“El Gran Sindicato”, Parte 3

Hoy presentamos la tercera y última sección del folleto “El Gran Sindicato”, originalmente publicado en 1919.

~

LAS NORMAS PRÁCTICAS DEL IWW

1. Democracia sindicalistaIWW

El propósito del IWW es establecer la democracia en la vida diaria de nuestro trabajo, y en toda la economía. Sus normas prácticas están dirigidas hacia ese objetivo, y son esenciales para su logro. Están determinadas por dos principios básicos: solidaridad, y democracia en el sindicato. Es necesario evitar cualquier práctica que interfiera con la unidad de nuestra clase, y es igualmente necesario asegurarse que el sindicato no dirige a sus miembros, sino que ellos dirigen al sindicato.

Dejar a la democracia fuera de tal organización como la que el IWW está construyendo lo dejaría abierto a ser una parte del fascismo u otros grupos políticos autoritarios, y una descapacitación enorme de la fuerza trabajadora. Líderes autoritarios alrededor del mundo y a través de la historia encontraron necesario agrupar a la clase trabajadora en organizaciones de ese tipo. El poder del Gran Sindicato debe ser protegido por nosotros, no sobre nosotros.

Como protección contra cualquier grupo interno dirigiendo el sindicato para sus fines, se han creado las siguientes garantías:
1. Ningún oficial es elegido por más de un año.
2. Ningún oficial puede ser elegido por más de tres términos sucesivos.
3. Todos los oficiales son elegidos en un referéndum, en el cual todos los miembros representados pueden votar-todos los miembros en las ramas laborales votan a los oficiales de las ramas del sindicato que los une; todos los miembros de la industria votan a los oficiales en la rama industrial; y todos los miembros del IWW votan a los oficiales de la organización general.
4. Todos los oficiales están sujetos a una re-elección con un voto mayoritario.
5. La votación, no la nominación individual, es la norma uniforme.

afiliados_estampillas_IWW2. Las cuotas no son colectadas por los jefes

Los métodos de empresa en el sindicato son un seguro más de democracia. “El poder del monedero” debe mantenerse en manos de los miembros tanto para colectar las cuotas como para controlar los gastos.

El IWW no acepta el sistema de cuotas “Checkoff,” donde los jefes actúan como banqueros del sindicato colectando las cuotas de los salarios de los trabajadores y dándolas después a los oficiales del sindicato. Creemos que este sistema está en conflicto con el control directo de los miembros y sus representantes.

Esto refuerza la idea (que a los empresarios les gustaría promover) de que las cotizaciones al sindicato solo son otra desagradable deducción de impuestos del cheque final. Hace que el sindicato se vea más bien como algo externo (como un abogado) que alquilamos, en vez de nuestra propia organización en la que participamos y la cual controlamos. Además, ello involucra empresarios en relaciones internas del sindicato en las que nada tienen que ver.

Si los tesoreros reciben un cheque de la compañía con cuotas recogidas por ese sistema, pueden estar más preocupados por el bienestar de la compañía que el bienestar de sus miembros. Con esos ingresos podrían pagar a amigos para controlar las reuniones del sindicato, y así ellos mantenerse en el poder dirigiendo el sindicato como una agencia de recogida de cuotas únicamente, en el interés de la compañía y de ellos mismos.

Por el otro lado, donde este sistema no existe, la manera cómo las cuotas se pagan son una indicación directa de la satisfacción de los miembros (o poca satisfacción) con sus representantes. Los oficiales del sindicato que no quieren escuchar a los miembros, o que no quieren servirlos, frecuentemente desean ese sistema de recogida de cuotas. Entonces, si hacen algo que no les gusta a los miembros, no tienen que afrontar cuotas atrasadas. La recogida directa de las cuotas establece mucho más contacto entre los oficiales y los miembros. Por estas razones el IWW no acepta el sistema mencionado (check-off).

En vez de eso el IWW ha diseñado un sistema simple y conveniente para la colecta de cuotas por los delegados en el trabajo — un sistema que es a prueba de estafa manejando los fondos y que permite a los comités y ramas del trabajo saber la actualización de cuotas de cada miembro en el trabajo. Todos los delegados y oficiales deben hacer un informe en la reunión de su rama. Sus cuentas serán revisadas por un comité escogido en cada reunión. Con esta práctica es necesario manejar las cuentas a satisfacción de los miembros. No se podrá evitar un control de cuentas a no ser que los cotizados lo aprueben con un referéndum.

reunion_IWW3. No al control de unos pocos

Estas provisiones constitucionales y métodos para mantener la democracia del sindicato están reforzadas por la eliminación de todos los motivos que podrían llevar a un control del sindicato por parte de unos pocos. Esto se lleva a término con estás garantías adicionales:
1. No habrá ninguna ganancia financiera en el control de unos pocos porque la paga de los oficiales no debe sobrepasar la paga media de los trabajadores que ellos representan, y un eficiente mantenimiento de los récords y una rígida y honesta contabilidad se refuerzan con comprobantes financieros cada mes y anualmente, todos son revisados. Se prohíben las cuentas de “Gastos generales.”
2. No se dan más poderes a los oficiales excepto aquellos que se necesiten para llevar a cabo las instrucciones de los miembros. Las huelgas no pueden ser canceladas por los oficiales. Esto solamente lo pueden hacer los miembros afectados. Los acuerdos solo se pueden negociar con comités de los trabajadores afectados. Miembros del comité y oficiales del sindicato no están permitidos negociar con los empresarios a no ser que sea en presencia del comité.
3. Grupos políticos o similares que buscan el control del sindicato para malbaratar sus facilidades, recursos, o reputación para sus propios fines no pueden hacerlo debido A las normas apolíticas que han adoptado nuestras filas para asegurar nuestra unión.

iww_cartoon4. No hay políticas en este sindicato

El sindicalismo consistente en no expresar preferencia por ninguna religión o un partido político o un candidato sobre otro. Estas no son cuestiones para el sindicato, y deben ser acordadas por cada miembro acorde con su conciencia personal. El sindicato está formado para alcanzar y reforzar decisiones sobre asuntos sindicales. Su poder para actuar se destruiría con el desvío de recursos hacia campañas políticas.

Así que todos los trabajadores sin importar su religión o preferencia política pueden unirse para conseguir todos los beneficios posibles de su trabajo, el IWW debe ser apolítico y no religioso. Deja a sus miembros preocuparse por estos asuntos si lo creen conveniente, y con la adicional consciencia social, respeto al prójimo, y general aprendizaje que se derive de su actividad sindical.

Esto no significa que el IWW es indiferente a las grandes cuestiones sociales y económicas del día. Más bien lo contrario. Creemos que el IWW provee las soluciones prácticas a estas preguntas. Cuando la industria del mundo sea dirigida por los trabajadores para su propio bienestar, no vemos posibilidad para los problemas del paro, la guerra, el conflicto social, el crimen a gran escala, o cualquiera de los serios problemas sociales que continúan.

Con el tipo de organización que el IWW está construyendo, la fuerza trabajadora puede ejercer la presión requerida para acabar las absurdidades de los políticos y más constructivamente conseguir a través de la acción directa lo que tan frecuentemente ha fallado a través de la presión sobre los políticos.

Iww_cartoon_sabotaje5. Acción en el trabajo y legislación

Por ejemplo, como trabajadores y miembros de comunidades, queremos que el almacenamiento de aceite y plantas químicas sea en sitios seguros, lejos de dónde nuestros compañeros trabajadores viven. Un método es intentar tener leyes, y después intentar que se cumplan.

Mucho más simple, mucho más seguro, y ciertamente de mucha más efectividad capacitándonos para resolver nuestros problemas, sería si rechazáramos la construcción en lo que consideramos sitos inseguros, y negarnos a trabajar en plantas que ponen en peligro a cualquier comunidad. Las leyes están basadas en la práctica actual. Es mejor que la fuerza laboral se preocupe de sí misma controlando la práctica actual; eso facilita que se pasen leyes beneficiosas dificulta que se pasen leyes dañinas. Los que hacen las leyes se preocupan por los poderosos en la sociedad.

El Gran Sindicato da poder a la clase trabajadora. Cuando la clase trabajadora esté organizada adecuadamente, los que hacen leyes se preocuparán por ella. Si no lo están, les dará lo mismo, lo que ocurra desde entonces es lo que la clase trabajadora organizada decida.

