Piénsalo: Una introducción a los Trabajadores Industriales del Mundo (I.W.W.) Parte 1

“Piénsalo” es una traducción de Think it Over: An Introduction to the IWW, una guía intoductoria de los Trabajadores Industriales del Mundo. Publicaremos el folleto en dos partes: la primera hoy, y la segunda en la semana que viene.pi_nsalo-_una_introducci_n_a_los_trabajadores_industriales_del_mundo-1.300x0

Folleto escrito por Tim Acott, y traducido por Andrea Velasco.
Publicado por el Local de Miembros Generales de Portland del IWW.

 

SOLIDARIDAD

Los trabajadores tenemos una sola opción en la economía de hoy. Necesitamos resistir, con todas nuestras fuerzas, al programa de las grandes empresas que buscan profundizar la pobreza de los trabajadores.

Por la primera vez en la historia moderna, las ganancias crecen mientras los sueldos y los beneficios bajan.  En el pasado, las ganancias y los sueldos se relacionaban, aun cuando eran desiguales.  Hoy en día el juego ha cambiado.  Una ola de pobreza nos espera si no nos levantamos en contra de ella.  Las condiciones de trabajo que vemos hoy en Asia y Centroamérica indican el futuro de nuestros propios trabajos en las “Democracias Occidentales.”

La única esperanza que tenemos para detener esta ola de miseria es la herramienta de la solidaridad. Cada trabajador debe levantarse junto a otros trabajadores, no importa donde sea que vivan o de donde vengan, no importa si son hombres o mujeres, jóvenes o mayores, debemos levantarnos juntos.

La perdida de un trabajador es la perdida de todos, y la victoria de una parte de la clase obrera es la victoria de todos.

Debemos levantarnos juntos.  Debemos rechazar la compra de productos hechos por trabajadores vendidos, debemos rechazar el trabajo cuando hay huelga. Debemos extender nuestras manos a través de las fronteras y los océanos.  Debemos apoyar la lucha de cada trabajador como si fuera la nuestra, porque lo es.

Juntos podemos ganar.  Juntos podemos hacer que este sea un mundo mejor para vivir, para criar a nuestros hijos, para pasar nuestra vejez.

TODO TRABAJADOR NECESITA UNA UNIÓN

En los últimos años la membresía en los sindicatos ha decaído.  Esto no es sorprendente, dada la burocracia del movimiento sindical y el gran numero de vendidos; la mayoría de los trabajadores de hoy no tienen mucha fe en los sindicatos.

No obstante, existe la necesidad de tener una organización de clase obrera que defienda los intereses de los trabajadores.  Esa es la unión.  La necesitamos. Nadie mas se levantará por nosotros.   Los partidos políticos nos cortejan por nuestros votos y donaciones, pero solo el dinero habla, y por ahora, son los patrones los que tienen el dinero.  Ellos le dan el tono a la política. Nuestra única opción es la unión.

organizefishNecesitamos construir estas uniones bien.  Necesitamos construirlas de una manera que las podamos controlar, para que podamos confiar en ellas, para que sirvan nuestras necesidades, y no las necesidades de patrones y burócratas y politiqueros.  Eso significa construir una unión democrática.   Significa tener oficiales elegidos y sujetos a revocatoria, que tengan que reportarse directamente a los trabajadores.   Significa que todas las decisiones importantes son hechas directamente por la membresía.  Significa que cualquier empleo o acción o huelga es controlada y negociada por los trabajadores en sus lugares de trabajo.  Significa informes claros sobre todo asunto de finanzas y el control de los trabajadores sobre los fondos de la unión.

Significa hacer las cosas de una manera distinta a la de los sindicatos.  Significa hacer las cosas de la manera que las hacemos en los Trabajadores Industriales del Mundo (I.W.W.).

DEMOCRACIA EN LA UNIÓN

Los sindicatos de la mayoría de trabajadores hoy en día, si es que son miembros de algún sindicato, son unas de las organizaciones mas anti-democráticas del mundo.  Los oficiales son apuntados, no elegidos.  Los contratos son negociados en secreto y presentados a los trabajadores para que los aprueben.  Los sindicatos locales reciben ordenes de los sindicatos internacionales. Los gerentes de los sindicatos están en sus plazos por vida, sin necesidad de regresar al lugar de trabajo, si es que alguna vez trabajaron en él.

¿Es sorprendente que la membresía en los sindicatos ha bajado y que la confianza de los trabajadores en sus lideres no existe? ¿Es sorprendente que estamos perdiendo las victorias de las luchas del pasado? ¿Es sorprendente que el trabajador vendido y el contrato, el burócrata ladrón y rico del sindicato, son lo que se relaciona con el movimiento laboral de hoy en día, mientras que el trabajador que es luchador social es visto como un concepto del pasado?

Para poder defendernos y a nuestras familias necesitamos juntarnos y crear una unión.  Necesitamos combinar nuestra fuerza para enfrentar a los ricos y sus gobiernos.  Necesitamos una unión, pero la unión necesita ser una unión democrática.  ¿De que otra manera podremos defender nuestras necesidades y no las de nuestros patrones?  De que otra manera podremos controlar nuestras luchas, escoger nuestras metas y los temas que nos interesan.  Necesitamos uniones democráticas, controladas por los trabajadores; una democracia directa y de trabajadores que luche nuestras luchas.   Ningún sindicato burócrata se ha levantado con los trabajadores, y ninguno lo hará.  Necesitamos levantarnos nosotros mismos, juntos, en una unión democrática.  Si no podemos controlar nuestra unión y su liderazgo, entonces no podemos confiar en ellos.  Es así de simple.

