Condicionando el trabajo #1: La Banqueta (SFU-IWW)

SOLIDARIDAD le ofrece una serie nueva de descripciones cortas de las victorias pequeñas de las y los trabajadores en lucha – lo que llamamos “condicionando el trabajo.”

Vamos a empezar nuestra serie con las luchas de las y los trabajadores del restaurante Ellen’s Stardust Diner en Nueva York. Ella/os se organizaron su sindicato con el IWW en 2016 (llamado “Stardust Family United” o “Familia Unida de Stardust”) y hasta la fecha usan el modelo ‘sindicalismo solidario’ que se basa en acciones directas organizadas y dirigidas por las y los trabajadores misma/os en el trabajo – en lugar de transferar su poder a los abogados, a los políticos y otros ajeno de su fuerza propia.

 Porque su sindicato tiene una mayoria de mujeres, marzo, el mes del Día Internacional de las Mujeres, es el mes perfecta para iniciar esta serie y celebrar las victorias de las mujeres rebeldes del IWW.

La Banqueta: Una Cuestión de Seguridad

Escrito por Marianne G. y traducida por Monica K.

En el restaurante Ellen’s Stardust Diner en Nueva York, los meseros hacen shows de cabaret y canto mientras atienden a los clientes. Cuando cantan, suelen pararse en un escenario que se extiende a lo largo de una banqueta larga a doble cara en el centro del restaurante. La banqueta no estaba en buen estado, y quien se paraba arriba de ella corría peligro.

Es más, un mesero ya se había caído, y la gerencia le había rechazado su reclamo de indemnización por accidente de trabajo. Muchos de los empleados ya habían expresado su preocupación por la banqueta. La gerencia siguió prometiendo arreglarla pero meses pasaron sin ninguna acción.

Finalmente, las y los camarera/os decidieron entre ellos no pararse más en la banqueta. La decisión tomó agallas, pero se mantuvieron firmes. Rehusarse a cantar en el escenario disminuyó la calidad del espectáculo ya que para los clientes era más difícil ver a los meseros.

Poco tiempo después, la gerencia instaló una nueva banqueta. Probablemente les costó decenas de miles de dólares. Pero lo hicieron, porque los meseros habían encontrado la manera de “motivarlos”.

Ve su sitio de web: http://www.stardustfamilyunited.com/

Anuncios

¡Huelga contra el Patriarcado!

por: FAU (Unión de Trabajadores Libres – Alemania) & ICL-CIT (Confederación Internacional del Trabajo) (26 feb 19)

En los últimos años, las mujeres han salido a las calles una y otra vez para protestar contra la violencia y la opresión, las restricciones a sus derechos reproductivos, las desigualdades existentes y la discriminación. Italia, Argentina, Polonia, Corea del Sur y Estados Unidos han visto numerosas protestas, manifestaciones, acciones directas y huelgas, que han culminado en España, donde varios millones de mujeres y hombres participaron en una huelga general. El año pasado en Alemania se formó una Alianza de Huelga de Mujeres (Frauen*Streik Bündnis), movilizando a individuos, varias organizaciones y redes para construir el movimiento de huelga alrededor del 8 de marzo. A pesar de que los movimientos feministas y sus logros se enfrentan a una creciente resistencia debido al cambio político a la derecha, cada vez más personas se unen a las protestas.

El trabajo de una mujer nunca se acaba

Las mujeres están oprimidas en todo el mundo. El racismo institucional, las desventajas estructurales, la violencia sexual, los regímenes fronterizos, los recortes en las prestaciones sociales, etc., hacen que la vida de las mujeres sea aún más difícil: en el hogar, en el trabajo y en los espacios públicos.

El orden de género —el patriarcado— asigna un papel tradicional a las mujeres, en el que se supone que son responsables del cuidado, del hogar y del trabajo educativo. Estas son actividades que se realizan en casa como cocinar, lavar, limpiar, cuidar a los niños, cuidar a los mayores, así como el trabajo emocional y sexual. Por lo tanto, las mujeres se enfrentan a una doble carga: el trabajo de cuidado no remunerado además del trabajo asalariado. Dos tercios del total de horas de trabajo en el mundo actual son actividades de cuidado no remuneradas realizadas casi exclusivamente por mujeres. En los países industrializados, las mujeres empleadas a tiempo completo dedican un promedio de 23 horas semanales a tareas domésticas no remuneradas, y de 6 a 12 horas al trabajo no remunerado de cuidado de niños, siendo este último de 2 a 4 veces mayor que el de los hombres. Según la información publicada en 2017, la brecha de cuidado de género (“Gender Care Gap”) en Alemania es del 52,4%.

Al mismo tiempo, tareas como el cuidado de familiares mayores, el trabajo doméstico, el cuidado de los niños y el trabajo sexual también están disponibles para su compra en el mercado capitalista, donde este trabajo también está dividido en función del género. Las estructuras patriarcales están entrelazadas con el sistema capitalista y hacen que las mujeres y su trabajo sean considerados menos valiosos. Un ejemplo es la situación de los cuidadoras. Aunque en Alemania existe la llamada “crisis del cuidado”, el problema del aumento de la demanda de personal asistencial sigue sin resolverse. ¿Por qué? El “poco atractivo” del trabajo de cuidado se debe tanto a los bajos salarios como al bajo estatus del trabajo de cuidado como profesión, que se considera como “trabajo de mujeres” y, por lo tanto, socialmente devaluado.