Para unir a la clase trabajadora industrialmente, es desde luego necesario evitar prácticas cómo altas cuotas al sindicato, libros de cuentas cerrados, discriminación racial, política o religiosa.

Lo que se necesita es el Gran Sindicato para todos los trabajadores, sin importar cuál sea su lengua, creencias, o color de piel. En el sindicato todos somos iguales porque todos somos utilizados igualmente por el mismo sistema. Lo que la mayoría decide sobre cualquier materia industrial es la decisión que debemos apoyar. Por está razón esta fuera de orden intentar llegar a decisiones no relatadas a la industria.

acciondirecta6. Sindicalismo eficiente

Los principios en que se basan estas normas son la solidaridad y la democracia dentro del sindicato. Otro aspecto de los dos principios es efectividad y eficiencia. Nuestra efectividad se consigue con nuestra fuerza unida. Se mide únicamente por lo que podemos hacer. Nuestra eficiencia se mide po rla relación de nuestras ganancias al coste de conseguirlas, sea en tiempo, dinero, problema, u otros sacrificios que frecuentemente la fuerza trabajadora debe hacer. Aplastar una mosca con un martillo es sin duda efectivo, pero muy poco eficiente. Queremos la máxima ganancia al mínimo costo.

Que el IWW es eficiente está bien comprobado por el hecho de que aún siendo relativamente un número pequeño ha conseguido desproporcionadas ganancias para la clase trabajadora. Su eficiencia se consigue con su democracia, y su control por los miembros. Hay un mito que la democracia es ineficiente. La experiencia sindical lo desmiente.

En primer lugar, para conseguir los resultados que queremos,tenemos que apuntar a ellos. Dejar a la directiva del sindicato en manos diferentes a la de los miembros sería cómo intentar cortar madera con otra persona agarrando el mango del hacha.

En segundo lugar, cuantos más miembros tengán algo que decir sobre los asuntos del sindicato, y cuanto más directamente velemos por los asuntos del sindicato nosotros mismos, más grande será la fuerza. Nosotros no ganamos nuestras luchas únicamente pagando cuotas a un tesorero del sindicato. El dinero sólo puede pagar parte delas facilidades. Lo que hace funcionar al sindicato es el esfuerzo y entusiasmo de sus miembros-algo que no se puede comprar.

Es la participación directa en los asuntos del sindicato, y el sistema de manejarlos por delegados escogidos en el trabajo y comités de trabajo, más que por oficiales en jornada completa o agentes de negocios, lo que desarrolla las capacidades de los miembros. Ello hace al IWW una fuerza con la cuál podemos organizar nuestro propio futuro.

Y tercero, la propia dependencia en autonomía de las partes componentes del IWW es lo que va con este control, que nos permite manejar problemas de forma más conveniente y por el camino menos costoso. Este sindicato esta construido como una mano, cada parte de la cuál se puede mover separadamente, pero todas las partes se pueden convertir instantemente en un efectivo puño cerrado.

Solidaridad7. Acción directa

El control directo de los asuntos del sindicato está reflejado en la acción directa en el trabajo por la que el IWW es famoso. Hace muchos años el IWW modernizó la industria de la madera en la costa oeste de los Estados Unidos y Canadá. Nuestros miembros establecieron el día de ocho horas sonando su propio silbato al final de las ocho horas y abandonando el trabajo en lugar de continuar por las dos o cuatro horas adicionales que los jefes esperaban. Algunos trabajadores fueron despedidos, pero los próximos trabajadores contratados también sonaban su silbato, hasta que el día de ocho horas empezó a ser una práctica establecida. (Más tarde se pasó cómo ley.)

La vieja práctica era dormir en literas con sábanas sucias, y los trabajadores tenían que llevar su propia manta cuando buscaban trabajo. Los trabajadores de la madera organizados con el IWW hicieron hogueras con las literas y las sábanas, y les dijeron a las compañías que si querían trabajadores tendrían que proveer camas, con colchones, sábanas y mantas limpias.

A veces las huelgas largas son inevitables; pero el IWW las evita tanto como puede. Preferimos huelgas de corto plazo en la fecha precisa para sacar el máximo provecho; para conseguir los mismos resultados o mejores al menor coste para nosotros. ¿Porqué deberíamos irnos si la compañía no accede a deshacerse de un supervisor que nos pone en peligro? ¿Porqué no tener a los trabajadores bajo ese supervisor escogiendo a alguien entre ellos que tiene más confianza para dirigir mejor el trabajo, llevando a cabo así las instrucciones de su propio delegado y no las instrucciones del supervisor que haya escogido la compañía?

Con el apoyo de los trabajadores en el trabajo esto normalmente puede hacerse. ¿Porqué irse si un compañero ha sido despedido? No nos cuesta nada y le cuesta mucho a la compañía si vamos a trabajar expresando en la manera de trabajar cómo nos sentimos por ese tratamiento.

La lógica de la acción directa es bastante simple. Si paramos de hacer lo que nos han dicho y empezamos a hacer lo que decidamos colectivamente, no hay mucho que nos pueda detener. El IWW espera construir un mundo decente de esta simple manera.

Brevemente, estas son algunas de las políticas que el IWW ha encontrado mejores, en su amplia y variada experiencia luchando en la industria desde que empezó en 1905. De las experiencias de los numerosos miembros que lo han construido y mantenido el IWW es capaz de ofrecer a la clase trabajadora un plan industrial de organización racional, unos cuantos principios de confianza, un cuerpo de normas y un método de estrategia y tácticas que aseguran el triunfo. Asegura el triunfo no solamente en la lucha ordinaria para mejores salarios y condiciones, sino también en la lucha para establecer un ordén social sano.

En una huelga textil del IWW organizada en Lawrence, Massachusetts, algunas de las mujeres huelguistas llevaban una pancarta diciendo “¡Queremos pan y rosas también!” Cuándo el IWW dice que quiere más de las cosas buenas de la vida, no estamos hablando de que los jefes vengan con un poco más de dinero-queremos una vida mejor aquí y ahora, la nueva sociedad en la concha de la vieja.

gato_sabotaje8. Qué hacer

Un mundo sano dirigido por productores del bien común es un principio que debería conseguirse y puede conseguirse. El IWW puede construir el tipo de fuerza trabajadora para conseguir esto. Hay sólo un problema grande en el mundo: una clase trabajadora demasiado desorganizada para su propio bien. El IWW tiene la solución a ese problema. Es una desgracia ser parte del problema; es un honor ser parte de la solución. Depende de ti hacer tu parte.

Si tu trabajo está desorganizado, ponte en contacto con el IWW y nosotros te ayudaremos a tí y tus compañeros a organizarnos. Mientras tú estás luchando por menos horas, salarios mas altos, mejores condiciones de trabajo, y procedimientos democráticos de resolución de conflictos, tú también tendrás la satisfacción de construir un mundo mejor y ayudar en los problemas de los trabajadores.

Si tú ya perteneces a otro sindicato aún puedes tomar tu sitio en el movimiento del Gran Sindicato. Muchos miembros del IWW también pertenecen a otros sindicatos. Ellos pertenecen al IWW porqué sino se añadirían a los problemas de la clase trabajadora y no a la solución, y ellos creen que la afiliación al IWW ofrece soluciones más completas y una inspiración mayor. Y ellos están entre los miembros más militantes de los otros sindicatos. La preocupación del IWW por la solidaridad y la democracia sindicalista es una garantía satisfactoria contra cualquier miedo de que su preferencia por el IWW los llevará a buscar el control o la perturbación de otros sindicatos.

El IWW pide a sus miembros que continúen en el sindicato independientemente de el trabajo al que vayan. Les pide que cojan ideas y políticas con las que pueden ser más útiles como miembros. Les pide que quieran y sean capaces de explicar esas ideas a otros trabajadores, y que vigilen por cada oportunidad posible para que este sindicato crezca y sea de más servicio para sus compañeros trabajadores en su propio puesto de trabajo y otros.

~

– Enlace: el folleto enterologo del IWW

Anuncios

“El Gran Sindicato”, Parte 2

Hoy presentamos la segunda sección del folleto “El Gran Sindicato”, originalmente publicado en 1919. La tercera y última parte se publicará el viernes.

