¿La Gran Renuncia o la Huelga General?

Opinión

Puede que ahora sea una noticia vieja, ya que los jefes ahora están a la ofensiva, pero en el último año más o menos los medios realmente se han estado emocionando con la frase “La Gran Renuncia”.  Todos estamos de acuerdo—la frase es una estupidez. Pero el fenómeno de los empleados que eligen renunciar en gran número y de los jefes que no pueden encontrar esclavos para explotar es bastante profundo.

Lo que finalmente me hizo comenzar este artículo fue un comentario de radio ridícula en NPR (radio público nacional en los EEUU) en abril. Un <<gurú>> de recursos humanos aparece en el programa y dice algo como:

“No es la Gran Renuncia. Es la Gran Exploración. Los trabajadores están explorando en este momento… Los gerentes de recursos humanos deben ayudar a los trabajadores a explorar sin sentir que tienen que renunciar a sus trabajos. Necesitamos ayudar a los trabajadores a encontrar su POR QUÉ”.

–Un gurú de recursos humanos en NPR que está tratando de vender su nuevo libro

Y yo estaba como, “No me jodas, ¡¿por qué?! ¿Por qué vengo aquí? ¿Por qué hago todo este trabajo prácticamente por nada? ¿Por qué dejo que me exploten, me insulten y abusen de mí todos los días?” Así que el tipo tiene razón: todos los trabajadores deberían estar pensando “¿¡¿Por qué diablos ?!?”

Pero vamos para atrás. En primer lugar, NPR está al servicio del capitalismo cada hora del día, incluso cuando hacen referencia al “asesinato de George Floyd” o la “supremacía blanca”. A los dobles económicos de NPR se les paga para que <<juke y jive>> y jugar el trompo con tu cabeza por completo. Siempre estoy en el auto justo cuando “Marketplace” está en el aire—su apoyo al capitalismo es desvergonzado. Ya sea que se trate de la “escasez” de viviendas, los “precios” de los bienes de consumo, el “mercado” de acciones, lo que sea, NPR no le dirá que todos estos son tácticas de la clase empleadora en una guerra contra usted. ¿Por qué? Bueno, porque los demócratas, los empleadores tecnológicos, las compañías farmacéuticas, una lista de fundaciones multimillonarias y un ejército de tecnócratas de clase gerencial están pagando por todo. Por lo tanto, el trabajo de NPR es subsumir y cooptar la resistencia de los trabajadores. La rutina de NPR es mantener a los esclavos en la plantación.

¿Recuerdas todos estos anuncios de “renunciamos” y “nadie quiere trabajar”? Esto es divertido.

La huelga general, generalizada

Los trabajadores jóvenes han convertido la renuncia a sus trabajos en una forma de arte. No están simplemente “renunciando” a un trabajo específico: han comenzado un rechazo generalizado al sistema de esclavitud asalariada. Una Huelga General, en el sentido que le da los Trabajadores Industriales del Mundo (TIM/IWW), es una huelga por demandas específicas a la que empiezan a sumarse cada vez más trabajadores, cada vez más alejados del conflicto original. Entonces, puede haber una huelga general que abarque una industria: “La huelga general textil del sur de 1934” o una ciudad “La huelga general de Oakland de 1946”. O incluso la adición relativamente nueva de huelgas generales centradas en grupos étnicos como las huelgas del “Gran Paro” o del “Día sin mexicano” de 2006 y 2007. Pero ¿qué pasa con un rechazo generalizado a hacer lo que la clase capitalista espera de ti? Los trabajadores jóvenes de la industria de servicios han decidido verdaderamente “en masa” dejar el trabajo, no avisar, no presentarse, llegar tarde, irse temprano o simplemente no trabajar tan duro. Ven correctamente a sus jefes como tiranos insignificantes y han dicho “hasta luego” a eso.

Los trabajadores de la variedad más “profesionista”, (aquellos por los que NPR está especialmente preocupado), los trabajadores tecnológicos, por ejemplo, también han estado resistiendo a su manera. Quieren mantenerse remotos y seguir trabajando desde casa, con todas las libertades y comodidades pequeñas y grandes que ofrece. Odian hacer el trabajo que los jefes les han pedido que hagan y quieren trabajar en algo significativo. Rechazando la supuesta neutralidad moral de la corporación, los trabajadores profesionistas exigen cambios éticos en sus empresas.

Y mucho más…

Hemos estado presenciando una Huelga General generalizada. Una ola de huelgas tan extendida que es difícil decir exactamente quién está en huelga y por qué. Pero los patrones lo sintieron con certeza y, en reacción, comenzaron a atacar a la clase trabajadora cortando la ayuda pandémica, subiendo los precios, desalojando a los residentes, asaltando campamentos de personas sin hogar, golpeando a los manifestantes, forzando el fin de las medidas de seguridad de COVID y despidiendo un incesante corriente de propaganda tratando de obligar a todo el mundo a volver a ser como antes.

¡Pero, por favor! Marx y Engels dejaron crecer esas barbas chulas para TI, compañero de trabajo. Ya es hora de preparar la Huelga General.

¿Qué deben hacer los trabajadores y los TIM en este momento?

Mientras sale este artículo, la Gran Renuncia parece estar llegando a su fin, en la medida en que los patrones pronto obligarán a todos a volver al trabajo. Por lo tanto, la exhortación tradicional de los TIM de “Organízate!” es una vez más la consigna correcta por el momento. Entonces sí, proponemos hablar con sus compañeros de trabajo y formar un sindicato con los TIM.