Al final, el trabajo de cuidado se delega a las mujeres migrantes, que no sólo trabajan en instituciones públicas, sino también en hogares privados, especialmente en el cuidado de personas mayores. Se estima que en Alemania hay entre 150.000 y 500.000 inmigrantes que cuidan a personas mayores. La mayoría son mujeres de Europa del Este, que a menudo trabajan de forma irregular y en condiciones precarias. El trabajo de cuidado transnacional no es un fenómeno nuevo en Alemania, y a las trabajadoras migrantes se les refiere a menudo como “nuevas sirvientas”.

En el mercado laboral, el trabajo asignado al género femenino, el llamado trabajo de las mujeres, es mal remunerado, temporal, ilegal, estigmatizado y en gran medida carece de seguridad social. Las compañeras son intimidadas en el supermercado por su jefe; los aprendices son tratados como mano de obra barata; los cuidadoras son explotadas física-, psicológica- y emocionalmente en las residencias de ancianos; las mujeres son acosadas sexualmente en el lugar de trabajo; las compañeras son obligadas a trabajar horas extras no remuneradas; las mujeres de edad avanzada a menudo son empleadas en condiciones precarias y sin seguridad social; las colegas son despedidas por estar embarazadas; las mujeres migrantes ni siquiera son invitadas a la entrevista de trabajo por su nombre; los desempleadas de larga duración son estigmatizadas como parásitos y amenazadas con sanciones; las mujeres son intimidadas en el lugar de trabajo porque son transgénero; las madres solteras son consideradas permanentemente desempleables… Estos son algunos ejemplos de nuestra práctica sindical: los bajos salarios, las condiciones laborales precarias y el acoso (sexual) son algunas de las muchas formas de discriminación que sufren las mujeres diariamente en todos los ámbitos de la vida.

Feminización de la pobreza

Según la Oficina Federal de Estadística (Statistisches Bundesamt), las mujeres en Alemania todavía ganan mucho menos que los hombres. En 2017, la diferencia de ingresos entre mujeres y hombres (la llamada brecha salarial de género) era de alrededor del 21%. El salario medio por hora de las mujeres fue de 16,59 euros brutos, muy por debajo del de los hombres (21,00 euros). Las diferencias estructurales que se reflejan en las biografías de empleo y en las opciones de carrera tienen un gran impacto en esto. Pero incluso en el sector de la salud y la asistencia social dominado por las mujeres, la brecha salarial entre hombres y mujeres era del 20%. Las mujeres no ganan más que los hombres en ninguna sola industria. Además, la mayoría de las mujeres están empleadas a tiempo parcial y sin seguridad social. En 2017, este era el caso de casi todas las demás mujeres trabajadoras de entre 20 y 64 años (47%). En el mismo grupo de edad de los hombres, la proporción fue del 9%. Por el contrario, mientras que las mujeres declararon que el principal motivo para trabajar a tiempo parcial era el cuidado de los niños o de las parientes mayores (31%) u otros compromisos familiares o personales (18%), para los hombres el motivo principal era el trabajo en el marco de la educación o la formación profesional (25%).

Como resultado de las limitaciones socioeconómicas, las mujeres están más expuestas a condiciones de trabajo precarias y más a menudo amenazadas por el desempleo de larga duración y la pobreza (de la tercera edad). En 2015, las mujeres recibían una pensión un 53% inferior a la de los hombres (la llamada brecha de la pensión de género). En este contexto hablamos de “feminización de la pobreza”.

Entre la explotación y la emancipación

Cada vez se transfiere más trabajo de cuidado a las mujeres, a las que se les paga poco o nada por ello. Esto genera beneficios que sólo benefician a unos pocos privilegiados. El hecho de que vivimos en una sociedad con crecientes diferencias de clase a menudo se mantiene oculto. El desmantelamiento del estado de bienestar nos deja con la situación en la que sólo los “ricos” pueden comprar servicios privados en el sector asistencial, mientras que los “pobres” tienen que arreglárselas solos.

Mientras tanto, la vida de las mujeres privilegiadas se presenta como un ideal “feminista” por el que vale la pena luchar. Sin embargo, la “política de igualdad” neoliberal sólo trata de explotar a las mujeres en el sistema capitalista inherentemente desigual como patrones, trabajadoras y consumidoras, en lugar de abordar realmente las desigualdades. ¿Ha cambiado nuestra situación desde que hay más mujeres representadas en los parlamentos? ¿Son nuestros salarios más altos cuando las mujeres gerentes supervisan nuestro trabajo? ¿Cuál es la causa de los bajos salarios de las mujeres, los recortes en la seguridad social, la criminalización del aborto, la falta de mujeres en el poder o el sistema económico que sólo funciona manteniendo las desigualdades sociales? Aunque las mujeres precarizadas realizan un trabajo esencial en la sociedad, ellas mismas están limitadas en las formas en que pueden moldear sus propias vidas.

