La potencia capitalista de Brasil: preguntas de imperialismo, el capital, y el estado en América del sur

por: S. Nikolas Nappalos

brasil potenciaReseña deBrasil potencia: Entre la integración regional y un nuevo imperialismo”, por Zibechi, Raúl (2012) Zambra/Baladre.

Raúl Zibechi es un escritor y activista uruguayo que ha adoptado cada vez mas una política horizontalista dentro del diálogo de luchas en América Latina. Su último libro sobre Brasil es un paso más hacia las preguntas que Zibechi y muchas personas afrontan en el Cono Sur.

El ascenso de Brasil puede parecer meteórico y misterioso a los que observan casualmente. Brasil luchó con ciclos de crisis graves, inflación, y conflictos sociales, y durante la gran parte de su historia reciente tuvo un rol subordinado a la dominación de los intereses multinacionales. Desde la crisis de 2008, el éxito de Brasil en el capitalismo global se ha causado cambios enormes en el campo geopolítico. Los programas sociales han mitigado algunos aspectos de la miseria institucionalizada y Brasil juega cada vez más un papel central en el nivel internacional como una potencia capitalista.

El libro de Zibechi analiza esta realidad y lo hace con la observación de las empresas, los grupos de interés, los políticos y los agentes del poder. Está escrito en palabras sencillas y uno no necesita mucha familiaridad con la historia de Brasil para entender sus argumentos.

Lo central del texto gira en torno a cómo Brasil llegó a tener su nuevo poder, y la manera de entender el ejercicio de esos poderes sobre otros países, pueblos, y dentro de Brasil. La primera mitad del libro expone sobre los principales actores y la historia de Brasil. Comenzando con el pensamiento político de Brasil desde la Segunda Guerra Mundial, el texto traza la trayectoria desde la dictadura hasta la actualidad, donde los cuadros y las burocracias sindicales se han convertido en fuertes dirigentes de sectores capitalistas y produjeron lo que algunos han llamado un imperio emergente. Mientras el texto habla solamente de Brasil, el papel central de los sindicatos en aprovechar sectores del mercado y el uso de su posición, habilidades y poder para avanzar el capitalismo es una lección que tiene paralelos y potencial en todo el mundo, aunque es particularmente concentrado allí. La alianza de la izquierda oficial y el capital brasileño es algo poco discutido en los EE.UU., y sin embargo ha sido tal vez la forma en que el capitalismo brasileño se pudo desarrollar más allá de los ciclos anteriores. Estos son los elementos que faltan en la mayoría de los debates sobre las populistas olas de la izquierda electoralista en América Latina, especialmente pensando en los argumentos de la segunda mitad del libro.

El resto del texto analiza si Brasil se ha convertido en un país imperialista, específicamente en su intervención económica, política y militar en una serie de países (Uruguay, Paraguay, Argentina, Perú, Ecuador, Bolivia y Venezuela). En esta sección hay un tesoro de información que muchos generalmente no conocen. La campaña activa de Brasil para explotar los recursos a nivel regional, competir con otras potencias mundiales, y dominar a los países vecinos en un auténtico desafío a la retórica antiimperialista de la izquierda tradicional. Sin tomar una posición fuerte en cualquier lado, Zibechi resume los debates sobre si Brasil es simplemente sub-imperialista (en realidad un país que hace cumplir las necesidades de las naciones más fuertes) o imperialista en si. Estas posiciones son viejas para América Latina, pero son en gran parte desconocido en los EE.UU. y corren contra la corriente del pensamiento simplista de un mundo dividido entre primer mundo y tercer mundo con los visiones de las relaciones de los Estados y las economías. En particular, la teoría que Zibechi describe en la cual que todo el capitalismo es intrínsecamente imperialista en cualquier lugar arroja la retórica moralista y puede ser chocante para algunos lectores en los EE.UU..

New Brazil

El caso de Brasil y debates sobre cómo entender el imperialismo cuando países como Brasil salen de la narrativa común del imperialismo europeo, estadounidense o japonés, plantean cuestiones importantes. Hay tan poca crítica de toda la historia y el concepto del imperialismo y si el mundo es en realidad como los izquierdistas pensaron. Si todo el capitalismo es intrínsecamente imperialista, el imperialismo penetra y se reproduce en cada región y economía más allá de nociones simplistas de un par naciones dominantes, entonces no está claro cuál es el rol del concepto de imperialismo. El texto se limita a establecer diferentes posiciones, pero las preguntas diferidas hace mucho sobre la utilidad del concepto de imperialismo se necesitan explorar.

