadores que se preocupan por votar. Un líder de la clase obrera sólo puede existir con el apoyo tácito de los trabajadores. El problema es la relación que el oficial tiene con los trabajadores que representa, con los que solía trabajar codo con codo. Es por esto que un dirigente sindical no es necesariamente un líder de la clase obrera.

Cuando el liderazgo proviene de los trabajadores en el lugar de trabajo hay poca distancia entre un líder de la clase obrera y sus partidarios. Regaños amistosos y tal vez un par de bromas de que se le sube a la cabeza su nueva posición pueden advertir al líder si está actuando fuera de sintonía con los trabajadores. Esta disciplina ejercida por los trabajadores sobre su liderazgo es parte del ambiente de trabajo normal.

Cuando uno se vuelve un delgado sindical, se “visita el espacio de trabajo”. Ya no se está en el trabajo como en casa, uno es un invitado en el propio espacio de los trabajadores. Esto crea una distancia, una relación que hace que los oficiales puedan ver su papel como una posición profesional, como si fueran expertos que vienen de fuera. Incluso los sindicatos más progresistas, mientras le dicen a cada afiliado “usted es el sindicato”, después hablan de la necesidad de “dar servicios a nuestros miembros”. Estas dos concepciones del activismo sindical están enfrentadas. De hecho, la idea de que “los afiliados son el sindicato” actúa como una cortina de humo para el sindicato que se transforma en un tercero por encima y más allá de la propia actividad de los trabajadores en el trabajo. Al igual que los patrones que siempre intentan llamar a los equipos, a los grupos de trabajo, o a los subordinados “socios”, los sindicatos enmascaran su burocracia, combinando la capacidad de movilizar e inspirar con una posición en la jerarquía sindical.

trabajadoresdecorreoenhuelgacanada
Trabajadores del correo canadiense en huelga

Dos años antes Miguel fue presidente del local; él sirvió dos mandatos y luego volvió a trabajar en la planta. Durante una acción salvaje en su antiguo lugar de trabajo Miguel estaba atrapado en una posición difícil. Detener el correo suele resultar en despedidos, pero los trabajadores se indignaron. En contra de sus prácticas anteriores (ya le habían despedido una vez a Miguel por incitar una acción laboral varios años antes) Miguel les aconsejó a los trabajadores que volvieran a trabajar. Tenía miedo de que alguien perdiera su trabajo, ya que casi le había pasado a él.

No hay duda de que algunas personas mantienen su militancia mientras son oficiales o dirigentes sindicales. Hay dirigentes obreros valientes y he conocido a bastantes. Miguel seguramente era uno de ellos. Pero, una vez más, no basta que un líder sea valiente y tenga principios. La pregunta importante es ¿por qué Miguel estaba dispuesto a incitar a las acciones sindicales hasta el punto de ser despedido cuando era él quien corría el riesgo, pero aconsejó a los demás a no correr el mismo riesgo? Porque su relación con la lucha y con los trabajadores había cambiado.

Cuando la institución quita la dirección sindical del lugar de trabajo y la ubica en una oficina, destruye la relación entre el líder y los trabajadores; el pronombre cambia de “nosotros” a “usted”. Así los medios de disciplinar la dirección sindical se transforman en destituirles a los líderes y no reelegirlos en elecciones. En efecto, esto quiere decir que cuando te equivocas tu castigo es volver a ser un trabajador normal. El foco de actividad ya no está en el trabajo sino en la oficina del sindicato. Un buen militante que estaría perfectamente dispuesto arriesgarse el cuello en una acción sindical con sus compañeros de trabajo tiene miedo de que los demás tomen ese riesgo. Su instinto es noble; quiere proteger a su gente.

El deseo de no incitar a otros a correr grandes riesgos, incluso si uno mismo podría tomar esos riesgos es una buena calidad en una persona. El problema no es la calidad del liderazgo de la clase obrera sino la relación de ese liderazgo con su base de trabajadores. La clave es construir liderazgo de la clase obrera que puede permanecer en el lugar de trabajo. Esto significa organizar de una manera que no quita a los trabajadores el liderazgo en el lugar de trabajo y organizar sin dirigentes asalariados a tiempo completo. El verdadero liderazgo no es una oficina o un título sino la capacidad de mover a la gente. De esta manera cuando decidimos correr riesgos y asumir una lucha lo hacemos con pleno conocimiento de lo que estamos haciendo sin pedir que otros corran riesgos nosotros mismos no estamos dispuestos a correr.