Cada vez más mujeres trabajadoras se organizan en sindicatos de base, donde ningún funcionario puede dictarles cuándo hacer huelga, por qué y con qué medios. Desde hace un buen año, algunas trabajadoras organizadas en la Unión de Trabajadores Libres (FAU) se han defendido contra las condiciones del trabajo explotador y sexista en la floristería “Blumen Wolf” en la estación central de Hannover. Exigieron salarios más altos que al menos cubrieran los costos básicos de la vida, horas de trabajo y descansos adecuados, y más días de vacaciones. Los salarios en la floristería, como en otros “trabajos de mujeres” típicos, son sólo ligeramente superiores al salario mínimo. Para ganarse la vida, los trabajadoras tenían que trabajar muchas más horas extras de las permitidas por la ley. Se ignoraron el tiempo de pausa legalmente garantizado, las horas de trabajo máximo y los períodos de descanso entre los turnos. Además, las trabajadoras de “Blumen Wolf”, como responsables de la mayor parte del trabajo doméstico no remunerado en la familia, se ven afectadas por la doble explotación. Los bajos salarios contribuyen a que las mujeres dependan de hombres mejor remunerados. Por eso es una lucha laboral feminista. Los trabajadorAs se organizaron en la FAU y lograron numerosas mejoras en la empresa. Después de un aumento salarial del 50 por ciento, su salario está ahora por encima del salario estándar en la industria de las flores. No habrá más turnos de 16 horas —las horas de trabajo deben cumplir ahora con los límites legales. Las compañeras han reescrito los horarios de los turnos y acortado las horas de apertura para cumplir con las horas de trabajo legalmente reguladas. Se han opuesto a la intimidación del jefe. El público fue informado de las miserables condiciones de trabajo con piquetes, volantes y por las medias. En el mercado mundial de las flores, las condiciones de trabajo suelen ser aún más precarias que en “Blumen Wolf”, y la mayoría que trabajan en este sector son mujeres. Las compañeras de “Blumen Wolf” declaran su solidaridad con las trabajadoras de la industria de la floricultura a nivel mundial y exigen condiciones de trabajo justas y humanas no sólo en su propio lugar de trabajo, sino también donde se siembran, cortan y empacan las flores.

Juntas paramos, juntas avanzamos!

En todo el mundo, las mujeres luchan contra la opresión del patriarcado y el capitalismo. Como su principal arma de resistencia, han elegido la huelga. La lucha contra la explotación de la mujer en el hogar y en el mercado laboral como consecuencia de la división del trabajo basada en el género, es también la lucha contra la forma neoliberal del patriarcado, que subordina a las mujeres en todo el mundo de diferentes maneras, pero en todas partes con la misma brutalidad. Por lo tanto, la huelga de mujeres debe incluir también el hogar, la escuela, el hospital y otros centros de atención, y todas las formas de trabajo que realizan las mujeres—también el trabajo de cuidado no remunerado y el trabajo emocional. La huelga de mujeres muestra que las mujeres tienen intereses comunes, que están ligados al interés común de todos los trabajadores del mundo: quieren liberarse de la explotación económica y la opresión social.

Desafiando el orden neoliberal que exige el control total sobre el cuerpo, la vida y el tiempo de las mujeres, las mujeres están exigiendo poder, quieren tomar decisiones por sí mismas, y son conscientes de que no lo conseguirán sin luchar. La fem*fau, un grupo de trabajo a nivel federal de la FAU, llama a la participación en el movimiento de huelga el 8 de marzo de 2019: “Nos esforzamos por superar el capitalismo y el patriarcado. Estas luchas también deben dirigirse contra el racismo y la explotación transnacional, ya que todas estas estructuras de poder están entrelazadas. Nuestro objetivo es la liberación de toda explotación, opresión y dominación. La huelga, el rechazo del trabajo (pagado e impagado), es nuestro medio más eficaz. Sólo a través de la acción colectiva podemos lograr la emancipación social y la autodeterminación”. Las mujeres de todas las profesiones y condiciones sociales se declaran en huelga para mejorar las condiciones de trabajo y de vida de toda la clase obrera: mejores condiciones de trabajo y salarios decentes, seguridad social, libertad (de movimiento) y autodeterminación.

Información adicional: Participación de la FAU en la Huelga de Mujeres el 8 de marzo de 2019

Como parte de la Alianza de Huelga de Mujeres, muchos sindicatos de la FAU se están movilizando activamente para el 8 de marzo organizando eventos, conferencias y proyecciones de películas, y produciendo y distribuyendo sus propios folletos y material informativo. El grupo de trabajo feminista de la FAU, fem*fau, ha publicado una edición especial feminista de nuestro periódico sindical Acción Directa (Direkte Aktion). Aborda la lucha de las mujeres por su autodeterminación en la vida cotidiana, por ejemplo, en el lugar de trabajo, en la oficina de empleo, en el sindicato y en la familia. El periódico se centra en temas como el trabajo reproductivo no remunerado, las recientes luchas laborales en las llamadas industrias de mujeres, el sexismo en el lugar de trabajo, las precarias condiciones laborales de los trabajadoras migrantes de cuidado, las relaciones jerárquicas de género, etc. El periódico sindical se distribuirá gratuitamente durante la huelga y los eventos relacionados con la lucha feminista para llegar a más gente. Además, se ha publicado un folleto con consejos legales sobre cómo participar en la huelga. Con algunos consejos prácticos y ejemplos queremos llegar a las empleadas y desempleadas, a las estudiantes y a las jubiladas, etc. y animarlas a unirse a la huelga. Hacemos un llamado a la solidaridad con todas las mujeres para apoyar sus luchas cotidianas, ya sea en casa o en el trabajo. Organicémonos en la lucha por una vida mejor y mejores condiciones de trabajo para todos!