~

LA ORGANIZACIÓN DE LA INDUSTRIA

1. ¿Quién hace qué?one_big_union

Toda la industria está intercomunicada, tanto que se podría decir que hay realmente sólo una industria – la producción de bienes y servicios. Considera tu abrigo y los procesos necesarios para su producción. Se necesitó no sólo el trabajo y materiales utilizados directamente para hacerlo, pero también los edificios y máquinas donde se fabricó. Se requirió la producción del material y los tintes. Se requirió el transporte y el plan para mover todos los materiales que lo componen, y para la maquinaria y edificios utilizados.

Los trabajadores ocupados en estos procesos no se pudieron especializar en hacer tela y tintas, en construir fábricas y maquinaria textil, operando el equipo, transportando el producto, si otros trabajadores no se hubieran especializado construyendo casas para ellos, proveyendo comida para ellos, y ofreciendo los diferentes servicios que necesitaban. De hecho es difícil pensar qué otra cosa los trabajadores hacen en cualquier otro lugar que no tenga algún tipo de conexión con la producción de un simple abrigo.

Pero este trabajo no es caos al azar. Está subdividido y organizado tanto como tu propio cuerpo está subdividido y organizado. Se divide primero de todo en seis mayores apartados:
1. La materia prima que puede ser construida o cultivada;
2. La materia prima de la mina, cantera y similares;
3. Construcción de carreteras y edificios, barcos, embarcaderos, canales, etc.;
4. Conversión de los materiales en comida, ropa, herramientas, maquinaria, etc.;
5. Transporte y comunicación;
6. Los servicios ofrecidos por escuelas, hospitales, teatros, tiendas y servicios públicos.

Correspondiendo a estas mayores divisiones están los seis departamentos en los que el sindicato industrial está agrupado en la tabla al final de este panfleto. Las ventajas materiales de tener un sindicato efectivo sirviendo estos departamentos se señalará más adelante.

Dentro de los departamentos están las industrias y sus sindicatos. Debido a la interrelación que existe entre todos los esfuerzos productores, es imposible marcar el territorio de cada industria con precisión indisputable. Una industria, después de todo, es un conjunto social de trabajadores, equipo, y procesos solo de alguna manera separados de otros trabajadores por su estrecha interrelación. Por lo tanto, la línea separando los sindicatos no debería ser definida como una manera de mantener A los trabajadores separados, sino como una manera de mantenerlos unidos.

Rueda de las industrias del IWW
Rueda de las industrias del IWW

2. Clasificación Industrial

El organizar a la clase trabajadora en estructuras que se corresponden con la realidad de la industria es el objetivo del IWW. Como sistema de clasificación para este sindicalismo racional, se utiliza un sistema decimal que provee muchas oportunidades para cambios y adiciones que nuevas invenciones y procesos industriales pueden aconsejar.

Se parece mucho al sistema que utilizan las bibliotecas para numerar libros, así que no importa qué libro se escribe sobre cualquier materia, hay una numeración lógica para asignarlo de tal manera que estará relacionado con los otros libros escritos o que se escriban sobre la misma materia. Hay un tipo de agrupación parecida para cada trabajador en el sindicato.

Sin la coordinación provista por el panfleto, sería imposible tener un plan de organización que una a los trabajadores, así que se tomarían acciones conjuntas de acuerdo con los requisitos. La industria del acero necesita mineros, trabajadores de canteras, de minas de carbón, de la industria del petróleo, trenes, carreteras y transporte marítimo, así como trabajadores de hornos y talleres. Frecuentemente estos trabajadores están empleados por las compañías del acero. Pero para otras relaciones es más conveniente tener a estos mineros organizados con otros mineros, y  a los transportistas con otros transportistas.

Para una solidaridad efectiva de la clase trabajadora se necesita que los trabajadores puedan ayudarse mutuamente con sus compañeros de la misma industria o con los trabajadores que les provlaeen otros bienes. Solamente con el tipo de sindicalismo que se une a lo expuesto en el panfleto es posible esta posibilidad. Las líneas marcando las separaciones no son barreras, son puntos de unión. Al final de esta publicación, hay una lista de sindicatos utilizados por el IWW. En todos los casos los trabajadores en el mismo trabajo pertenecerán al mismo sindicato, y se asume que todos ganan un salario (excepto aquellos que pueden despedir y contratar), cada rama decidiendo quién se puede unir a su especialidad, y quién no.

sindicato_de_transporte_IWW3. Como se organizan las compañías

Los trabajadores no pueden imitar ciegamente a las compañías, pero debemos aprender de ellas. Las compañías se organizan primariamente como corporaciones, hermandades, etc; en una base industrial para tomar la acción en el trabajo, para organizarlo consiguiendo el máximo beneficio. Esto significa organizarlo para conseguir lo máximo de nosotros, llegando hasta la creación de departamentos especializados para organizarnos de esta manera.

Los trabajadores tienen muy poca o ninguna razón para competir o discutir entre ellos, pero frecuentemente nos encontramos discutiendo entre nosotros. Los jefes tienen muchas razones para competir o discutir entre ellos, pero acaban cooperando entre ellos. El principal secreto para eso, es que crean cuerpos especiales con fines especiales, y no los mezclan. Por ejemplo, no rompen sus asociaciones por motivos políticos.

Han construido muchas organizaciones financieras, incluyendo compañías alrededor del mundo. A través de estas organizaciones los capitalistas de incluso países enemigos trabajan conjuntamente. Muchas de sus actividades dependen de acuerdos escritos con sus mutuos intereses. Y le dificultan la vida a las empresas que no se les unen a su juego. Y se organizan para controlar al mundo, aunque lo dañen continuamente.

IU_obreros_lumber_madera4. Todos los oficios — Un sindicato

En algún lugar de este programa hay un sitio para cada trabajador a sueldo, de tal manera que todos los trabajadores pueden ejercer la solidaridad más efectivamente.

Unas pocas notas deberían añadirse sobre nuestra estructura. Algunas ramas pueden parecer demasiado amplias en actividades; molinos, maquinaria textil, y supervisión pueden parecer más de lo que debería incluir una sola rama. Pero el sistema de clasificación utiliza permisos en subdivisiones dentro del sindicato para la formación de cualquier sección para la cual puede haber razones prácticas. Además debería recordarse que todos los trabajadores forman su propia especialidad de trabajo, y en ella se decide qué partes deben ser particularmente para ese oficio.

Dado que algunos trabajos incluyen un considerable número de actividades subordinadas, la norma que todos en el trabajo pertenezcan al mismo sindicato requiere que los trabajadores estén en ramas diferentes de las que se podría esperar de su ocupación. Por ejemplo, en un hospital, además de enfermeros, doctores, técnicos, internos, etc; hay trabajadores en la lavandería, cocineros, electricistas, y muchos más, todos en la misma industria, consecuentemente en la misma rama de los “Trabajadores de la Salud” (IU610).

Si no fuera por la idea de El Gran Sindicato, tal organización podría tener algunas deficiencias. Los trabajadores en la lavandería del hospital quizás quieren encontrarse con otros trabajadores de lavanderías para establecer unas condiciones estándar en todas las lavanderías.

Con El Gran Sindicato al cual todos pertenecen, tienen las facilidades para hacerlo, y para escoger comités para llevar a cabo sus decisiones. O los conductores, si trabajan para una tienda o una fábrica, pertenecen a la rama en el Sindicato de sus compañeros trabajadores. Aunque pueden encontrarse con otros trabajadores para acordar una política común para cargar, descargar o algo así.

El Gran Sindicato les permite hacerlo. En cualquier situación laboral, aprendices, trabajadores con estudios o sin estudios, tienen todos más en común que con los jefes. El Gran Sindicato los une a todos para combatir a los jefes con la fuerza combinada de los trabajadores.

red_card5. Otras ventajas prácticas

La estructura de las ramas del sindicato está diseñada para unir a los trabajadores de la manera que nos sea más conveniente. ¿Con quién podemos pedir mejores condiciones colectivamente? ¿Con quién iremos a la huelga? Preguntas como estas son las que deciden en qué rama del sindicato debe situarse cada grupo de trabajadores. Los cocineros de una plataforma petrolífera, los camareros a bordo de un barco, los que trabajan en el restaurante de una fábrica, todos realizan la misma actividad que los trabajadores de un restaurante, pero pueden mejorar sus condiciones más efectivamente si están organizados con otros trabajadores del petróleo, marinos o trabajadores de fábricas.

