“Somos I.W.W.” – Una carta de Chile, 1923

Encontramos ésta carta como anexo de la tesis “Los wobblies criollos” por Mario Araya Saavedra escrito en Santiago en 2008.  No tengo certeza sí la carta representa la perspectiva de la organización IWW Chilena o solo de algunos miembros anarquistas defendiendo su decisión de juntarse con la IWW a pesar de las críticas. Lo que sabemos, al menos, es que el movimiento anarquista Chileno existía antes y después de la llegada de la IWW en Chile e influenció el movimiento obrero ampliamente, tanto que la IWW Chilena participó en la refundación de la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT) en 1922 y declaró “Comunismo Anárquico” la ‘finalidad’ de la IWW Chilena en 1923.  

Otra nota que podemos adicionar es que estos compañeros defienden su decisión de ser IWW aunque acusan esta misma de estar demasiada enfocada en luchas económicas. Ellos dicen que no solo son IWW, también son “anarquistas”, porque reconocen que la lucha no solo es económica, también existe “en otros planos más altos y extensos”. Hemos escuchado este argumento en tiempos contemporanios y parece que es una discusión que no se resolvió en aquellos tiempos. 

J. Pierce

***

Somos I.W.W.

Raros nosotros. Siendo libertarios como el que más, no admitiendo bajo concepto alguno el principio de autoridad, somos, desde el punto de vista obrero, como productores, decididos partidarios de los I.W.W.

Y, éramos tales, mucho antes de las críticas que a los I.W.W. se les ha hecho, y seguimos siendo a pesar de cuanto se dice contra ellos: que son marxistas, que son centralistas, que no son anarquistas.

A pesar de proclamarnos I.W.W., seguimos siendo tan anarquistas como siempre, enemigos a muerte de todo poder, incluso del poder de los sindicatos que no pasa de una tontería o una viveza, según sean pastores o gentes de rebaño los que proclaman la fórmula: “todo el poder a los sindicatos”.

Los sindicatos, desde el punto de vista de los I.W.W. que es el nuestro, son órganos específicos de producción, no susceptibles de encarnar ni ejercer autoridad ni poder alguno. Mientras los sindicatos tengan por finalidad llegar a ocuparse en el rol de producir, intercambiar los productor producidos y la materia prima, y distribuir a todos los hombres los frutos del trabajo social, imprescindibles para la vida, roles todos ellos del mundo económico, funciones de la actividad integral en el orden vital, son organizaciones respetables; pero si sobrepasan su orbita funcional y quieren pasar a ejercer de gobierno, mandar, imponer, los sindicatos entonces, se convierten en las entidades políticas de la burguesía que hoy padecemos y que queremos abatir. Entendemos con los I.W.W. que al no realizarse la asociación de los trabajadores en un sentido puramente libertario, es preferible que tal asociación no exista.

El concepto de la organización sindical para un I.W.W. es que el sindicato debe ser un organismo para la producción, una asociación que quiere incautarse de las fábricas que le pertenecen, de las máquinas que le son necesarias, y producir por su cuenta para la sociedad, y no como hasta ahora, para los capitalistas.

Los sindicatos según la ideología I.W.W., tal como la interpretamos nosotros y debe ser, son órganos vitales de la sociedad, representan ser una herramienta para funciones ineludibles, y en concepto alguno pueden imaginarse como nidos de políticos.

El error más grande de los que combaten a los I.W.W., radica en entender a la citada organización como una asociación de masas, cuando es una asociación de tendencia, constituida por obreros concientes, como lo evidencia la grandeza de espíritu de sus luchadores, sacrificados por su ideal y la mínima cantidad de asociados en un país tan grande como es el de Estados Unidos.

Según estadísticas, parece ser que el número de los I.W.W. asociados en Norte América, no pasa de “treinta mil”, lo que viene a expresar con elocuencia que no todo obrero por el hecho de ser tal puede pertenecer a los I.W.W. sino que es necesaria que además de ser obrero sea libertario, tenga ideas, no sea político, no sea autoritario, no tenga manías de mandón, ni aspire al rol de funcionario de los sindicatos, guía y caudillo.

Nosotros somos I.W.W. porque a pesar de los distados de marxistas que les aplican, son los obreros casi únicos que no admiten la organización de masas, y al no admitirla, dan el mas rotundo desmentido a quienes afirman que son marxistas, que se manifiestan partidarios del principio estatista, cuando es sabido que son tan adversarios del estado como del capital, comprendiendo que capital y estado forman una sola unidad.

Y, cuando siendo libertarios, precisamente por ser tales, estamos en el campo económico con los I.W.W. sin concretarnos claro está, como la mayoría de los I.W.W. a una obra exclusivamente económica y si a un trabajo más amplio como es el de la superación del hombre, atendiendo principalmente a la obra de cultura, no admitimos hoy ni admitiremos mañana imposiciones de los sindicatos, ni de otras instituciones, porque por arriba de todos los valores colectivos están los valores de la individualidad, y antes y por encima del sindicalismo, de sus intereses y de sus finalismos, está la anarquía, que es el gran ideal, la suprema aspiración: el hombre libre.

De ningún modo aceptamos autoridad alguna sobre nosotros. Si han de ejercerla, lo será a pesar nuestro, imponiéndonos su violencia, forzándonos, pero jamás de buen grado y voluntariamente. Todas las tonterías, autoridades de los apolíticos y políticos, su disciplina sindical, sus manías centralizadoras, no figuran en las prácticas de los I.W.W., los cuales reconocen la libertad como la base fundamental de su organización, pues el convencimiento de las personas es el medio que utilizan para asociar a los obreros, y no al forzamiento de los individuos o el reclutamiento en masa, que son precisamente las prácticas usuales del sindicalismo amorfo y sin ideas.

Los I.W.W. de los Estados Unidos, pueden muy bien estar organizados distintamente a los I.W.W. de Chile, porque juzgan libertariamente, que existe derecho y razón que los obreros I.W.W. de cada región se organicen de acuerdo con las condiciones del medio; pero, eso sí, respetando las prácticas libertarias de la organización, fieles a los mismos principios y fines que son los que unen, los que hermanan a los I.W.W. universalmente.

