“Somos I.W.W.” – Una carta de Chile, 1923

Encontramos ésta carta como anexo de la tesis “Los wobblies criollos” por Mario Araya Saavedra escrito en Santiago en 2008.  No tengo certeza sí la carta representa la perspectiva de la organización IWW Chilena o solo de algunos miembros anarquistas defendiendo su decisión de juntarse con la IWW a pesar de las críticas. Lo que sabemos, al menos, es que el movimiento anarquista Chileno existía antes y después de la llegada de la IWW en Chile e influenció el movimiento obrero ampliamente, tanto que la IWW Chilena participó en la refundación de la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT) en 1922 y declaró “Comunismo Anárquico” la ‘finalidad’ de la IWW Chilena en 1923.  

Otra nota que podemos adicionar es que estos compañeros defienden su decisión de ser IWW aunque acusan esta misma de estar demasiada enfocada en luchas económicas. Ellos dicen que no solo son IWW, también son “anarquistas”, porque reconocen que la lucha no solo es económica, también existe “en otros planos más altos y extensos”. Hemos escuchado este argumento en tiempos contemporanios y parece que es una discusión que no se resolvió en aquellos tiempos. 

J. Pierce

***

Somos I.W.W.

Raros nosotros. Siendo libertarios como el que más, no admitiendo bajo concepto alguno el principio de autoridad, somos, desde el punto de vista obrero, como productores, decididos partidarios de los I.W.W.

Y, éramos tales, mucho antes de las críticas que a los I.W.W. se les ha hecho, y seguimos siendo a pesar de cuanto se dice contra ellos: que son marxistas, que son centralistas, que no son anarquistas.

A pesar de proclamarnos I.W.W., seguimos siendo tan anarquistas como siempre, enemigos a muerte de todo poder, incluso del poder de los sindicatos que no pasa de una tontería o una viveza, según sean pastores o gentes de rebaño los que proclaman la fórmula: “todo el poder a los sindicatos”.

Los sindicatos, desde el punto de vista de los I.W.W. que es el nuestro, son órganos específicos de producción, no susceptibles de encarnar ni ejercer autoridad ni poder alguno. Mientras los sindicatos tengan por finalidad llegar a ocuparse en el rol de producir, intercambiar los productor producidos y la materia prima, y distribuir a todos los hombres los frutos del trabajo social, imprescindibles para la vida, roles todos ellos del mundo económico, funciones de la actividad integral en el orden vital, son organizaciones respetables; pero si sobrepasan su orbita funcional y quieren pasar a ejercer de gobierno, mandar, imponer, los sindicatos entonces, se convierten en las entidades políticas de la burguesía que hoy padecemos y que queremos abatir. Entendemos con los I.W.W. que al no realizarse la asociación de los trabajadores en un sentido puramente libertario, es preferible que tal asociación no exista.

El concepto de la organización sindical para un I.W.W. es que el sindicato debe ser un organismo para la producción, una asociación que quiere incautarse de las fábricas que le pertenecen, de las máquinas que le son necesarias, y producir por su cuenta para la sociedad, y no como hasta ahora, para los capitalistas.

Los sindicatos según la ideología I.W.W., tal como la interpretamos nosotros y debe ser, son órganos vitales de la sociedad, representan ser una herramienta para funciones ineludibles, y en concepto alguno pueden imaginarse como nidos de políticos.

El error más grande de los que combaten a los I.W.W., radica en entender a la citada organización como una asociación de masas, cuando es una asociación de tendencia, constituida por obreros concientes, como lo evidencia la grandeza de espíritu de sus luchadores, sacrificados por su ideal y la mínima cantidad de asociados en un país tan grande como es el de Estados Unidos.

Según estadísticas, parece ser que el número de los I.W.W. asociados en Norte América, no pasa de “treinta mil”, lo que viene a expresar con elocuencia que no todo obrero por el hecho de ser tal puede pertenecer a los I.W.W. sino que es necesaria que además de ser obrero sea libertario, tenga ideas, no sea político, no sea autoritario, no tenga manías de mandón, ni aspire al rol de funcionario de los sindicatos, guía y caudillo.

Nosotros somos I.W.W. porque a pesar de los distados de marxistas que les aplican, son los obreros casi únicos que no admiten la organización de masas, y al no admitirla, dan el mas rotundo desmentido a quienes afirman que son marxistas, que se manifiestan partidarios del principio estatista, cuando es sabido que son tan adversarios del estado como del capital, comprendiendo que capital y estado forman una sola unidad.

Y, cuando siendo libertarios, precisamente por ser tales, estamos en el campo económico con los I.W.W. sin concretarnos claro está, como la mayoría de los I.W.W. a una obra exclusivamente económica y si a un trabajo más amplio como es el de la superación del hombre, atendiendo principalmente a la obra de cultura, no admitimos hoy ni admitiremos mañana imposiciones de los sindicatos, ni de otras instituciones, porque por arriba de todos los valores colectivos están los valores de la individualidad, y antes y por encima del sindicalismo, de sus intereses y de sus finalismos, está la anarquía, que es el gran ideal, la suprema aspiración: el hombre libre.

De ningún modo aceptamos autoridad alguna sobre nosotros. Si han de ejercerla, lo será a pesar nuestro, imponiéndonos su violencia, forzándonos, pero jamás de buen grado y voluntariamente. Todas las tonterías, autoridades de los apolíticos y políticos, su disciplina sindical, sus manías centralizadoras, no figuran en las prácticas de los I.W.W., los cuales reconocen la libertad como la base fundamental de su organización, pues el convencimiento de las personas es el medio que utilizan para asociar a los obreros, y no al forzamiento de los individuos o el reclutamiento en masa, que son precisamente las prácticas usuales del sindicalismo amorfo y sin ideas.