CNT Francia: “TODAS Y TODOS EN LA HUELGA EL 8 DE MARZO!”

¡CONTRA LA VIOLENCIA SEXISTA!  ¡CONTRA LA DESIGUALDAD SALARIAL!

por: Confédération nationale du travail (CNT-f) Francia

A pesar de las leyes, discursos y promesas, el sexismo y el patriarcado siguen siendo las normas dominantes en 2019 en Francia. Según los departamentos, los puestos ocupados, a las mujeres se les paga de 9% a 25% menos en promedio.

216,000 mujeres son víctimas de violencia doméstica (física o sexual) cada año. Esta violencia mata a una mujer cada tres días. Y cada 7 minutos, 1 mujer es violada en Francia.

La violencia contra las mujeres también es acoso sexual en la calle y en el trabajo, asalto sexual y violación, incluidos los cónyuges, novios, ex parejas; mutilaciones, escisiones y matrimonios forzados. Cuando hacemos la adición, llegamos a un total de casi 500 000 víctimas anuales en Francia.

¡Basta, basta, basta!!!

Todas y todos a la Huelga feminista del 8 de marzo!

¡Llamada a la huelga nacional de mujeres en Alemania!

por: Frauen*streik (Alemania) 

En la primera reunión nacional para una huelga de mujeres en Alemania se decidió :

¡Llamada a la huelga!

„Si nosotras paramos, se para el mundo.“

El 8 de marzo es el Día Internacional de la lucha de las Mujeres. Hemos estado en huelga, discutiendo y luchando por nuestros derechos y contra la opresión durante más de 100 años. Un movimiento de mujeres y queers* en huelga se está extendiendo por todo el mundo, desde Polonia a Argentina, desde Nueva York a Hong Kong, desde España a Nigeria y Australia. También vemos razones para ir a la huelga y decir: ¡Basta! Hagamos una huelga juntos el 8 de marzo!

Constantemente somos discriminadas, oprimida y explotadas. Diariamente nos menosprecian con chistes hirientes, comentarios, asaltos y violencia física. Nuestro trabajo se valora muy poco y las mujeres en Alemania todavía ganan en promedio un 22% menos que los hombres. Y no sólo eso, en casa nos encargamos de innumerables horas de trabajo educativo, doméstico y de cuidados. Algunas de nosotras también lo hacemos mal pagados en los hogares de otras personas. A menudo proporcionamos apoyo emocional a familiares, amig@s, parejas y colegas. En la vejez apenas llegamos a fin de mes con nuestra pensión, si es que la tenemos. Tan diferentes como somos, todos somos trabajadoras* porque tenemos que trabajar, ya sea con un bolígrafo, una llave inglesa, una computadora o una escoba en nuestras manos, nos paguen o no. Se espera de nosotras que hagamos este trabajo sin quejarnos, sin que nadie se dé cuenta y, por supuesto, con una sonrisa. ¡No toleraremos esto por más tiempo! ¡Estamos en huelga!

Queremos hacer huelga,

… porque queremos vivir en un mundo en el que se valore cada trabajo.

… porque ya no seremos explotadas, ni en casa, ni en el trabajo asalariado.

… porque nuestro tiempo nos pertenece y nosotras mismas queremos determinar cuándo y cómo trabajamos.

… porque exigimos que se ponga fin a la emergencia del estado de cuidado, a la falta de guarderías gratuitas, a la mejora de la partería y a los trabajos de limpieza.

… porque ya no permitimos que los trabajos mal pagados se transmitan a las mujeres y a queers* en condiciones inseguras y fuera de la ley.

… porque nosotras mismas queremos decidir sobre nuestros cuerpos y si quedamos embarazadas y cuándo o cuándo terminamos un embarazo no deseado.

… porque no necesitamos una división rígida entre mujeres y hombres, sino más bien reconocimiento y justicia de género para hombres y mujeres transexuales, no binarios e intersexuales.

… porque queremos decidir por nosotras mismas a quién amamos, si, cuándo y con quién tenemos relaciones sexuales.

… porque no queremos que ninguna de nosotras sea devaluado o criminalizado por aceptar dinero por sexo.

… porque ya no nos dejamos dictar qué o a quién encontramos bello, cómo debemos aparentar y cómo debemos vestirnos.

…porque queremos vivir junt@s de una manera que no obstaculice a nadie.

… porque ya no toleraremos que las mujeres y los queers* sufran agresiones sexuales o sean asesinadas*.

… porque queremos dejar claro que la violencia no comienza con golpes, sino con lesiones verbales, paternalismo de cualquier tipo o aislamiento del mundo exterior.

…porque no necesitamos protección de los hombres, sino el fin de la violencia. Cualquier ataque a una mujer es un ataque a todas nosotras!