Los I.W.W., se dirá, no se llaman anarquistas; pero hacen obra anarquista en el campo del trabajo, es cierto que los I.W.W., dan una importancia a los problemas económicos demasiado absoluta, y la mayoría de ellos no conocen otro aspecto de la lucha social que ese mismo, por lo que se llaman simplemente I.W.W.; en cambio nosotros nos llamamos anarquistas, porque somos algo mas que obreros I.W.W., porque entendemos mas ampliamente que a ellos a la cuestión social y trabajamos, no solamente en el plano económico sino también en otros planos más altos y extensos.

Fuente: Acción Directa, Órgano oficial del Consejo Regional Administrativo de la I.W.W., No 24, primera quincena de junio de 1923.

Primer Aniversario de CIT

por: Comité de Relaciones de la Confederación Internacional del Trabajo

Introducción

En el marco del 1er aniversario de la fundación de La Confederación Internacional del Trabajo presentamos este informe a las secciones asociadas sobre lo realizado hasta el momento para que cada trabajador y trabajadora pueda hacer un balance en sus respectivos sindicatos.

La CIT se fundo en Junio del 2018 tras un Congreso realizado en Parma, Italia, por organizaciones de Alemania (FAU), Argentina (FORA), Canada (IWW), España (CNT), Estados Unidos (IWW), Grecia (ESE), Italia (USI) y Polonia (IP), tras un proceso de debates fraternos y acuerdos consolidados entre dichas organizaciones.

Nuestra confederación pretende continuar con el espíritu de la I internacional, de igual forma que ya vienen haciendo todas las organizaciones adheridas en sus respectivos regiones del mundo. El ideal que levantamos y que queremos diseminar por el resto del planeta es un internacionalismo federalista, solidario, de clase, feminista, de acción directa, horizontal y antiautoritario.

Entendemos que cada organización federada tiene su idiosincrasia e historia propias y comprendemos la diversidad de realidades que hay en cada país, por eso lo fundamental es que cada sección se enfoque principalmente en su implantación local con el apoyo del resto. Sabemos que es una ardua tarea la de generar una organización sindical con finalidad social, pero cada sección tiene la seguridad y la confianza que otorga tener un respaldo internacional de organizaciones hermanas con los mismos principios y objetivos.

Viva el internacionalismo obrero
Viva la CIT
Por la emancipación social de la clase trabajadora.

Dividimos este informe en tres partes, siendo “Campañas internacionales”, “Expansión” y “Desarrollo orgánico”. En cada parte dejamos al final las tareas pendientes a desarrollar según el documento “Ejes de trabajo” aprobado en el Congreso de Parma:

1ª parte: Campañas internacionales:

Aspecto fundamental de nuestra tarea es la solidaridad y la coordinación entre las secciones tanto en fechas concretas como en conflictos o campañas particulares. En este sentido es que pudimos coordinar para las jornadas de 8 de marzo, 1 de mayo, por la huelga de presxs en USA y el conflicto laboral en educación en Polonia.

Cada sección colabora en la medida de sus posibilidades, tanto en la difusión, como en acciones y de forma económica. Quizá todavía tengamos que aceitar algunos mecanismos orgánicos para que la solidaridad desde el Comité de relaciones pueda ser más ágil y dinámica, pero será cuestión de ir construyendo paso a paso según los inconvenientes que se presenten.

Para el 8 de Marzo y 1º de mayo participamos de diversas y masivas movilizaciones y las secciones realizaron varias actividades, incluyendo huelgas laborales de CNT y USI en ambas jornadas. Se difundieron los artículos de cada sección en la página web y de organizaciones cercanas de la CIT y se está terminando un dossier sobre el 8 de marzo que sirva como precedente.

También hay secciones que estuvieron coordinando en acciones conjuntas como CNT y FAU y conferencias en las que participaron algunas secciones con otras organizaciones sindicales, para abordar problemas en común y estrategias para enfrentarlas.

Por otro lado se aprobó a principios de mayo por referéndum que apoyamos la campaña en Rojava “Make Rojava Green Again”, la cual está por verse como la llevaríamos adelante.

Tareas sindicales pendientes: Nos falta lanzar campañas internacionales con demandas propias sobre problemas puntuales, como puede ser denunciar modelos sindicales restrictivos, diferencias de género en el trabajo, etc.

2da Parte: Expansión

La expansión de la CIT podemos dividirla en 3 ramas por región:

  • Europa:
  • América: Actualmente hay contactos formales con dos organizaciones de Brasil (FOB y ATB). Con FOB tenemos más tiempo de comunicación y propusieron un Congreso en América, del cual se van a encargar de desarrollar las secciones de ese continente (IWW y FORA). Asimismo ATB pidió la afiliación a la CIT pero sin demasiado detalle, por lo cual se le consultó varias cuestiones orgánicas que todavía estamos esperando.
  • Asia, oriente medio y África: Hubo un encuentro en Corea del Sur, del cual tenemos publicado un informe en la pagina web, y se está en contacto con trabajadorxs en Turquía y Rojava.

Tareas de expansión pendientes: Estas tareas se están cumpliendo. Siempre hay viajes y conferencias pendientes pero está el proceso encaminado.

3ra Parte: Desarrollo orgánico:

Así como la solidaridad de clase y el apoyo mutuo nos da el fundamento por el cual nos federamos, la estructura interna nos permite consolidar la forma en cómo nos relaciones entre secciones.

Aceitar los mecanismos federalistas internos nos da un marco concreto para llevar a la práctica las ideas que compartimos y es fundamental para desarrollar las tareas que nos proponemos. Es un proceso lento, constante y dificultoso y quizá no sea muy entretenido pero creemos que cada sección debería tener conocimiento también de estos avances para dejar una base que otros compañeros y compañeras puedan continuar o corregir. Esta es la militancia “invisible” que a veces cuesta reconocer pero que es sumamente necesaria para expandir con seguridad y transparencia el federalismo obrero en otros países:

  • Se organizó el “Comité de relaciones” donde están los Secretarios y Secretarias Internacionales de cada sección.
  • La comunicación orgánica del Comité es vía mail, pero también por la app “Telegram” en cuestiones cotidianas y operativas.
  • Desde Enero del 2019 el Comité realiza reuniones virtuales mensuales para que la comunicación sea fluida y poder transmitir los acuerdos, propuestas, argumentos y cualquier novedad de cada sección.
  • Cada documento orgánico se envía con su correspondiente encabezado.
  • Están publicados en la página web los “estatutos” y los “ejes de trabajo” de la Internacional aprobados en el Congreso de Parma.
  • La página web está activa y cada sección puede subir los comunicados que les parecen pertinentes.
  • Tras el 1er referéndum tenemos resuelto el logo principal de la CIT, y un segundo logo que las secciones pueden utilizar de forma complementaria. También se resolvió en ese mismo referéndum el apoyo a una campaña en Rojava, ya mencionada anteriormente.
  • Están disponibles las distintas casillas de mail para la comunicación orgánica y para quien busque información (tesorería, pagina web, Secretaría)
  • Tesorería: Está enviado el balance adjunto para que las secciones lo analicen. Para destacar podemos decir que hay una cuenta única de la CIT a cargo de USI en estos momentos.

