Paro General en Argentina marzo de 2015

Esta semana les presentamos una comunicado de la Federación Obrera Regional Argentina sobre la huelga general de todos los trabajadores de transito publico que ocurrió en Buenos Aires en marzo.

***FORA 2011

POSICIÓN DE LA SOCIEDAD DE RESISTENCIA OFICIOS VARIOS CAPITAL FRENTE AL PARO GENERAL DEL MARTES 31 DE MARZO DE 2015

Frente al aumento de la precarización de nuestras vidas, ¡acción directa ya! La Sociedad de Resistencia Oficios Varios Capital adherida a la FORA-AIT denuncia la utilización de nuestras necesidades con fines políticos. No habiendo sido una medida decidida a través de asambleas de trabajadores/as, no nos sorprende la obvia intención de los dirigentes del movimiento obrero de utilizar este paro general como censo y reflejo de las próximas elecciones. Evidentemente, la falta de un movimiento obrero revolucionario y anti-autoritario hace que quedemos en medio de disputas burguesas, a merced de la clase patronal. El aumento de la precarización laboral es también consecuencia de esto, ya que no hay respuestas colectivas a los abusos e injusticias que se cometen con nosotros/as a diario. El trabajo en negro o la tercerización hacen que tengamos sueldos míseros, que no nos alcanzan y son cada vez más las familias que debemos arreglarnos con menos, siendo irrisorio para la gran mayoría hablar de Impuesto a las Ganancias, principal consigna que toman los burócratas sindicales para llamar al paro general. Esto no significa que no sea un reclamo justo (siempre y cuando sea discutido únicamente entre trabajadores/as, que no es el caso). Pero se habla del Impuesto a las Ganancias y se deja de lado la Absolución de los Petroleros de Las Heras, que están condenados a cadena perpetua por haber tomado medidas gremiales para luchar en contra del mismo; es indignante.

La necesidad de organizarnos es incuestionable. La precarización, vuelve aún más difícil nuestra organización, ya que estando en trabajos informales o por agencia, no se cumplen las mínimas garantías que podemos tener legalmente; disminuyendo aún más nuestra posibilidad de reclamar y protestar. Los/as trabajadores/as debemos soportar incesantes justificaciones de los patrones sobre los bajos sueldos, sobre la inestabilidad laboral, sobre la cantidad de horas que se trabajan, sobre paritarias anuales siempre devaluadas por la inflación. Nuestro día a día nos deja muy en claro hasta dónde ha avanzado la patronal y cómo esto ha empeorado nuestras condiciones. Cada día que pasa ganamos menos y por ende, tenemos menos posibilidades de desarrollarnos como individuos y como sociedad. Sumado a que en Argentina tenemos uno de los índices más altos de América Latina del Impuesto al Valor Agregado o I.V.A. (que es de un 21 %), no necesitamos ser economistas para comprender lo poco que valen nuestros sueldos, para comprender la oscilación de su valor y el estímulo constante a la desigualdad en el que se basa éste sistema económico. Que desempleados, jubilados, trabajadores precarios o empresarios, paguen el mismo I.V.A. es un ejemplo más que suficiente para verlo.

La Sociedad de Resistencia Oficios Varios Capital llama a los/as trabajadores/as a organizarse entre iguales, sin representantes, ni dirigentes de por medio que entorpezcan y retrocedan nuestras luchas. Nada harán ellos para cambiar nuestras condiciones, pues no son trabajadores. La acción directa es nuestra principal herramienta para frenar de una vez la precarización de nuestras vidas, para fomentar la desobediencia contra los patrones y contra los políticossindicalistas que les sirven, para que discutamos nosotros mismos cuáles son los problemas y decidamos cómo enfrentarnos a ellos, para que impongamos nosotros/as de una vez las condiciones que queremos tener.

¡Viva la acción directa! ¡Absolución a los Petroleros de Las Heras!

Sociedad de Resistencia Oficios Varios Capital

Adherida a la FORA-AIT

Anuncios

Anita.