En la distribución, estas normas de sentido común deben aplicarse. Donde los trabajadores distribuyen sólo el producto de una compañía a muchas gasolineras, será mejor organizarse con los trabajadores supliendo el producto. Los trabajadores en campos petrolíferos y refinerías estarán en mejor posición si pueden cortar la distribución de su producto. Similarmente la posición de los trabajadores en las gasolineras será mejor con el apoyo de otros trabajadores empleados por la misma compañía. Los que transportan el petróleo, quizás encuentren más conveniente organizarse con otros marineros, pero ellos no tocarán “petróleo caliente” en huelgas de trabajadores de combustible.

Pero donde no hay tal relación con la producción , los trabajadores que distribuyen estarán mejor organizados conjuntamente, tanto si trabajan en departamentos de almacenes, tiendas de ropa, o lo que sea. En todos estos casos debería estar claro que a no ser que el sindicalismo se una al Gran Sindicato, el movimiento laboral estará incapacitado para proveer los tipos de coordinación que las diferentes situaciones requieren.

El Gran Sindicato es el pegamento que mantiene los departamentos industriales unidos. Sin ello, se caería en una desorganizada e inútil confusión.

trabajadores de Shattuck Cinemas - Bay Area IWW6. Una clase — Un sindicato

Las divisiones entre las ramas del sindicato no deben ser consideradas muros que mantienen a los trabajadores separados, sino aparatos que los unen más efectivamente. En el IWW todos los miembros son miembros directos. Ellos debaten y votan en sus propios asuntos industriales, pero sin voz o voto en los casos de otras ramas. También disponen de una transferencia universal gratuita desde la rama que cubre su último trabajo a la rama del sindicato cubriendo el trabajo al cuál se cambien.

Nuestro puesto de organización es la rama en el trabajo o tienda organizada en el sitio donde trabajamos, y sólo los que trabajan en esa especialidad tienen voz o voto en aspectos relacionados al trabajo. Cada parte es responsable por ella misma excepto que las ramas industriales no deben adoptar normas en conflicto con la constitución general, y las ramas no deben adoptar normas en conflicto con esta o las resoluciones de su sindicato. El IWW no es una federación o congreso de sindicatos; es El Gran Sindicato de la clase trabajadora. Las interrelaciones de la industria moderna hace cualquier otra estructura inadecuada para las necesidades de la fuerza trabajadora.

La estructura del Gran Sindicato evita disputas sobre jurisdicción en trabajadores cuya clasificación es dudosa por las complejidades de los procesos de producción modernos. En vez de eso, es deseable que todos en la industria de la minería estén en un sindicato. Pero encontramos por ejemplo, que el magnesio es obtenido por procesos químicos del agua de marina, primero haciendo leche de magnesia, después magnesio; que el aluminio se obtiene por electrólisis de la arcilla de bauxita.

En una federación de sindicatos habría base para argumentar en que sindicato se ponen a los trabajadores del magnesio o el aluminio. En El Gran Sindicato esto no es de una gran consecuencia, y ellos se pueden organizar en lo que les parezca más conveniente. O también, si hay dudas haciendo una línea general de equipo eléctrico que convierte radios, todos los empleados serán trabajadores del metal y maquinaria, u otro caso especializado en armarios de diferentes tipos que también hace radios, esos trabajadores estarán organizados como trabajadores de muebles.

IUobrerosmineros7. Departamentos industriales

Los sindicatos en industrias aliadas constituyen departamentos industriales. Las ventajas de tal organización son especialmente obvias en el caso del transporte. Compañías de tren y autobuses, compañías de camiones, aerolíneas, todas proveen métodos alternativos de transporte. Si los trabajadores en esas industrias se organizan para actuar conjuntamente cuando la ocasión les requiera hacerlo, tendrán todas las ventajas en la lucha. Tan grande es su poder unido que casi se puede decir que el destino del mundo está en sus manos.

Piensa de cuánto sufrimiento se podría haber ahorrado la humanidad si los trabajadores se hubieran negado a cargar o transportar bienes a cualquier nación o naciones beligerantes cuyos trabajadores del transporte no siguieran la misma política. Hubiera sido una buena inversión, si el resto de la fuerza trabajadora decidiera ella misma la pequeña suma que hubiera tenido que compensar a esos trabajadores del transporte por las pagas que perdieran como consecuencia de tal política. De esta manera se podría conseguir un gran bien sin apuros para nadie.

O considera cómo planes similares podrían inutilizar la contratación de esquiroles (rompe-huelgas), haciendo imposible el transporte de los bienes hechos por esquiroles. Si los trabajadores nos unimos, no nos pueden ganar.

Lo que se propone aquí es la organización de la clase trabajadora de forma que nos podamos unir de manera solidaria. Todo sindicalista que ha hablado de sindicalismo a otros trabajadores es muy familiar con la queja “Tener un sindicato está bien, pero el problema es que los trabajadores no se unen.” Nosotros no nos creemos esa queja.

No lo creemos porque hemos visto frecuentemente los esfuerzos de los trabajadores para unirse, y hemos visto esos esfuerzos hechos pedazos por una organización equivocada que les impidió de practicar solidaridad. Las cosas cumplen substancialmente las tareas para las que han sido construidas; se usa la misma materia en fabricar una máquina de escribir y una máquina de coser, pero se comportan diferente porque han sido construidas diferente.

Los mismos trabajadores pueden estar en una federación de organizaciones formadas para servir determinados intereses, o pueden estar en El Gran Sindicato. Si un sindicato se diseña para mantenernos separados, entonces no será una sorpresa encontrarse que “Los trabajadores no se unen.” Pero si estamos organizados para unirnos, entonces lo haremos y seremos tan fuertes cómo nos es posible.

El sindicalismo racional, diseñado por el IWW para enfrentarse a las condiciones de la
industria moderna tiene estas normas básicas:
1. Todos los trabajadores en el mismo trabajo, independiente del oficio, pertenecen a la misma organización en el trabajo;
2. Todos los trabajadores en la misma industria pertenecen a la misma rama del sindicato;
3. Todos los miembros de estas ramas del sindicato pertenecen directamente como miembros del Gran Sindicato de la clase trabajadora;
4. Cualquier trabajador que cambie de oficio está autorizado a cambiarse a la rama del sindicato cubriendo el nuevo trabajo gratuitamente “— una vez que se es miembro del sindicato, se es siempre miembro”;
5. Ninguna parte de la fuerza laboral debería aceptar ninguna obligación para trabajar con materiales hechos por los que rompen las huelgas, o proveerles materiales a éstos, o llenar ordenes que los huelguistas tenían que llenar; o atravesar una línea de piquetes, o ayudar en cualquier modo a romper la huelga de cualquier grupo de trabajadores.

Tal es la organización del IWW que propone hacer a la clase trabajadora invencible. ¿Estás con nosotros?

~

– Enlace: el folleto enterologo del IWW

“El Gran Sindicato”, Parte 1

Hoy presentamos la primera sección del folleto “El Gran Sindicato”, originalmente publicado en 1919. Publicaremos la siguiente parte el lunes que viene.

~

NUESTRO SITIO EN EL PROGRESO HUMANO

onebigunion

1. ¿Qué es la industria, y cómo se desarrolló?

La industria — desde convertir materia prima en cosas que la gente desea hasta proveer los servicios que la gente necesita — es el centro y cimiento de nuestra vida social. Los capitalistas que poseen y controlan los recursos naturales, así cómo el equipo y facilidades necesarias para transformar la materia prima para proveer estos servicios, componen una minúscula clase de las dos que existen en la sociedad. Los trabajadores que consiguen la materia prima, la transforman en bienes utilizables y proveen servicios que la sociedad necesita, componen la otra clase mucho más inmensa.

Los intereses de estas dos clases son opuestos. Este hecho da forma a toda la vida social del mundo.