… porque ya no queremos tolerar que las guerras echen a cient@s de personas y las maten todos los días, especialmente en el Sur global. El Gobierno alemán, el Bundeswehr y la economía alemana están implicados, especialmente en la exportación de armas.

… porque no debemos permitir que las personas que se ahoguen en el Mediterráneo y los que llegan a Alemania se vean privados de sus derechos, marginados y atacados.

…porque nos oponemos al alojamiento en campamentos, a las deportaciones y al acoso de las autoridades.

… porque todas tenemos el mismo derecho a la salud, la educación y la vivienda.

… porque ya no podemos quedarnos de brazos cruzados cuando la naturaleza es destruida en todo el mundo de tal manera que pone en peligro nuestras vidas. Las empresas alemanas son responsables de la explotación de los recursos naturales en muchas partes del mundo. La Huelga de Mujeres* es también una huelga por la preservación del medio ambiente y el uso sostenible de los recursos naturales para todos!

… porque nos oponemos a la política de derecha y al surgimiento de partidos y movimientos de derecha.

… porque nos resistimos a leyes que nos hacen desiguales, separad@s y criminalizad@s.

… porque ya no permitimos que las mujeres y l@s queers* con o sin pasaporte alemán, l@s inmigrantes* y l@s alemanes se dividan y se enfrenten entre sí.

Enfrentamos el 8 de marzo las condiciones indignas, con diferentes aciones…

…no vamos a trabajar.

…dejamos los trabajos domésticos.

…dejamos de cuidar a los demás y pensar para ell@s.

…dejamos de ir a la escuela, escuela vocacional o universidad.

… Nos reunimos y hacemos planes para nuestro futuro.

…en solidaridad con todas las personas en huelga.

Nos ayudaremos mutuamente para que todas podamos participar en esta huelga mundial. Nuestras acciones son múltiples! Habla con tus colegas, amigas, vecinas, madres, abuelas, tías y hermanas, pasen a la acción juntas! Reúnanse, conózcanse, escúchense! ¡Creemos comités de huelga en todas partes! Este es el comienzo de un movimiento creciente.

Somos:

… muchas mujeres y queers* muy diferentes de diferentes contextos. Tenemos diferentes experiencias sociales y culturales. Tenemos diversos cuerpos, habilidades e historias de vida. Algunas de nosotras hemos vivido aquí durante mucho tiempo, algunas de nosotras hemos llegado recientemente. Algunas de nosotras vamos a la escuela o hacemos una formación profesional , algunas de nosotras estamos afectadas por Hartz IV, algunas de nosotras recibimos beneficios sociales o pensiones, algunas de nosotras no recibimos nada en absoluto y muchas trabajamos en diferentes profesiones. Lo que nos une es el poder de dejar de lado nuestro trabajo remunerado y no remunerado!

 

Mujeres y queers * de todo el mundo: ¡Estamos en huelga!

Únete a nosotras!

https://frauenstreik.org/espanol/

 

CNT convoca formalmente huelga general feminista para el próximo 8 de marzo

por: Confederación Nacional del Trabajo  (España – 13 feb 19)

Este 8 de marzo la CNT vuelve a colocarse detrás del movimiento feminista estatal y convoca, tal y como es su mandato, una huelga general de 24 horas en todos los sectores laborales. Escuchamos muy atentamente al movimiento feminista y compartimos su análisis, siendo conscientes de la responsabilidad que como organización obrera y feminista tenemos en el momento histórico nos toca vivir. La huelga llamará tanto a mujeres como a hombres, igual que el pasado 8 de marzo de 2018.

Las mujeres de clase obrera nos enfrentamos día tras día a un sistema capitalista y patriarcal cuya existencia misma depende de la opresión de la mujer, por lo que comprendemos que esta huelga no puede circunscribirse únicamente al ámbito laboral. Nos unimos al movimiento feminista en la exigencia de que el trabajo de cuidados se equipare al trabajo productivo y sea reconocido como lo que es: un valor social de primer orden sin el cual la sociedad no sobreviviría.

Denunciamos la violencia de género como herramienta de control patriarcal. Las cifras escalofriantes de mujeres asesinadas a manos de sus parejas, exparejas, amigos, familiares, compañeros de trabajo, vecinos… en definitiva, a manos de hombres conocidos y desconocidos, son el aspecto más extremo y doloroso de la violencia estructural que sufrimos las mujeres, pero no el único. A las mujeres la violencia nos atraviesa en todos los aspectos de la vida: estudios, familia, trabajo, sexualidad, cultura…

En el ámbito laboral exigimos el fin de la brecha salarial, que alcanza más de un 20%, conscientes de que existen mecanismos para anularla que no se están poniendo en práctica, tales como la definición de los elementos determinantes del salario y complementos salariales como contenido mínimo de los convenios, la realización de campañas de oficio por parte de Inspección de trabajo, sanciones a empresas en las que existe brecha salarial, el establecimiento de medidas procesales individuales y colectivas que permitan el ejercicio de acciones contra la discriminación indirecta o la realización de un diagnóstico oficial de la brecha salarial con la participación de los sindicatos y las organizaciones feministas.

Exigimos el acceso al Empleo y la Promoción Profesional estableciendo para ello medidas objetivas por la vía de la negociación colectiva, prohibiendo a las empresas que exijan disponibilidad horaria fuera de la jornada de trabajo y obligándoles a que la formación deba realizarse obligatoriamente dentro del horario laboral.

