Todos somos ‘Amigos’

Por:  J. PierceIMG_1324

Durante la mayoría de mi experiencia laboral, me he sentido como si los jefes estuvieran esperando que yo, un hombre blanco con educación universitaria, me identificara únicamente con ellos.  Se supone que debería querer lo que quieren y creer lo que creen.  Muchos de mis empleadores anteriores a pesar de su propia experiencia como personas de color estaban dispuestos a expresar sentimientos bastantes racistas y anti-obreros y esperaban que yo estuviera de acuerdo con ellos.

Cuando se dan cuenta que me he hecho amigo de mis compañeros de color en el trabajo, por lo general les asombra. En la cafetería, hacerme amigo de Abraham, un afroamericano mayor, le hizo a Jean (la “dama de hacha” encargada de los despidos) bastante enojada.  Muy pronto, despidieron a nosotros dos en su búsqueda de romper nuestro control informal del ritmo de trabajo.

Antes de que me contrataran en el astillero de reciclaje, los jefes me preguntaron: “¿Estás seguro de que puedes trabajar bajo los órdenes de un hablante de español?  Estos chavos ni son de México. Son como Guatemaltecos! … [Insertar tonterías más racistas aquí]…” Pero sí nos hicimos amigos de todos los latinos (95% Mexicanos, por cierto) con Ted, Andy, y Chaz, bastante roja en la cara, también. Tras rechazar una “promoción” al supervisor y ganarme la confianza de mis compañeros de trabajo, la gerencia me despidió 3 meses después. Sin embargo, debido a nuestra amistad, disfrutábamos el único departamento sin un supervisor y teníamos un poco de diversión además!

“Cuando seamos una empresa más grande, y empecemos a contratar a algunos Amigos,1” bromeó el jefe de chingaderas, “Te voy a necesitar aquí para que los gestiones.”  Eventualmente contrataron a personas nuevas y les tratábamos como compañeros y no le hacíamos caso al jefe y su jerarquía.  Disfrutábamos condiciones tranquilas, ganamos chaquetas caras, y organizamos aumentos de salario y la igualdad de pago – todo por nuestra colaboración.

Ganaremos - Ottawa - Outouais IWWLo que mi tiempo en el IWW me ha enseñado es que yo también soy un “Amigo.”  Yo también soy una unidad de trabajo barata y vulnerable – algo que los jefes siempre buscan. Como un hombre blanco, tengo mejor acceso a puestos de trabajo y por lo general me tratan mejor en términos relativos. Pero si yo no juego su juego racista, me convierto rápidamente en el ‘estadounidense flojo’ que quiere más tiempo de ocio, quiere un puesto de trabajo más seguro y más significativa, y piensa que todo debe ser gratis. (Ojalá oigan cómo el IWW propone conseguirlo!) Cuando los jefes de alimentos me piden que ayude a ahorrar sus “costos de trabajo”, es un código lo cual significa que van a cortar mis horas dejando que apenas pueda pagar el alquiler. Cuando el jefe de chingaderas comienza una perorata improvisada sobre cómo “los sindicatos destruyen el país,” regaña a las personas que forman su fuerza de “trabajo”, y nos invita a esperar un futuro sombrío para nuestros hijos.

Antes de acostarse cada noche los capitalistas rezan que sigamos identificándonos con los ricos en vez de solidarizarnos con nuestros compañeros de trabajo. Quieren que sigamos el camino de la segregación racial, de la exclusión (ostensiblemente) basada en nacionalidad y estado de “ciudadanía”, y que sigamos delirios de formar parte de la clase alta.  Pero a pesar de los mejores esfuerzos de los patrones, los miembros del IWW en media docena de países exigen la identificación con las filas oprimidas del proletariado. Exigimos la construcción de vínculos a través de las líneas de color a medida que luchamos por la existencia de la nueva sociedad. Pero eso es justo lo que hacen los amigos.

Notas:

  1. En este articulo ‘Amigo’ lleva su significado común, pero también implica, para el jefe que usó la frase en inglés, “trabajadores Mexicanos de salario bajo”.

IWW Graffiti

Anuncios

Las fronteras y la estructura del Gran Sindicato

Thomas Hagerty rueda del Gran Sindicato y las industrias - IWW

Escrito por: J. Pierce

La estructura de los Trabajaores Industriales del Mundo (IWW) es basado en sindicatos industriales – “Sindicato Industrial de los Trabajadores de Educación, Numero 620” y “Sindicato Industrial de los Trabajadores de Transporte Marítimo Numero 510” para tomar dos ejemplos. La tarea de estos sindicatos industriales es tomar poder sobre las industrias y gestionar la maquinaria de producción – sin capitalistas, banqueros, y patrones – para el bienestar de todo la poblacion.