La última sección discute las respuestas desde abajo de los brasileños a su ambiente cambiante. Las complejidades, críticas, y debates de disidentes en los sindicatos, el Movimento Sem Terra (MST) y otros movimientos sociales no están ampliamente disponibles y mucho menos discutido en América del Norte. Las dificultades y el terreno perdido de los movimientos sociales con el crecimiento de la Partido dos Trabalhadores (PT) pueden sorprender a algunos, pero Zibechi habla como un participante crítico de las luchas en el cono sur. Las recientes explosiones alrededor de los precios del transporte y la copa del mundo están afortunadamente incluidos, y Zibechi intenta analizar de donde salieron estas protestas y qué es lo que significan.

logo del IWW

Anuncios

La Historia Escondida del IWW Mexicano

Escrito por: J. Pierce

Traducido por: Pañuelos Rojos

Enrique Flores Magon en Ciudad Juarez, Chihuahua - 1923
Enrique Flores Magon con afiliados del IWW y familia en Ciudad Juarez, Chihuahua – 1923

Para los norteamericanos, la historia conocida del IWW en México es bastante breve. Los dos eventos más repetidos que llevan la bandera del IWW son: primero, los Insurrectos y PLMistas que invadieron Baja California y proclamaron la Comuna de Tijuana en 1911, incluyendo entre ellos a Joe Hill; y segundo la “Huelga General de Tampico”; de la cual la mayoría de nosotros sabemos muy poco. Es posible que en México, donde los eventos pasaron, la historia del IWW es más desconocido.

Sin embargo, fue hasta que leí el libro de Norman Caulfield, Trabajadores de México y el Estado: Desde el Porfiriato al TLCAN, que me di cuenta de que este esbozo general del IWW Mexicano era una visión totalmente inadecuada. Trabajadores de México es un tesoro de la investigación sobre la extensa organización y lucha del IWW en todo México y las zonas fronterizas de la década de 1900 hasta la década de 1920.

Es cierto que el IWW en México y el suroeste de Estados Unidos estaba íntimamente ligado con nuestros aliados, el PLM y la Casa del Obrero Mundial (COM) , así como con la Confederación General del Trabajo (CGT) y a veces los comunistas. Sin embargo, no hay que confundir estas organizaciones; Los Trabajadores Industriales del Mundo tiene su propia riqueza histórica en México. En particular, me gustaría destacar los nombres de “los Wobblies” Mexicanos para que podamos investigar sobre ellos e inducirlos a nuestro salón de la fama del IWW, por así decirlo.

La Prensa del IWW Mexicano

Existía un IWW verdadero en México y un flujo constante de mexicanos del IWW hacia y desde los Estados Unidos. Estos trabajadores crearon periódicos sin miedo, tales como: La Unión Industrial, producido en Phoenix desde 1909; Huelga General de Los Ángeles en 1913/14 ; Solidaridad y Nueva Solidaridad, de Chicago; y El Obrero Industrial, producido en la Ciudad de México alrededor de 1919. Estas publicaciones se abrieron camino en todo México. La investigación de Caulfield encuentra menciones de estos periódicos del IWW en denuncias de agentes gubernamentales y directivos empresariales a sus superiores en los Estados Unidos. Estos periódicos del IWW se presentaron en los distritos rebeldes en Guanajuato, Hidalgo, Coahuila , Chihuahua y Sonora.

Tamaulipas

Los trabajadores del petróleo y el transporte marítimo en Tampico estuvieron constantemente comprometidos en luchas bajo la bandera del IWW en toda la década de 1910 y en los principios de 1920. Muy probablemente, la idea del IWW fue llevada a la zona de Tampico por los marineros del Sindicato Industrial de los Trabajadores de Transporte Marítimo, Nº 510 (MTWIU – IWW). Pero también hay una historia que dice que cuando un grupo de marineros del IWW llegó a Tampico para fundar una rama, encontraron una rama desconocida del IWW, ya trabajando y organizando! Compañeros Pedro Coria (de Arizona), Ramón Parreño, Francisco Gamallo, Rafael Zamudio, Víctor Martínez y José Zapata son los nombres que surgieron en las constantes huelgas y la agitación en Tampico.