Exigimos el derecho de información a todos los sindicatos con presencia en cada empresa en lo referente a los procesos de selección, para garantizar la no discriminación, y que se establezcan límites legales a la libertad de contratación por ser una fuente de discriminación indirecta, así como campañas de oficio de la Inspección de Trabajo orientadas a comprobar el cumplimiento de la objetividad en el acceso al empleo y promoción profesional, con establecimiento de sanciones específicas a su incumplimiento.

Exigimos que los permisos de maternidad y paternidad sean idénticos, obligatorios e intransferibles y que ello vaya acompañado de medidas de fomento de la corresponsabilidad entre hombres y mujeres, establecimiento de permisos por emergencia familiar, obligatoriedad para las empresas con plantillas de más de 250 personas de contar con servicio de guardería y centro de día para personas mayores, establecimiento como servicio mínimo a prestar por Ayuntamientos de más de 5.000 habitantes de centros de día y guarderías y la derogación Decreto 20/2012 que, entre otras cosas, elimina la cotización a la seguridad social de las cuidadoras no profesionales de la personas dependientes.

En lo referente al Empleo al Servicio del Hogar Familiar, exigimos la ratificación del Convenio de la 189 de la OIT y, por lo tanto, la derogación del “carácter especial” de esa relación laboral y su inclusión en el régimen general y en el Estatuto de los Trabajadores a todos los efectos, incluida la consecuencia de la nulidad del despido, la intervención de la Inspección de Trabajo y la consideración de las horas “de presencia” como tiempo de trabajo efectivo.

Exigimos así mismo el establecimiento de medidas de igualdad y no discriminación como contenido mínimo de todos los convenios colectivos, con independencia del tamaño de la empresa y la obligatoriedad para todas las empresas de realizar un análisis de los riesgos del puesto de trabajo y específicamente de los riesgos durante el embarazo y la lactancia.

En lo referente a las pensiones, exigimos la eliminación brecha de género. Esta brecha deriva de la organización social de los trabajos, que desvaloriza los cuidados, y de las discriminaciones de género existentes en el mercado laboral, que provocan que las mujeres tengamos un menor acceso y estemos empleadas menos horas y menos años a lo largo de nuestra vida laboral.

La reforma del sistema de pensiones ha acentuado esta brecha de género al ampliar el período de cotización necesario para conseguir el total de la pensión de jubilación, aumentar el número mínimo de años cotizados y endurecer las reglas de cálculo de la pensión. La brecha en las pensiones es el resultado de una sociedad injusta y misógina que castiga a las mujeres mayores por haber mantenido y seguir manteniendo a flote a tres generaciones.

En el ámbito internacional queremos aprovechar una vez más para mostrar nuestra solidaridad con la revolución social de Rojava, en el centro de la cual están las mujeres. Allí han sido parte fundamental en la formación de una nueva sociedad. Una forma de organización pluralista basada en la democracia radical, la transformación de la mentalidad social machista, la lucha contra Dáesh, el estado fascista turco, y, sobre todo, la alianza Patriarcado-Estado-Capital. Su ejemplo nos reafirma en que ninguna revolución puede tener éxito sin la plena participación de las mujeres.

La CNT estará a la altura de estas reivindicaciones e irá a la huelga convencida de la victoria. No aceptamos la tibieza de los sindicatos de concertación que quieren hacerse la foto a la vez que pretenden desactivar el movimiento y convertir una Huelga General en una protesta inofensiva, simbólica y sin capacidad transformadora. Nos vemos obligados/as una vez más a denunciar la miseria de unas organizaciones que boicotean todas aquellas luchas que no pueden controlar.

También nos negamos a que se nos utilice en procesos electorales, bien como moneda de cambio o bien como decorado de las distintas campañas. Las reivindicaciones feministas son un fin en sí mismo y las mujeres trabajadoras no somos rehenes de nadie, por eso utilizamos la huelga, una herramienta de control obrero que no permite recuperaciones ni manipulaciones partidistas.

Este 8 de marzo los hombres y mujeres de la CNT iremos a la huelga conscientes de que cualquier pequeño paso atrás puede suponer un gran retroceso. Sabemos que más pronto que tarde la represalia patriarcal estará al nivel del desafío lanzado por el movimiento feminista y que, como siempre, tendrá al fascismo y a la patronal de su lado. No es momento, por tanto, de tibieza ni medias tintas.

Las mujeres de clase obrera sabemos que este es nuestro momento y que esta lucha solo podremos ganarla desde la unidad, que no uniformidad. Mujeres de distintas edades, de distintas procedencias, de distintos sectores, en el campo, en la industria, en los servicios, en los pueblos y en las ciudades, trabajadoras de dentro y de fuera de casa… encontrándonos donde nos hemos encontrado siempre las mujeres: en el apoyo mutuo y en la solidaridad.

Viva la huelga, compañeras. Si lo paramos todo, no podrán pararnos.

Como construir una rama del IWW #2

por:  J. Pierce

Hola, compa, qué tal? Cómo va tu rama?

