“Somos I.W.W.” – Una carta de Chile, 1923

Encontramos ésta carta como anexo de la tesis “Los wobblies criollos” por Mario Araya Saavedra escrito en Santiago en 2008.  No tengo certeza sí la carta representa la perspectiva de la organización IWW Chilena o solo de algunos miembros anarquistas defendiendo su decisión de juntarse con la IWW a pesar de las críticas. Lo que sabemos, al menos, es que el movimiento anarquista Chileno existía antes y después de la llegada de la IWW en Chile e influenció el movimiento obrero ampliamente, tanto que la IWW Chilena participó en la refundación de la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT) en 1922 y declaró “Comunismo Anárquico” la ‘finalidad’ de la IWW Chilena en 1923.  

Otra nota que podemos adicionar es que estos compañeros defienden su decisión de ser IWW aunque acusan esta misma de estar demasiada enfocada en luchas económicas. Ellos dicen que no solo son IWW, también son “anarquistas”, porque reconocen que la lucha no solo es económica, también existe “en otros planos más altos y extensos”. Hemos escuchado este argumento en tiempos contemporanios y parece que es una discusión que no se resolvió en aquellos tiempos. 

J. Pierce

***

Somos I.W.W.

Raros nosotros. Siendo libertarios como el que más, no admitiendo bajo concepto alguno el principio de autoridad, somos, desde el punto de vista obrero, como productores, decididos partidarios de los I.W.W.

Y, éramos tales, mucho antes de las críticas que a los I.W.W. se les ha hecho, y seguimos siendo a pesar de cuanto se dice contra ellos: que son marxistas, que son centralistas, que no son anarquistas.

A pesar de proclamarnos I.W.W., seguimos siendo tan anarquistas como siempre, enemigos a muerte de todo poder, incluso del poder de los sindicatos que no pasa de una tontería o una viveza, según sean pastores o gentes de rebaño los que proclaman la fórmula: “todo el poder a los sindicatos”.

Los sindicatos, desde el punto de vista de los I.W.W. que es el nuestro, son órganos específicos de producción, no susceptibles de encarnar ni ejercer autoridad ni poder alguno. Mientras los sindicatos tengan por finalidad llegar a ocuparse en el rol de producir, intercambiar los productor producidos y la materia prima, y distribuir a todos los hombres los frutos del trabajo social, imprescindibles para la vida, roles todos ellos del mundo económico, funciones de la actividad integral en el orden vital, son organizaciones respetables; pero si sobrepasan su orbita funcional y quieren pasar a ejercer de gobierno, mandar, imponer, los sindicatos entonces, se convierten en las entidades políticas de la burguesía que hoy padecemos y que queremos abatir. Entendemos con los I.W.W. que al no realizarse la asociación de los trabajadores en un sentido puramente libertario, es preferible que tal asociación no exista.

El concepto de la organización sindical para un I.W.W. es que el sindicato debe ser un organismo para la producción, una asociación que quiere incautarse de las fábricas que le pertenecen, de las máquinas que le son necesarias, y producir por su cuenta para la sociedad, y no como hasta ahora, para los capitalistas.

Los sindicatos según la ideología I.W.W., tal como la interpretamos nosotros y debe ser, son órganos vitales de la sociedad, representan ser una herramienta para funciones ineludibles, y en concepto alguno pueden imaginarse como nidos de políticos.

El error más grande de los que combaten a los I.W.W., radica en entender a la citada organización como una asociación de masas, cuando es una asociación de tendencia, constituida por obreros concientes, como lo evidencia la grandeza de espíritu de sus luchadores, sacrificados por su ideal y la mínima cantidad de asociados en un país tan grande como es el de Estados Unidos.

Según estadísticas, parece ser que el número de los I.W.W. asociados en Norte América, no pasa de “treinta mil”, lo que viene a expresar con elocuencia que no todo obrero por el hecho de ser tal puede pertenecer a los I.W.W. sino que es necesaria que además de ser obrero sea libertario, tenga ideas, no sea político, no sea autoritario, no tenga manías de mandón, ni aspire al rol de funcionario de los sindicatos, guía y caudillo.