Los I.W.W. de los Estados Unidos, pueden muy bien estar organizados distintamente a los I.W.W. de Chile, porque juzgan libertariamente, que existe derecho y razón que los obreros I.W.W. de cada región se organicen de acuerdo con las condiciones del medio; pero, eso sí, respetando las prácticas libertarias de la organización, fieles a los mismos principios y fines que son los que unen, los que hermanan a los I.W.W. universalmente.

Los I.W.W., se dirá, no se llaman anarquistas; pero hacen obra anarquista en el campo del trabajo, es cierto que los I.W.W., dan una importancia a los problemas económicos demasiado absoluta, y la mayoría de ellos no conocen otro aspecto de la lucha social que ese mismo, por lo que se llaman simplemente I.W.W.; en cambio nosotros nos llamamos anarquistas, porque somos algo mas que obreros I.W.W., porque entendemos mas ampliamente que a ellos a la cuestión social y trabajamos, no solamente en el plano económico sino también en otros planos más altos y extensos.

Fuente: Acción Directa, Órgano oficial del Consejo Regional Administrativo de la I.W.W., No 24, primera quincena de junio de 1923.

Todavía en Solidaridad desde Solitario

por: Ezzial Williams

El compañero encarcelado Ezzial Williams habla desde el confinamiento solitario.

Saludos camaradas,

Con un año más de solidaridad durante la próxima huelga nacional de prisioneros, a menudo me preguntan por qué sigo participando. ¿Qué significa todo de todos modos? ¿Realmente hace la diferencia de una forma u otra? La respuesta corta es SÍ, lo hace. Sin embargo, con décadas de práctica, el sistema de “injusticia” penal de los Estados Unidos es muy hábil para frustrar a las personas con el fin de debilitar los movimientos hacia la justicia, el progreso y la revolución, por lo que me gustaría dar mi respuesta personal a eso. Incluso incluiré las diez demandas de por qué hacemos huelga, para puntos extras.

Verá, primero comencé a aprender sobre las dificultades de ser oprimido a través de mi madre, quien sola nos crió a mí y a mis hermanos en un hogar de bajos ingresos; cuando tuvimos una casa. Nos quedamos sin hogar varias veces y el sistema no nos proporcionó ninguna alternativa positiva. En cambio, todos los llamados programas que proporcionaron fueron diseñados para mantenernos dependientes de ellos y para mantenernos atrapados en la puerta giratoria de la impotencia. Aprendí temprano que vivíamos en un sistema roto, así que cuando me gradué de “primaria-a-penitenciaria”, rápidamente me di cuenta de que la prisión era una extensión de ese sistema, una puerta giratoria de reincidencia. Siempre tuve una tendencia natural a defender a los oprimidos, así que cuando presencié de primera mano la opresión que se desarrolla dentro del complejo industrial-penitenciario supe que tenía que ayudar a crear conciencia y, por lo tanto, me uní al Movimiento Nacional de Huelga de Prisioneros, y también el Comité Organizador de Trabajadores Encarcelados (IWOC) y el Colectivo de Lucha en Contra de Prisiones Toxicos (Fight Toxic Prisions).

A pesar de mi participación pacífica en la huelga el año pasado, me colocaron en Gestión Cercana Solitaria (Close Management Solitary)  durante 18 meses, solo por escribir un correo electrónico. Aun así, he llegado lejos en mi viaje de autodesarrollo y conciencia social. Continúo educándome a mí mismo, creando redes y elaborando estrategias para planes para el futuro, de modo que algún día pueda ayudar enormemente en los esfuerzos positivos hacia la reforma penitenciaria con personas del mundo libre. Por ahora, el maravilloso apoyo externo que he obtenido me ha inspirado para iluminar humildemente a mis hermanos por dentro. Después de todo, la exposición constante a las realidades de la opresión es lo que lleva a las personas, por dentro y por fuera, a hacer suya la lucha.

En el lado negativo, aunque la mayoría de las personas entienden y pueden comprender las mismas condiciones de opresión, aún no muestran signos de resistencia a las fuerzas enfermas del opresor, pacíficas o de otro tipo. “¿Qué diferencia hará?” Es el sentimiento común. En la prisión, por ejemplo, solo unos pocos de nosotros enfrentaremos las injusticias o un oficial o personal que maltratará a un preso. Por un lado, estamos prestando un servicio a toda la población carcelaria, defendiendo a otro internado y no dejando que los guardias represivos y despiadados se salgan con la suya, incluso a costa de represalias. Por otro lado, podría ser que estamos permitiendo las inacciones de los “internados”, mientras que los verdaderos “convictos” hacen el trabajo sucio. Casi podías escucharlos pensar en voz alta, “el trabajo duro nunca mató a nadie, pero ¿por qué arriesgarse?”. Dejando a un lado las bromas, es peculiar para mí que la mayoría de las veces el hermano que está siendo irrespetado o maltratado por el personal no se defenderá, pero no dudará en reventar a otro preso si incluso lo mira mal. Los convictos se mantienen unidos, pero cuando personas con ideas afines como yo intentamos sensibilizar a esos presos, se vuelven negativos y de mente cerrada. Algunos incluso pueden volverse discutidores y querer expresar su punto de vista agresivamente, para parecer que saben lo que es correcto.

