HUELGA de trabajadores de Burgerville: por un contrato justo y un salario digno

por: Burgerville Workers Union – IWW

Contacto de prensa: Emmett Schlenz, 401-855-9440, emmett.schlenz@gmail.com

 

El 23 de octubre de 2019, los trabajadores de Burgerville en Portland lanzaron la huelga más grande en la historia del Sindicato de Trabajadores de Burgerville (Burgerville Workers Union). La/os trabajadores del Centro de Convenciones, 92 y Powell, Hawthorne y Montavilla Burgerville abandonaron el trabajo en la mañana, y permanecerán en huelga hasta que hayan demostrado suficientemente su fortaleza a la empresa.

Lo/as trabajadores están en huelga por un salario digno y un contrato justo. La reciente propuesta de salario de Corporate, que equivale al aumento del salario mínimo legalmente obligatorio apenas seis meses antes, no hace nada para cambiar el status quo en Burgerville. Nos merecemos un salario digno y lucharemos con uñas y dientes hasta que lo consigamos.

Estamos orgullosos de esta huelga, y estamos asombrados del valor mostrado por toda/os nuestra/os compañera/os de trabajo hoy. Pero estamos decepcionada/os de que la lucha en Burgerville haya llegado a esto. En casi un año y medio de negociaciones contractuales, hemos avanzado mucho: desde propinas y pago de vacaciones hasta protecciones para lo/as trabajadores indocumentado/as. Sin embargo, cuando se trata del mayor problema de todos: el fin de los salarios de pobreza en Burgerville, la empresa se niega a ceder. En cambio, le pagan a un abogado antisindical de alto precio para que se disfrace y se demore en la mesa de negociaciones, con la esperanza de que el hecho mismo de nuestra pobreza nos obligue a aceptar con desesperación cualquier trato que las empresas ofrezcan.

Además, la/os trabajadores en huelga están inspirados en la historia de Anthony, un trabajador de largo tiempo de Burgerville en Vancouver, y padre de una hija de un año, que fue suspendido el domingo por enfrentarse a su manager racista y abusivo. Trabajador de color, Anthony experimentó acoso racista de rutina por parte de la gerencia de Burgerville, incluido el hecho de que un gerente, con un tatuaje de los Estados Confederados, lo llamara la palabra “N”. Cuando fue a recursos humanos, trataron de ocultar la queja. Y cuando finalmente se enfrentó a su gerente al respecto, con el respaldo del Consejo Laboral del Suroeste de Washington, fue castigado. A partir de hoy, el puesto de Anthony sigue en peligro. La historia de Anthony nos recuerda el comportamiento mezquino y vengativo que hemos visto de esta compañía llamada ‘progresista’ una y otra vez. También nos recuerda de qué trata y siempre ha sido nuestro sindicato: empoderar a lo/as trabajadores para que denuncien colectivamente y tomen medidas contra las diversas formas de injusticia que enfrentamos a manos de nuestro/as jefes.

Esta huelga marca el comienzo de una nueva fase en nuestra lucha. No hay vuelta atrás de esto. Hasta que Burgerville Corporate acepte un acuerdo justo, no habrá límite para nuestras acciones sindicales.

El Sindicato de Trabajadores de Burgerville organizará una serie de acciones públicas esta semana para apoyar a lo/as huelguistas. Invitamos a cualquiera que se preocupe por luchar contra la pobreza y la codicia corporativa para que se solidarice con nosotros.

Las acciones continuarán hasta que ganemos justicia!

 

 

¡Trabajadores de Burgerville, Únanse!