Nosotros somos I.W.W. porque a pesar de los distados de marxistas que les aplican, son los obreros casi únicos que no admiten la organización de masas, y al no admitirla, dan el mas rotundo desmentido a quienes afirman que son marxistas, que se manifiestan partidarios del principio estatista, cuando es sabido que son tan adversarios del estado como del capital, comprendiendo que capital y estado forman una sola unidad.

Y, cuando siendo libertarios, precisamente por ser tales, estamos en el campo económico con los I.W.W. sin concretarnos claro está, como la mayoría de los I.W.W. a una obra exclusivamente económica y si a un trabajo más amplio como es el de la superación del hombre, atendiendo principalmente a la obra de cultura, no admitimos hoy ni admitiremos mañana imposiciones de los sindicatos, ni de otras instituciones, porque por arriba de todos los valores colectivos están los valores de la individualidad, y antes y por encima del sindicalismo, de sus intereses y de sus finalismos, está la anarquía, que es el gran ideal, la suprema aspiración: el hombre libre.

De ningún modo aceptamos autoridad alguna sobre nosotros. Si han de ejercerla, lo será a pesar nuestro, imponiéndonos su violencia, forzándonos, pero jamás de buen grado y voluntariamente. Todas las tonterías, autoridades de los apolíticos y políticos, su disciplina sindical, sus manías centralizadoras, no figuran en las prácticas de los I.W.W., los cuales reconocen la libertad como la base fundamental de su organización, pues el convencimiento de las personas es el medio que utilizan para asociar a los obreros, y no al forzamiento de los individuos o el reclutamiento en masa, que son precisamente las prácticas usuales del sindicalismo amorfo y sin ideas.

Los I.W.W. de los Estados Unidos, pueden muy bien estar organizados distintamente a los I.W.W. de Chile, porque juzgan libertariamente, que existe derecho y razón que los obreros I.W.W. de cada región se organicen de acuerdo con las condiciones del medio; pero, eso sí, respetando las prácticas libertarias de la organización, fieles a los mismos principios y fines que son los que unen, los que hermanan a los I.W.W. universalmente.

Los I.W.W., se dirá, no se llaman anarquistas; pero hacen obra anarquista en el campo del trabajo, es cierto que los I.W.W., dan una importancia a los problemas económicos demasiado absoluta, y la mayoría de ellos no conocen otro aspecto de la lucha social que ese mismo, por lo que se llaman simplemente I.W.W.; en cambio nosotros nos llamamos anarquistas, porque somos algo mas que obreros I.W.W., porque entendemos mas ampliamente que a ellos a la cuestión social y trabajamos, no solamente en el plano económico sino también en otros planos más altos y extensos.

Fuente: Acción Directa, Órgano oficial del Consejo Regional Administrativo de la I.W.W., No 24, primera quincena de junio de 1923.

El Congreso de Organización Sindical IWW en Seattle 2019

Por: x331980

traducción: Monica K.

Un informe sobre el Congreso de Organización Sindical IWW en Seattle, Washington, EEUU – 2019

Treinta organizadores de Canadá y Estados Unidos se reunieron en Seattle del 29 al 30 de junio para el Congreso de Organización del sindicato IWW. El congreso fue organizado por el Departamento de Organización de IWW y hospedado por la sede de Membresía General en Seattle donde se encuentran varias campañas sindicales y la membresía crece cada vez más. Los organizadores vinieron de la bahía de Tampa, Baltimore, Nueva York, Montreal, Edmonton, Los Ángeles, Vancouver, Portland, y San Francisco. El congreso fue un éxito y claramente un reflejo del aumento en campañas sindicales IWW. En el Congreso de Organización del 2016, se analizaron 5 campañas sindicales activas, mientras que en el congreso del 2019 se presentaron más de una docena.

Organizadores de campañas actuales y conocidas como las del Sindicato de Trabajadores Burgerville (Portland, Oregon), Familia Unida Stardust (Nueva York), Sindicato de Trabajadores y Trabajadores Autónomos (Montreal, Quebec), y Seattle GCI (Campañas de Base Comunitaria, la cual terminó de golpe cuando la compañía se fué ya que el sindicato estaba ganando terreno) se reunieron con miembros de más de una docena de campañas IWW todavía ocultas. Hubo un amplio espectro de industrias representadas, entre ellas: educación, comercios minoristas, salud, tecnología, mensajeros, videojuegos, y servicios legales.

