Familia Unida de Stardust (IWW) navega la pandemia de coronavirus

Cómo el sindicato de trabajadores de Ellen’s Stardust Diner en Nueva York planea ser más fuerte que nunca durante y después de la crisis.

por Brendan Maslauskas Dunn

 

A medida que la pandemia de coronavirus se extendió y la ciudad de Nueva York se convirtió en el epicentro mundial del virus, la industria de los restaurantes se vio sacudida por paradas, cierres, suspensiones y despidos en masa. Ellen’s Stardust Diner, un destino para turistas que desean experimentar el encanto musical de Broadway mientras comen comida clásica presentado por servidores de canto, no fue inmune a esto. El 17 de marzo, el restaurante cerró sus puertas y todos los más de 200 empleados de Ellen fueron suspendidos.

Preparándose para lo peor, las y los trabajadores se acercaron a la gerencia de Stardust y le pidieron que establecieran un fondo de ayuda para ayudar financieramente a los trabajadores más necesitados en el restaurante icónico. Pero la gerencia se negó a apoyar. No una vez, sino dos veces. Primero se negaron a proporcionar alivio, a pesar del hecho de que la gerencia de otros restaurantes lo han hecho, y luego se negaron a donar dinero a un fondo establecido por los trabajadores. Ofrecieron pocas explicaciones para su decisión, simplemente diciendo: “La empresa no puede involucrarse”.

En otros restaurantes y bajo diferentes circunstancias, los trabajadores quedarían fuera para valerse por sí mismos. En Ellen’s Stardust Diner, las cosas son diferentes. En 2016, las y los trabajadores se unieron y formaron un sindicato con los Trabajadores Industriales del Mundo (IWW) y lo llamaron ‘Stardust Family United’ (los miembros del sindicato se conocen cariñosamente como “Wobblies” o “Stardusters”). Crearon un modelo para un sindicato solidario militante dirigido por los trabajadores, no solo para la industria, sino para el resto de la nación. En resumen, el sindicalismo solidario es cuando los propios trabajadores toman medidas directas y colectivas en el trabajo y construyen poder desde abajo, en lugar de depender de burócratas laborales, representantes sindicales, abogados o un procedimiento de queja. Como dice el viejo dicho Wobbly, “¡todos somos líderes!” Es un eslogan por el que viven los Stardusters.

En una entrevista con Zach Snyder, empleado de Stardust y miembro del sindicato que también trabaja en la industria del teatro, dijo que los mensajes de la gerencia eran claros. “El restaurante no nos respalda. El sindicato nos respalda”. Snyder y sus compañeros de trabajo sabían que las únicas personas que iban a ayudar a las y los trabajadores eran los propios trabajadores. Para abordar la incompetencia e intransigencia de la administración y responder rápidamente durante esta pandemia, los miembros del sindicato organizaron una reunión en línea donde decidieron formar un fondo de ayuda para las y los empleados. Votaron para donar inicialmente $ 2,000 de sus propias cuotas al fondo, acudieron a un comité para administrarlo y establecieron una página GoFundMe para recolectar donaciones.

Snyder, que ha trabajado en casi todas partes en la industria de los restaurantes, “desde McDonald’s hasta Burger King, pasando por la alta cocina y la gastronomía”, se unió al sindicato poco después de comenzar a trabajar en Ellen’s. “Lo que me prendió fuego fue que hubo un día en el que se suponía que debía recibir propinas del entrenamiento porque ayudé mucho con una fiesta allí. Pero cuando fui a buscar el dinero, no estaba allí. Los compañeros de trabajo me dijeron: “Lo pusimos en un sobre y se lo dimos a la gerencia como lo hacemos normalmente”. ¡Fue un caso de robo de sueldo! Inmediatamente dije: “no, no voy a hacer esto” y quería unirme al sindicato”.

Zach sacó una “Tarjeta Roja” y se unió al sindicato. Desde ese día se ha involucrado profundamente con el IWW: asistiendo a reuniones sindicales, sirviendo como funcionario sindical, organizando y participando en piquetes de canto, organizando acciones colectivas en el restaurante e incluso participando en huelgas de brazos caídos sobre otra situacion de robo de sueldo. Organizar el fondo de ayuda fue solo el siguiente paso lógico para Snyder y sus compañeros de trabajo y sucedió justo a tiempo.

Si bien el trabajo ya era precario para muchos en Ellen’s antes de la propagación de COVID-19, la pandemia lo amplificó, junto con una economía tambaleante al límite. Algunos de los trabajadores actualmente están recibiendo desempleo, pero muchos no califican para la asistencia necesaria para llegar a fin de mes.