Hay una idea que nos ayuda a apreciar la estructura del IWW, “el Gran Sindicato”, como una hoja de ruta para la nueva sociedad. Esta idea es que la nueva sociedad tendrá Industria, en lugar del Estado-nación, como la base de la administración global.america norte y mexico

El IWW tiene una ideología oculta que mediante la formación de sindicatos industriales a través de fronteras nacionales, que a pesar de estas, estaremos sustituyendo el estado-nación con el sindicato industrial cuando la nueva sociedad va tomando forma. Escritores del IWW han mencionado esto de vez en cuando, pero nunca ha llegado a las primeras páginas: Queremos borrar todas las fronteras políticas. Si la nueva sociedad se formara a lo largo de las líneas de la industria, los trabajadores del transporte de cada comunidad, por ejemplo, formarían un sindicato global. Ellos coordinarían hacia donde tendrían que ir los bienes a escala mundial, de la misma manera que lo hacen hoy. (Con la diferencia que tal vez ellos darían prioridad para enviar los bienes necesarios a los más necesitados, en lugar de enviar los bienes más triviales a los menos necesitados, como lo hace el sistema actual).

frontera en Nogales

Por ejemplo, los trabajadores agrícolas de Nogales, se coordinarían los alimentos y los trabajadores de la construcción de Nogales coordinarían su tarea tambien. Ellos se unirían entre si por la industria para sus compañeros de trabajo en las comunidades de todo el mundo y no habría mucha utilidad para entidades legales llamadas “Arizona” o “Sonora”, “Estados Unidos” o “México”, como las conocemos hoy.

En cuanto a los trabajadores de las industrias innecesarios, como los seguros y los engaños financieros, encontrarían que nadie necesita sus servicios y ellos desertarían a una industria más útil en su localidad. Esta es la estructura y objetivo del IWW.

Uno de los beneficios principales para unirse a nosotros por la industria sería la de eliminar las bases de la guerra. La nueva sociedad es menos susceptible a la guerra, ya que cada órgano administrativo tiene representantes, trabajadores, a nivel local en cada comunidad. Si un individuo inconsciente propone una guerra en contra de otra región, los representantes de cada sector en esa comunidad preguntarán, “¿Por qué deberíamos ir a la guerra en contra de nuestros compañeros de trabajo en esa región?” Por otra parte, este principio explica por qué los del IWW son muy cautelosos al reconocimiento fronteras nacionales o el uso de la frase “nacional” en nuestra organización. Finalmente nos queremos deshacernos de este concepto de división.Grand Lake Theater

Por último, la estructura del IWW es útil para imaginar la nueva sociedad. Contamos con un cuartel general y una junta ejecutiva que coordina, pero no tienen poder superior de los miembros. Todos los postulados del IWW son inmediatamente revocables. Sus oportunidades y los incentivos para la corrupción son bajos. Su poder se revisa de manera rutinaria y las oficinas se rotan periódicamente. Localmente, nuestras ramas son autónomas, pero contribuyen a la totalidad. Tenemos una convención de delegados y un referéndum general. Coordinamos a lo largo de las líneas industriales, así como a nivel regional. Tenemos comités facultados para realizar las tareas, pero también son responsables para dar cuenta de sus acciones. Estas estructuras no sólo son las formaciones naturales de la clase obrera durante levantamientos revolucionarios, también son guías a un nuevo mundo basado en la participación y la solidaridad.

 

logo del IWW

Trabajando en “El barco de la muerte”

Escrito por Kamila FontEl Barco de la Muerte - marineros calavericos

 

Debido a que este mundo está basado en necesidades inventadas, la mayoría de nosotros nos vemos obligados a trabajar o mejor dicho a ofertarnos como trabajadores, uno puede escribir un libro lleno de experiencias laborales, sin embargo hoy me limitaré solo a hablar de mis dos últimas experiencias, experiencias que curiosamente me hicieron involucrarme y vivir en el barco de la muerte.

Vamos a empezar narrando cuando trabajaba como docente en una escuela de nivel media superior, en ese entonces me encontraba en el “Tuscaloosa”, el salario era decente, y las condiciones laborales eran buenas, no podía quejarme, trabajaba tranquilamente.

Después de seis meses el Tuscaloosa me abandonó y me quedé vagando por un mes, hasta que afortunadamente me encontré con otro barco llamado “Yorikke”, aunque desde un principio yo sabía que algo no estaba bien, ya que no es normal que una escuela solicite maestros cada mes, mas al final decidí aceptar la oferta laboral pues las deudas no se hacen esperar.