Entre los talleres del congreso se incluyeron temas como los pros y contras de las elecciones NLRB (Junta Nacional de Relaciones del Trabajo, una agencia independiente gubernamental que se encarga de elecciones sindicales y prácticas laborales), el desarrollo del apoyo comunitario, victorias sobre concesiones ganadas, preparación para negociaciones formales de convenios, reuniones y entidades que hacen decisiones, leyes laborales y como o no presentar quejas de prácticas injustas (ULPs), priorización de quejas de la planta o tienda para aumentar las chances de ganar concesiones, el rol de los miembros que organizan desde afuera, y maneras de evitar agotamiento. En grupos pequeños, los organizadores hablaron de sus campañas respectivas y compartieron ideas sobre cómo manejar ciertos problemas, y cómo aprovechar y optimizar victorias. Varios aplaudieron cuando las estrategias de acción directa ganaron concesiones inmediatas, y todos disfrutaron de las anécdotas del sindicato ganándole al jefe. Hubieron quejidos también cuando algunos describieron momentos donde las cosas no funcionaron, por ejemplo, cuando un compañero de trabajo habló de más, o cuando algún otro trató de tener un acuerdo por su propia cuenta con el jefe.

El programa formal llamado “organización externa” de IWW en Seattle fue bastante interesante. Organizadores externos (OE) son trabajadores con experiencia en organización sindical encargados por el comité de campañas para aconsejar organizadores en campañas sindicales activas. El rol del OE es de servir como un educador, confidente, y mentor para aquellos organizadores que generalmente no tienen mucha experiencia organizando sindicatos. Los OE usan diferentes herramientas a las de los organizadores que se encuentran en el lugar de trabajo. Por ejemplo, como no tienen contacto con los trabajadores, solamente trabajan directamente con los miembros del comité de organización que existe dentro del trabajo. Como no forman parte del lugar de trabajo, no pueden conseguir conversaciones privadas con los trabajadores, ni construir mapas sociales sin contexto personal, y tampoco están al tanto del día a día de las decisiones que se hacen durante una campaña de organización.

Varios de los miembros IWW que asistieron al congreso también formaban parte de sindicatos empresariales (sindicatos típicos y generalmente no muy democráticos). Estos miembros podían comparar a favor la estrategia de solidaridad sindical (el modelo de organización apoyado por IWW) en contra de la burocracia y falta de representación en los sindicatos más típicos.

Por consenso, se mantuvo que la Administración Regional de Norte América podría mejorar en cómo apoya la actividad sindical proporcionando más fondos para los Entrenamientos de Organización (especialmente los cursos 102 que le siguen al curso básico), y también ofreciendo más Entrenamientos Para Entrenadores para poder tener suficientes entrenadores en IWW. Las campañas activas y los servicios de traducción también necesitan subvenciones urgentemente.

Esta fue una de las reuniones IWW de mayor calidad que este escritor tuvo el placer de asistir en décadas. Entre los participantes habían tantos hombres como mujeres, y la comunidad LGBTQ estaba bien representada. Las charlas fueron respetuosas, la risa y los aplausos frecuentes, y la buena fé se sintió durante todo el fin de semana. Durante los encuentros sociales del viernes y sábado se solidificaron lazos amistosos entre nuevos amigos. Luego de un emocionante y afinado canto a coro de Solidarity Forever (Solidaridad para siempre), los participantes del congreso se fueron yendo con una convicción fuerte en nuestro modelo de organización, con una esperanza firme para el futuro de IWW, y con mucha fé en nuestros compañeros del sindicato. El Congreso de Organización en Seattle reveló el corazón y el alma de IWW: la organización sindical basada en la acción directa y manejada por trabajadores.

Todavía en Solidaridad desde Solitario

por: Ezzial Williams

El compañero encarcelado Ezzial Williams habla desde el confinamiento solitario.