Vamos a hablar más sobre lo que puedes hacer con este IWW.  Aquí encontrarás una nueva lista de etapas para tu organización.  Las etapas que sugiero para tu rama empiezan con actividades faciles y seguras, sin embargo se van complicando y aumentando el peligro. Como en el artículo #1, lo que encontrarás no son recomendaciones oficiales. La lista está dirigida a nueva/os organizadores en Latinoamérica pero también sirve en otras partes. Las etapas son:

1.) Investigación y educación   2.) Preparación y recopilación   3.) Alianzas y unificación   4.) Organización y acción directa

Aunque las etapas están organizadas en secuencia, al momento de aplicarlas haras varias al mismo tiempo.  Lo que necesitas recordar es que no quieres iniciar una pelea antes de estar preparado/a.

La lista toma en cuenta el hecho que vario/as de ustedes viven en paises muy peligrosos para el trabajo que proponemos. Colombia y México, en particular, tienen muy mala reputación sobre la esperanza de vida de un/a organizador/a de sindicatos (o para el caso, un/a periodista…). Pero sí no hacemos este trabajo, quién lo hará? Con seguridad siempre en mente, lee las etapas y haz un plan de construir y crecer tu rama de “la cosa más grande en el universo” –  los Trabajadores Industriales del Mundo.

Las cuatro etapas para construir una rama del IWW:

1.) Investigación y educación – “Historiadores”

  • investigar la historia del IWW y sindicalismo revolucionario en tu región
  • organizar talleres, formación, y pláticas
  • escribir y traducir muchos artículos
  • iniciar redes sociales para tu rama del IWW
  • colectar a las personas que quieren ayudar al proyecto del IWW
  • encontrar un lugar para reuniones
  • escribir un plan

2.) Preparación y recopilación – “Abogados”

  • determinar los requisitos para registrar un sindicato oficial en tu país (tal vez no quieras estar registrado, o tal vez será necesario…)
  • establecer cuotas, requisitos de membresía, reglas del GHQ en Chicago, etc.
  • convertirse en expertos de derecho laboral de tu país
  • aprender y enseñar códigos de seguridad industrial, leyes sobre acoso sexual y discriminación, productos químicos y materiales peligrosos, leyes sobre inmigración y refugiados, salarios y beneficios estándares, deficientes e ilegales, etc.)
  • establecer una publicación (puedes revivir un nombre histórico)
  • delegar roles de oficiales de la rama (secretaria/o, tesorera/o, enlaces,  etc.)
  • fabricar botones, camisetas, etc.
  • imprimir volantes, panfletos, etc.
  • recaudar fondos
  • compartir una oficina con otra organización
  • investigar industrias en mayor necesidad de apoyo (Hay condiciones ilegales que pueden mejorarse sin parecer radicales… todavía?)
  • hablar con empleada/os de muchas industrias y trabajos diferentes
  • encontrar militantes e izquierdistas en los sindicatos oficiales
  • colectar contactos y refinar tu plan de organización

3.) Alianzas y unificación – “Activistas laborales”

  • iniciar campañas de “solidaridad” junto con otras organizaciones
  • participar en “Días internacionales de acción”
  • celebrar ocasiones radicales como Día Internacional de las Mujeres, Primero de Mayo, o días especiales de tu país
  • ser útil para trabajadores
  • formar alianzas con otros sindicatos independientes o revolucionarios
  • luchar en contra del racismo y sexismo (Haz de la lucha contra el racismo y sexismo una prioridad, tanto en sus campañas externas como dentro de la rama.)
  • refinar la cultura de tu rama y del IWW en tu región (Quiénes estarán atraida/os al IWW? Que música, imágenes, estilo y actitud usarás?)
  • escribir cartas en apoyo de campañas (a otros paises?)
  • difundir el mensaje del IWW en otras partes de tu región
  • reclutar a la gente y prepararles para ser organizadores

4.) Organización y formación – “Organizadores”

  •  iniciar camapañas de organización del IWW
  • entrenar tus organizadores con la formación OT 101 del IWW
  •  pelear con los empleadores usando acción directa en el lugar de trabajo, presión y boicots de la comunidad, cargos legales, y todas las herramientas que crecen el poder de la clase obrera
  • ganar en casos jurídicos
  • liderear manifestaciones
  • establecer una sala sindical del IWW
  • reclutar grupos independientes de trabajadores
  • publicar tus victorias para atraer más miembros
  • idear estrategias y tácticas nuevas para mejorar las condiciones industriales y crecer el IWW

Úsalos, compa, y sigue en contacto!

solidaridad@iww.org

Como construir una rama del IWW #1

por: J. Pierce

Compa! Aquí tienes una lista de verificación para construir tu rama del sindicato revolucionario – los Trabajadores Industriales del Mundo (IWW). No es una lista oficial, ni por las reglas oficiales. Es una lista sencilla y práctica que he desarollado a través de los años.  Tampoco es una lista con secuencia. Puedes empezar con el elemento más fácil y desarrollar tu rama desde ahí. Esta lista está dirigida a nueva/os organizadores en Latinoamérica pero es aplicable en casí todas partes.

Si la situación en tu país es poco precaria, debes de tener mucho cuidado y evaluar cada paso pensando en las consecuencias potenciales.