Anita: dirigido por Freida Lee Mock. Producido por Samuel Goldwyn Films (2013).

escrito por Jane LaTour, traducido por Laura S. y Mayra M.Anita Hill poster

Para las generaciones que se conviertieron en adulto al rededor de 1991, el nombre de Anita Hill se ha separado de su narrativa. Muchos jóvenes reconocen el nombre, mas no saben la historia que protagonizó. Para muchos, los acontecimientos que ocurrieron en aquel verano se quemaron en nuestro cerebros. Conservamos la imagen de la colina con su traje azul y fragmentos de diálogo sorprendente – como una acusación de:  “La saga de Anita Hill y Clarence Thomas”; está se desarrolló públicamente, pegado a los espectadores a su TV “un poco loca y un poco putilla.” conjuntos.

Afortunadamente para todos nosotros, tanto los que tienen recuerdos vívidos y los que no tienen conocimiento alguno del impacto que Anita Hill había creado en la conciencia de la nación con respecto al acoso sexual en el lugar de trabajo, un nuevo documental está disponible para llenar los espacios en blanco.

El documental; “Anita”, fue lanzado esta primavera en medio de una campaña de publicidad de bajo nivel. Esta película merece más atención. Raza y viajes de género uno tras del otro, y ambos constituyen el primer plano, el fondo y trasfondo de la historia. Sin embargo, para propósitos de este ensayo, quiero abordar algunos de los aspectos de género que normalmente se pasan por alto. A raíz de las audiencias, una serie de libros cubrió el tema. Uno de estos libros que considero es absolutamente de los mejores: “Extraña justicia: la venta de Clarence Tomas” escrito por Jane Mayer y Jill Abramson, finalista del Premio Nacional de Literatura en 1994 .

La documentalista Freida Mock alista los dos reporteros estrellas como las cabezas parlantes que proporcionan la columna vertebral de la película. Revisitando este capítulo de la historia de la mujer que abre muchas vías para la exploración. Una de ellas es la distancia que las mujeres han recorrido desde el graduado de la Escuela de Derecho de Yale Anita Hill, un profesor de derecho de Norman, Oklahoma. Se sentó en agosto de 1991 ante un grupo excepcionalmente “ingenuos” y todos varones miembros del Comité Judicial del Senado de Estados Unidos a testificar acerca de su experiencia de ser acosada sexualmente mientras trabajaba como ayudante del Comisionado de Clarence Thomas, que en ese momento era el jefe de la Comisión de Oportunidades de Empleo (EEOC). Mientras ella testificaba, los miembros de la comisión, bajo el liderazgo de su presidente, el senador Joseph Biden, la sometieron a un interrogatorio humillante y excepcionalmente hostil.

La participación de Hill en las vistas del senado para la confirmación de Clarence Thomas por un puesto en la Corte Suprema de Estados Unidos, la apertura que resultó de la jubilación del legendario icono de los derechos civiles, Justicia Thurgood Marshall, provocó un debate nacional sobre el acoso sexual.

Sisters in the Brotherhoods

En mi libro, “Sisters in the Brotherhoods”: Working Women Organizing for Equality in New York City,” la historia de Anita Hill está incluida en un capítulo llamado “Servicio incivil,” sobre las experiencias de Ann Jochems, la solitaria carpintera que trabaja para New York City en la Junta de Educación:

“En 1991, Anita Hill coloca el acoso sexual en la agenda nacional. Hasta ese momento, las experiencias tortuosas de muchas mujeres en el lugar de trabajo habían pasado desapersividas. Hill había dejado su trabajo en la EEOC en 1983. El acoso que ella alegó ya estaba en su pasado. La ironía de que este acoso se dirigió a Hill, una abogada, trabajando para la EEOC radicaba en que esa es la agencia encargada de hacer cumplir la ley sobre el acoso sexual – a manos del jefe de esa agencia, sólo subrayó la compleja realidad de la naturaleza del acoso sexual.