La clase capitalista hará lo posible para mantener el control y mantener los privilegios derivados de poseer ese poder. Para asegurarse ese control, buscan ganar o mantener el control de todas las instituciones sociales. Quieren escribir y administrar las leyes. Quieren que las escuelas enseñen respeto y obediencia a los minoritarios privilegiados. Quieren la prensa, televisión e internet para adaptar nuestras ideas y sentimientos, con tal de servir sus intereses. Y dónde no se pueden deshacer de las organizaciones que los trabajadores han construido, quieren controlarlas también.

Dos significantes hechos amenazan el control de los capitalistas:
1. El desarrollo industria moderno ha hecho sus actividades innecesarias.
2. La clase trabajadora es capaz, cuando lo desea, de controlar la industria, consecuentemente estableciendo una sociedad mucho más satisfactoria y eficiente.

La función original de los capitalistas era proveer fondos y dirección. Hoy la dirección es el trabajo de directores especializados, y los fondos provienen mayoritariamente de las varias reservas de sus ganancias. El sistema de administración de empresas que los capitalistas han construido los ha hecho innecesarios.

La clase capitalista llegó al poder como resultado de largas luchas contra reyes y terratenientes. Reyes y terratenientes gobernaban el mundo basado en un sistema de agricultura social, donde la propiedad de la tierra era la base del poder.

Con la ayuda de gente común que fueron los que lucharon, los capitalistas ganaron la lucha contra el feudalismo porque nuevos inventos, procedimientos, y descubrimientos rebasaron al feudalismo. Los establecimientos parlamentarios que se crearon para recaudar fondos para el orden feudal, también establecieron un sistema de gobierno más eficiente, e hizo a reyes y señores tan obsoletos como lo son los capitalistas hoy.

Viajes históricos y descubrimientos, mejoras en la navegación, y un nuevo sistema de fábrica, hicieron la propiedad de almacenes, barcos y equipo más importante que la propiedad de la tierra. La base de la sociedad cambió de la granja a la fábrica, y el control de la sociedad cambió para aquellos que controlan la industria.

la palabra solidaridad2. Progreso revolucionario

Los conservadores de los tiempos feudales dijeron que el avance del capitalismo sería el fin de la civilización. Estaban equivocados, y con todos sus defectos, el capitalismo era un paso hacia adelante. Cualquier cosa del viejo orden que tuviera valor para el nuevo, se mantuvo y cultivó. Lo que se destruyó fueron aspectos del gobierno feudalista que obstruían al progreso. Con el capitalismo, la invención y la industria florecieron como nunca. Nuestros métodos de producción y de vida han cambiado más rápido en los últimos doscientos años que en los previos dos mil. La capacidad de producción de cada trabajador es al menos cien veces de lo que era cuando el capitalismo substituyó al feudalismo. Aunque, debido a que nuestro estándar de vida no se ha mantenido al paso de la tecnología, y no podrá mantener ese paso mientras los capitalistas controlen la industria, las posibilidades de abundancia y tiempo libre son desperdiciadas creando deficiencias, y guerras artificiales.

El desarrollo económico moderno no sólo hizo innecesarias las actividades de los pocos que controlan la industria, también ha reducido el número de gente de la clase capitalista. El crecimiento de las grandes corporaciones requiere cerrar un gran número de pequeños negocios o su absorción como subsidiarias por parte de un conjunto más grande de corporaciones.

Arriba de esta pirámide económica se sientan unos pocos, los ricos y poderosos. Ellos son una oligarquía que ejercita una autoridad que no rinde cuentas sobre el funcionamiento económico del mundo, y tiene como objetivo sus intereses privados, a cuesta de la vasta mayoría de la humanidad, y frecuentemente a cuesta de la vitalidad ecológica de la tierra que nos mantiene a todos. Ante una resistencia poco organizada, la avaricia de los capitalistas conoce pocos límites. En los Estados Unidos, recientes estadísticas del “U.S. Census Bureau” muestran que una quinta parte de la población recibe casi la mitad de todos los ingresos añadidos generados cada año. Entre 1989 y 1996 el cinco por ciento de la población más rica de Estados Unidos, experimentó una subida en sus ingresos anuales de un diez por ciento, mientras el ochenta por ciento de la población perdió terreno. Los ricos son más ricos mientras los ingresos de la gente trabajadora se han paralizado o disminuido.

En otros países aparte de los Estados Unidos, la minoría explotadora es frecuentemente una parte de la población más pequeña. Los capitalistas de cada país coordinan sus actividades para extraer el máximo provecho del trabajo de los obreros en todos los sitios.

A través de carteles y corporaciones multinacionales, unos pocos planean y controlan la vida económica del mundo entero. De acuerdo con el Informe del Desarrollo Humano de las Naciones Unidas (1999), las 200 personas más ricas del mundo sobre doblaron su valor neto entre 1994 y 1998, a más de un trillón de dólares. Eso era más que los ingresos combinados del 41 por ciento de la población mundial.

En 1999 la riqueza de los tres máximos billonarios era más que la del producto bruto industrial combinado de todos los países menos desarrollados y sus 600 millones de personas. Casi 1.3 billones de personas subsistían con menos de un dólar al día, y casi un billón no podía obtener sus requerimientos mínimos para sobrevivir.

La poca gente que controla los recursos del mundo tienen muchos sirvientes, pero pocos amigos. Sólo esos pocos tendrían sus privilegios disminuidos si el control de la industria se les quitara de sus manos. El resto de nosotros estaría mucho mejor.

The_Evolution_of_Industrial_Democracy_(Woodruff)_cover3. ¿Quién debería controlar?

Desde el establecimiento del capitalismo, la clase trabajadora ha aumentado de muchas maneras. Ha aumentado en numero ya que incluye a casi a todo el mundo. Ha aumentado en conocimientos y habilidad. El trabajador de hoy tiene que entender y ser capaz de hacer cosas que hubieran confundido al ingeniero y al científico hace cien años. En lugar de una clase de siervos analfabetos, somos una clase trabajadora capaz de leer y escribir. Tenemos una extensa literatura propia. Discutimos las noticias del mundo diariamente. También hemos aumentado como poder organizado.

Cada paso que la clase trabajadora ha tomado construyendo unidad y solidaridad, ha sido una invasión a lo que previamente era el completo y exclusivo control de los propietarios de la industria. Cada vez que los trabajadores luchan para reducir las horas que hay que trabajar, para aumentar la paga que recibimos, o para mejorar la condiciones de sanidad y seguridad en el trabajo, tenemos que unirnos y luchar para ganar.

Movimientos organizados de la clase trabajadora han sido combatidos por la clase capitalista como su enemigo mortal, y por la lógica de sucesos eso es precisamente lo que trabajadores organizados deberían ser. Cada paso hacia adelante que tomamos forja nuestra posición como el sucesor lógico de la clase capitalista para tomar el control de la industria. Y porque no hay ninguna clase debajo de nosotros, el éxito significará la primera sociedad sin clases desde que la civilización empezó, al final de todo el horror, crueldad, estupidez, e injusticia que necesariamente la sociedad de clases implica.

La gran pregunta para hoy y mañana es esta: ¿Cómo se controlará la industria?

No es tanto una cuestión de quien va a poseer la industria. El control directivo es lo que cuenta, y tiene que ser independiente de los inversores actuales. Quién decide si la industria funciona o se la deja inactiva? ¿Quién decide lo que se produce y a dónde va el producto? ¿Quién decide que servicios se proveen y a quién? Esas son preguntas importantes.

¿Debería la industria moderna estar controlada por unos pocos directores de empresa?
¿Debería ser administrada por políticos?
¿O debería ser gestionada por aquellos que hacen el trabajo?

Debe ser una de las tres. Los directores de corporaciones a través de sus bancos controlan más puestos de dirección, y tienen una influencia enorme en el debate público a través de los medios de comunicación que poseen para asegurarse su completo dominio sobre la vida económica del mundo, por eso no les sale a cuenta dejar que la clase trabajadora produzca todo lo que son capaces. O los que están en control de la industria forman una alianza con aquellos en control del gobierno para salvarse ellos mismos de la democracia, o aquellos que controlan el gobierno extienden su regulación sobre la industria y sus trabajadores, como en las economías controladas por el estado.

obu19194. Se busca democracia industrial

El IWW no ve nada bueno en una economía que esta controlada por directores de corporaciones o por políticos. En vez de eso ellos quieren democracia industrial-la industria dirigida por sus trabajadores y a través de procesos democráticos directos, libres de jerarquía.