Tareas administrativas pendientes:

  • Crear las cuentas de redes sociales (actualmente hay un grupo de trabajo con miembros de la IWW, CNT, y FORA)
  • Crear una cuenta de Eliseo u otra plataforma para archivar los documentos orgánicos.
  • Trabajar para la legalización de la CIT

Sin más para agregar, les mandamos un abrazo libertario a cada trabajador y trabajadora de la Confederación Internacional del Trabajo

Comité de Relaciones – ICL-CIT

Recordando un Wobbly de mucha admiración: Vincent St. John

Por: Juan Conatz

Traducción por: JP y KF

Durante los 114 años de la existencia de los Trabajadores Industriales del Mundo (IWW), ha habido muchos organizadores y miembros cuyos nombres ha llegado a prominencia entre el sindicato. Algunos han tenido respeto, a otros los han odiado, y otros han tenido una mezcla de los dos. Pero nadie ha sido tan admirado en el IWW como Vincent St. John.

Nombrado “El Santo,” St. John nació en 1876 de padres Irlandés-holandés. Durante sus primeros 15 años, su familia se cambió frequentemente de lugares, residiendo en cuatros estados diferentes hasta que se estableció en Colorado en 1895, cuando St. John tenía 19 años.  Ahí comenzó a trabajar como minero y organizador del sindicato.

Con la edad de 24 años, fue elegido presidente de su sindicato local, en Telluride, de la Federación Occidental de Mineros (Western Federation of Miners – WFM). Al siguiente año, el local de Telluride fue involucrado en una huelga ferozmente disputada. Uno de los dueños de las minas organizó una “Alianza Ciudadana” anti-sindical para oponerse a los mineros huelgistas.

La policía delegó y armó a los esquiroles. En respuesta, St. John ordenó 250 rifles y 50,000 rondas de municiones para el sindicato. A medida que la huelga se prolongaba, ocurrió una confrontación entre los esquiroles y los huelgistas, en la que hubo disparos y unos cuantos hombres muertos. Al final de la batalla, los esquiroles se retiraron, y los huelgistas ocuparon las minas, prefigurando las huelgas de brazos caídos y las ocupaciones que primero hicieron el IWW en 1906 y luego seguido por el Congreso de Organizaciones Industriales (Congress of Industrial Organizations – CIO) y sindicatos independientes en los 1930s.

Un año despues, con la huelga en calma, Arthur Collins, quien organizó la Alianza Ciudadana, fue baleado y asesinado. Aunque poco evidencia existió para implicar a St. John, lo acosaron y lo pusieron en la lista negra de trabajadores mineros por años. Durante el mismo tiempo, y añadiendo a la mitología de su sobrenombre, St. John estuvo involucrado en el rescate de un desastre minero. Fue considerado un héroe local. Sin embargo, debido ha esto contrajo asma bronquial crónica a cambio de sus esfuerzos, se piensa que esto contribuyó a su temprana muerte.

Radicalizado por sus experiencias como minero en el Oeste Americana, St. John estaba considerado parte de la izquierda del sindicato Federación Occidental de Mineros (WFM). Cuando el WFM se convirtió en uno de los sindicatos fundadores del IWW, él se lanzó a si mismo entre el trabajo del IWW también. Además, se juntó al Partido Socialista de América, incluso se postuló para un cargo político en un momento dado.

En la Convención General del IWW de 1906, St. John fue uno de los principales de los “sindicalistas revolucionarios” que querían y lograron correr al presidente del nuevo IWW, Charles Sherman, considerado demasiado conservador. Además, los sindicalistas revolucionarios lograron abolir el cargo de presidente. Eligieron a St. John como ‘Organizador general’. En el mismo año, lo arrestaron en el área Coeur d’Alene en Idaho, mas probable por agitación sindical.

A finales de 1906 y principios de 1907, St. John estaba muy involucrado en la huelga de Goldfield, Nevada. Goldfield, que ahora es una ciudad muerta, fue una zona de minas en auge con cerca de 20,000 habitantes en ese tiempo. La huelga por la WFM, ahora afiliada con el IWW, fue confrontada de nuevo por una Alianza Ciudadana, y también por ley marcial y tropas federales. Aunque los trabajadores del pueblo Goldfield se organizaron con el IWW e iniciaron una huelga en simpatía con los mineros, la entrada de las tropas federales en el asunto dío fuerza a los dueños de las minas, y los usaron para recortar los salarios y declarar la política de “trabajo abierto” [“Open Shop” – osea, libre de sindicato].  Implicaron a St. John otra vez en un asesinato, con poca o ninguna evidencia, este vez de un dueño de un restaurante local.

Complicando aún más la huelga, e involucrando a St. John, fue una disputa jurisdiccional entre la WFM y una sección local del los Carpinteros de la Federación Americana del Trabajo (American Federation of Labor – AFL), que aparentemente se volvió violenta. Alguien, posiblemente un miembro de la AFL, disparó a St. John iriendo su mano, deshabilitandola por el resto de su vida. A pesar de que la huelga se considera una pérdida, ganaron el día de ocho horas de trabajo, algunos aumentos salariales, y otros beneficios. Sin embargo, la experiencia llevó a la salida de la WFM del IWW y St. John salió o fue expulsado de la WFM mas adelante en ese año.