Obreras de comida rápida han formado el Sindicato de Trabajadores de Burgerville con el apoyo del IWW

Por: Portland IWW

Traducido por: J. PierceBVWU en marcha

 

Portland, OR, EUA – 26 abril 2016 – En un hecho histórico, trabajadores de Burgerville, una cadena de comida rápida basada en la área de Portland, anunciaron en una manifestación en el Clinton Street Theater, que estaban formando un sindicato, afiliado con la rama de Portland del sindicato Trabajadores Industriales del Mundo (IWW).  Marcharon desde el teatro al Burgerville ubicado en Sureste 26 y Clinton para presentar sus demandas:

  • Un aumento inmediato en el sueldo de $5
  • Seguro de salud accesible y de calidad
  • Trabajos seguros y saludables
  • Horarios justos, consistentes, y con avisos previos
  • Un trabajo sostenible que apoye y que incluye días de licencia de maternidad y paternidad
  • Servicio de guardería gratuito y contribución para gastos para transportesBurgerville 3

Una trabajadora típica de Burgerville gana solo $9.60 por hora, y normalmente está programada solo 26 horas por semana, justo bajo de las 30 horas por semana que son necesarios para ser elegible para recibir beneficios.  Esto es más o menos igual de $990 por mes sin impuestos.  Para dejarlo más claro, la renta promedio de un departamento en Portland es $1,275 por mes para un departamento de una recamara, y la mayoría de los dueños de departamentos requiere que los inquilinos prospectivos tienen ingreso tres veces mayor que de la renta.

“La mayoría de la gente no puede alcanzar para tener un departamento. En Portland, todo el mundo sabe que el costo de vida es insano.  Básicamente necesitaba un trabajo adicional para poder tener mi propio espacio.  No podría alcanzarlo con lo que Burgerville me paga,” dijo Greg, trabajador de Burgerville y miembro del sindicato.

Otras obreras citaron problemas con la actitud indiferente de la gerencia a sus empleados. “Necesito poder tomar un día de enfermedad sin miedo de represalias,” dijo Robert, un trabajador de Burgerville en el local de Powell.

Las y los trabajadores formando el Sindicato de Trabajadores de Burgerville representan una sección transversal de la comunidad – jóvenes y estudiantes, madres, padres, y abuelos.  Ponen pasión en su trabajo, y quieren mejorar sus trabajos para ellos mismos, para sus compañeros, y para la comunidad.Sindicato de Trabajadores de Burgerville - Portland IWW

“Estamos intentando mejorar a Burgerville. Nada mas quiero poder realizar mi trabajo y recibir un salario digno.  Esto va a mejorar a Burgerville, por tener empleados felices que chambean y están orgullosos de sus trabajos,” dijo Debbie, miembro del Sindicato de Trabajadores de Burgerville.

El Sindicato de Trabajadores de Burgerville está apoyado por el IWW de Portland y endosado por una coalición de sindicatos locales y grupos comunitarios, incluyendo ILWU Local 5 (vendedores de libros), IATSE Local 28 (tramoyistas), SEIU Local 49 (limpiadores), PAT (maestros), OPAL Justicia Ambiental de Oregon, Red de Solidaridad de Portland (PDXSol), Trabajos con Justicia de Portland, Colectivo de Garza Azul (Reed College), Comité de Solidaridad de América Central de Portland, Gerencia Colectiva de Abarrotes Cooperativas de Alberta, Colectivo Hella 503, Colectiva Abolicionista de Marilyn Buck y Cooperativa de Comestibles “People’s”.

Para apoyar, échale un vistazo de la página del Sindicato de Trabajadores de Burgerville:

 

BWU logo

Se necesita más que la acción directa

Cycle-couriers-flash-mobPor: Colin Bossen

Traducido por: Milena

A lo largo de los últimos siete años, he estado involucrado en tres campañas importantes del IWW. La primera fue con el Chicago Couriers Union (Sindicato de Mensajeros de Chicago). Esta campaña fundó con éxito un sindicato de mensajeros en bicicleta que, durante los últimos siete años, ha mantenido un grupo pequeño pero muy implicado de afiliados. A lo largo de su existencia, el sindicato de los mensajeros ha conseguido marcar una diferencia en las vidas de los trabajadores de esta industria. Desde su naciemiento, el sindicato ha hecho lo siguiente: conseguir un aumento de sueldos en la tercera empresa de mensajería más grande de Chicago, abogar por numerosos trabajadores que fueron despedidos injustamente, no se les pagó suficiente, se les retuvo ilegalmente trabajando durante su pausa, o fueron acosados o victimizados de alguna otra forma; enseñar normas de seguridad a los trabajadores nuevos y mejorar el acceso a los edificios. El sindicato también ha organizado muchos eventos sociales y carreras de bicicleta para miembros locales, nacionales e internacionales de la industria de mensajería. Estos eventos, combinados con las victorias del sindicato, han hecho de este una presencia significativa en Chicago y en la industria.