En abril de 1916, estallaron protestas masivas para mejorar las condiciones de trabajo y de vida dirigidas por los miembros del IWW y la COM. Estas manifestaciones se transformaron en una huelga que paralizó la mayor parte de las compañías petroleras y los servicios públicos en la zona. Un año después, en abril de 1917, otra huelga liderada por el IWW se desató en contra de El Águila, una compañía petrolera. En los meses siguientes, la huelga de El Águila se extendió a por lo menos otras seis empresas petroleras, así como a estibadores y marineros, dando lugar a una huelga general de 15 000 trabajadores y la detención de toda la producción de petróleo. La huelga fue violentamente reprimida, pero otra gran huelga en noviembre de 1917 se puso en marcha después de que los trabajadores se reagruparon. En julio de 1920, el IWW junto con la COM fomentó una nueva huelga general de 10 mil trabajadores petroleros.

Coahuila, Nuevo León y Sonora

Compañero Ramón Cornejo organizó a los trabajadores textiles en Villa de Santiago, cerca de Monterrey, Nuevo León. Andrés de León fue uno de los líderes del IWW activo en Torreón, Coahuila, donde se informó del IWW de haber tenido cinco ramas de los trabajadores del metal en 1912. Un nombre que surgió de las huelgas en Cananea, Sonora, fue el organizador del IWW Antonio C. Ramírez, quien ayudó a dirigir la huelga de tres semanas de octubre 1920 en contra de la Cananea Consolidated Copper Company.

Ciudad de México

Con su sede establecida en la Ciudad de México en 1919, José Refugio Rodríguez y Wenceslao Espinoza fueron dos de los IWW de la Ciudad de México que publicaron El Obrero Industrial y trataron de establecer una presencia nacional del IWW. Otros nombres asociados con el IWW en México, quizás en la Ciudad de México, incluyen a Walter Fortmeyer y A. Sortmary – quienes fueron deportados cuando el gobierno mexicano trató de reprimir a los agitadores extranjeros – y a Benito Pavón, Edmundo Ibarra y Pablo Ollo.

Chihuahua

Cinco mil trabajadores de la fundición se pusieron en huelga en Santa Eulalia en Chihuahua en 1924. Tres de los líderes de la huelga del IWW eran Francisco Morales, Enrique Castillo y Francisco Núñez. En Los Lamentos, Marcos Martínez, Jesús González, Basilio Pedroza y Pascual Díaz, quien fue el secretario de la rama del Sindicato Industrial de los Trabajadores de Minería Metal, Nº 210 (MMWIU – IWW), fueron designados para ser líderes durante las olas de ataque allí. Durante las huelgas en Santa Bárbara, Chihuahua, Compañeros Eduardo Modesto Flores, Alfredo Lugo y Albert Fodor eran todos organizadores activos.

Muchos de los mineros radicales en Chihuahua eran los que habían trabajado en los empleos mejor remunerados en Arizona y que habían unido allí al IWW. Los jefes de las mineras se quejaron de que “los mexicanos de Arizona” estaban “infestando” los distritos mineros de Chihuahua con la difusión de sus ideas radicales de los salarios más altos, la expropiación de empresas extranjeras, y la autogestión de los trabajadores.

Arizona

En Estados Unidos, como la Federación del Oeste de Mineros (Western Federation of Miners) se desvió hacia la derecha política (como lo hizo su sucesora, el Sindicato Internacional de los Trabajadores de Mina, Molino y Fundición – International Union of Mine, Mill, & Smelter Workers) los mineros México-americanos en las minas de cobre de Arizona dejaban estos sindicatos y se afiliaban al Sindicato de Mineros Metales del IWW, que en ese momento convocaban en el local Nº 800. Para 1917, el IWW afirmó una membrecía de 5 000 mineros mexicanos y americanos. Mineros México-americanos ayudaron establecer a las ramas del IWW en Bisbee, Jerome y Ajo. Los mexicanos fueron el núcleo dirigente de los mineros del IWW en Globe-Miami, los cuales clamaban 700 afiliados  incluyendo italianos, finlandeses, polacos y anglos, mismos que se recolectaban en el “Wobbly Hill” durante las huelgas y manifestaciones.