En la Convención del IWW en 1908, St. John presidió. Aunque dudaba en llevar la moción para el debate, al final St. John se puso del lado de los “accionistas directos” en contra de los “socialistas políticos” como Daniel DeLeon. También lo eligieron como Secretario general (GS), cargo que ocupó hasta que salió del sindicato. Al entrar a su posición, él encontró al sindicato en profunda crisis financiera y suspendió el Boletín del Sindicato Industrial (Industrial Union Bulletin), una publicación con raíces en la facción “sindicalistas revolucionarios” de 1906. Para los próximos años, en su cargo como GS del IWW, ayudó a dar forma al sindicato en un modo radical y vió al sindicato crecer diez veces más en membresía. Muchas de las huelgas famosas, campañas de organización dinámicas, y estrategias innovadoras occurieron en esta epoca antes de la Primera Guerra Mundial, cuando St. John era el GS. Adicionalmente, actuó como una de las caras públicas del sindicato, llamando en las páginas de los periódicos sindicales, como Solidarity, para reforzar las luchas de libertad de expresión (“Free Speech Fights”) en lugares como Spokane, Washington y Duluth, Minnesota. A los alcaldes de Fresno y San Diego, California, St. John les envió declaraciones diciendo, “Se establecerá  la libertad de expresión… aunque tome veinte años.”

En 1914, posiblemente ahogotado después de años de batallas de organización y peleas faccionales, St. John renunció a su cargo de Secretario general y se fue al suroeste de Estados Unidos para ser prospector de oro. A pesar de su cambio, no se salvo de ser arrestado en 1918 durante la guerra, como parte de la persecución del IWW por el gobierno de EEUU. Lo pusieron a juicio junto con 101 otros Wobblies. Aunque St. John era un radical laboral con poco ilusiones en el sistema de justicia, su sentencia de viente años lo sorprendió. “No pensaba en que justicia de turba prevalecería en un corte de Estados Unidos,” él dijo. Cumplió dos años y medio en la Penitenciaría Federal de Leavenworth, Kansas, antes de ser indultado.

Tras su liberación, se reincorporó al IWW, pero justo durante un conflicto con el recien establecido Partido Comunista de América (CP), el cual estaba intentando ganar Wobblies a su partido. St. John se puso del lado de los anti-CP.

Se sabe muy poco sobre lo que él hizo entre su liberación y su muerte a los 56 años en San Francisco. St. John fue enterrado en una tumba sin marcas en Oakland, California. Casi 70 años después, finalmente, fue donada una lápida adecuada:

VINCENT ST. JOHN

1876 – 1929

“THE SAINT”

GENERAL SECRETARY

INDUSTRIAL WORKERS OF THE WORLD

La Cultura Política de los Industrial Workers en sus primeros 20 años de Historia.

Aquí tenemos un escrito enviado a SOLIDARIDAD por un compañero en España quien estudió el tema de los Trabajadores Industriales del Mundo (IWW) estadounidense. El encontró ideas interesantes sobre los orígenes políticos del IWW y su cultura, sin embargo en el presente articulo, tambien encontrarás algunos hechos que necesitan más investigación (Los hechos estan marcados con este simbolo † ). No podemos tomar crédito por sus resultados pero fomentamos el debate sobre sus ideas y la investigación sobre sus afirmaciones. – JP

* * *

La Cultura Política de los Industrial Workers en sus primeros 20 años de Historia.

Por: Jaime Caro Morente (Universidad Autónoma de Madrid)

El sindicato Industrial Workers of the World – Trabajadores Industriales del Mundo (IWW), fundado en 1905, es un rara avis dentro del movimiento obrero estadounidense. A pesar de que el movimiento obrero estadounidense fue muy fuerte todas sus sindicales eran muy conservadoras, sin embargo, los IWW, son un sindicato radical plenamente estadounidense. Entender las circunstancias en las que nacen los IWW y toda su cultura política es entender una transformación vital que acontece a finales del siglo XIX dentro del movimiento obrero.

Como algunos historiadores han señalado, entre ellos Paul Buhle, podemos diferenciar dos etapas en el movimiento obrero estadounidense: la primera, la mayor parte del siglo XIX, el peso del movimiento obrero lo tienen inmigrantes; en la segunda, comenzando por los Knights of Labor (Caballeros de Labor), pero mostrándose con todo su esplendor en los IWW, el peso del movimiento lo llevan los propios nativos estadounidenses. Estas fases se pueden extrapolar al terreno de los partidos políticos: contando con el Socialist Labor Party (SLP) de Daniel de Leon -inmigrante- en la primera; y en la segunda con el Socialist Party of America del bien conocido Eugene Debs.

Los Industrial Workers of the World tienen un lugar privilegiado dentro del imaginario sindicalista radical estadounidense debido a su temprano éxito y a la represión tanto estatal como privada a la que fueron sometidos hasta casi su destrucción. Pero, en mi opinión, lo verdaderamente importante de este sindicato es su cultura política única, que fue la que les brindó sus primeros éxitos y hace que, a día de hoy, sigan existiendo sin que su ideología haya cambiado mucho.

Debido a que, en su seno, desde la Convención Fundacional de 1905, han participado líderes pertenecientes a las dos culturas políticas obreras principales, anarquismo y socialismo, los historiadores que consideran estas dos ideologías “enemigas” no han sabido clasificarlos ideológicamente. Desde el historiador Paul Brissenden hasta la década de los 70, se determinó un status quo en los estudios relacionados con ellos: sus primeros dos años socialistas, a partir del cisma con el SLP debido a la “cuestión política”, anarquistas. Con esta simple clasificación, no solo perdemos la oportunidad de profundizar en su ideología, llega un momento en el que cualquiera que se acerque a su historia no entienda porque un sindicato anarquista pueda unirse a los socialistas en Lawrence 1912, esté presente en las reuniones de la II Internacional socialista discutiendo con Vladimiro Lenin o Rosa Luxemburgo, e incluso decida entrar por dos años en la Internacional Comunista .

Hay dos historiadores a los que debemos el reabrir el debate sobre la ideología de los IWW, Melvyn Dubofsky y Paul Buhle, ambos en sus investigaciones empezaron a ver que a los IWW no se los podía clasificar en este marco teórico, necesitaban uno nuevo. Paul Buhle fue el que se quedó más cercano al intentar un nuevo marco teórico: son socialistas, leen a Carlos Marx pero no están de acuerdo con él en todo, utilizan tácticas anarcosindicalistas, no quieren conquistar el Estado y son plenamente estadounidenses, nacen de su propia historia y experiencias.