El mayor problema acechando a la humanidad no es el gran debate de la producción y distribución. Es el problema del poder. Nunca ha sido y nunca será bueno dejar que unos pocos controlen los asuntos de la mayoría.

Las recesiones, las guerras y las otras enfermedades del mundo moderno han sido posibles sólo porque había ya una insegura concentración de poder en manos de unos pocos. Lo que ocurrió fue el resultado de la voluntad de unos pocos, no la voluntad de la mayoría.

Con el capitalismo cada invento ha aumentado el poder de los pocos y disminuído el poder del resto de nosotros. Cada mejora en comunicación se ha extendido al imperio de esta minoría. Y cada vez que le damos más poder a alguien para intentar remediar los males resultantes, aumentamos el problema mucho más. Esto es verdad tanto si permitimos que ese poder recaiga en los directores de la industria, sus amigos en el gobierno, o sus amigos en los sindicatos antidemocráticos. Consecuentemente, la única opción lógica y segura es la democracia industrial – la industria manejada por aquellos que hacen el trabajo usando procedimientos democráticos cada día para el beneficio de todos y todas.

IWW AWO toman un voto5. Nosotros decidimos

Podemos dirigir la industria y resolver el problema del poder, porque todo el poder que rige el mundo viene de nuestros esfuerzos. Nuestra clase sólo tiene que paralizar lo que se le ordena hacer, y empezar a hacer lo que decide colectivamente para quitar a la oposición todo el poder que tenían y adquirir por ella misma todo el poder que va a necesitar .

La dirección de la industria por los trabajadores organizados para hacer el trabajo no es un simple sueño. Es una tendencia histórica. Es el polo hacia cual cada movimiento de trabajadores apunta, intencionadamente o no, pero no se puede realizar sin planearlo deliberadamente y organizándonos para ello. Si este trabajo no se hace, la contratendencía gana – estricta disciplina en todo, para todas clases de negocios, todo tipo de gobierno, o por su alianza consagrada, el fascismo.

La democracia industrial es la respuesta a muchos problemas. Puede mantener viva la democracia que no puede sobrevivir cuando se practica solo el día que hay elecciones. Nos puede aligerar de la avaricia, del miedo, del desperdicio y la guerra. Los métodos de producción moderna puedan capacitar a gente ordinaria para que consigan todos los bienes materiales que puedan utilizar, trabajando tanto como quieran.

Nos puede dar seguridad y libertad, los dos fines más deseados, ninguno de los cuales es posible sin el otro — una persona guiada por
la avaricia nunca puede ser libre. Puede hacer la sociedad organizada lógica y segura es un total harmonioso, trabajando inteligentemente por el bien de todos – porque será solamente cuando toda la humanidad pueda decidir qué se produce y qué se va a hacer del producto, cuando sepa lo que está haciendo.

La democracia industrial puede ser construida solo por una clase trabajadora organizada que sabe como clase lo que quiere y cómo conseguirlo, en vez de dar poder para tomar decisiones a “amigos de los trabajadores” en partidos políticos o en vez de controlar grupos de amigos y vanguardias en sus propias filas.

La organización de la clase trabajadora debe servir dos funciones:
1. Debe proveer la estructura más eficiente para continuar nuestra lucha diaria por mejores condiciones y mejores salarios;
2. Debe proveer una solución flexible y comprensible a los temas que afectan la producción y distribución de bienes de una manera igualitaria y ecológicamente sostenible, haciendo posible la dirección eficiente de la industria moderna por trabajadores organizados.

Afortunadamente, pero no por coincidencia, el mismo tipo de organización sirve mejor ambos objetivos, organizando la manera en que trabajamos, así que tenemos las mismas relaciones en nuestros sindicatos como en el proceso de producción, estamos en línea para tener la ventaja más estratégica en nuestra lucha diaria, y la necesaria coordinación para asumir la responsabilidad de la producción industria.

Cómo organizarlo es la pregunta inmediata. Esa es la pregunta que nos preocupa. En organización, el IWW mira hacia el futuro que queremos porque de cómo nos organicemos dependerá de como va a ser el futuro.

~

– Enlace: el folleto enterologo del IWW

PREÁMBULO A LA CONSTITUCIÓN DE LOS TRABAJADORES INDUSTRIALES DEL MUNDO

iwwHoy publicamos una nueva traducción del Preámbulo a la Constitución de los Trabajadores Industriales del Mundo (I.W.W.). La constitución entera (en traducción de 2013) se encuentra acá.

 

PREÁMBULO A LA CONSTITUCIÓN DE LOS TRABAJADORES INDUSTRIALES DEL MUNDO

La clase trabajadora y la clase empresarial no tienen nada en común.  No puede haber paz mientras millones de trabajadores sufran hambre y necesidad al mismo tiempo que unos pocos, la clase empresarial, disfrutan de una vida en la abundancia. La lucha entre estas dos clases sociales continuará hasta que los trabajadores de todo el mundo se organicen, asuman la propiedad de los medios de producción, fábricas y tierra, y acaben con el sistema de salarios.

La concentración de la propiedad industrial en cada vez menos manos dificulta la lucha de los sindicatos contra el poder creciente de la clase empresarial. La situación actual de los sindicatos de obreros ha dado lugar a que los grupos de trabajadores se enfrenten unos a otros sin que ninguno gane dentro del sistema de salarios. Más aún, estas organizaciones sindicales contribuyen al engaño de que los intereses de los trabajadores coinciden con los de la clase empresarial.

Estas condiciones se pueden cambiar. Los intereses de la clase trabajadora solamente prevalecerán si existe una organización de obreros de todas las industrias capaz de realizar una huelga que paralice la producción y en la que una injuria cometida contra uno es una injuria contra todos.

En lugar del lema conservador de “un salario justo por un día de trabajo”, debemos escribir en nuestro estandarte la consigna revolucionaria de la supresión del trabajo asalariado. Es la misión histórica de la clase trabajadora acabar con el capitalismo. La clase trabajadora debe organizarse, no solo para luchar contra los capitalistas sino para continuar la producción cuando el capitalismo haya sido derrocado. Al organizarnos en las empresas estamos creando el germen de la nueva sociedad dentro de la estructura de la vieja.

 

logo del IWW

Sindicalismo Minoritario – “Reporte Minoritario #4”

Escrito por: Alexis Buss (Industrial Worker Diciembre 2002) boicot en Borders Books

Traducido por: MK

La mayoría de las campañas sindicales despega por averiguar qué problemas existen en un lugar de trabajo o una industria. Los trabajadores se forman comités sindicales, se lanza una campaña, y cuestiones laborales se articulan para atraer más y más apoyo para la causa de la unión. Con frecuencia, este organización se hace con el objetivo de la unión ser formalmente reconocida por el jefe, ya sea por un acuerdo de las tarjetas o una elección, de modo que un contrato se puede negociar.

¿Pero que suele ocurrir cuando llega el momento de sentarse y negociar el contrato? No es verdadero que en el momento de la negociación el jefe y el sindicato llegan a la mesa como igual a igual y elaboran el mejor acuerdo posible para ambas partes. La unión por lo general llega a la mesa de una posición muy débil, ya que se ha construido no para luchar y hacer valer sus demandas, sino para pedir al jefe para darle legitimidad.

Este método se produjo cuando el NLRA (Junta Nacional de Relaciones Laborales) fue promulgada en 1935. “Paz laboral” era un concepto conveniente para los jefes, el gobierno y las burocracias enquistadas de los sindicatos. Los jefes estaban cansados ​​de lidiar con el aumento de la militancia sindical – ocupaciones de fábrica, huelgas, paros, etc. Funcionarios del gobierno tuvo que lidiar con ayudar a sus amigos en gran negocios a recuperarse de los efectos de este tipo de organización. Y los burócratas sindicales estaban preocupados por los trabajadores que estaban volviendo demasiado engreídos y demandaban el mismo tipo de respeto de ellos como les demandaban de los patrones. Así se creó un sistema donde los jefes recibieron un mandato legal de negociar con los sindicatos, y un conjunto de leyes y reglas fueron creadas para que la negociación se convirtió en “un juego de caballeros.”