En Phoenix el Local Nº 272 produjo líderes como Guillermo Velarde, Javier Buitimea, Jacinto Barrera y secretario de la rama Rosendo A. Dórame. En los pueblos mineros, los Wobblies Julio Blanco y José Rodríguez estuvieron activos en Globe-Miami, y Abelardo Ordoñez estuvo activo en Morenci.  Compañero Fernando Palomares, indio Mayo y Magonista, participó tanto en la huelga de fundición en El Paso, como en la huelga del cobre de Bisbee de 1917 que condujo a la infame Deportación.

California

Los Ángeles Local Nº 602 tiene una gran historia del IWW mexicano, lo suficientemente rica como para justificar otros artículos. Esta rama era una colmena enjambre de actividad revolucionaria que rodeaba México y las zonas fronterizas. Fue en Los Ángeles donde PLMistas y los IWW prepararon la invasión de Baja California e imprimieron una gran cantidad de material de agitación que ayudó a impulsar la Revolución Mexicana.

Además de la Huelga General, los trabajadores confiaron en el periódico no oficial del Compañero Aurelio Azuara, El Rebelde, para traerles la cobertura de noticias sobre el IWW. Otros organizadores del IWW asociados con la rama de Los Ángeles incluyen a Primo Tapia de la Cruz, Julio Castillo, Tomás Martínez, B. Negreira, Feliz Cedeño, Manuel Rey y Liunitas Gutiérrez.

Nunca Olvidamos

El objetivo de este artículo es destacar los nombres individuales de los Wobblies que organizaron y lucharon en ambos lados de la frontera, así como para ayudar a traer esta historia a nuestro recuerdo contemporáneo. Otros artículos e investigaciones nos ayudarán a incorporar estos Wobblies y su rica historia en nuestro trabajo. Para empezar, recordemos a un Wobbly que perdimos demasiado pronto: Compañero Marcos Martínez, un organizador del IWW, asesinado por la policía cuando dispararon en una reunión al aire libre de los mineros huelguistas de cobre el 30 de junio de 1924 en Los Lamentos , Chihuahua, México.

Unete con nosotros

Trabajando en “El barco de la muerte”

Escrito por Kamila FontEl Barco de la Muerte - marineros calavericos

 

Debido a que este mundo está basado en necesidades inventadas, la mayoría de nosotros nos vemos obligados a trabajar o mejor dicho a ofertarnos como trabajadores, uno puede escribir un libro lleno de experiencias laborales, sin embargo hoy me limitaré solo a hablar de mis dos últimas experiencias, experiencias que curiosamente me hicieron involucrarme y vivir en el barco de la muerte.

Vamos a empezar narrando cuando trabajaba como docente en una escuela de nivel media superior, en ese entonces me encontraba en el “Tuscaloosa”, el salario era decente, y las condiciones laborales eran buenas, no podía quejarme, trabajaba tranquilamente.

Después de seis meses el Tuscaloosa me abandonó y me quedé vagando por un mes, hasta que afortunadamente me encontré con otro barco llamado “Yorikke”, aunque desde un principio yo sabía que algo no estaba bien, ya que no es normal que una escuela solicite maestros cada mes, mas al final decidí aceptar la oferta laboral pues las deudas no se hacen esperar.

Esta escuela era nivel secundaria para jóvenes de 12 a 15 años y nivel media superior de 15 a 18 años. En mi caso se me consignaron 7 grupos, 4 grupos de primer grado de secundaria, uno de segundo, uno de tercero y finalmente un grupo de segundo semestre de EMS.

Las condiciones en esta escuela eran horribles, ¿Qué tiempo libre puede tener un Maestro que tiene 7 grupos a su cargo, con 5 asignaturas diferentes a impartir? Además de que el salario era pésimo, ya que en México a los docentes se les paga por hora, (el estándar de pago por hora va de $70 a $110 pesos) en el caso de esta escuela era por día, esto lo hacen para que el docente no se dé cuenta de la burla de paga que recibe por su trabajo, el pago por día era de 300 pesos el cual si se divide por hora corresponde a $37.5.