Para empezar el análisis de su cultura política, que avanzo, es una cultura política “socialista estadounidense”, me gustaría empezar con una imagen: “Big Bill” Haywood el 27 de Junio de 1905 proclamando:

Fellow Workers! This is the Continental Congress of the working class. We are here to confederate the workers of this country into a working class movement that shall have for its purpose the emancipation of the working class from the slave bondage of capitalism.

¡Compañeros trabajadores! Este es el congreso continental de la clase obrera. Estamos aquí para confederar a los trabajadores de este país en un movimiento de la clase obrera que tendrá como propósito la emancipación de la clase obrera de la esclavitud del capitalismo.

En esta proclamación podemos condensar la principal hipótesis de que la ideología de los IWW nace directamente de los revolucionarios “Padres Fundadores” de Estados Unidos y de su tradición política. Es decir, la cultura política de los IWW es heredera, y una reformulación obrerista -con la ayuda del primigenio marxismo-, de la creada por Thomas Jefferson y James Madison .

Jefferson y Madison son los dos revolucionarios que crearon el corpus ideológico del republicanismo democrático estadounidense, ambos, influenciados por la obra de Thomas Hobbes, el Leviatán . Desde que se ganó la Guerra de Independencia y se empezaron a constituir los Estados Unidos, ambos quisieron trabajar en pro de las libertades individuales frente a, lo que temían, un Estado que pudiese acabar quitando la libertad de sus ciudadanos y “esclavizarlos”. Todos conocemos el sueño de país ideal de Thomas Jefferson, aquel país agrario en el que todos sus ciudadanos son poseedores de una parcela donde cultivar. Y, a través de los “Federalist Papers” sabemos la idea de Madison sobre la democracia, enlazándola con el sueño de Jefferson, tanto uno como otro, creen imposible la democracia si no hay propietarios del mayor recurso de la época, la tierra. Lo que asegura la democracia y la libertad, es la independencia económica. Madison fue más allá, no se puede ejercer la democracia ni la libertad si no se tiene la independencia económica.

La tremenda industrialización que se dio en Estados Unidos a finales del siglo XIX produjo un shock en sus habitantes, este progreso los estaba condenando a la miseria había unas ideologías que intentaba responder ante esto, pero eran europeas y de inmigrantes, se veían como ajenas a todo lo que se había construido y prometido en esta joven república. El primer sindicato estadounidense en intentar dar una respuesta a esta miseria fueron los Knights of Labor que acabaron en fracaso, pero en 1905 surgirían los IWW que dentro de la tradición política estadounidense iban a dar respuestas a sus habitantes.

Los Industrial Workers of the World reunieron en 1905 a todos los líderes del sindicalismo estadounidense, incluso al líder de su enemiga American Federation of Labor, Samuel Gompers , para proponerles una “solución” al conflicto industrial y a la lucha de clases. Su propuesta era el sueño de Jefferson, todos los trabajadores debían controlar los medios de producción, solo así, se conseguiría la democracia de Madison, la Industrial Democracy. Si bien esta era su idea principal, necesitaban de más ideas para articular su discurso político y para ello se servirían del marxismo primigenio que incluso algunos anarquistas entre sus filas aceptaban.

La Convención de 1905 siempre se ha tratado en la Historia como un pacto tácito entre las tres “almas” de los IWW: los sindicalistas, los marxistas y los socialistas de Debs †. Sin embargo, no hubo tal pacto, lo que hubo fue una reformulación de las tres culturas políticas para crear una nueva, de mínimos, en las que pudieran estar todos cómodos, sin olvidar la presencia anarquista en la convención de personajes como Carlo Tresca , Lucy Parsons y el apoyo de la mítica Emma Goldman . En esta reformulación, quien llevaba el liderazgo fue la rama sindicalista dirigida por Thomas Hagerty, “Big Bill” Haywood y William Trautmann.

Al haber un crisol tan grande de ideologías, y no todas ellas “amigas” la construcción en de los IWW en base a objetivos a corto plazo y a largo plazo era la más lógica, pero la más compleja también. A partir de principales objetivos, se construiría la organización para conseguirlos de la manera más eficiente y no al revés, los IWW nacían desde el pragmatismo, aunque con unos objetivos casi irrealizables y que iban más allá de lo propuesto por cada ideología constituyente de los mismos. La nueva Hegemonía se estaba formando.

Una vez alcanzadas posturas comunes sobre los objetivos, había que poner el camino para llegar a ellos, y definieron dos tipos de objetivos: a corto plazo; (1) mejora de las condiciones de vida de los obreros, y a largo plazo; (2) abolir el presente sistema y (3) la producción controlada por los trabajadores organizados en los IWW.

El primer objetivo, y en el que todos estaban de acuerdo con conseguir era mejorar las condiciones de vida del obrero. El segundo era una cesión a los socialistas, marxistas y anarquistas: abolir el capitalismo -llamado por los sindicalistas wage system. Y el tercer y último objetivo, cesión de los socialistas, marxistas y anarquistas a los sindicalistas era, el que la IWW sería la que llevaría a cabo la producción una vez derribado el anterior sistema, otorgándoles así el sueño Jeffersonionano de propietarios. Aunque, tanto para el marxismo como para el anarquismo, los trabajadores son los que deberían ejercer la producción una vez abolido el capitalismo, los sindicalistas querían poseer los medios de producción por su propia cultura política estadounidense.

Los IWW dedicarían la mayoría de su existencia al primer objetivo, aunque pusieron mucho empeño en realizar el segundo mediante la educación de sus militantes. No podemos olvidar la importante maquinaria educativa, comunitaria y propagandística de los IWW en esta época.

Precisamente, esta unión entre diferentes culturas políticas fue la que le reporto la fuerza y los éxitos de los que gozaría hasta la llegada de la Tercera Internacional. Era un sindicato estadounidense, no ajeno a sus habitantes ya que habían sido educados en la cultura de propietarios también, pero era radical al aunar el marxismo y el anarquismo. “One Big Union” no era un lema de ensueño, durante sus primeros años los IWW consiguieron ser la sindical por excelencia y con pleno derecho en Estados Unidos.