“Hasta ese momento, el hecho de que el acoso sexual en el lugar de trabajo no es cosa de risa, pero una grave violación de la ley había pasado desapersivida por muchas personas. Pero el testimonio fascinante de Hill sobre el comportamiento de su jefe, Clarence Thomas, ante una Comisión Judicial muy condescendiente del Senado de Estados Unidos tuvo mucho que ver con cambiar esa realidad. A medida que el comité consideró la idoneidad de Clarence Thomas para un puesto en la Corte Suprema de Estados Unidos, el público nacional obtuvo un tutorial por parte de la profesora Hill en el tema doloroso de acoso sexual. Anita Hill se convirtió en una inspiración para las mujeres de todo el país.

“Una escena de la película ‘North Country’ sobre la demanda colectiva de las primeras mineras mujeres empleadas por Eveleth Mines muestra ‘Josie Aimes,” el demandado principal de ficción Lois Jenson, de pie paralizado delante del testimonio televisado de la profesora Hill. La atención nacional del caso alumbró y enfocó el acoso sexual resonando profundamente en las mujeres como Lois Jenson, Ann Jochems y todas las otras mujeres que sufrian a solas los similares crudos y humillantes incidentes como parte de su trabajo diario.

Los ejemplos graves de acoso sexual que las mujeres de mi libro han experimentado fueron repetidas por los que Lilly Ledbetter experimentó en su trabajo en Goodyear Tire. Si bien la historia de Ledbetter se ha centrado en la desigualdad salarial que experimentó, el acoso sexual es igualmente parte de su historia.

En su libro, “Gracia y Coraje: Mi Lucha por la igualdad de remuneración y de imparcialidad en Goodyear y más allá” (escrito con Lanier Scott Isom), Ledbetter describe la letanía de abusos amontonado sobre ella mientras realizaba sus tareas en un trabajo que se consideran “no tradicionales” para una mujer.

Grace and Grit

Para aquellas mujeres que trabajan en las estaciones de bomberos de la nación, en obras de construcción, plantas de energía, telecomunicaciones y otros trabajos especializados de cuello azul que permanecen “a trabajos no tradicionales” para las mujeres, su escasa representación y el consiguiente aislamiento siguen dando lugar a incidentes de acoso sexual.

Estas historias aparecen con frecuencia en los tabloides y otras publicaciones. Lo que ha cambiado es que el paisaje de acoso sexual ha sido identificado llanamente. A menudo, los acosadores ya no pueden operar con impunidad si sus víctimas tienen el coraje de presentar un recurso y arrastre sus opresores a la luz del día. Sin embargo, la mala conducta indignante es todavía una realidad común en el lugar de trabajo. Estos casos no se limitan a las mujeres en entornos de cuello azul. Una reciente demanda acusa que una representante de ventas que trabajaba en el centro comercial Westchester para una empresa de bolsos de alta gama fue trasladada al servicio higiénico después de negarse a su jefe ‘insinuaciones sexuales.’

Hacia el final de este poderoso documental, Anita Hill habla de las miles de cartas que ha recibido – caminando frente a los archivos, ella describe las cartas de odio y amenazas de muerte dirigidas a ella después de su testimonio. Luego ella señala al último gabinete, el cual tiene las cartas de quienes la apoyan. Ella nota  que las mujeres que han experimentado la misma cosa ahora pueden hablar de ello. “!Esperemos que no sean disuadidas para que no hagan sus denucias!”

Después de no hablar durante dos años sobre las audiencias de Thomas, Anita Hill comenzó a expresar más su punto de vista. Ella se convirtió en una defensora de las mujeres, poniendo su experiencia en perspectiva. “El acoso sexual es sólo una parte del problema más amplio de la desigualdad de género,” dice ella. A medida que el cineasta visita un taller de adolescentes en el programa basado en Brooklyn, Niñas para la Equidad de Género, se plantea la pregunta: “¿Quién sabe de Anita Hill?” Esta generación está siendo preparada y comprometida en el debate más amplio. “Hemos estado construyendo una comprensión de la igualdad y de lo que se necesita para llegar allí. Es mejor de lo que era en 1991. La honestidad, la dignidad y el valor será recordado, ” dice Hill. Expuso estas cualidades en abundancia.
Encuentre la película y veala. Lea el libro fascinante de Mayer y Abramson. Un buen balance de la historia en su caja de herramientas le hará un activista más potente y eficaz.