A eso, mis camaradas, les digo esto: hay quienes en este caso pueden sentirse inadecuados en ciertas áreas de solidaridad, por lo que abordarlos desde ángulos de particular interés es algo en lo que pensar. Una cosa importante que adaptaría sobre el enfoque sería ver a estos hermanos como amigos y no como adversarios. Es imperativo que conozcamos a las personas en su nivel de preocupación y nos esforcemos por encontrar un terreno común. No tenemos interés en iluminar a las personas que no tienen oposición, y ciertamente no podemos creer que las personas que no tienen educación sobre el funcionamiento interno del complejo industrial-penitenciario no sepan absolutamente nada. Puede que no sean educados por instituciones burguesas o incluso en filosofía política o historia, pero las masas encarceladas tienen una experiencia de por vida viviendo oprimidos bajo un sistema corrupto que gobierna por el poder dictatorial y la represión forzada de la oposición. Yo sé que he tenido esa experiencia.

En lugar de derribar a las personas para que sean receptivas a nuestra lucha, ayudemos a abrir a las personas y a que sigamos juntos este camino. A través de esta táctica podemos muy bien despertar su interés de manera profunda. Incluso puede ayudarlos a ser positivos y de mente abierta sobre el cambio revolucionario. Esta es la realidad más grande para nosotros que no tememos las repercusiones de ser parte de la Huelga Nacional de Prisioneros, porque creemos que es posible una reforma de la prisión y, en última instancia, una sociedad sin encarcelamiento masivo. Esa es la respuesta larga.

Una vez me uní a un grupo de autoayuda para personas que hablaban demasiado, se llamaba “On and On Anon!” LOL. Para terminar y con la mayor seriedad, aquí hay diez razones por las que hacemos la huelga:

  1. Mejoras inmediatas a las condiciones de las cárceles y las políticas penitenciarias que reconocerán la humanidad de los hombres, mujeres y la comunidad LGBTQ encarcelados.
  2. El fin inmediato de la esclavitud en prisión bajo la 13a enmienda de la Constitucion. Todas las personas encarceladas en cualquier lugar de detención bajo la jurisdicción de los Estados Unidos deben recibir el salario vigente en su estado o territorio por su trabajo.
  3. La Ley de Reforma de Litigios Penitenciarios debe ser revocada, permitiendo a los humanos encarcelados un canal adecuado para abordar las quejas y las violaciones de sus derechos.
  4. La Ley de Verdad en la Sentencia y la Ley de Reforma de la Sentencia deben ser rescindidas para que los humanos encarcelados tengan la posibilidad de rehabilitación y libertad condicional. Ningún ser humano será sentenciado a muerte por encarcelamiento ni cumplirá sentencia sin posibilidad de libertad condicional.
  5. Un fin inmediato a la sobrecarga racial, la condena excesiva y las negaciones de libertad condicional de humanos negros y marrones. A los humanos negros ya no se les negará la libertad condicional porque la víctima del crimen era blanca, lo cual es un problema particular en los estados del sur.
  6. Un fin inmediato a las leyes racistas de intensificacion sobre pandillas dirigidas a humanos negros y marrones.
  7. A ningún humano encarcelado se le negará el acceso a los programas de rehabilitación en su lugar de detención debido a su etiqueta de delincuente violento.
  8. Las cárceles estatales deben ser financiadas específicamente para ofrecer más servicios de rehabilitación.
  9. Las Becas Federales Pell en las cárceles deben restablecerse en todos los estados y territorios de EE. UU.
  10. Se deben contar los derechos de voto de todos los ciudadanos confinados que cumplen condenas de prisión, detenidos en prisión preventiva y los llamados “ex delincuentes”. Se exige representación. Todas las voces cuentan.

“Todavía” en solidaridad desde solitario,

Ezzial Williams # 228036
Suwannee Correctional Institution
5964 U.S.Hwy 90
Live Oak, FL 32060

***

Ezzial está cumpliendo 18 meses de gestión cercana por ‘incitar una revuelta’ en las semanas previas a la huelga de prisión nacional del 21 de agosto 2018. Close Management es similar al confinamiento solitario y Ezzial se mantiene en una celda de 9×7 durante 23 horas al día. Ezzial agradecería enormemente el correo y podría usar estampillas y suministros de escritura.

Para obtener más información sobre los esfuerzos de IWW para acabar con la esclavitud en las cárceles, visite: https://incarceratedworkers.org/

Solidaridad con los migrantes y refugiados en Turquía!

por: Yeryüzü Postası & IWW Istanbul

Cada vez más personas se ven obligadas a huir debido a la destrucción ecológica, las guerras, el colapso social y la pobreza causadas por el capitalismo. En los lugares donde estas personas migran para una vida mejor, la cuestión de los inmigrantes se está convirtiendo en un problema fundamental. A medida que la guerra en Siria está entrando en su octavo año, cerca de cuatro millones de inmigrantes de Siria viven en Turquía ahora y Turquía se ha convertido en el país líder en el que este problema se vive en toda su intensidad. Cientos de miles de inmigrantes de Afganistán y África ya viven en Turquía. La mayoría de estos inmigrantes han llegado a Turquía con la esperanza de llegar a Europa donde tendrían condiciones de vida seguras y humanas. Sin embargo, los inmigrantes están atrapados en este país debido al acuerdo entre la UE y Turquía sobre el reasentamiento de refugiados de regreso a Turquía y el fortalecimiento de instituciones como Frontex.