Esta escuela era nivel secundaria para jóvenes de 12 a 15 años y nivel media superior de 15 a 18 años. En mi caso se me consignaron 7 grupos, 4 grupos de primer grado de secundaria, uno de segundo, uno de tercero y finalmente un grupo de segundo semestre de EMS.

Las condiciones en esta escuela eran horribles, ¿Qué tiempo libre puede tener un Maestro que tiene 7 grupos a su cargo, con 5 asignaturas diferentes a impartir? Además de que el salario era pésimo, ya que en México a los docentes se les paga por hora, (el estándar de pago por hora va de $70 a $110 pesos) en el caso de esta escuela era por día, esto lo hacen para que el docente no se dé cuenta de la burla de paga que recibe por su trabajo, el pago por día era de 300 pesos el cual si se divide por hora corresponde a $37.5.

Pero el salario en este caso viene siendo lo de menos, el “Yorikke” como todo un barco de la muerte parecía que no tenía fin, al momento de hablar de malas condiciones laborales, ya que pronto me di cuenta que no había respeto, ni valor por el esfuerzo y trabajo del docente.

Es este caso el “Yorikke” es una escuela privada en la cual lo único que vale e importa es el dinero, los directivos nos hacían inca pie de que sí el alumno había pagado su colegiatura, no importaba nada más, si éste alumno contaba con al menos un trabajo y por supuesto su comprobante de pago mensual, el alumno no podía reprobar. Pero si éste no había pagado, se tenía todo el derecho de reprobar, pues al no contar con su comprobante de pago automáticamente se pierde 30% de su calificación.

Entonces al final, un alumno que no trabajó en toda la unidad, que fue irrespetuoso y presentó mala conducta, el docente tenía que poner al menos el mínimo aprobatorio (en este caso 6), sólo porque contaba con su boleta de pago, sin embargo no conforme con esto, a veces los padres de familias iban muy molestos a ver el porqué su hijo tenía una baja calificación, y en dirección lo que hacían era solo modificar la calificación del alumno de un 6 a un 7 y/o hasta 8, sin preguntar al docente del porqué de la baja calificación del alumno.

El barco de los muertos

A mi parecer este sistema solo crea a alumnos mediocres, en la que les enseñan que el dinero lo puede todo y al final el Maestro que es un profesional termina siendo un niñero de adolecentes (con esto no menos precio la labor de niñeras, pero uno elige lo que quiere ser y estudia con muchos esfuerzos, para desarrollarse de manera profesional). Esto para mí fue un insulto a mi profesión y de dedicación cómo docente, ya que para evaluar a 250 alumnos te toma noches sin dormir, para que al final tu decisión no sea la última.

¡Y qué decir de los bonos de puntualidad y asistencia! Para ganarte los tenías que llegar todos los días diez minutos antes de la hora de entrada, no faltar ningún día, comulgar todos los miércoles. “Sí, leíste bien” Comulgar cada miércoles, debido a que la escuela es católica, ellos tienen misa cada semana. Y por último no pedir ningún permiso, ni de una hora. Por supuesto jamás obtuve ese bono.

Otra negativa era que para no pagar vacaciones, tu contrato se terminaba el último día de clases y dos semanas después (en el caso de semana santa y vacaciones de diciembre) te volvían a re-contratar. Con esto ellos salvaban dos semanas de sueldo.

Puedo pasar la tarde escribiendo todas las injusticias que vi y viví en este barco de la muerte, pero creo que estos ejemplos son suficientes para mostrar la clase de patrones y sistemas en la que muchos docentes están sometidos.

Por último quiero hacer inca pie que tomé como referencia el libro de “El barco de la muerte” de B.Traven para mostrar de mejor manera mi frustración y experiencia vivida, para los que ya leyeron éste libro habrán sentido más de cerca mi frustración, y para los que no lo han leído los invito a hacerlo.

Tomé este libro de referencia, porque justó cuando me encontraba trabajando en el “Yorikke”, comencé a leer éste libro y me identifiqué tanto con cada página narrada, que se convirtió en un deber compartir está experiencia bajo el titulo “El barco de la muerte”.

Algo que llamó mucho mi atención fue ver como al igual que en el libro, el ambiente laboral entre los docentes era tan bueno en el barco de la muerte y todo lo contrario en el “Tucaloosa”. ¿Cuál será el factor de esta diferencia? Bueno, mi hipótesis es que los empleados sólo se unen cuando pasan por situaciones laborales malas, y se olvidan del compañerismo, la unión y la empatía, una vez que se encuentran en una situación laboral favorable. No dejemos que esto nos pasé pues como el “Yorikke” hay una infinidad de barcos de la muerte navegando por el inmenso mar, y por ende hay una sinfín de marineros trabajando y viviendo en situaciones precarias. Por lo que los invito a solarizarnos ante cualquier barco de la muerte que veamos, ya que nadie está exento de formar parte de esta tripulación.