troqueros del IWW y PDA en la puerta de Los AngelesLas otras dos campañas en las que he participado no han tenido tanto éxito. La primera fue un intento de organizar los troqueros, o camioneros portuarios, en los puertos de Los Angeles y Long Beach. Este esfuerzo empezó con buen pie. El IWW fue contactado por un grupo de troqueros interesados en organizarse. Ni más ni menos que cinquenta trabajadores asisitieron a la reunión inicial del grupo. Y lo que es más importante: el grupo fue capaz de organizar una huelga que obligó a cerrar ambos puertos. A pesar de esta acción espectacular, que involucró a miles de trabajadores y afectó a un enorme sector de la economía, los troqueros no fueron capaces de construir con éxito un sindicato con presencia duradera en la industria.

La segunda campaña fallida de la que formé parte tiene características similares a la de los troqueros. Implicó a un grupo de taxistas de Cleveland. De nuevo, al principio hubo mucho entusiasmo. Antes de reunirse con el IWW, el grupo había conseguido organizar reuniones con la asistencia de nada menos que ochenta trabajadores. En el transcurso de un año, los taxistas llevaron a cabo una serie de acciones y protestas con las que ganaron respeto en la industria. El director del Aeropuerto Internacional de Cleveland-Hopkins se reunió con ellos para escuchar sus preocupaciones y ellos presentaron vocalmente sus peticiones a los propietarios de dos empresas de taxis. Luego de un año de semejante actividad y a pesar de sus prometedores inicios, los esfuerzons organizativos de los taxistas también se extinguieron.

Las dos campañas de organización fallidas tenían mucho en común. En ambos casos se llevaron a cabo en ciudades donde el IWW no tenía una sección local bien organizada. En ambos casos intenté organizar la campaña con poco apoyo adicional. Y en ambos casos los trabajadores tenían poco interés en hacer el trabajo institucional de la formación de un sindicato: no querían presentarse a delegados ni utilizar ningún tipo de estructura para llevar a cabo sus reuniones. Esto significó que a menudo las reuniones de trabajadores estaban dominadas por personalidades y que no había ningún mecanismo formal de responsabilidad de tus actos."135 S LaSalle Sucks!" Chicago

La campaña resultante del sindicato de mensajeros de Chicago supone un agudo contraste con las otras dos. Tuvo lugar en un sitio con una sección local dinámica y bien organizada. Entre la sección y el sindicato internacional recaudaron dinero, en dos ocasiones separadas, para pagar a un organizador durante tres meses. Y a lo largo de las fases iniciales de la campaña había siempre un puñado de personas de fuera de la industria involucrados en los esfuerzos de organización. Estas diferencias significaron que había gente trabajando en la campaña cuando el interés de los trabajadores de la industria disminuía, y que había un modelo de organización al que los mensajeros podían remitirse mientras construían el suyo propio.

Las diferencias entre estas tres campañas me han llevado a creer que, para que los esfuerzos de organización tengan éxito a largo plazo, los organizadores y trabajadores deben concentrarse en formar una institución. Estoy seguro que, si hubiesen habido secciones fuertes del IWW en Los Angeles o Cleveland cuando estaba trabajando con los troqueros o los taxistas, el resultado de ambas campañas hubiese sido diferente.

Si el IWW quiere crecer hasta ser una fuerza poderosa para la clase trabajadora, debemos concentrarnos en hacer más fuertes nuestras instituciones. Esto significa, como mínimo, secciones locales mejor organizadas y más recursos para financiar a los organizadores. Si dedicamos nuestras energías a esto, seremos una fuerza a la que tener en cuenta. Si no lo hacemos, nuestros esfuerzos para organizar continuarán teniendo resultados variables y, más veces que no, terminarán en fracaso.

logo del IWW