Finalmente, muchos inmigrantes han establecido sus vidas aquí. Sin embargo, todavía están sujetos a graves abusos y explotación en Turquía. La mayoría de los inmigrantes están trabajando ‘bajo la tabla’ debajo del salario mínimo, y eso es si pueden encontrar un trabajo. Al carecer de estatus legal, muchos inmigrantes están excluidos de los servicios de salud y educación. Sin duda, en estas condiciones, el sufrimiento de las mujeres y los niños inmigrantes es especialmente grave. Las mujeres sirias están en desventaja en el mercado laboral en comparación con los hombres. Son vulnerables a los abusos y agresiones sexuales y, en numerosos casos, las mujeres inmigrantes son vendidas a hombres ricos como esclavas.

Hoy, los inmigrantes sirios en Turquía se enfrentan a una ola de violencia y opresión alimentada por una creciente animosidad. Parece que la nueva política del gobierno hacia los inmigrantes sirios es la deportación. Tanto el gobierno como los llamados políticos del partido de oposición están alimentando los sentimientos racistas anti-sirios en palabras y hechos, mientras que los ataques a los barrios sirios hasta el punto de linchamiento y saqueo están aumentando. Esto no es una coincidencia. Los pogromos provocativos llevados a cabo por grupos racistas son una indicación tanto del colapso de la política turca hacia los inmigrantes como de la nueva política de deportación. Mientras que el gobierno inició una intensa política de deportación, AKP, CHP (el principal partido opositor kemalista), MHP (el principal partido fascista turco, pro-AKP) e IYIP (un segundo partido racista turco que es más secular y aliado con el CHP) están en una carrera de racismo entre ellos. El consenso antiinmigrante establecido durante las últimas elecciones locales, junto con las prohibiciones de los municipios de CHP (CHP mantiene a la mayoría de los municipios en las ciudades costeras del Egeo y el Mediterráneo) en el acceso de los sirios a las playas o sus acciones, como cortar claramente las ayudas sociales para los inmigrantes, muestra que todas las partes del orden están al unísono en esta política antiinmigrante. Este plan inhumano de deportar a las personas a Siria, donde la guerra aún continúa, es al mismo tiempo producto del acuerdo de soborno de los Estados europeos con Turquía, que llamaron “acuerdo de readmisión”.

Los eventos de los últimos dos meses ya proporcionaron muchas evidencias de este ataque racista contra inmigrantes y el reciente aumento en las noticias de deportación masiva nos llama a tomar medidas urgentes. Recientemente, hay un número alarmantemente creciente de noticias sobre cierres de lugares de trabajo propiedad de sirios, opresiones y fuertes multas contra tiendas con letreros árabes en varias ciudades. Especialmente en Estambul, circulan noticias e imágenes en las redes sociales sobre sirios arrestados en grandes cantidades y obligados a firmar un documento de “retorno voluntario” por la policía, luego de lo cual son deportados de Turquía. Dado que la guerra aún continúa en Siria, el régimen está obligando a los inmigrantes a firmar documentos de “retorno voluntario” para deportarlos y esta práctica es utilizada por el gobierno para deportaciones arbitrarias desde hace un tiempo. Sin embargo, especialmente desde mediados de julio, se informa que esta práctica se ha implementado masivamente, que la policía casi comenzó una “caza siria” en Estambul y que los sirios son deportados a regiones en Siria como Idlib, donde la guerra civil aún continúa con ciertas excusas.

No podemos permitir que los capitalistas y los políticos que les sirven obliguen a los sirios a pagar el precio de las guerras de las que no son responsables. No podemos mirar ociosamente mientras los sirios son empujados a zonas de guerra imperialistas donde enfrentan la muerte y la destrucción.

Tenemos que explicar persistentemente que el verdadero enemigo es el capitalismo: es el capitalismo el responsable de las actuales crisis económicas, guerras, la crisis ecológica y otros problemas sociales y no los sirios. Tenemos que luchar juntos contra todo esto, de lo contrario nos enfrentaremos a la extinción como especie.

Tenemos que luchar juntos con todos los inmigrantes para crear condiciones de vida humanas para todos y contra el trato inhumano que los inmigrantes reciben aquí.

Tenemos que aumentar la lucha junto con nuestros camaradas europeos para cancelar el acuerdo de readmisión entre la UE y Turquía, y para asegurar la apertura de las fronteras para todos para que todos puedan establecerse donde se sientan más felices y seguros.

Hacemos un llamado a todos nuestros amigos y camaradas de todo el mundo, que luchan por un mundo sin fronteras: alcemos nuestras voces juntas contra las políticas hipócritas de Turquía y los estados de la UE contra los inmigrantes sirios. No permita que nuestros estados envíen a las víctimas de las guerras de regreso al medio del mismo caos que desencadenan nuestros propios estados.

¡Solidaridad con los inmigrantes!
¡Por un mundo sin fronteras!

Carta I: Para no morir trabajando.

por: Francisco Arana.

“Los mayores adelantos en las facultades, o principios productivos del trabajo, y la destreza, pericia, y acierto con que este se aplica y dirige en la sociedad no parecen efectos de otra causa que de la división del trabajo mismo”.