Para finalizar me gustaría destacar 3 hitos o éxitos de los IWW en la historia del movimiento obrero global. El aporte de los representantes del SPA, SLP e IWW al Congreso de Stuttgart de 1907. En este congreso los IWW consiguieron debatir de igual a igual, dentro de la teoría marxista, con gigantes como Lenin, Karl Kautsky y Luxemburgo sobre la naturaleza del movimiento obrero y la relación entre partido y sindicato. Los europeos siempre han pensado que el partido está por encima del sindicato y este último debe cumplir las órdenes del partido como vanguardia del movimiento obrero. Los IWW consiguieron pasar una resolución en la que se proclamaba que el sindicato y el partido estaban al mismo nivel en cuanto a la tarea revolucionaria, eran iguales y no había jerarquías entre ellos. El segundo hito, los debates internos -con votaciones- sobre la inclusión de los wobblies a la III Internacional Comunista. Este debate interno desangró a los IWW, pero con todo respeto a sus hermanos ideológicos soviéticos decidieron no entrar en la III Internacional para mantenerse fieles a su cultura política †, la conquista de los medios de producción por parte de los trabajadores sin la necesidad de la toma del estado.

Y, este segundo hito enlaza con el tercero, al mantenerse fieles a su ideología han conseguido mantenerse con vida hasta ahora con lo cual pueden aprovecharse de la coyuntura del capitalismo hoy en día. Hoy es una realidad que el “capitalismo americano” y sus valores, el American way of life ha triunfado en el mundo. Pero un sindicato que nace precisamente de estos valores y es tan internacional como los IWW pueden aprovechar esta coyuntura para expandir su propia “revolución” y sindicalismo. No hay que olvidar que pensadores como Noam Chomsky, militante wobbly, han extraído de su concepto clave, la Industrial Democracy, la idea básica para articular su debate de “democracia contra capitalismo”, que a día de hoy lo podemos ver usado en la “nueva izquierda”, que viene a sustituir a la socialdemocracia, cuyos representantes a nivel político pueden ser Bernie Sanders en Estados Unidos o Jeremy Corbyn en Reino Unido.

* * *

Contáctanos para más información sobre la historia del Gran Sindicato: los Trabajadores Industriales del Mundo – IWW. 

solidaridad@iww.org

¡Bienvenidos al nuevo año de SOLIDARIDAD!

Related imageVolvimos de dos años de inactividad para regresar al camino de SOLIDARIDAD. Hay un mundo más allá que quiere noticias y puntos de vista de los Trabajadores Industriales del Mundo, el IWW, y nuestras organizaciones hermanas. Necesitamos trabajar duro este año para cumplir nuestro compromiso.

Las metas de este año son:

Volver a publicar la revista en formato PDF para difundir SOLIDARIDAD a las ramas y que ellos lo puedan imprimir y distribuir en papel.

Recoger varios artículos de un tema específico e imprimirlos en un pequeño libro.

Tener una presencia más amplia en las redes sociales para alcanzar más trabajadores que estan listos a involucrarse al movimiento revolucionario de trabajadores.

Adquirir más escritores de todas partes del mundo hispanohablante y desarrollar más lectores que disfruten la perspectiva única de SOLIDARIDAD .

Establecer métodos y estructuras para asegurar que la publicación puede continuar a través de los años y con rotación de editores.

Desarrollar más conexiones oficiales con nuestras organizaciones hermanas para unirnos en un movimiento fuerte y universal.

Conectar a más miembros del IWW y sus luchas para hacer la publicación activa y útil.

Para empezar, vamos a presentar vario/as voluntario/as de SOLIDARIDAD para 2019:

***

Monica K., Traductora e ilustradora:  “Trabajo como diseñadora gráfica, soy Argentina, y vivo en California. Es un honor ser parte de Solidaridad, y espero brindarle al sindicato todas mis ganas este 2019. Salud!”

Brandon S., Escritor y traductor:  “Estoy involucrado en campañas de organización local con la rama del IWW de Atlanta y estoy en la Comisión de Solidaridad Internacional.”

A. Hijar, Escritor y traductor: “Soy obrero de construcción de Detroit. He escrito para publicaciones de izquierda desde México y E.U.  Fui al D.F., EdoMx y Costa Rica a crecer lazos entre sindicatos desde diferentes partes del mundo, las campañas laborales de obreros de las fabricas y las agricoles.”

Brendan M.B., Investigador:  “Soy maestro de Ingles y de Estudios Sociales en Virginia Oeste. Soy organizador con ‘Camarilla de las Bases Unidas de Virginia Oeste’ junto con mi trabajo del IWW de Virginia Oeste.”

Alec S., Diseñador:   “¡Hola! Compañero de trabajo Alec aquí, ayudaré con la parte de diseño de Solidaridad. He pasado mucho tiempo en el sur de México, donde tengo familiares y amigos que viven en diferentes ciudades en los estados de Chiapas y Campeche, y he tenido algún contacto con movimientos radicales en esa área, que son realmente inspiradores. Estoy realmente entusiasmado con este proyecto porque los Trabajadores Industriales del Mundo tienen una rica historia de compañeros de trabajo de habla español que utilizan la acción directa para lograr un cambio radical. Espero ayudar con el diseño y la apariencia de Solidaridad para hacer una publicación más atractiva. Por esto, doy la bienvenida a cualquier comentario, pregunta o crítica. Es nuestra Solidaridad, después de todo.”

Rodolfo M., Escritor, noticias de Venezuela: “Buen dia aliados y compas de Solidaridad. Desde Caracas, Venezuela, les escribe Rodolfo M., abogado y colaborador desde hace años del movimiento libertario local y apoyando al sindicalismo autonomo y revolucionario.”

I. Libertad, Escritor:  “Vivo en Santiago de Chile y soy músico. Y por la música he recorrido de norte a sur Chile y distintos países de Latinoamérica. Viajes que me han ayudado a acercarme a diferentes pueblos y sus luchas. Soy parte del Grupo Anarquista La Conquista del Pan. Me gustaría bastante ser un aporte para SOLIDARIDAD.”

Chak, Escritor: “Soy terapeuta y profesor universitario en situación precaria de empleo. He escrito para publicaciones de izquierda de México. Soy integrante del colectivo Cuaderno Común.”

Ramos, Editor, escritor, y traductor:  “Soy organizador comunitario de Los Angeles. Traduzco para It’s Going Down/Incandecente,  y The Abolitionist, y escribo artículos para varias organizaciones.”