Pasado y presente de la polarización

J. PierceCitizens of Boston

En el verano de 2011, el IWW de Phoenix organizó un evento para celebrar el 75 aniversario de la revolución española. Ese mismo verano, mientras visitaba a un amigo, recorrí varios lugares históricos de los abolicionistas, los afroamericanos y la Guerra Civil en Virginia. Entretanto, la lucha por los derechos de los trabajadores inmigrantes en Arizona se estaba calentando y todo el mundo, al parecer, tenía una opinión sobre el tema. Creo que la conexión de estos dramas históricos podría contribuir a nuestro trabajo en el IWW. Para eso, el concepto de polarización social puede ser clave.

En el IWW se enseña que la organización laboral lleva a una polarización en el trabajo. Tenemos que llegar a nuestros compañeros de trabajo para apoyar los esfuerzos del sindicato o se aliarán con la empresa. Cuando el sindicato se hace público, ya no queda espacio para la ambigüedad. Aquellos que tratan de permanecer neutrales, ayudan a la patronal al final. Sin embargo, al mirar a la sociedad en general, ¿podemos decir que este principio se mantiene?

Espana barricadaGuerra civil en España: el fascismo contra la revolución de los trabajadores

En el verano de 1936, España fue testigo de los levantamientos de la derecha y la izquierda. Los militares intentaron un golpe de estado, mientras que los anarquistas respondieron ocupando las fábricas y la tierra. Estas rebeliones dieron lugar a una guerra civil entre 1936-39. El país se polarizó no sólo entre fascistas y antifascistas, sino en una “guerra de tres vías,” basada en los intereses de clase.

Los nacionalistas eran una mezcla de tendencias contradictorias dentro de la derecha. Querían, de diversas maneras, una reestructuración radical de la sociedad basada en la ideología modernista y fascista, favorecer el poder de la Iglesia católica, la restauración de la monarquía y el separatismo regionalista. Los anarquistas, con la Confederación Nacional del Trabajo, la Federación Anarquista Ibérica y Asociación Internacional del los Trabajadores (CNT-FAI-AIT), actuaron como el polo que atrajo a la clase obrera y los campesinos hacia el comunismo libertario. Los republicanos, socialdemócratas y socialistas, en general, querían mantener el capitalismo y la democracia liberal. El Partido Comunista, en su intento por ganar el control del Gobierno, trató se ganarse el apoyo de políticos, empresarios y la Policía.

Las divisiones y contradicciones eran ineludibles en una guerra que afectó a todos los aspectos de la sociedad y obligó a todo el mundo a tomar partido. Los fascistas organizaron una sublevación ilegal contra el Gobierno elegido, creando la división en la sociedad entre quienes apoyaban al Gobierno republicano y quienes se oponían a él. Los anarquistas estaban en una posición difícil: tenían que luchar contra la sublevación fascista y adquirir armas sin reforzar el actual Gobierno. No sólo la población se polarizó con el levantamiento, también lo hicieron los antifascistas en sus diversas respuestas. Las discusiones sobre la línea de acción de la CNT son documentos muy valiosos para el IWW de hoy en día.

54th Mass detailLa Guerra Civil en Estados Unidos: esclavitud contra la libertad

Un tipo diferente de polarización se produjo en Estados Unidos, en este caso sobre la esclavitud, que condujo a la Guerra Civil americana de 1861-65. El país se dividió social y regionalmente, entre el Norte y el Sur. Los abolicionistas hicieron innumerables esfuerzos para polarizar al país sobre el sistema esclavista. Su tarea, en lo que respecta a los blancos, era mostrar los horrores de la esclavitud, obligando a los ciudadanos a elegir entre la justicia y la maldad. Con respecto a los negros, la tarea consistía en liberarlos, ya sea con libros, periódicos, formas de huida y armas.