 

Con este principio, Adam Smith acuño el obituario de generaciones y generaciones de explotados que se ven obligados a ofertarse como trabajo vivo, esta separación o especialización del trabajo tiene por función primordial, la de segmentar a una clase que revienta de la misma forma, quizás, dentro de una oficina climatizada donde los trabajadores llegan tarde (y se van muy tarde), juegan fútbol en las áreas comunes o llevan a sus mascotas, mientras discuten del restaurante/cooperativa que vende solo productos con responsabilidad social y libres de crueldad (pero que reproducen los esquemas de producción y distribución bajo la dinámica capitalista); que los trabajadores ilegales que se han desplazado y hoy construyen altos edificios, cosechan en los campos, cuidan a los hijos de los trabajadores locales o son integrados a las formas mas violentas y crueles de existencia dentro del capital (crimen y esclavitud), todos yacemos bajo el mismo sol, que nos abrasa sin clemencia, porque trabajo es lo único que podemos intercambiar para supervivir en un mundo capitalista, este intercambio no corresponde a la intensidad del trabajo, sino a la regulación que los capitalistas disponen para corresponder de forma desigual con un salario de mierda, no son abstracciones, son actos concretos, no es que los patrones hagan reuniones secretas donde se grite entre carcajadas de cuanto sera la miserable paga, o el valor de la mercancía sino que este pende del tiempo socialmente necesario o tiempo de trabajo socialmente necesario para la producción de un valor, esto sera lo que determine su magnitud de valor, habrá quien niegue esta “forma teórica” de valor, vociferando a los 4 vientos que tenemos que tomar la maquinaria y ponerla al servicio de la humanidad, ¿pero si la maquina nació para destruir a la humanidad y la tierra? ¿Por qué habremos de salvarla? ¿Por qué no aclarar la totalidad de nuestra existencia real? Para negarla, desaprenderla y destruirla.

Así pues, cuando hablamos contra el trabajo, hablamos contra la relación social que de este surge en la que el sujeto se convierte en mercancía y la mercancía es sujeto de las relaciones sociales, la esclavitud a la que se nos condena desde el principio de nuestra existencia, la que avasalla por igual a la obrera en Maracay, que al estibador en un puerto de Inglaterra o al encargado de atención telefónica en Ciudad del Cabo y a la campesina en Tailandia, esta supera las divisiones de genero, raza y demás categorizaciones sociológicas segmentarías que surgen de la educación (razón capitalista), nos contiene a todos en sí, e incluso nos engaña, creyendo que existen trabajos que son mejores que otros, que vale mas la pena graduarnos para obtener un puesto organizativo que dejar de hacerlo y trabajar 12 horas de pie como cajera de un supermercado; ¡falso!

No existe un trabajo mejor que otro, todos nos roban el breve tiempo que tenemos sobre este mundo, nos enajena, nos vuelve esclavos del estrés, de los suplementos, de la medicina, nos atomiza, nos enseña a ver en cada ser humano un rival, nos enseña a pensar que en nombre del progreso esta bien destruir los bosques, respirar aire saturado de veneno, adquirir toda la basura que producimos, mirar al vació sin sueños.

Tampoco sera una vuelta de tuerca en la que veremos el retorno de la comunidad primitiva, pues la base de producción de las sociedades pre-capitalistas fueron igualitarias en medida de la necesidad de subsistencia y su modo de producción (recolector/cazador) en la tierra ha sido imposibilitado por el nivel de destrucción que el capital ha concretado, habrá que recordar también que estas comunidades primitivas en los albores de la historia humana fundaron bandos, en los que nació la practica de esclavizar al enemigo capturado, pariendo así la contradicción entre dos clases, la de los amos y la de nosotros los esclavos; también es inimaginable la cantidad de brechas que se han vislumbrado en el camino de la humanidad hacia el futuro, no sabemos si tras la llamarada de una inherente e histórica lucha que se ha gestado de forma permanente entre explotadores y explotados miremos el encumbramiento un oasis paradisiaco e igualitario o un hermoso y salvaje planeta que no necesita ser domesticado, lo que si sé y estoy convencido, es que necesitamos mantenernos, indomables, insatisfechos con cualquier trabajo, afines a la humanidad (fuera del humanismo burgués que desprende ese tufillo renacentista y progresista) a la naturaleza viva, a entender y escribir todo lo que nos oprime para no morir trabajando hasta reventar.

Marruecos: finaliza la huelga de hambre de los presos políticos rifeños

Comunicado de apoyo del SOV de Málaga para el Pueblo Rifeño

por: CNT Málaga – Mayo 2019

La huelga de hambre de los presos políticos rifeños finalizó habiéndose conseguido el objetivo de romper su aislamiento y denunciar los malos tratos a los que estaban siendo sometidos.

Esta huelga de hambre comenzó este pasado 8 de abril tras confirmarse las penas de hasta veinte años de prisión para algunos de los activistas rifeños del Hirak más destacados, entre ellos Nasser Zefzafi y Mohamed Al-Haki que se cosieron la boca con aguja e hilo en protesta por su injusto encarcelamiento a veinte años de reclusión, así como por la situación de ocupación militar que sufre su pueblo.

El Hirak A Shabaa o Movimiento Popular del Rif ha sido un movimiento social asambleario, pacífico y masivo nacido el 28 de octubre de 2016 en Alhucemas,(norte de Marruecos) cuando el pescador Mojssin Fikri murió asesinado por la policía.

En los meses siguientes el Movimiento Popular Rifeño fue un desborde de dignidad asamblearia que pedía el fin de la corrupción gubernamental, derechos democráticos, libertades y mejoras materiales tales como hospitales y una universidad en Alhucemas, con el fin de mejorar las condiciones de vida del pueblo rifeño y evitar que el exilio-emigración sea la única alternativa para una vida mejor.