La forma en que se espera que los sindicatos y los patrones se traten unos a otros era que el contrato fue mejorado con cada nueva serie de negociaciones, siempre y cuando la compañía se encontraba en buen estado de salud. Esto ha cambiado. Es ya algo habitual para las empresas, los con y sin sindicatos, cerrar fábricas y oficinas, reducir el tamaño de puestos de trabajo, reducir los salarios y beneficios, y por lo general no muestran consideración a los trabajadores, incluso en tiempos rentable.

Pero aquí hay algo que ha sido así desde que nuestro conjunto actual de las leyes fue promulgada: es normal y esperado que los contratos contienen las cláusulas completamente inútil (peor que inútil, perjudicial positivamente) para los trabajadores – la cláusula de gestión de las prerrogativas, y la clausula prohibiendo las huelgas.

Porque la mayoría de los sindicatos acepta que los trabajadores están en la tierra para ser administrados, y que los jefes deben dirigir el mundo como mejor les parezca, no es una sorpresa que la mayoría de los contratos sindicales permite los jefes a tener un control total sobre un lugar de trabajo. Durante la vigencia de un contrato, cuando el sindicato tiene derecho a cobrar las cuotas de los trabajadores a través de cuotas de descuento en nómina, lo que limita la capacidad de los trabajadores a la huelga también es conveniente para muchos sindicatos para asegurarse de que sus principales fuentes de ingresos no se cortan. Por no hablar de la ventaja adicional de evitar la molestia de “gestión” de los trabajadores engreídos.

Cuando pensamos en cómo podemos dar la vuelta al movimiento obrero, hay que tener en cuenta lo anterior. No podemos aceptar simplemente “más organización”. Porque incluso si no había más organización del tipo que tenemos ahora, que todavía tendría que abordar la cuestión de los sindicatos no ayudar a los trabajadores para ganar control sobre su trabajo. Nosotros todavía tendría que lidiar con la negociación concesionaria.

¿Cómo vamos a salir de este camino? Tenemos que dejar tratar de obtener el reconocimiento y los contratos como nuestros principales objetivos. Nuestros sindicatos y redes de solidaridad debe ser capaz de tratar los temas que inspiran a la mayoría de las campañas – salarios, beneficios, condiciones de trabajo. Pero es igualmente importante tener una manera de organizarse para abordar el respeto (o falta de respeto) los trabajadores se sienten en el trabajo, nuestra capacidad de controlar la forma en que trabajamos, y cómo nuestro lugar de trabajo se va a interactuar con nuestra comunidad y nuestro mundo.

"135 S LaSalle Sucks!" Chicago

Tenemos que crear una situación donde los jefes, ni los sindicatos, quieren el contrato. Tenemos que crear situaciones en las que los jefes nos ofrecen concesiones para conseguir nuestra cooperación. Tenemos que obligarlos a mendigar para el.

Este es uno de los potenciales de la minoría sindicalismo (por cierto, esta es la última columna que va a utilizar este término – en el mes que viene, me gustaría su ayuda para decidir en un nuevo nombre para describir el tipo del sindicalismo que hemos estado hablando en las páginas del trabajador industrial). El punto de sindicalismo como la IWW ve que es organizar a los trabajadores de manera que nuestro poder no puede ser ignorada o cooptados. Minoría sindicalismo es una forma de hacer esto, ya que podemos organizar en torno a demandas sin tener que preocuparse si tienen un contrato o jurídica. Tanto como sea posible, debemos tratar de evitar situaciones en las que se sustituye a nuestro alcance por las leyes y los contratos.

Si los contratos y convenios nos ayudan a mantener los jefes de sus promesas, eso es genial. Pero si la negociación se convierte en un ejercicio de lo derechos que se dará por vencido, y decidir que los jefes, de hecho, tener un control total sobre nuestras vidas de gestión de trabajo, vamos por el camino equivocado.

 

logo del IWW

Sindicalismo Minoritario – “Reporte Minoritario # 2”

Escrito por: Alexis Buss (Industrial Worker Octubre 2002)logo del Sindicato de los Trabajadores de South Street, Phildelphia - IWW

Traducido por: MK

En la reciente Asamblea General de la IWW, tuve la oportunidad de estar en un panel para compartir ideas sobre cómo reconstruir el movimiento obrero. Mi charla fue sobre el sindicalismo minoritario. He aquí algunos extractos:

Si el sindicalismo se va a convertir en un movimiento nuevo, tenemos que romper con el modelo actual, que ha llegado a confiar en una receta cada vez más difícil de preparar: la mayoría de los trabajadores votan a un sindicato en, y se negocia un contrato . Tenemos que volver a los tipos de agitación por los bases en el lugar de trabajo que ganó la jornada de 8 horas y los sindicatos construido como una fuerza vital. Una manera de hacer esto, es lo que se conoce ahora como “sindicalismo minoritario.” Se refiere a la formación de las redes de solidaridad, significativas y organizadas, capaces de ganar de las mejoras en cada lugar de trabajo, a través de las industrias, y para el beneficio de la clase obrera internacional. ino equivocado.

Sindicalismo minoritario ocurre en nuestros propios términos, independientemente del reconocimiento legal. No significa la creación de una camarilla pequeña de descontentos profesionales. Se debe aspirar a crecer, pero en el corto plazo da un ejemplo de qué tipo de organización es posible cuando decidamos que nuestros sindicatos van a existir, porque necesitamos que los existan.

E incluso en América del Norte, la idea de que un sindicato necesita el reconocimiento oficial o una mayoría para tener derecho a representar a sus miembros es de origen relativamente reciente, gracias sobre todo a la elección de los sindicatos empresariales, que comercio fuera la fuerza de los bases para mantenimiento de sus garantías legales de membresía.

El movimiento obrero no fue construido por el sindicalismo mayoritario, que no podría haber sido así. Hace cien años los sindicatos no tenían estatus legal (de hecho, los tribunales suelen dictaminó que los sindicatos eran una conspiración ilegal y las huelgas eran una forma de extorsión) – ellos se ganaron el reconocimiento a través del poder industrial prima.

IWW AWO toman un voto

 

Cuando la IWW lucharon por la jornada de 8 horas en los campamentos madereros y las campas de trigo, no demostraron su mayoría al jefe por las elecciones. Trabajadores, en lugar se reunió para decidir lo que sus demandas eran, elegieron a los comités de empresa para presentar las demandas, y emplearon tácticas tales como caminar fuera del trabajo al final de un turno de 8 horas para convencer a los jefes recalcitrantes de acuerdo a esas demandas. Reconocimiento de los sindicatos en construcción fue construida a través de una combinación de huelgas, la acción directa y honrar a los piquetes de huelga (este último con frecuencia no lo suficiente).

La ola de huelgas de brazos caídos que se estableció el CIO en la industria automotriz y acero, por ejemplo, se hizo por los sindicatos minoritarios que habían una sustancial presencia en los lugares de trabajo y que tenian una historia de agitación sobre las quejas. Entonces los sindicatos se extrajo de que esa presencia minoría para llevar a cabo acciones directas que galvanizaron la fuerza de trabajo mas grande en sus plantas – y llevan a los trabajadores en todo el continente.

El sindicalismo fue construido a través de la acción directa y a través de la organización en el trabajo. Pero en la década de 1930, los patrones encuentra cada vez más difícil mantenerse libre de sindicatos con matones a sueldo, despidos masivos y sus jueces amistosos. Reconociendo que no había manera de aplastar a los sindicatos por completo, y cansado de la lucha continua, ellos ofrecieron un trato: si los sindicatos estarían de acuerdo en renunciar a sus industriales el poder y en su lugar se trabajarían a través de los canales adecuados – el Junto Nacional de Relaciones de Trabajo (NLRB) en los Estados Unidos, y diversas juntas provinciales de Canadá – entonces el gobierno actuaría como un árbitro “imparcial” para determinar si el sindicato era el representante genuino de los trabajadores.