Kamila F., Asistente de edición: “Hola, mi nombre es Kamila. Soy Mexicana de Nogales, Sonora, maestra de historia por convicción, maestra de inglés por necesidad, y mamá de tiempo completo por obligación. ”

J. Pierce, Editor, escritor, y traductor:  “Soy maestro. Vivo en Arizona y estoy emocionado ser un Editor de SOLIDARIDAD para este 2019. Vamos a esforzarnos mucho para esta publicación y, a través de esto, esperemos acelerar el movimiento de la emancipación de la clase obrera.”

***

Si quiere apoyar a SOLIDARIDAD, contáctanos por solidaridad@iww.org y envíanos sus noticias y perspectivas.

Por la Gran Unión de la Clase Obrera,

Los editores de SOLIDARIDAD – Ramos y J. Pierce

La CNT por la refundación de la AIT

Hoy presentamos un resumen de los acuerdos del congreso de la CNT espanola. Lo publicamos en este espacio para difundir la perspectiva de su organización. Todas las posiciones y propuestas del texto son de la CNT. 

Acuerdos del XI Congreso de CNT sobre internacionalismo

Por: CNT (España)En Defensa de la AIT

La Confederación Nacional del Trabajo (CNT) quiere dar a conocer los acuerdos que tomó en su Congreso de diciembre de 2015 relativos a la actual Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT). Creemos que es necesario explicar nuestra postura sobre la deriva de nuestra internacional, para que la situación a la que se ha llegado en su interior sea públicamente conocida y para que pueda iniciarse con prontitud y garantías de éxito el proceso de su refundación.

En CNT consideramos que la solidaridad internacional es imprescindible en este momento histórico de organización global del capitalismo. Como era de esperar, la crisis económica ha servido de excusa para pisar el acelerador al proceso de destrucción de nuestras conquistas como clase obrera. Si bien este fenómeno no es nuevo, sí que se ha vuelto más rápido e intenso en los últimos años. Entendemos que esta ofensiva del capitalismo requiere una intervención globalizada de defensa de nuestros intereses, una extensión mundial de la lucha de clases bajo los parámetros del anarcosindicalismo y del sindicalismo revolucionario. Pero también creemos que este esfuerzo global tiene que asentarse sobre el trabajo local, de organización y lucha, llevado a cabo por organizaciones con implantación y presencia en su territorio. La solidaridad internacional surge entonces como extensión de este trabajo. Lo contrario es poner la carreta delante de los bueyes.

Lamentablemente en la AIT actual encontramos secciones con muy escasa dedicación al trabajo sindical en su territorio y que hacen, en cambio, enormes esfuerzos para fiscalizar la actuación de otras secciones que sí hacen de este campo su prioridad, sean más grandes o más pequeñas, da igual. Consecuentemente, desde hace varios años, la AIT es inoperante como vehículo de implantación del anarcosindicalismo y el sindicalismo revolucionario a nivel internacional.

Insistimos, para que quede claro, no se trata en ningún caso de secciones grandes o pequeñas. Todas somos infinitamente menores de lo que querríamos o deberíamos ser. Pero hay una enorme diferencia entre las secciones volcadas en intentar conseguir una mayor presencia o relevancia en su territorio, que ensayan estrategias, desarrollan conflictos y tienen una incidencia, por pequeña que sea, en su entorno inmediato, y las que llevan años sin realizar actividad sindical alguna, pero vigilan inquisitorialmente las actividades de las demás, no sea que en su afán de construir una alternativa anarcosindicalista viable cometan algún pecado contra la pureza de la AIT.

Hacía tiempo que, debido a estas contradicciones, se venía fraguando una importante crisis interna, que estalló con la expulsión de la sección alemana, la FAU. Esta decisión, tomada unilateralmente por el actual secretariado sobre motivos totalmente injustificables, fue ratificada posteriormente en un Congreso extraordinario en Oporto en 2014. Aquí se hizo evidente la connivencia de una serie de secciones que, pese a su escasísima implantación en el territorio y su nula orientación hacia el trabajo sindical, pudieron imponer su criterio al resto de la internacional, debido a la peculiar estructura de la toma de decisiones dentro de la AIT. Todos los intentos de desbloquear esta situación, a partir de ese momento, han resultado infructuosos, debido a la nula disposición al diálogo del actual secretariado (faltando de este modo a los más elementales deberes del cargo) y a la complicidad de una serie de secciones que sólo existen en Internet.

Es evidente entonces que esta AIT va a ser incapaz de ir más allá de la solidaridad más elemental en algunos conflictos sindicales, en casos puntuales. Por muy valiosa que ésta pueda ser y lo mucho que la podamos apreciar, lo cierto es que se organiza siempre, como no podía ser de otra manera, en el nivel local, lo que hace redundante la actual estructura de la AIT. En este momento, ésta queda muy lejos de los objetivos a los que deberíamos aspirar para una coordinación internacional. El contraste entre la realidad de la AIT, y la infraestructura y burocracia que la misma implica, ha reforzado los aspectos más excluyentes, la conflictividad interna y el control ideológico al que nos referíamos antes. Como resultado de ambos factores, se ha llegado al punto en que la situación interna impide todo intento de cambiar esta deriva, lo que hace que sea urgente replantearse el funcionamiento y el proyecto de trabajo de la AIT.

Para materializar estas cuestiones la CNT propone impulsar un proceso hacia la refundación de una internacional del anarcosindicalismo y el sindicalismo revolucionario. Para ello se prepararán una serie de conferencias y contactos con aquellas secciones de la AIT interesadas en un proceso de refundación de la Internacional, en base a las propuestas que a continuación indicaremos, y con otras organizaciones que, sin ser ahora mismo integrantes de la AIT, estén interesadas en participar en el proceso de construcción de un referente del sindicalismo revolucionario a nivel mundial. Estas conferencias y contactos tendrán por objeto abordar la celebración de un congreso de refundación de una internacional del sindicalismo revolucionario.

Para la celebración de estas conferencias la CNT realiza las siguientes propuestas como base organizativa de la nueva AIT:

Composición

Las Secciones serán aquellos grupos que tengan como mínimo 100 personas afiliadas y soliciten ser considerados como tal en un Congreso de la AIT.