Pero la lucha del Rif no es solo una lucha por universidades, escuelas y hospitales en esta región, es una lucha por la libertad, por la dignidad y por un mundo mejor.

A partir de mayo de 2017 se inició una represión masiva que llena las cárceles del estado marroquí con varios cientos de activistas rifeños y ensangrenta las calles de Alhucemas con el asesinato de varios manifestantes por parte de la policía.

A pesar de la liberación de muchos compañeros la ocupación militar del Rif sigue vigente y la dictadura marroquí ha sentenciado a penas durísimas de veinte años de cárcel a las personas que se destacaron más en la lucha.

Queremos expresar todo nuestro apoyo y solidaridad a los compañeros presos, a sus familias y a todo el pueblo del Rif.

Exigimos la liberación inmediata de todos los compañeros que aún siguen presos y el cumplimiento de las justas demandas del pueblo rifeño.

Así mismo denunciamos la hipócrita política exterior del estado español que es uno de los principales apoyos de la infame dictadura de Mohamed VI.

Debemos denunciar igualmente el papel cómplice con el estado marroquí de los principales medios de comunicación españoles que han ignorado de manera interesado un hecho tan trascendente como esta huelga de hambre que ha llegado a movilizar a miles de personas en las calles de Rabat en apoyo a los compañeros presos.

No se nos escapa que este desinterés interesado de las oligarquías del estado español por silenciar la represión en Marruecos está directamente relacionado con las actividades de las multinacionales españolas en el país vecino y su vergonzosa alianza con la dictadura de Mohamed VI.

Ante esta realidad es necesaria es ampliar la lucha de los trabajadores por encima de las fronteras arbitrarias que nos imponen los estados.

Hacemos un llamamiento a todos los sindicatos de la Confederación Nacional del Trabajo para que le den máxima visibilidad y apoyo a la lucha del pueblo rifeño, para que apoyen con acciones directas no violentas a nuestros compañeros presos, con concentraciones, manifestaciones, difusión de información y guerrilla informativa, boicots, huelgas…

Pero para ello el primer paso ha de ser la información y la construcción de redes con las compañeras y compañeros del Hirak. Debemos destacar que la llegada de compañeros rifeños refugiados aunque silenciada es constante y no ha terminado. Estos compañeros deben saber que en los sindicatos de CNT tienen un lugar amigo de apoyo y lucha.

En este sentido animamos a las compañeras y compañeros del MPR a trabajar con la CNT para que podamos juntas luchar con más fuerza. Una acción eficaz en este sentido solo será fruto de un trabajo conjunto, organizado y constante en una lucha que se intuye larga pero de la cual estamos seguros terminará con la victoria del pueblo rifeño.

Nos alegramos profundamente de la reciente victoria de los compañeros presos que ha sido fruto de su valor y tenacidad y de la movilización de miles de personas en las calles de Rabat. Es necesario que los trabajadores que vivimos a este lado del Estrecho nos sumemos a esta lucha con el mismo entusiasmo con que lo hacen los trabajadores de Alhucemas, Nador o Rabat.

Llamamos a todas las trabajadoras y trabajadores, del estado español, a los de Marruecos, a los de los territorios del Sáhara ocupado y a los del mundo entero a apoyar esta lucha tan llena de justicia.

En la CNT un nexo profundo nos une como sindicato al pueblo rifeño.
Retrasamos nuestro propio congreso de fundación porque nos pusimos a construir barricadas en las calles de Barcelona contra la guerra del Rif allá por 1.909. En 1.921 fuimos los únicos en señalar que la solución al “problema de Marruecos” no era más sangre sino dejar de cometer crímenes de guerra contra el pueblo rifeño. Nos opusimos desde el comienzo y en todo momento a la guerra del Rif y animamos a nuestros afiliados a votar… con los pies, rechazando el alistamiento militar. Nos enorgullecemos de haber llamado a la deserción entonces y de no formar parte de los crímenes contra la humanidad que aún hoy deberían avergonzar al estado español.

Desgraciadamente durante muchos años no hemos podido hacer efectiva una verdadera colaboración entre la clase obrera de ambos lados del Mediterráneo. Fruto de esta derrota fueron las terribles dictaduras de Franco y Hassan II cuyas estructuras aún perviven en los estados español y marroquí.

Sin embargo los instrumentos para hacer efectivo este internacionalismo resurgen paso a paso como da cuenta la fundación de la Confederación Internacional del Trabajo de la cual forma parte la CNT en este año pasado de 2018.

Por eso animamos a las compañeras y compañeros rifeños y a las de todo el Magreb que formen sindicatos independientes de los partidos políticos y que entren en contacto con la recientemente formada Confederación Internacional del Trabajo para luchar con más efectividad formando secciones o grupos de amigos de la CIT en el Magreb.

La lucha de los trabajadores, la lucha de las mujeres, la lucha contra la opresión de los pueblos y la lucha contra la dictadura de Mohamed VI es una misma lucha, por eso exigimos no solo la liberación de los presos rifeños sino de todos los presos políticos en las cárceles de Marruecos.

¡LIBERTAD PRESOS POLITICOS!

¡ABAJO LA DICTADURA DE MOHAMED VI!

¡VIVA LA LUCHA DEL PUEBLO RIFEÑO!

 

Recordando un Wobbly de mucha admiración: Vincent St. John

Por: Juan Conatz

Traducción por: JP y KF

Durante los 114 años de la existencia de los Trabajadores Industriales del Mundo (IWW), ha habido muchos organizadores y miembros cuyos nombres ha llegado a prominencia entre el sindicato. Algunos han tenido respeto, a otros los han odiado, y otros han tenido una mezcla de los dos. Pero nadie ha sido tan admirado en el IWW como Vincent St. John.