1.) Un grupo de compañero/as. – (tres que realmente quieren dedicar a este proyecto)  Si no tienes tres personas para empezar, va a quedar como tu idea no más. En adición de tus organizadores, vas a necesitar ‘mentores‘. Ellos van a contribuir la rama con mucha historia de las luchas de tu comunidad, región, país, etc. Lo más probable van estar en contra de tu proyecto, ideológicamente, pero van a tener esperanza en ustedes de todas maneras.
2.) Un lugar para reunirse. – (un café, un centro comunitario, la biblioteca, una librería…)  Siempre recomiendo “Wobbly Wednesdays” en un café. (Tú puedes inventar un nombre que sirve en español…)  Todos llegan con sus computadores, cuadernos, u otros materiales para hacer poco trabajo mientras platican sobre los planes, la política, etc.  Si no están escribiendo y trabajando, es posible que vaya a quedar como una sesión de quejas o club revolucionario de estilo de vida. Construir el IWW involucra mucho trabajo y vas a encontrar mucha/os compas que no quieren trabajar en eso.  (Ellos van a ser sus simpatizantes.)

3.) Una lista de correo electrónico (espero que no solo facebook…). Hay mucha gente que solo conoce facebook pero en mi experiencia una lista de correo electrónico significa que hay trabajo para hacer, y facebook significa solo socializar. Es fácil socializar pero lo que vas a necesitar es compas que trabajen. (Dar ‘like’ no es sindicalismo revolucionario.)

4.) Una persona que se quiere registrar como un miembro (oficial) del IWW con la oficina central –  GHQ (General Headquarters)  en Chicago. Esta persona va a ser el enlace entre tu rama y la organización general. (Más probable eres tú, compa.)  Digo una persona ahora porque en muchas partes, lo que ganan ustedes monetariamente es más valioso en tu país que en EEUU. No suena lógico enviar tu dinero a EEUU mientras no sea necesaria. Entonces es mejor que tus compas guarden sus cuotas en tu país hasta que tengan una rama establecida. Luego ustedes pueden comunicarse con GHQ y crear un acuerdo que sirva para las dos partes.
5.) Amistad con otros sindicatos independientes y organizaciones revolucionarios en tu país.  Es ideal que encuentres un grupo militante de trabajadores que quieran afiliarse con el IWW. Pero este ideal no es fácil ni común.  Conexiones con grupos feministas, comunitarios, estudiantes, etc. son muy importantes también. Queremos ser, primero, un Comité de organizadores y, luego, un Sindicato revolucionario de trabajadores. Por eso recomiendo permancer enfocado en las industrias y ser amigos con los sindicalistas. También, en varios países ya hay un sindicato revolucionario que llamamos una ‘organización hermana’ – la FORA en Argentina, el FAT en México, por ejemplo. Queremos colaborar y ayudarles, no competir con ellos.  Si tienes un ambiente peligroso en tu área, estas amistades van a ser muy importantes para la protección.  El IWW es anti-sectario: queremos más amigos, no más enemigos.
6.) Herramientas y equipaje.  – para pancartas de piquetes; papel, madera, una grapadora, marcadores; un celular de la rama; un megáfono o un sistema de altavoces; una compañía para hacer camisetas, calcomanías, volantes; y un carro!  A veces ser útil para un grupo independiente de trabajadores es la clave de crecer tu rama. Si hay una huelga, por ejemplo, de trabajadores independientes y ustedes pueden proveer equipaje útil para un piquete o una marcha, ellos van a ver el IWW más fuerte y organizado, y con suerte, pueden unirse a tu rama (o al menos sus militantes).
7.) Literatura y trastos del IWW.  Siempre digo “No hay tal cosa como un sindicato. Solo es una idea, un sentimiento. Son los artículos que podemos ver y tocar que transforman un sentimiento a una organización de verdad.”  Vas a necesitar varias cosas para crear la sensación que ustedes tienen una organización de verdad, literatura que ya existe en español son “El Gran Sindicato” y “Piénsalo”. Hay muchos escritos en SOLIDARIDAD que ustedes pueden usar para crear panfletos. Vas a necesitar gorras, camisetas, botones, banderas, etc.  Algunos de estos puedes obtener del GHQ pero por los precios altos de EEUU, va a ser mejor hacerlos en tu país y venderlos para crecer fondos. También, a través de crear amistades con Wobblies en otros países, vas a colectar artículos del IWW que estos compas van a darles.  Estas cosas ayudan a crear el sentido que ustedes son una rama de verdad de un sindicato mundial.
8.) Una plataforma de internet –  (un blog,  página de web,  facebook, etc.)  Esto es el más fácil y tal vez el primer paso.  Muchos fotos van a demonstrar tu perspectiva, tus acciones, tus metas. Puedes usar WordPress.com o Wix.com u otros de tu país.  Puedes agarrar material de SOLIDARIDAD y otros sitios del IWW para crear tu sitio en una tarde de café!  Crear tu propia hoja informativa va a ser un paso muy importante y este sitio y hoja van a ayudarles a encontrar tus nuevo/as contactos.
Esta lista va a continuar.  Si estas construyendo tu rama del IWW, comunícate con SOLIDARIDAD y GHQ para más ayuda y consejos.
solidaridad@iww.org
ghq@iww.org