Al igual que en el caso español, el ejército federal del Sur se alineó con los derechistas locales. La burguesía esclavista de la Confederación lideró un levantamiento contra de su propio Gobierno. Para muchos blancos, el estallido de la guerra les privó de la posibilidad de ver el conflicto desde la distancia. Se vieron obligados a tomar partido, ya sea con el Norte o con el Sur, y en última instancia, independientemente de sus propias actitudes raciales, con la abolición o con la esclavitud. Para los negros, la guerra fue una oportunidad para liberarse, ya sea como soldados en el ejército del Norte o escapando de la esclavitud para cruzar las líneas de la Unión. Muchos abolicionistas prominentes se entregaron en cuerpo y alma a la causa de la Unión, y por lo tanto apoyaron al Gobierno republicano. Caben destacar a Harriet Tubman, que trabajó como exploradora, espía y enfermera del Ejército, y a Frederick Douglass, que reclutó negros para el 54 regimiento de Massachusetts, entre ellos a sus dos hijos. El principal movimiento abolicionista, formado por un puñado de cristianos y pacifistas del Norte, y las rebeliones aisladas de esclavos, podría constituir un importante objeto de estudio para los miembros del IWW interesados en el desarrollo de la polarización.

Ambas guerras civiles proporcionan paralelismos interesantes para nuestro tiempo. Los elementos de la derecha se sienten amenazados por las reformas de los Gobiernos progresistas y recurre a la violencia abandonando la legalidad constitucional, a pesar de la santa lealtad que antes le profesaba. Al parecer, a veces estamos mucho más cerca del rechazo a la democracia liberal de la derecha de lo que lo estamos de la revolución proletaria. Para aquellos de nosotros que estamos en EE. UU. sería una situación extraña encontrarnos del mismo lado que el Gobierno en su lucha contra el fascismo, pero no es imposible y hay precedentes.

IMG_1344El IWW como agente agudizador

El pasado influye a menudo directamente en el presente. En las ferias de armas de Phoenix se puede ver a los derechistas fomentando la lucha contra los socialistas y los mexicanos. Pero dejando de lado a los locos armados de Arizona, nuestra tarea como miembros del IWW es hacer de las divisiones políticas y el odio racial una lucha basada en la clase. Nuestro objetivo es enfrentar a la clase explotada, incluidos los blancos de derecha, en contra del capitalismo. Tenemos que definir el conflicto en términos que alienten a los trabajadores a ponerse de nuestro lado: la esclavitud contra la libertad, fascismo contra la democracia, o tal vez el 1 % contra el 99 %. Debemos definir el capitalismo como el enemigo y agudizar el conflicto para que los elementos económicamente descontentos se unan, quizá sin darse cuenta, al lado de sus compañeros de trabajo y en contra de las empresas para las que trabajan. Tenemos que crear una situación en la que los trabajadores blancos tengan que preguntarse: ¿Estoy del lado de mis jefes y los políticos, el fascismo, el nazismo y la esclavitud, o estoy del lado de los trabajadores, la democracia y la libertad?

El IWW tiene una posición excepcional para agudizar la polarización del conflicto de clases. Somos los abolicionistas y antifascistas de nuestro tiempo. Tenemos el poder de crear una división de clases en la actual turbulencia y apostar por una revolución social multiracial. Para ello, tendremos que considerar numerosas tensiones: formar coaliciones o confiar en nosotros mismos como organización, centrarnos en la liberación de los trabajadores negros y morenos o bien predisponer a los trabajadores blancos en contra del sistema, exacerbar las contradicciones de los sindicatos y la izquierda u organizar la autodefensa mutua, continuar la organización sindical o desarrollar una posición más abiertamente revolucionaria.

El IWW se está posicionando lentamente para facilitar, o tal vez liderar, un poderoso movimiento de clase a nivel internacional. Debemos estar listos para convertirnos en el polo que atraiga a la clase obrera revolucionaria.