Nombrado “El Santo,” St. John nació en 1876 de padres Irlandés-holandés. Durante sus primeros 15 años, su familia se cambió frequentemente de lugares, residiendo en cuatros estados diferentes hasta que se estableció en Colorado en 1895, cuando St. John tenía 19 años.  Ahí comenzó a trabajar como minero y organizador del sindicato.

Con la edad de 24 años, fue elegido presidente de su sindicato local, en Telluride, de la Federación Occidental de Mineros (Western Federation of Miners – WFM). Al siguiente año, el local de Telluride fue involucrado en una huelga ferozmente disputada. Uno de los dueños de las minas organizó una “Alianza Ciudadana” anti-sindical para oponerse a los mineros huelgistas.

La policía delegó y armó a los esquiroles. En respuesta, St. John ordenó 250 rifles y 50,000 rondas de municiones para el sindicato. A medida que la huelga se prolongaba, ocurrió una confrontación entre los esquiroles y los huelgistas, en la que hubo disparos y unos cuantos hombres muertos. Al final de la batalla, los esquiroles se retiraron, y los huelgistas ocuparon las minas, prefigurando las huelgas de brazos caídos y las ocupaciones que primero hicieron el IWW en 1906 y luego seguido por el Congreso de Organizaciones Industriales (Congress of Industrial Organizations – CIO) y sindicatos independientes en los 1930s.

Un año despues, con la huelga en calma, Arthur Collins, quien organizó la Alianza Ciudadana, fue baleado y asesinado. Aunque poco evidencia existió para implicar a St. John, lo acosaron y lo pusieron en la lista negra de trabajadores mineros por años. Durante el mismo tiempo, y añadiendo a la mitología de su sobrenombre, St. John estuvo involucrado en el rescate de un desastre minero. Fue considerado un héroe local. Sin embargo, debido ha esto contrajo asma bronquial crónica a cambio de sus esfuerzos, se piensa que esto contribuyó a su temprana muerte.

Radicalizado por sus experiencias como minero en el Oeste Americana, St. John estaba considerado parte de la izquierda del sindicato Federación Occidental de Mineros (WFM). Cuando el WFM se convirtió en uno de los sindicatos fundadores del IWW, él se lanzó a si mismo entre el trabajo del IWW también. Además, se juntó al Partido Socialista de América, incluso se postuló para un cargo político en un momento dado.

En la Convención General del IWW de 1906, St. John fue uno de los principales de los “sindicalistas revolucionarios” que querían y lograron correr al presidente del nuevo IWW, Charles Sherman, considerado demasiado conservador. Además, los sindicalistas revolucionarios lograron abolir el cargo de presidente. Eligieron a St. John como ‘Organizador general’. En el mismo año, lo arrestaron en el área Coeur d’Alene en Idaho, mas probable por agitación sindical.

A finales de 1906 y principios de 1907, St. John estaba muy involucrado en la huelga de Goldfield, Nevada. Goldfield, que ahora es una ciudad muerta, fue una zona de minas en auge con cerca de 20,000 habitantes en ese tiempo. La huelga por la WFM, ahora afiliada con el IWW, fue confrontada de nuevo por una Alianza Ciudadana, y también por ley marcial y tropas federales. Aunque los trabajadores del pueblo Goldfield se organizaron con el IWW e iniciaron una huelga en simpatía con los mineros, la entrada de las tropas federales en el asunto dío fuerza a los dueños de las minas, y los usaron para recortar los salarios y declarar la política de “trabajo abierto” [“Open Shop” – osea, libre de sindicato].  Implicaron a St. John otra vez en un asesinato, con poca o ninguna evidencia, este vez de un dueño de un restaurante local.

Complicando aún más la huelga, e involucrando a St. John, fue una disputa jurisdiccional entre la WFM y una sección local del los Carpinteros de la Federación Americana del Trabajo (American Federation of Labor – AFL), que aparentemente se volvió violenta. Alguien, posiblemente un miembro de la AFL, disparó a St. John iriendo su mano, deshabilitandola por el resto de su vida. A pesar de que la huelga se considera una pérdida, ganaron el día de ocho horas de trabajo, algunos aumentos salariales, y otros beneficios. Sin embargo, la experiencia llevó a la salida de la WFM del IWW y St. John salió o fue expulsado de la WFM mas adelante en ese año.

En la Convención del IWW en 1908, St. John presidió. Aunque dudaba en llevar la moción para el debate, al final St. John se puso del lado de los “accionistas directos” en contra de los “socialistas políticos” como Daniel DeLeon. También lo eligieron como Secretario general (GS), cargo que ocupó hasta que salió del sindicato. Al entrar a su posición, él encontró al sindicato en profunda crisis financiera y suspendió el Boletín del Sindicato Industrial (Industrial Union Bulletin), una publicación con raíces en la facción “sindicalistas revolucionarios” de 1906. Para los próximos años, en su cargo como GS del IWW, ayudó a dar forma al sindicato en un modo radical y vió al sindicato crecer diez veces más en membresía. Muchas de las huelgas famosas, campañas de organización dinámicas, y estrategias innovadoras occurieron en esta epoca antes de la Primera Guerra Mundial, cuando St. John era el GS. Adicionalmente, actuó como una de las caras públicas del sindicato, llamando en las páginas de los periódicos sindicales, como Solidarity, para reforzar las luchas de libertad de expresión (“Free Speech Fights”) en lugares como Spokane, Washington y Duluth, Minnesota. A los alcaldes de Fresno y San Diego, California, St. John les envió declaraciones diciendo, “Se establecerá  la libertad de expresión… aunque tome veinte años.”