Las Iniciativas Anarcosindicalistas serán los grupos que, queriendo ser secciones de la AIT, no tengan el número suficiente de afiliación. Estos grupos contarán con voz pero no voto. Podrán pasar a ser secciones cuando acrediten que cumplen el mínimo de afiliación y comiencen a cotizar a la Internacional. Este paso no requerirá de un acuerdo de Congreso, sino que será informado en cualquier comicio orgánico de la AIT.

“Amigos de la AIT” serán aquellos grupos que, al margen de su número de integrantes, pidan su condición de “Amigos de la AIT”. Su estatus será el mismo que el actual y para pasar a ser Secciones o Iniciativas Anarcosindicalistas tendrán que presentar la consiguiente petición a un Congreso.

Cotización

La cuota que deberán pagar las Secciones integrantes de la AIT será de un importe no mayor de 0,10€ por persona afiliada y mes.

Sistema de votación

Tabla de voto ponderado según afiliación

De 100 a 500 1 voto

De 501 a 1.000 2 votos

De 1.001 a 5.000 3 votos

De 5.001 a 10.000 4 votos

Por encima de 10.000 5 votos

Legalización

Se hace necesaria la legalización de la Internacional para defender a ésta del uso indebido de sus siglas por parte de otros sindicatos no adscritos que sólo busquen el prestigio de las mismas sin practicar el anarcosindicalismo o el sindicalismo revolucionario. Las cuentas de la organización deben dejar de estar a nombre de personas particulares y deben pasar a estar a nombre de la propia AIT, evitando tener que confiar a ciegas en la integridad moral de cada Secretaría que gestiona estos fondos.

Autonomía, apertura y dinamización

Creemos urgente revertir la dinámica excluyente de la AIT y la política de control interno de las relaciones de las secciones, y trabajar hacia una política mucho más abierta y flexible. Basándonos siempre en la acción directa como método de lucha, pero con capacidad de desarrollar un amplio abanico de contactos internacionales con trabajadores y trabajadoras organizadas en distintos sectores y conflictos, lo que sólo puede redundar en el fortalecimiento de la capacidad de trabajo internacional del anarcosindicalismo y el sindicalismo revolucionario.

Es imprescindible contar a nivel internacional con la capacidad de realizar campañas abiertas, donde puedan participar una pluralidad de organizaciones e iniciativas de trabajadores y trabajadoras en campañas concretas. Además de otras más propias de una organización internacional con mayor nivel de cohesión; esto solo puede repercutir en el fortalecimiento de la AIT.

Las secciones tienen autonomía para tener relaciones puntuales en el transcurso de sus conflictos.

En el trabajo internacional habrá que usar siempre el nombre de la sección junto al acrónimo de la internacional (AIT). De esta forma se podrá limitar el uso interesado del nombre de cualquier sección para promoción de entes externos. Cualquier tipo de contacto será realizado con la mayor lealtad y transparencia posibles.

Formación sindical

Se hace imprescindible el trabajar profundamente en planes de formación sindical y materiales concretos que se puedan hacer, dentro de la inconcreción que supone la diversidad de legislaciones laborales y realidades socio-laborales que hay en el mundo.

Formación e intercambio de experiencias

La CNT promoverá la realización de conferencias de militantes sobre acción sindical en la AIT proponiéndolo en el comicio que se considere oportuno. Estas conferencias de militantes serán bianuales en base a propuestas de debate tramitadas por las secciones y estarán encaminadas a debatir sobre las diferentes experiencias de acción sindical en los centros de trabajo. A ellas se invitará a los integrantes de la AIT y a cualquier otro grupo que se considere oportuno invitar. Al margen de esto y haciendo uso de su autonomía, la CNT promoverá este tipo de conferencias de forma abierta si lo considera oportuno.

La CNT promoverá dentro de la AIT la realización de jornadas de acción abiertas en base a experiencias anteriores, con el fin de que ésta y sus secciones sean el motor de la respuesta obrera y social contra el capitalismo.

Proyecto de expansión internacional

Aparte de mantener las actuales estrategias de contacto con organizaciones ya constituidas y con realidad sindical y social que tengan interés en pertenecer a la Internacional, utilizar las actuales secciones sindicales de la CNT que tengan más peso y cuyas empresas tengan presencia en el extranjero, del mismo modo que otras secciones de otros países pueden hacer lo mismo en la medida en que vayan teniendo implantación sindical.

Se trataría de que el Delegado o Delegada de la Sección Sindical, la Secretaría de Acción Sindical, la de Jurídica y la de Exteriores del SPCC se coordinen para entablar contactos con los trabajadores y las trabajadoras de otros países e ir incentivando procesos de organización y lucha que partan de casos y objetivos concretos, y que puedan con el tiempo superar el ámbito de la empresa y consolidar organizaciones amplias que desarrollen el anarcosindicalismo y sindicalismo revolucionario en todas sus vertientes.

Simplificación de procesos internos

Se hace necesario simplificar los procesos internos, hacerlos claros e inequívocos. Desde CNT se trabajará mediante diferentes propuestas concretas para clarificar funciones y metodologías en la AIT.

Desde la CNT se iniciarán de inmediato los contactos para la celebración de la conferencia que hemos señalado, cuyo objetivo será la preparación de la celebración de un congreso de refundación de la AIT. Durante este proceso de refundación, y hasta que esta se haga efectiva, la CNT detendrá sus cotizaciones a la actual AIT.

En conclusión, todas las actuales secciones de la AIT que quieran participar en este proyecto de refundación están invitadas a ser parte de él. Los grupos y organizaciones anarcosindicalistas y sindicalistas revolucionarios que deseen sumarse a la construcción de una alternativa que contribuya, desde la solidaridad internacional, al crecimiento y la implantación de iniciativas locales fuertes y volcadas en el trabajo real y práctico, que hagan frente en su territorio a la más reciente ofensiva del capitalismo, son bienvenidas. Este proceso de refundación que ahora se inicia es abierto y transparente. Informaremos puntualmente de los pasos que se vayan dando y esperamos que se sumen organizaciones de todas las partes del mundo con las que compartimos el espíritu libertario y de clase del anarcosindicalismo y el sindicalismo revolucionario.

¡Viva la AIT! ¡Viva el anarcosindicalismo!

¡Viva la lucha de la clase obrera mundial!

El artículo original: http://cnt.es/noticias/la-cnt-por-la-refundaci%C3%B3n-de-la-ait-acuerdos-del-xi-congreso-de-cnt-sobre-internacionalismo

CNT simbolo