Pero el salario en este caso viene siendo lo de menos, el “Yorikke” como todo un barco de la muerte parecía que no tenía fin, al momento de hablar de malas condiciones laborales, ya que pronto me di cuenta que no había respeto, ni valor por el esfuerzo y trabajo del docente.

Es este caso el “Yorikke” es una escuela privada en la cual lo único que vale e importa es el dinero, los directivos nos hacían inca pie de que sí el alumno había pagado su colegiatura, no importaba nada más, si éste alumno contaba con al menos un trabajo y por supuesto su comprobante de pago mensual, el alumno no podía reprobar. Pero si éste no había pagado, se tenía todo el derecho de reprobar, pues al no contar con su comprobante de pago automáticamente se pierde 30% de su calificación.

Entonces al final, un alumno que no trabajó en toda la unidad, que fue irrespetuoso y presentó mala conducta, el docente tenía que poner al menos el mínimo aprobatorio (en este caso 6), sólo porque contaba con su boleta de pago, sin embargo no conforme con esto, a veces los padres de familias iban muy molestos a ver el porqué su hijo tenía una baja calificación, y en dirección lo que hacían era solo modificar la calificación del alumno de un 6 a un 7 y/o hasta 8, sin preguntar al docente del porqué de la baja calificación del alumno.

El barco de los muertos

A mi parecer este sistema solo crea a alumnos mediocres, en la que les enseñan que el dinero lo puede todo y al final el Maestro que es un profesional termina siendo un niñero de adolecentes (con esto no menos precio la labor de niñeras, pero uno elige lo que quiere ser y estudia con muchos esfuerzos, para desarrollarse de manera profesional). Esto para mí fue un insulto a mi profesión y de dedicación cómo docente, ya que para evaluar a 250 alumnos te toma noches sin dormir, para que al final tu decisión no sea la última.

¡Y qué decir de los bonos de puntualidad y asistencia! Para ganarte los tenías que llegar todos los días diez minutos antes de la hora de entrada, no faltar ningún día, comulgar todos los miércoles. “Sí, leíste bien” Comulgar cada miércoles, debido a que la escuela es católica, ellos tienen misa cada semana. Y por último no pedir ningún permiso, ni de una hora. Por supuesto jamás obtuve ese bono.

Otra negativa era que para no pagar vacaciones, tu contrato se terminaba el último día de clases y dos semanas después (en el caso de semana santa y vacaciones de diciembre) te volvían a re-contratar. Con esto ellos salvaban dos semanas de sueldo.

Puedo pasar la tarde escribiendo todas las injusticias que vi y viví en este barco de la muerte, pero creo que estos ejemplos son suficientes para mostrar la clase de patrones y sistemas en la que muchos docentes están sometidos.

Por último quiero hacer inca pie que tomé como referencia el libro de “El barco de la muerte” de B.Traven para mostrar de mejor manera mi frustración y experiencia vivida, para los que ya leyeron éste libro habrán sentido más de cerca mi frustración, y para los que no lo han leído los invito a hacerlo.

Tomé este libro de referencia, porque justó cuando me encontraba trabajando en el “Yorikke”, comencé a leer éste libro y me identifiqué tanto con cada página narrada, que se convirtió en un deber compartir está experiencia bajo el titulo “El barco de la muerte”.

Algo que llamó mucho mi atención fue ver como al igual que en el libro, el ambiente laboral entre los docentes era tan bueno en el barco de la muerte y todo lo contrario en el “Tucaloosa”. ¿Cuál será el factor de esta diferencia? Bueno, mi hipótesis es que los empleados sólo se unen cuando pasan por situaciones laborales malas, y se olvidan del compañerismo, la unión y la empatía, una vez que se encuentran en una situación laboral favorable. No dejemos que esto nos pasé pues como el “Yorikke” hay una infinidad de barcos de la muerte navegando por el inmenso mar, y por ende hay una sinfín de marineros trabajando y viviendo en situaciones precarias. Por lo que los invito a solarizarnos ante cualquier barco de la muerte que veamos, ya que nadie está exento de formar parte de esta tripulación.

Yes, sir!