Yes, sir!

El Frente Auténtico del Trabajo

X379809

El FAT (Frente Auténtico del Trabajo) es un sindicato mexicano con más de 50 años de historia a sus espaldas. Desde 1960, el FAT tiene en su haber numerosas victorias para los trabajadores fabriles. Contribuyó a la creación de varias cooperativas y logró que se celebrara la primera elección sindical con voto secreto en la historia de México. No solo lucharon por la igualdad de sexo en el trabajo, muchas mujeres ocupan puestos de responsabilidad en el sindicato.

FAT
Miembros del FAT en una manifestación.

Oí por primera vez del FAT en la marcha del 1 de Mayo en Pittsburgh, gracias a unos compañeros del United Electrical Workers (UE) con los que fui. Hablé con el director de relaciones internacionales sobre mi último viaje a México y me animó a apoyar al FAT en todo lo posible. Amigos, familiares y otros contactos que tenía en México hicieron lo mismo. El UE ha colaborado con el FAT en los últimos 30 años, desde la firma del Tratado de Libre Comercio con México hasta hoy. Esta colaboración ha tenido consecuencias muy positivas a ambos lados de la frontera. En mi siguiente viaje a México fui a la sede del FAT en la Ciudad de México. Como gesto de apoyo, les entregué una declaración de solidaridad de mi delegación local del IWW, una copia traducida del preámbulo a la Constitución del IWW, carteles de huelga general y unas camisetas. Me enseñaron las instalaciones y vi colgados en las paredes varias cartas enmarcadas, fotos y carteles de otros sindicatos de todo el mundo.

Me llamó la atención el mural que tenían en la entrada. En el centro, Emiliano Zapata, el líder de los insurgentes del sur durante la revolución mexicana de 1910. A su lado estaban Albert y Lucy Parsons. Justo debajo de Zapata estaban cuatro de los activistas que desaparecieron o fueron asesinados, rompiendo la alambrada de un campo. Uno de ellos tiene en la mano El capital con una foto de Marx. En todo el mural se repiten imágenes de “ángeles” o espíritus de los trabajadores caídos que sostienen carteles con las palabras “Sindicalismo sin fronteras”. Algunos de ellos están apuntando a los capitalistas y políticos caricaturizados como cerdos y esqueletos encogidos de miedo con bolsas de dinero en las manos.

Continúa leyendo El Frente Auténtico del Trabajo

¡Bienvenidos a Solidaridad!

 london cleaners tatuaje

Hola y bienvenidos al relanzamiento de Solidaridad, la revista en lengua española de los Trabajadores Industriales del Mundo. Nuestro objetivo es informar en nuestro idioma a los miembros, partidarios y simpatizantes del sindicato revolucionario Trabajadores Industriales del Mundo (Industrial Workers of the World, IWW). Aquí encontrará artículos, fotos, vídeos y otra información sobre las perspectivas del movimiento revolucionario de la clase obrera.

Solidaridad y la prensa en español del IWW

Fueron muchas las publicaciones en español del IWW desde principios del siglo XX hasta los años 20. Entre ellas estaban Cultura Obrera, publicado en Nueva York de 1913 a 1914, La Unión Industrial, producido en Phoenix (Arizona) de 1909 a 1912, El Rebelde y Huelga General, hecho en Los Ángeles (California) de 1913 a 1917, Solidaridad y Nueva Solidaridad, de Chicago (Illinois), Palanca Obrera, de Torreón (Coahuila) y El Obrero Industrial, producido en Tampa (Florida), Tampico (Tamaulipas) y en la Ciudad de México. Varias investigaciones han encontrado menciones de estos periódicos en diferentes partes de México y en informes internos de empresas y agencias de la administración estadounidense de esos años. Estos periódicos del IWW fueron lectura habitual entre los obreros mexicanos implicados en luchas sociales y protestas de la época en Guanajuato, Hidalgo, Chihuahua, Baja California y Sonora. Continúa leyendo ¡Bienvenidos a Solidaridad!

Números anteriores de Solidaridad!

aumenten los salarios ya

Solidaridad 3.08

troqueros de Stockton 2008

Solidaridad 7.08

Rehire Isis

Solidaridad 1.09

FW Vance NYC IWW

Solidaridad 6.09