~

Una traducción del articulo ‘On Leadership’ publicado por Recomposition

 

Recomposition_LOGO541x115

El guanaco y Los Héroes

unnamed (1)

Hoy les presentamos una ilustración de Monica Kostas, miembro del IWW en el sur de Florida, que cuenta también una anécdota sobre la picardía con que la juventud chilena llama a la policía, esos monstruos que dicen mantener el orden en nombre de la patria.

Monica Kostas

Ya me estaba yendo. Después de una semana tranquila en Santiago iba a tomar el avión que me llevaría al otro lado de la cordillera.

Hacía un calor terrible. Era como la una de la tarde y estaba en la estación Los Héroes, subida al autobús que iba al aeropuerto. En la fila de delante había un solo asiento y ahí estaba yo, viéndolo todo por la ventana gigante del autobús que parecía una pantalla de alta definición, mostrando la realidad de ese miércoles. Pasaban los minutos y no salíamos de la estación. Había un pequeño problema: un par de cientos de personas, jóvenes y estudiantes, estaban protestando.

El chofer miraba el espectáculo como si fuera un anuncio de publicidad que ha interrumpido su programa de televisión favorito. «Otra vez», dijo. Ansioso pero tranquilo, buscaba un lugar por donde salir con el autobús. Pero no podíamos movernos ya que teníamos a los ratis (la policía) alborotada frente a nosotros y diciéndonos que nos quedáramos donde estábamos.

La situación no parecía grave. Solamente era gente en la calle, deambulando, juntándose, gente joven riéndose, encontrándose con sus amigos… hasta que la calma terminó con la llegada de los tanques de los carabineros (policía).

Fuertes chorros de agua salían de estas enormes cajas de metal a las que la gente llama “guanacos” porque escupen a los manifestantes.

Al dispersar varios grupos de personas, algunos quedaron atrapados en las garras de las “tortugas ninja” (carabineros ataviados con todo tipo de accesorios antidisturbios) que, como los chorros de agua, llegaban a montones y con paso firme.

Después de unos minutos, los policías que dirigían el tráfico nos ordenaron de salir de ahí. El chofer, con todo gusto, levantó la mano como diciendo «Graciaaa», y nos fuimos de inmediato. Yo no quitaba los ojos de la calle mientras se hacía indeleble la imagen de unos carabineros golpeando a un pibe (muchaho) para llevar al calabozo.

Si hay algo gracioso en todo esto son los nombre que la gente les da a estos demonios: las tortugas ninja, el guanaco, el zorrillo (otro camión que dispara gases lacrimógenos y otros cócteles o menjunjes venenosos, lo que les parezca ese día). El nivel de la maquinaria y los equipos antidisturbios es excesivo, absurdo e innecesario. Por eso solo se les puede calificar con burla. Así, la juventud chilena le encuentra la vuelta a esta policía militarizada del Estado y logra con simpatía hacer de esta tragedia una burla de los “pacos culiaos” (forma despectiva de llamar a la policía en Chile).

Publicado en el blog de IWW Miami

https://iwwmiami.wordpress.com/2015/01/13/el-guanaco-y-los-heroes/

¡Bienvenidos a Solidaridad!

 london cleaners tatuaje

Hola y bienvenidos al relanzamiento de Solidaridad, la revista en lengua española de los Trabajadores Industriales del Mundo. Nuestro objetivo es informar en nuestro idioma a los miembros, partidarios y simpatizantes del sindicato revolucionario Trabajadores Industriales del Mundo (Industrial Workers of the World, IWW). Aquí encontrará artículos, fotos, vídeos y otra información sobre las perspectivas del movimiento revolucionario de la clase obrera.

Solidaridad y la prensa en español del IWW

Fueron muchas las publicaciones en español del IWW desde principios del siglo XX hasta los años 20. Entre ellas estaban Cultura Obrera, publicado en Nueva York de 1913 a 1914, La Unión Industrial, producido en Phoenix (Arizona) de 1909 a 1912, El Rebelde y Huelga General, hecho en Los Ángeles (California) de 1913 a 1917, Solidaridad y Nueva Solidaridad, de Chicago (Illinois), Palanca Obrera, de Torreón (Coahuila) y El Obrero Industrial, producido en Tampa (Florida), Tampico (Tamaulipas) y en la Ciudad de México. Varias investigaciones han encontrado menciones de estos periódicos en diferentes partes de México y en informes internos de empresas y agencias de la administración estadounidense de esos años. Estos periódicos del IWW fueron lectura habitual entre los obreros mexicanos implicados en luchas sociales y protestas de la época en Guanajuato, Hidalgo, Chihuahua, Baja California y Sonora. Sigue leyendo