En 1914, posiblemente ahogotado después de años de batallas de organización y peleas faccionales, St. John renunció a su cargo de Secretario general y se fue al suroeste de Estados Unidos para ser prospector de oro. A pesar de su cambio, no se salvo de ser arrestado en 1918 durante la guerra, como parte de la persecución del IWW por el gobierno de EEUU. Lo pusieron a juicio junto con 101 otros Wobblies. Aunque St. John era un radical laboral con poco ilusiones en el sistema de justicia, su sentencia de viente años lo sorprendió. “No pensaba en que justicia de turba prevalecería en un corte de Estados Unidos,” él dijo. Cumplió dos años y medio en la Penitenciaría Federal de Leavenworth, Kansas, antes de ser indultado.

Tras su liberación, se reincorporó al IWW, pero justo durante un conflicto con el recien establecido Partido Comunista de América (CP), el cual estaba intentando ganar Wobblies a su partido. St. John se puso del lado de los anti-CP.

Se sabe muy poco sobre lo que él hizo entre su liberación y su muerte a los 56 años en San Francisco. St. John fue enterrado en una tumba sin marcas en Oakland, California. Casi 70 años después, finalmente, fue donada una lápida adecuada:

VINCENT ST. JOHN

1876 – 1929

“THE SAINT”

GENERAL SECRETARY

INDUSTRIAL WORKERS OF THE WORLD

Revolución ante el monstruo capitalista

Por: Boletín La Oveja Negra

Hoy generalmente se habla de revolución cuando se habla de la historia en tiempo pasado, en los anuncios publicitarios de una nueva mercancía o en un nuevo descubrimiento científico. Toda la izquierda y los reformistas en general hablan de “cambio”, “transformación”, etc, etc… Hablar de revolución social según la ideología dominante es anticuado, extremista, ridículo. Porque es “anticuada” cualquier manera de pensarnos a través del hilo combativo de la historia, es “ridículo” salirse de sus dogmas de comportamiento y es “extremista” cualquiera que no sea un oportunista, quien tenga posiciones firmes e invariantes ante el monstruo capitalista.

Más a tono con esta época es hablar de “REVOLUCIÓN INTERIOR”. Se lo hace desde la auto-ayuda, desde los delirios místicos consumistas que se adquieren en el mercado para reprimir o al menos calmar el dolor que causa esta sociedad antisocial, e incluso en ciertos ámbitos rebeldes. Se habla de “revolución interior” en sintonía con los mandatos de la ideología dominante, es decir: ya no habría revolución social y lo único que queda es hacer pequeñas transformaciones personales para que no cambie nada, ya no habría comunidad por lo cual sólo quedaría abocarse a lo individual. No vamos a ser nosotros quienes desprecien la importancia de los pequeños cuestionamientos, estas “tomas de conciencia” surgen de las condiciones materiales de existencia, del sentimiento común y comunitario con los demás, y no desde el repliegue individualista que se ve en cada semejante un competidor si no directamente un enemigo. Nos oponemos, y vamos a denunciar cada vez que podamos que: no existen soluciones individuales a problemas sociales, que no existen soluciones particulares a problemas totales. Y además remarcamos que en momentos de lucha, de insurrección, de organización proletaria, esos cambios personales se dan con más frecuencia, más intensos, más profundos… lo que hace evidente  cómo las condiciones materiales de existencia modifican la conciencia, y al revés. Es decir, no podemos pretender que todas las personas se “revolucionen” interiormente para, ahí sí, revolucionar el mundo; éstos son dos hechos indisociables, complementarios, y simultáneos.

En nuestra época también existe otra manera de rechazar la noción de revolución y de ponerla además en un lugar completamente estúpido. Se trata de ese discurso moderno o posmoderno (ya ni sabemos) que dice que es una cosa ya pasada de moda, que se acabaron los grandes discursos, las grandes transformaciones, que ya no hay proletariado ni burgesía sino un sinfin de sujetos sociales, etc, etc, etc… Es un síntoma de estos tiempos y su justificación victoriosa. La única verdad sería que «ya no hay verdades» y su brutal certeza sería que «todo es relativo».

Así nos proponen contemplar el mundo sin revolucionarlo, adaptarnos a él aunque tengamos algunas críticas y disgustos. En fin, otra vez nos proponen escoger una opción dentro de los asquerosos límites del sistema capitalista.  Pero de lo que se trata es de hacer saltar por los aires el modo de producción capitalista para destruir toda opresión, toda explotación, toda competencia y todo condicionamiento económico. Desde los discursos políticos, la publicidad, la televisión o las conversaciones entre esclavos que sólo representan la voz del amo, nos muestran esta realidad como algo ajeno a nosotros mismos y por lo tanto inalterable. Así nos sentimos desdichados pero impotentes, enojados pero resignados, deprimidos y enfermos por el dinero, el trabajo, en fin… por el Capital. ¿Por qué condenarnos a esto? ¿Por qué condenar a toda la humanidad a esto?

La desobediencia a lo establecido, el cuestionamiento de la normalidad capitalista y sobre todo la lucha cuando es social y revolucionaria, nos recuerdan que hay otras posibilidades, que esta mierda que nos imponen no es la única forma de vivir.