Pero vamos a posponer esa llamada por un segundito. La frase tradicional de los TIM “No renuncies a tu trabajo, organízalo”, no es aplicable en todas partes y para siempre. Desde el comienzo de la pandemia, los patrones han ejercido tanta presión sobre tantos trabajadores que muchos de nosotros simplemente hemos querido afirmar nuestra humanidad. Hemos querido rechazar y negar la esclavitud asalariada, rechazar y negar por completo el trabajo de los patrones. “Toma este trabajo y metételo”, para usar un viejo estribillo.

Los trabajadores ahora mismo quieren libertad. Hemos estado en rebelión, y hay una diferencia entre rebelarse y organizarse. La organización del lugar de trabajo es un proceso largo y arduo que es casi lo opuesto a la libertad. Se necesita la paciencia de un monje, te lo digo. Tratar de organizar un sindicato en tu lugar de trabajo es la definición de paciencia; significa que fallarás una y otra vez. Esto es lo opuesto al sentimiento victorioso de azotar abierta la puerta de salida, arrancarle el delantal y la etiqueta con tu nombre, y mostrarle el dedo medio al jefe copión de Henry Ford que te acusó de insubordinación.

Así que esto es lo que pienso: SÍ, creo que es el momento adecuado para organizar sindicatos. Por supuesto, esta siempre ha sido la misión de los TIM. Así que eso es un hecho. Pero incluso más allá del trabajo paciente de organización en el lugar de trabajo, los trabajadores deberían aprovechar este tiempo en todas partes.

Entonces, TRABAJADORES (aún no organizados): si no están en condiciones de organizar un sindicato en su lugar de trabajo, ahora es un buen momento para hacer lo siguiente:

1) Busquen un mejor trabajo,

2) Encuentre un trabajo similar o mejor que podría obtener si renunciara,

3) Use este nuevo conocimiento como un elemento útil para negociar con su empleador actual,

4) Comience el proceso de pedir un aumento, un mejor horario, pequeñas mejoras inmediatas, etc. Si los jefes no ceden, y usted piensa que organizar un sindicato es imposible, siga adelante y solicite ese otro trabajo. Si lo recibe, dígale a tu empleador actual “Bye Bye”. O si todo eso es demasiado trabajo y estás buscando algo de libertad, continúe y renuncie ahora mismo.

Se supone que los organizadores laborales no deben decirle que renuncie. Pero si va a renunciar, también podría hacerlo mientras todavía hay carteles de “Ahora contratando” en tu ciudad. Porque a la vuelta de la esquina, es el momento en que nadie está contratando, y tendrás que aguantar en tu McJob de mierda sin importar cuán malo sea.

MIEMBROS DE LOS TIM:

Trate de ayudar a los trabajadores que ya sean:

a) obtener su libertad temporal al renunciar, o

b) ayudarlos a reutilizar su ira y frustración en un complot contra su empleador.

Ahora es el momento adecuado para organizarse y luchar contra los patrones, por lo que todos tenemos que estar a toda hora ayudando a los trabajadores a formar su sindicato y hacer demandas.

La gran exploración: más allá del capitalismo

Quizás nunca renunciaste durante la Gran Renuncia. Apretaste los dientes y te llevaste la peor parte de la pandemia trabajando como siempre. Arriesgaste tu salud, y la de tu familia, y todos te llamaban “esencial”, ¿recuerdas? Y mientras tanto, los jefes obtuvieron sus préstamos PPP (Protección de Pago de Cheques, un programa gubernamental de asistencia empresarial durante Covid-19) de $20,000 para su negocio falso que no existe (¡y otros $20,000 para el negocio falso de su cónyuge! – que fueron perdonados recientemente!! ¡¿Escuchaste eso?!). 

Los jefes se rieron durante la pandemia. Primero, despidieron a todos antes de que transcurrieran dos semanas. Luego, acaparan los suministros sanitarios. Luego vieron cómo sus acciones se disparan por las nubes. Luego volvían a abrir mientras era inseguro absolutamente. Luego quejándose de todos los cheques de desempleo que recibió la clase trabajadora. Luego resentidos con todos los trabajadores que ya no querían ser esclavos (o asesinados a sangre fría por la policía). Los patrones estaban viviendo su mejor vida mientras TÚ hacía todo el trabajo peligroso para generar sus ganancias.

¿Ya estás enojado? Deberías ser.

Pero bueno, si aún no has dejado tu huella durante la Huelga General, ahora es tu oportunidad de vengarte de los bastardos.

El gurú de recursos humanos tiene razón: los trabajadores deben preguntarse ¿POR QUÉ? ¿Por qué toleramos una existencia tan inhumana y miserable? ¿Por qué dejamos que los patrones, los capitalistas, nos digan qué hacer y ganen miles de millones con nuestro sudor? ¿Por qué ellos pueden vivir su mejor vida mientras nosotros luchamos por juntar el efectivo para pagar la renta? ¿Por qué permitimos que continúe el capitalismo, el sistema con fines de lucro?

Ahora no es el momento de “renunciar”. Es hora de “explorar” la verdadera Huelga General.


Este artículo fue publicado originalmente en SON HUELGAZ: “la publicación de les Trabajadores Industriales del Mundo – IWW en Arizona y Sonora”. J. Pierce vive en Arizona y es maestro de preparatoria. El sirvió como editor de SOLIDARIDAD en el pasado.

La foto es de un T-Rex en Glasgow, Virgina, EEUU por Allison Marchant (carbonated), publicado bajo la licencia de CC BY-NC-SA 2.0.

Leave a Comment