Trabajamos un piso de trauma

Escrito por un empleade de CapTel a medida que el coronavirus se propaga por los EUA, esta pieza es una mirada al trabajo emocional que muches de nosotres debemos proporcionar, pero por el cual no estamos compensades. Se pedirá mucho más trabajo a les obreres durante esta crisis sin precedentes, ya que la tragedia golpea a muchas familias. ¿Cómo responderemos colectivamente? – JP

 

Trabajamos un piso de trauma

por: Compa,  marzo 2020

“The Verge” publicó recientemente un artículo llamado “el Piso de Trauma” sobre las vidas ocultas de les moderadores de contenido de Facebook, las personas responsables de revisar las publicaciones que los usuarios de Facebook informan para determinar si violan las políticas del sitio.

El artículo es una exposición de las austeras condiciones de trabajo en Cognizant, una compañía externa con la que Facebook contrata, y el brutal costo que el trabajo tiene en la salud mental y la felicidad de les moderadores de contenido. La naturaleza opresiva y traumática del trabajo me llenó de horror mientras lo leía hasta que me di cuenta: Cognizant suena exactamente como CapTel, nuestro trabajo.

Les empleades de “Cognizant” se ven obligades a mirar el contenido traumático todo el día sin tener en cuenta su bienestar mental. Les trabajadores se deprimen gradualmente o se ven atrapados en extrañas teorías de conspiración o sistemas de creencias de extrema derecha presentados en las publicaciones que revisan sin cesar.

El artículo enfatizó cómo el tiempo de les moderadores está microgestionado, con la compañía permitiéndoles solo dos descansos de quince minutos y media hora de almuerzo durante su turno y monitoreando de cerca cada minuto de su tiempo fuera de su cubículo. Las cámaras están en todas partes para garantizar la supervisión constante de les empleades y reciben monitores regularmente durante los cuales un supervisore observa su trabajo de forma remota.

La gente ve a sus compas de trabajo pasar de ser personas agradables y bien adaptadas a ser chiflados teóricos de la conspiración y fanáticos racistas que deambulan por los pasillos y murmuran entre sí acerca de que la tierra es plana y usa insultos raciales, sus mentes se deforman lentamente con el tiempo por el diluvio de contenido vil que aparece en su pantalla todos los días de su carrera con Cognizant.

El contenido de nuestra empresa, CapTel, no es tan pútrido, por supuesto, pero todes les subtituladores tienen recuerdos de llamadas terribles que llevan consigo. Obviamente, no puedo enumerar ejemplos aquí, pero recuerdo llamadas que sinceramente me sorprendieron cuando las escuché.

Nuestro trabajo también es de naturaleza muy dura e incluso cuando no es explícitamente terrible, las llamadas que subtitulamos tienden a hacer que muchos de nosotros nos enfoquemos en nuestra propia mortalidad. Para alguien que lucha contra la depresión, aunque sea relativamente leve como es mi caso, esto puede conducir fácilmente a una preocupación por la muerte. Me encontré en algunos agujeros increíblemente oscuros durante mi tiempo en CapTel. Rodeado por tres paredes de cubículo monótonas y sin decoración y sin nada que me distraiga más que mis pensamientos, el contenido de la llamada a menudo me ha llevado a una espiral de depresión estacional.

El trabajo que hacemos es uno que paga mal a pesar de lo exigente que puede ser. Subtitulamos las llamadas que tratan sobre la muerte, la pobreza, la angustia y el racismo. Nos merecemos un aumento por el trabajo emocional que hacemos y por una miríada de otras razones.

Merecemos que se nos pague más.

Trabajamos un piso de trauma.

***

Esta pieza fue escrita originalmente en inglés para el volumen 6 del “CapTel Disconnect”. Para leer el número completo y las ediciones anteriores, haga clic aquí.

Trabajadores Industriales del Mundo: somos un sindicato abierto a todes les trabajadores, en todas partes. Nos organizamos en el trabajo y en nuestras industrias. Luchamos por mejores condiciones y para reemplazar el capitalismo con una democracia económica.

Únase al IWW hoy:
https://redcard.iww.org

Leave a Comment