Acción de Gracias y lucha de clases

Brandon Oliver

Dos importantes campañas del IWW están dirigidas contra los abusos de las empresas el día de Acción de Gracias. Esta es una fecha de enormes ventas y grandes beneficios para el capitalismo en EE. UU., pero también un día en que los trabajadores desean pasar más tiempo con sus familias y menos horas en el trabajo.275x188xwholefoods.jpg.pagespeed.ic.bSWjITw3CK

Empleados de Whole Foods en San Francisco informaron a la empresa de su afiliación al IWW y presentaron una serie de demandas laborales el 6 de noviembre. Un grupo de 30 trabajadores dejaron sus puestos y entregaron sus demandas a la dirección de la empresa en nombre del sindicato, entre ellas una subida de 5 dólares por hora para todos los empleados. Cualquiera que haya trabajado en Whole Foods sabe que esta compañía ejerce un control excesivo sobre los trabajadores para aumentar la productividad laboral, incluso más que otras cadenas de supermercados. Así, dejar de trabajar para entregar sus demandas debió ser un acto de valor para los empleados que lo hicieron.

Continúa leyendo Acción de Gracias y lucha de clases

Por una guerra social en todos los frentes

Pañuelos Rojos

Las reformas neoliberales en México, aplicadas en muchas partes del mundo bajo los auspicios del FMI, la OMC y el BM, son reestructuraciones del contrato mediador entre las élites y la clase trabajadora en forma de nuevas leyes, reformas a la Constitución, nuevas formas reguladas de explotación, etc.

Se intenta dar una nueva vuelta de tuerca que legitime la dominación con un pacto reformado para garantizar un modo de gobernar y gestionar la crisis en un entorno globalizado y multipolar. La finalidad es asegurar las ganancias y la acumulación de riqueza sin importar desposeer y contribuir a la precarización de millones de personas, ni llevarnos a un inminente colapso ambiental.

Esto debe ocupar a los libertarios de todas las tendencias, debe hacernos pensar sobre lo que sucede, incluso poner en entredicho si nuestros métodos organizativos y formas de lucha son suficientes para provocar una transformación, o si por el contrario estos no se han convertido en instrumentos de la política de los poderosos.

De antemano debemos establecer que, siendo nuestra finalidad anárquica y antiautoritaria, contra el Estado y en favor de la autonomía, hemos de plantear la organización e intervención en términos de independencia y respeto de la autonomía de cada grupo.

Comprendiendo que el régimen social capitalista no es el mismo de hace cien años, que en esta etapa posindustrial y globalizada este se organiza como una red y está cada vez más descentralizado, debemos transformar las formas de organizarnos y aceptar que luchamos en desigualdad de condiciones y que incluso vamos perdiendo.

Protesta de trabajadores latinoamericanos en Londres

Si el capital multinacional es hegemónico y deja la función policial y militar a los Gobiernos nacionales y la manipulación mental a los medios de comunicación masivos e internacionalizados, si el Estado-capital solo se reestructura reproduciéndose en el espacio, entonces las redes de dominación impregnan toda la vida social.

Continúa leyendo Por una guerra social en todos los frentes

El guanaco y Los Héroes

unnamed (1)

Hoy les presentamos una ilustración de Monica Kostas, miembro del IWW en el sur de Florida, que cuenta también una anécdota sobre la picardía con que la juventud chilena llama a la policía, esos monstruos que dicen mantener el orden en nombre de la patria.

Monica Kostas

Ya me estaba yendo. Después de una semana tranquila en Santiago iba a tomar el avión que me llevaría al otro lado de la cordillera.

Hacía un calor terrible. Era como la una de la tarde y estaba en la estación Los Héroes, subida al autobús que iba al aeropuerto. En la fila de delante había un solo asiento y ahí estaba yo, viéndolo todo por la ventana gigante del autobús que parecía una pantalla de alta definición, mostrando la realidad de ese miércoles. Pasaban los minutos y no salíamos de la estación. Había un pequeño problema: un par de cientos de personas, jóvenes y estudiantes, estaban protestando.