Saludos camaradas,

Con un año más de solidaridad durante la próxima huelga nacional de prisioneros, a menudo me preguntan por qué sigo participando. ¿Qué significa todo de todos modos? ¿Realmente hace la diferencia de una forma u otra? La respuesta corta es SÍ, lo hace. Sin embargo, con décadas de práctica, el sistema de “injusticia” penal de los Estados Unidos es muy hábil para frustrar a las personas con el fin de debilitar los movimientos hacia la justicia, el progreso y la revolución, por lo que me gustaría dar mi respuesta personal a eso. Incluso incluiré las diez demandas de por qué hacemos huelga, para puntos extras.

Verá, primero comencé a aprender sobre las dificultades de ser oprimido a través de mi madre, quien sola nos crió a mí y a mis hermanos en un hogar de bajos ingresos; cuando tuvimos una casa. Nos quedamos sin hogar varias veces y el sistema no nos proporcionó ninguna alternativa positiva. En cambio, todos los llamados programas que proporcionaron fueron diseñados para mantenernos dependientes de ellos y para mantenernos atrapados en la puerta giratoria de la impotencia. Aprendí temprano que vivíamos en un sistema roto, así que cuando me gradué de “primaria-a-penitenciaria”, rápidamente me di cuenta de que la prisión era una extensión de ese sistema, una puerta giratoria de reincidencia. Siempre tuve una tendencia natural a defender a los oprimidos, así que cuando presencié de primera mano la opresión que se desarrolla dentro del complejo industrial-penitenciario supe que tenía que ayudar a crear conciencia y, por lo tanto, me uní al Movimiento Nacional de Huelga de Prisioneros, y también el Comité Organizador de Trabajadores Encarcelados (IWOC) y el Colectivo de Lucha en Contra de Prisiones Toxicos (Fight Toxic Prisions).

A pesar de mi participación pacífica en la huelga el año pasado, me colocaron en Gestión Cercana Solitaria (Close Management Solitary)  durante 18 meses, solo por escribir un correo electrónico. Aun así, he llegado lejos en mi viaje de autodesarrollo y conciencia social. Continúo educándome a mí mismo, creando redes y elaborando estrategias para planes para el futuro, de modo que algún día pueda ayudar enormemente en los esfuerzos positivos hacia la reforma penitenciaria con personas del mundo libre. Por ahora, el maravilloso apoyo externo que he obtenido me ha inspirado para iluminar humildemente a mis hermanos por dentro. Después de todo, la exposición constante a las realidades de la opresión es lo que lleva a las personas, por dentro y por fuera, a hacer suya la lucha.

En el lado negativo, aunque la mayoría de las personas entienden y pueden comprender las mismas condiciones de opresión, aún no muestran signos de resistencia a las fuerzas enfermas del opresor, pacíficas o de otro tipo. “¿Qué diferencia hará?” Es el sentimiento común. En la prisión, por ejemplo, solo unos pocos de nosotros enfrentaremos las injusticias o un oficial o personal que maltratará a un preso. Por un lado, estamos prestando un servicio a toda la población carcelaria, defendiendo a otro internado y no dejando que los guardias represivos y despiadados se salgan con la suya, incluso a costa de represalias. Por otro lado, podría ser que estamos permitiendo las inacciones de los “internados”, mientras que los verdaderos “convictos” hacen el trabajo sucio. Casi podías escucharlos pensar en voz alta, “el trabajo duro nunca mató a nadie, pero ¿por qué arriesgarse?”. Dejando a un lado las bromas, es peculiar para mí que la mayoría de las veces el hermano que está siendo irrespetado o maltratado por el personal no se defenderá, pero no dudará en reventar a otro preso si incluso lo mira mal. Los convictos se mantienen unidos, pero cuando personas con ideas afines como yo intentamos sensibilizar a esos presos, se vuelven negativos y de mente cerrada. Algunos incluso pueden volverse discutidores y querer expresar su punto de vista agresivamente, para parecer que saben lo que es correcto.

