¡Trabajadores de Burgerville, Únanse!

Obreras de comida rápida han formado el Sindicato de Trabajadores de Burgerville con el apoyo del IWW

Por: Portland IWW

Traducido por: J. PierceBVWU en marcha

 

Portland, OR, EUA – 26 abril 2016 – En un hecho histórico, trabajadores de Burgerville, una cadena de comida rápida basada en la área de Portland, anunciaron en una manifestación en el Clinton Street Theater, que estaban formando un sindicato, afiliado con la rama de Portland del sindicato Trabajadores Industriales del Mundo (IWW).  Marcharon desde el teatro al Burgerville ubicado en Sureste 26 y Clinton para presentar sus demandas:

  • Un aumento inmediato en el sueldo de $5
  • Seguro de salud accesible y de calidad
  • Trabajos seguros y saludables
  • Horarios justos, consistentes, y con avisos previos
  • Un trabajo sostenible que apoye y que incluye días de licencia de maternidad y paternidad
  • Servicio de guardería gratuito y contribución para gastos para transportesBurgerville 3

Una trabajadora típica de Burgerville gana solo $9.60 por hora, y normalmente está programada solo 26 horas por semana, justo bajo de las 30 horas por semana que son necesarios para ser elegible para recibir beneficios.  Esto es más o menos igual de $990 por mes sin impuestos.  Para dejarlo más claro, la renta promedio de un departamento en Portland es $1,275 por mes para un departamento de una recamara, y la mayoría de los dueños de departamentos requiere que los inquilinos prospectivos tienen ingreso tres veces mayor que de la renta.

“La mayoría de la gente no puede alcanzar para tener un departamento. En Portland, todo el mundo sabe que el costo de vida es insano.  Básicamente necesitaba un trabajo adicional para poder tener mi propio espacio.  No podría alcanzarlo con lo que Burgerville me paga,” dijo Greg, trabajador de Burgerville y miembro del sindicato.

Otras obreras citaron problemas con la actitud indiferente de la gerencia a sus empleados. “Necesito poder tomar un día de enfermedad sin miedo de represalias,” dijo Robert, un trabajador de Burgerville en el local de Powell.

Las y los trabajadores formando el Sindicato de Trabajadores de Burgerville representan una sección transversal de la comunidad – jóvenes y estudiantes, madres, padres, y abuelos.  Ponen pasión en su trabajo, y quieren mejorar sus trabajos para ellos mismos, para sus compañeros, y para la comunidad.Sindicato de Trabajadores de Burgerville - Portland IWW

“Estamos intentando mejorar a Burgerville. Nada mas quiero poder realizar mi trabajo y recibir un salario digno.  Esto va a mejorar a Burgerville, por tener empleados felices que chambean y están orgullosos de sus trabajos,” dijo Debbie, miembro del Sindicato de Trabajadores de Burgerville.

El Sindicato de Trabajadores de Burgerville está apoyado por el IWW de Portland y endosado por una coalición de sindicatos locales y grupos comunitarios, incluyendo ILWU Local 5 (vendedores de libros), IATSE Local 28 (tramoyistas), SEIU Local 49 (limpiadores), PAT (maestros), OPAL Justicia Ambiental de Oregon, Red de Solidaridad de Portland (PDXSol), Trabajos con Justicia de Portland, Colectivo de Garza Azul (Reed College), Comité de Solidaridad de América Central de Portland, Gerencia Colectiva de Abarrotes Cooperativas de Alberta, Colectivo Hella 503, Colectiva Abolicionista de Marilyn Buck y Cooperativa de Comestibles “People’s”.

Para apoyar, échale un vistazo de la página del Sindicato de Trabajadores de Burgerville:

 

BWU logo

Anuncios

¿Tu camarero/a es de origen ético y justo?

logo de FRWUPor: Maff Tucker, Bristol IWW

Traducido por: GML

Desde que yo recuerdo, Bristol ha querido ser visto como el lugar donde “se hace lo correcto”. Desde los años 70′ la política del Ayuntamiento promueve el arte local y los proyectos sociales mediante la exención de tasas y el alquiler social. Los/as residentes de cada área de la ciudad han apoyado proyectos independientes y empresas locales y han dado la cara por éstos cuando han tenido algún problema. Los/as activistas pueden trazar una línea de lucha contra la opresión partiendo desde la lucha de los mineros de Kingswood y otras.