El chofer miraba el espectáculo como si fuera un anuncio de publicidad que ha interrumpido su programa de televisión favorito. «Otra vez», dijo. Ansioso pero tranquilo, buscaba un lugar por donde salir con el autobús. Pero no podíamos movernos ya que teníamos a los ratis (la policía) alborotada frente a nosotros y diciéndonos que nos quedáramos donde estábamos.

La situación no parecía grave. Solamente era gente en la calle, deambulando, juntándose, gente joven riéndose, encontrándose con sus amigos… hasta que la calma terminó con la llegada de los tanques de los carabineros (policía).

Fuertes chorros de agua salían de estas enormes cajas de metal a las que la gente llama “guanacos” porque escupen a los manifestantes.

Al dispersar varios grupos de personas, algunos quedaron atrapados en las garras de las “tortugas ninja” (carabineros ataviados con todo tipo de accesorios antidisturbios) que, como los chorros de agua, llegaban a montones y con paso firme.

Después de unos minutos, los policías que dirigían el tráfico nos ordenaron de salir de ahí. El chofer, con todo gusto, levantó la mano como diciendo «Graciaaa», y nos fuimos de inmediato. Yo no quitaba los ojos de la calle mientras se hacía indeleble la imagen de unos carabineros golpeando a un pibe (muchaho) para llevar al calabozo.

Si hay algo gracioso en todo esto son los nombre que la gente les da a estos demonios: las tortugas ninja, el guanaco, el zorrillo (otro camión que dispara gases lacrimógenos y otros cócteles o menjunjes venenosos, lo que les parezca ese día). El nivel de la maquinaria y los equipos antidisturbios es excesivo, absurdo e innecesario. Por eso solo se les puede calificar con burla. Así, la juventud chilena le encuentra la vuelta a esta policía militarizada del Estado y logra con simpatía hacer de esta tragedia una burla de los “pacos culiaos” (forma despectiva de llamar a la policía en Chile).

Publicado en el blog de IWW Miami

https://iwwmiami.wordpress.com/2015/01/13/el-guanaco-y-los-heroes/

Imágenes de la militancia, el trabajo y la depresión

Graeme M.

Se trata del trabajo. O sea, del trabajo malísimo y precario, siempre ganando por debajo del mínimo después de pagar las cuotas del sindicato (era miembro de CUPE, el Sindicato Canadiense de Empleados Públicos, y de UFCW, el Sindicato de Trabajadores de Alimentación y Comercio). Por ejemplo, CUPE funciona como cualquier empresa, aunque con un discurso diferente. Siempre hablan de justicia social y de las dificultades de la vida de la clase trabajadora, pero no dudan en descontar sus cuotas de los sueldos de personas que ganan justo el mínimo, dejándolos aún más pobres y sin ninguna representación laboral. Es una organización increíblemente hipócrita. De igual manera que las grandes empresas, solo protege los intereses de sus burócratas profesionales y deja a sus afiliados de base en condiciones muy precarias.

En este contexto, con todo el estrés, la preocupación por el dinero y trabajando hasta las 23:00 para volver a las 6:00 del día siguiente, viene la depresión. Empieza lentamente, durmiendo mucho o muy poco, con el aislamiento, sin hablar con nadie… y al final acabo faltando al trabajo. Después de una semana sin salir de casa vuelvo al trabajo, limpiando un centro comunitario del Ayuntamiento de Toronto. Al entrar en el edificio el jefe me pilla de inmediato y me saluda:

«Hola Graeme, ¿qué tal? No te vemos hace mucho», dijo mi jefe.
«Disculpe. Estaba enfermo y no he salido de casa en toda la semana», contesté.
«Sabes que necesitas una baja médica, ¿verdad?»«Sí lo sé. Lo que pasa es que todavía no he ido al médico. ¿Se la puedo dar mañana?»
«Sí, sí. Está bien. Pero como no sabíamos si ibas a venir hoy, te remplazamos por alguien. Así que no hace falta que te quedes. Puedes volver mañana con la baja médica».

Continúa leyendo Imágenes de la militancia, el trabajo y la depresión