A eso, mis camaradas, les digo esto: hay quienes en este caso pueden sentirse inadecuados en ciertas áreas de solidaridad, por lo que abordarlos desde ángulos de particular interés es algo en lo que pensar. Una cosa importante que adaptaría sobre el enfoque sería ver a estos hermanos como amigos y no como adversarios. Es imperativo que conozcamos a las personas en su nivel de preocupación y nos esforcemos por encontrar un terreno común. No tenemos interés en iluminar a las personas que no tienen oposición, y ciertamente no podemos creer que las personas que no tienen educación sobre el funcionamiento interno del complejo industrial-penitenciario no sepan absolutamente nada. Puede que no sean educados por instituciones burguesas o incluso en filosofía política o historia, pero las masas encarceladas tienen una experiencia de por vida viviendo oprimidos bajo un sistema corrupto que gobierna por el poder dictatorial y la represión forzada de la oposición. Yo sé que he tenido esa experiencia.

En lugar de derribar a las personas para que sean receptivas a nuestra lucha, ayudemos a abrir a las personas y a que sigamos juntos este camino. A través de esta táctica podemos muy bien despertar su interés de manera profunda. Incluso puede ayudarlos a ser positivos y de mente abierta sobre el cambio revolucionario. Esta es la realidad más grande para nosotros que no tememos las repercusiones de ser parte de la Huelga Nacional de Prisioneros, porque creemos que es posible una reforma de la prisión y, en última instancia, una sociedad sin encarcelamiento masivo. Esa es la respuesta larga.

Una vez me uní a un grupo de autoayuda para personas que hablaban demasiado, se llamaba “On and On Anon!” LOL. Para terminar y con la mayor seriedad, aquí hay diez razones por las que hacemos la huelga:

  1. Mejoras inmediatas a las condiciones de las cárceles y las políticas penitenciarias que reconocerán la humanidad de los hombres, mujeres y la comunidad LGBTQ encarcelados.
  2. El fin inmediato de la esclavitud en prisión bajo la 13a enmienda de la Constitucion. Todas las personas encarceladas en cualquier lugar de detención bajo la jurisdicción de los Estados Unidos deben recibir el salario vigente en su estado o territorio por su trabajo.
  3. La Ley de Reforma de Litigios Penitenciarios debe ser revocada, permitiendo a los humanos encarcelados un canal adecuado para abordar las quejas y las violaciones de sus derechos.
  4. La Ley de Verdad en la Sentencia y la Ley de Reforma de la Sentencia deben ser rescindidas para que los humanos encarcelados tengan la posibilidad de rehabilitación y libertad condicional. Ningún ser humano será sentenciado a muerte por encarcelamiento ni cumplirá sentencia sin posibilidad de libertad condicional.
  5. Un fin inmediato a la sobrecarga racial, la condena excesiva y las negaciones de libertad condicional de humanos negros y marrones. A los humanos negros ya no se les negará la libertad condicional porque la víctima del crimen era blanca, lo cual es un problema particular en los estados del sur.
  6. Un fin inmediato a las leyes racistas de intensificacion sobre pandillas dirigidas a humanos negros y marrones.
  7. A ningún humano encarcelado se le negará el acceso a los programas de rehabilitación en su lugar de detención debido a su etiqueta de delincuente violento.
  8. Las cárceles estatales deben ser financiadas específicamente para ofrecer más servicios de rehabilitación.
  9. Las Becas Federales Pell en las cárceles deben restablecerse en todos los estados y territorios de EE. UU.
  10. Se deben contar los derechos de voto de todos los ciudadanos confinados que cumplen condenas de prisión, detenidos en prisión preventiva y los llamados “ex delincuentes”. Se exige representación. Todas las voces cuentan.

“Todavía” en solidaridad desde solitario,

Ezzial Williams # 228036
Suwannee Correctional Institution
5964 U.S.Hwy 90
Live Oak, FL 32060

***

Ezzial está cumpliendo 18 meses de gestión cercana por ‘incitar una revuelta’ en las semanas previas a la huelga de prisión nacional del 21 de agosto 2018. Close Management es similar al confinamiento solitario y Ezzial se mantiene en una celda de 9×7 durante 23 horas al día. Ezzial agradecería enormemente el correo y podría usar estampillas y suministros de escritura.

Para obtener más información sobre los esfuerzos de IWW para acabar con la esclavitud en las cárceles, visite: https://incarceratedworkers.org/