“Este fondo es para las y los compañeros de trabajo que no pueden obtener beneficios de desempleo o la asistencia necesaria para sobrevivir, estén o no en el sindicato”, imploró Snyder. “Las personas han estado trabajando aquí durante años y no califican para el desempleo”. Las razones para esto varían, desde errores burocráticos del gobierno hasta el hecho de que muchos de los servidores de Ellen’s trabajarían de vez en cuando en Broadway o en la industria del teatro. La situación que enfrentan muchos de los que trabajan en la cocina es aún peor. Uno de los compañeros de trabajo de Snyder, que solicitó permanecer en el anonimato, lo expresó así:

“Estamos sin familia, sin dinero. Venimos a este país para trabajar solos durante tres o cuatro años. Desafortunadamente, estamos tratando de sobrevivir con nuestra última semana que trabajamos. No podremos pagar [el alquiler] para el mes de mayo, no sabemos qué hacer, el consulado de nuestro país esta cerrado, nuestra situación es realmente triste y desanimante. Esperamos, esperamos, y le pedimos a Dios que todo esto suceda pronto … pero en estos tiempos difíciles para nosotros, aquellos de nosotros que no somos elegibles para obtener ningún apoyo del gobierno, solo podemos apelar al buen corazón de la gente quién puede echarnos una mano. “

Y eso es precisamente lo que las y los Wobblies en Stardust Family United tiene la intención de hacer. Si bien los jefes estuvieron notablemente ausentes al ofrecer asistencia, el sindicato acudió al rescate ofreciendo ayuda mutua y solidaridad, primero en forma de cuotas sindicales donadas al fondo de ayuda y ahora de donaciones dadas por otros. Su plan era recaudar $ 25,000 [originalmente, pero debido a la tremenda muestra de solidaridad, han duplicado la meta a $ 50,000].

El hecho de que los fondos estarán disponibles para todos, incluso para sus compañeros de trabajo que no están en el sindicato, debería servir como un ejemplo que otros deberían seguir. La esperanza es que algunos de estos trabajadores verán que, durante la pandemia más grande en más de 100 años, fue el sindicato, no los patrones, quien estuvo allí para ellos. Las personas se unen a los sindicatos por múltiples razones y este apoyo material y empatía podría ser la razón para que algunos de los compañeros de trabajo de Snyder saquen sus propias Tarjetas Rojas y se unan al IWW.

Cuando se le preguntó de qué otra forma se está organizando la Familia Unida de Stardust durante la pandemia, Zach dijo que la participación en las reuniones sindicales ha aumentado y que los Wobblies se están preparando para un futuro incierto, aunque todavía están listos para la acción si surge la necesidad. “Estamos pensando en el futuro del sindicato. En este momento, nuestra mentalidad con el sindicato y el restaurante es que “La ausencia de malas noticias son buenas noticias”, pero una cosa que nos asustó un poco fue una carta que recibimos cuando nos suspendieron, donde la gerencia podría tratar de identificar a los líderes sindicales para despedirlos”.

Snyder se detuvo brevemente en el teléfono, pero volvió a acelerar. “Pero tendremos los medios para organizarnos. No creemos que hagan eso. No habría razón para suspendernos o despedirnos. Si deciden eso, se enfrentarán a acciones legales y colectivas “.

La historia reciente es muy importante sobre la administración en Ellen’s, por lo que no pueden tomar la tonta decisión de atacar a activistas sindicales. Cuando la compañía lanzó una campaña antisindical en 2016, despidiendo a treinta y un trabajadores en el proceso, los trabajadores se defendieron con venganza. Los trabajadores de reemplazo, incluido Zach Snyder, se unieron al IWW, aumentando las filas del sindicato, y una exitosa campaña de escalada resultó en la reincorporación de todos los trabajadores con casi $ 500,000 en pago retroactivo.

Cuando se le preguntó qué lo mantenía a él y a sus compañeros de trabajo motivados para tomar medidas colectivas en el trabajo, Snyder respondió: “Quiero decir que había mucha ira y agitación y eso es lo que impulsa cada acción”. Ira por su explotación, pero un amor inquebrantable por sus compañeros de trabajo, estén o no en el sindicato. Ese amor, en parte, se expresa a través del fondo de ayuda y los Stardusters esperan que tú también expreses ese amor con ellos.

 

***

Este artículo apareció originalmente en Indypendent. SOLIDARIDAD lo tomó prestado del Industrial Worker y luego lo tradujo del inglés.

Trabajadores Industriales del Mundo: somos un sindicato abierto a todes les trabajadores, en todas partes. Nos organizamos en el trabajo y en nuestras industrias. Luchamos por mejores condiciones y para reemplazar el capitalismo con una economía democrática.

Únase al IWW hoy:
https://redcard.iww.org

Leave a Comment