Como vivimos y pensamos, es como comemos y bebemos. De origen ético y local, orgánico, de comercio justo – Bristol fue una de las primeras ciudades en adoptar este tipo de ideas después de profundizar a través de la “ciudad real” y de las zonas turísticas que promovemos de cara al resto del mundo. Cervezas y sidras locales servidas en los pub independientes, azúcar de comercio justo con tu taza de café, pollo ecológico en el menú del restaurante. A no ser que vayamos a algún lugar barato y de grandes porciones, los/as “Bristolians” esperamos un cierto patrón cuando nos traen la comida a la mesa o se derrama la cerveza por el posavasos.

¿Pero qué pasa con el/la camarero/a que trae la comida a la mesa? ¿Qué pasa con quien sirve la cerveza? ¿Qué pasa con el/la cocinero/a que asa el pollo de granja o de origen ético? La investigación de The Cable realizada el año pasado, destaca que el personal y los sindicatos que trabajan para protergerle, ya sabían que:

El incremento de las demandas de calidad y valor por parte de los consumidores, junto a la deliberada debilidad de las leyes que protegen a los/as trabajadores/as, ha permitido a los/as jefes/as mantener las ganancias y reducir los salarios y beneficios de los/as trabajadores/as.

Con el fin de proporcionar “flexibilidad” a los patrones para alcanzar el éxito en la despiadada economía global, los gobiernos de toda índole se han saltado las leyes recortando los derechos y la protección que los/as trabajadores habían conseguido para luchar contra la explotación. En tal atmósfera, no es de extrañar que los “Malos/as Jefes/as” hayan prosperado en la industria de la restauración: acosadores/as, trepas, mezquinos/as y ladrones/as de derechos.

Un ejemplo es un popular café del centro que recibe críticas en Trip Advisor como: “El mejor café independiente de Bristol”, “Una institución en Bristol” donde “el amable personal no pudo hacer suficiente por nosotros/as”. Genial para los/as clientes pero para “el amable personal” la experiencia es diferente.

Días de prueba sin retribución que pueden durar hasta una semana. Salarios retenidos como “depósitos” que no se devuelven. Acoso constante por parte de los/as jefes/as para proveer un servicio de “5 estrellas” con salarios de “1 estrella” con personas inmigrantes pagadas por debajo del Salario Mínimo (esto ha sido reportado al organismo pertinente en el Reino Unido, HMRC – consulta su website para más detalles). Horas extras obligadas no pagadas y la constante amenaza de ser despedido si a tu jefe/a no le gusta tu cara.

Pero, ¿qué podemos hacer?

¿Qué pueden hacer los/as trabajadores/as de la restauración cuando se encuentran con condiciones como las anteriores? El IWW es un sindicato de base para los/as trabajadores/as. En palabras del legendario IWW Joe Hill, quien este mes hizo 100 años que murió: “¡No se lamenten, organícense!”. El IWW ha lanzado una campaña nacional para que los/as trabajadores de la industria se inscriban y así después poder formarles para luchar contra jefes/as acosadores/as. Mira nuestra web para más detalles.

¿Qué pueden hacer los/as clientes de los restaurantes, pubs y cafés para ayudar? Los/as “Bristolians” pueden hacer lo mismo que han hecho por décadas: Hacer lo correcto. Interésate. Busca cuánto cobra el personal del bar o café que frecuentas: ¿salario digno o salario mínimo? (Si estás pagando más de £1.5 por un café o té, ¿crees que el salario mínimo está bien?). Ve más allá del buen servicio y la sonrisa: ¿El personal tiene los descansos apropiados, el jefe juega limpio? Añade el resultado de tus investigaciones a Trip Advisor, cuéntaselo a tus amigos/as, corre la voz.

Los cambios tienen que sucederse a nivel local, en Bristol, por los/as “Bristolians” corrientes haciendo campaña por el cambio. Así es como las mejoras éticas y justas se han dado en el pasado.

Un día, el IWW quiere ver el mundo más allá del trabajo, donde la gente pueda elegir qué es lo que quiere hacer con su tiempo, por encima de ser forzada a realizar tareas menores insignificantes por dinero. ¡Es un largo camino! Se necesita un cambio a nivel nacional que restaure los derechos y proteja a los trabajadores de los/as jefes/as.

Hasta entonces, estamos empujando a Bristol para que se convierta en una ciudad “justa para trabajar” – con mejores condiciones para todos/as, empezando por el ámbito de la restauración, y queremos traerte hacia nosotros/as.

~

Este artículo fue publicado originalmente en The Bristol Cable el 8 de noviembre 2015.

logo del IWW