En el corto plazo, los sindicatos fueron capaces de provocar un cortocircuito en la necesidad de firmar los trabajadores uno por uno y cobrar las cuotas directamente. Los jefes sindicales les intercambiaron sus matones por los quebradores del sindicato. Y después de una corta ráfaga del número de miembros, los sindicatos (sobre todo en los Estados Unidos) comenzó una espiral descendente a largo plazo. Bajo este modelo exclusivo de negociación, los sindicatos no tratan de funciónar en el trabajo hasta que obtener la certificación legal. El proceso legal permite a los jefes oportunidad casi ilimitada para amenazar e intimidar a los trabajadores, y para arrastrar los procedimientos a cabo desde hace años. Es un sistema diseñado para interferir con el derecho de sindicación de los trabajadores y la IWW dijeron lo mismo cuando la Ley Nacional de Relaciones Laborales (NLRA) fue aprobada.

Sin embargo, mientras que el régimen de derecho laboral se ha diseñado en torno a este sindicalismo mayoritario, en realidad no se lo requiere. Siempre y cuando los trabajadores están actuando en conjunto, ellos gozan de los mismos derechos legales básicos – tales como los son – ya sea que estén o no en un sindicato certificado oficialmente. De hecho, en algunos casos gozan de mayores derechos, como los tribunales han determinado que la mayoría de los contratos sindicales implícitan renunciar al derecho de huelga. Es ilegal despedir a los miembros de un sindicato minoritario por su actividad sindical, discriminar en contra de ellos, despedirlos en represalia por ir en huelga, negarse a permitir que los representantes sindicales a participar en las audiencias disciplinarias, etc. Un grupo organizado de los trabajadores tiene derechos legales, aunque que sería un error esperar que las juntas laborales para hacerlas cumplir tan vigorosamente que lo hacen para los sindicatos que han sido certificados. Y un grupo organizado de trabajadores, aun cuando se trata de una pequeña minoría, tiene mucho más poder potencial que los trabajadores individuales no organizados.

En su mayor parte usted tiene tanto derecho legal como un sindicato minoritario como un sindicato mayoritario – con la única excepción de certificación como el agente exclusivo de negociación, con la autoridad exclusiva para negociar un contrato. Un sindicato minoritario tiene derecho a presentar quejas (aunque un procedimiento formal de quejas no podrían existir), para participar en actividades concertadas, para hacer demandas al jefe, a buscar las reuniones, incluso a la huelga (aunque esto no es un gran idea si usted no tiene apoyo de la mayoría).

Si usted elige sus demandas bien y los utilizan como una oportunidad para hablar con y contratar a sus compañeros de trabajo, simultáneamente se puede luchar por mejores condiciones y construir el sindicato. En una campaña en torno a temas que le importan a sus compañeros de trabajo, usted está construyendo la credibilidad del sindicato, usted está ganando experiencia en la auto-organización, usted está aprendiendo quien puede confiar en, usted se está estableciendo que el sindicato es los trabajadores en el trabajo y que estamos en él para el largo plazo.

El movimiento obrero fue construido cuando los grupos de trabajadores se reunieron y comenzaron a agitar para mejores condiciones: A veces, ellos persuadieron a sus compañeros de trabajo abordar al jefe y demandar de que algún problema sea corregido. A veces se negaban a trabajar en condiciones inseguras o de manera no segura, y persuadió a sus compañeros a hacer lo mismo. A veces se tomaron medidas en el lugar de trabajo individual, a veces ellos se manifestaron en toda la ciudad sobre temas de interés común, tales como horas de trabajo o trabajo peligroso.

El punto importante es que actuaron. Se identificaron los temas clave de interés, que se reunieron, se decidieron por un curso de acción, y actuó en consecuencia. Eso es el sindicalismo en la acción. No se requiere el reconocimiento oficial, y no se requiere un contrato. Se requiere que los trabajadores a unirse y actuar colectivamente.

Si el sindicalismo es llegar a ser un movimiento otra vez, tenemos que romper con el modelo actual y volver a la especie de agitación de los bases que ganó la jornada 8 horas y los sindicatos construido como una fuerza vital. Sindicalismo Minoritario es sobre la formación de redes significativas, organizados, y capaces de ganar de las mejoras en cada lugar de trabajo, a través de las industrias, y para el beneficio de la clase obrera internacional. Es un proceso, un proceso que ofrece una esperanza para la transformación de nuestra mayor debilidad – el hecho de que nuestros miembros se encuentran dispersos en muchos lugares de trabajo, en gran parte desorganizados – en una fortaleza.

 

logo del IWW

Todos somos ‘Amigos’

Por:  J. PierceIMG_1324

Durante la mayoría de mi experiencia laboral, me he sentido como si los jefes estuvieran esperando que yo, un hombre blanco con educación universitaria, me identificara únicamente con ellos.  Se supone que debería querer lo que quieren y creer lo que creen.  Muchos de mis empleadores anteriores a pesar de su propia experiencia como personas de color estaban dispuestos a expresar sentimientos bastantes racistas y anti-obreros y esperaban que yo estuviera de acuerdo con ellos.

Cuando se dan cuenta que me he hecho amigo de mis compañeros de color en el trabajo, por lo general les asombra. En la cafetería, hacerme amigo de Abraham, un afroamericano mayor, le hizo a Jean (la “dama de hacha” encargada de los despidos) bastante enojada.  Muy pronto, despidieron a nosotros dos en su búsqueda de romper nuestro control informal del ritmo de trabajo.

Antes de que me contrataran en el astillero de reciclaje, los jefes me preguntaron: “¿Estás seguro de que puedes trabajar bajo los órdenes de un hablante de español?  Estos chavos ni son de México. Son como Guatemaltecos! … [Insertar tonterías más racistas aquí]…” Pero sí nos hicimos amigos de todos los latinos (95% Mexicanos, por cierto) con Ted, Andy, y Chaz, bastante roja en la cara, también. Tras rechazar una “promoción” al supervisor y ganarme la confianza de mis compañeros de trabajo, la gerencia me despidió 3 meses después. Sin embargo, debido a nuestra amistad, disfrutábamos el único departamento sin un supervisor y teníamos un poco de diversión además!

“Cuando seamos una empresa más grande, y empecemos a contratar a algunos Amigos,1” bromeó el jefe de chingaderas, “Te voy a necesitar aquí para que los gestiones.”  Eventualmente contrataron a personas nuevas y les tratábamos como compañeros y no le hacíamos caso al jefe y su jerarquía.  Disfrutábamos condiciones tranquilas, ganamos chaquetas caras, y organizamos aumentos de salario y la igualdad de pago – todo por nuestra colaboración.

Ganaremos - Ottawa - Outouais IWWLo que mi tiempo en el IWW me ha enseñado es que yo también soy un “Amigo.”  Yo también soy una unidad de trabajo barata y vulnerable – algo que los jefes siempre buscan. Como un hombre blanco, tengo mejor acceso a puestos de trabajo y por lo general me tratan mejor en términos relativos. Pero si yo no juego su juego racista, me convierto rápidamente en el ‘estadounidense flojo’ que quiere más tiempo de ocio, quiere un puesto de trabajo más seguro y más significativa, y piensa que todo debe ser gratis. (Ojalá oigan cómo el IWW propone conseguirlo!) Cuando los jefes de alimentos me piden que ayude a ahorrar sus “costos de trabajo”, es un código lo cual significa que van a cortar mis horas dejando que apenas pueda pagar el alquiler. Cuando el jefe de chingaderas comienza una perorata improvisada sobre cómo “los sindicatos destruyen el país,” regaña a las personas que forman su fuerza de “trabajo”, y nos invita a esperar un futuro sombrío para nuestros hijos.

Antes de acostarse cada noche los capitalistas rezan que sigamos identificándonos con los ricos en vez de solidarizarnos con nuestros compañeros de trabajo. Quieren que sigamos el camino de la segregación racial, de la exclusión (ostensiblemente) basada en nacionalidad y estado de “ciudadanía”, y que sigamos delirios de formar parte de la clase alta.  Pero a pesar de los mejores esfuerzos de los patrones, los miembros del IWW en media docena de países exigen la identificación con las filas oprimidas del proletariado. Exigimos la construcción de vínculos a través de las líneas de color a medida que luchamos por la existencia de la nueva sociedad. Pero eso es justo lo que hacen los amigos.

Notas:

  1. En este articulo ‘Amigo’ lleva su significado común, pero también implica, para el jefe que usó la frase en inglés, “trabajadores Mexicanos de salario bajo”.

IWW Graffiti