LA ACCIÓN DIRECTA

La acción directa se define como el uso de cualquier herramienta, táctica o estrategia que uno mismo pueda controlar.  Significa utilizar tácticas que resuelvan los problemas de una manera directa.  Es directa, simple, y puede confiar en ella.  Es exitosa o falla, dependiendo de lo buena que sea su idea, la fuerza con la que la aplique, y lo apropiada que sea la situación.

Votar por candidatos que prometen resolver sus problemas por usted no es una acción directa. Ir a la huelga, trabajar lento, parar de trabajar, estas son acciones directas.   Protestar de manera simbólica con el propósito de obtener la atención de los medios, con la esperanza de que esto cree apoyo y simpatía por su causa, esto no es acción directa, no importa cuales sean sus tácticas de protesta.  Hacer huelga junto a distintos trabajadores, de otros lugares de trabajo, de otra nación, estas son acciones directas.

Toma solo un breve vistazo a la historia para entender que lo que nos dan nos lo pueden quitar.  Los únicos éxitos que podemos esperar mantener son los que tomamos y defendemos con nuestras propias manos y corazones.  Esas migajas que nos lanzan de vez en cuando los ricos y sus gobiernos siempre nos las quitan.

folletos del IWWEl gobierno sirve los intereses de las clases en el poder, y siempre lo hará. En el futuro, podemos esperar obtener lo mismo que ya nos han dado: unos restos de vez en cuando, para confundirnos y debilitar nuestro compromiso; pero sobre todo, debemos esperar una patada y el sonido de rejas cerrándose.  La acción directa, junto con la solidaridad, igualan al éxito.

Las únicas tácticas de lucha y defensa en que podemos confiar son las que nosotros, el pueblo trabajador, controlamos.  La acción directa obtiene los frutos.  Para defendernos necesitamos levantarnos nosotros mismos.

WOBBLE ES UN VERBO

El valor esencial de la unión se encuentra en lo que puede hacer. Lo que puede hacer para usted y los suyos y los de su clase.  Lo que usted puede hacer con ella. Como la puede utilizar para lo que necesita hacer.  Hacer es un verbo. Es de acción que estamos hablando.

Cuando nos unimos en el trabajo para resolver nuestros problemas comunes utilizando la fuerza compartida de nuestra acción común, estamos haciendo algo.  No estamos hablando de ello, aun cuando es importante hablar, y no estamos leyendo o pensando sobre ello, no estamos buscando hacer publicidad o un espectáculo, aun si estas cosas son importantes en su debido tiempo.  Estamos actuando. Haciendo. Somos sujetos, para ponerlo en términos gramáticos, y el problema es nuestro objeto, sobre el cual juntos actuamos para cambiar.   Esa es acción. Un verbo.

En los trabajos de construcción el verbo “to wobble” (tambalear) es utilizado para describir una acción de grupo que busca resolver un problema en el trabajo, un problema con el patrón, como tienden ser los problemas de trabajo.  Hacer que el trabajo wobble es salir, trabajar lento, ir juntos a discutir con el patrón sobre las horas de trabajo, unirse para resolver los problemas de manera directa.  De eso es lo que se trata.

Ocurre todo el tiempo, en todas partes.  Es una parte necesaria de la vida diaria en el trabajo.  Usted también lo puede hacer.  Usted y sus compañeros trabajadores, en su trabajo, también pueden tambalear la situación para mejorarla.  Eso es control en el trabajo, y eso es lo que debemos establecer y proteger, por nuestra seguridad y salud, para asegurar una buena compensación por nuestro valioso tiempo, por divertirnos y ganar y descansar del aburrimiento y la soledad que domina nuestras vidas en el mundo moderno del trabajo.

La clave para wobble bien es la unión.  Esa pequeña unión significa cooperación y esfuerzo coordinado entre compañeros, gente con las mismas necesidades y circunstancias; por ejemplo, la gente con que trabajo todos los días.  Solos somos débiles y poco efectivos.   Juntos nuestro poder es increíble.  Solo tenemos que organizar y manejar este poder, por el beneficio común, para hacer de este mundo un lugar mejor.  Juntos podemos ganar. Solo tenemos que hacerlo. Actuemos ahora.

logo del IWW

 

Anuncios

Los orígenes del modelo sindical argentino: I. 1896-1901

Origenes_del_modelo_Sindical_TapaHoy presentamos la primera sección del libro “Los orígenes del modelo sindical argentino: 1896-1945”, escrito por Leonardo Elgorriaga de la FORA en Buenos Aires. En esta primera parte del texto el autor cuenta la influencia de la estructura partidaria y el Partido Socialista en el movimiento sindical, y los comienzos de la organización obrera libertaria en las paginas del periódico “La Protesta Humana”.

Cada lunes publicaremos la siguiente parte de “Los orígenes del modelo sindical argentino” en una serie sobre el movimiento obrero revolucionario en la región argentina.

Por: Leonardo Elgorriaga

Libro publicado por: La Sociedad de Resistencia de Oficios Varios Capital, Federación Obrera Regional Argentina (F.O.R.A. – A.I.T.)

Introducción:

El objetivo del presente trabajo es analizar los hitos históricos fundamentales que llevaron a la implementación del modelo sindical actualmente vigente. Para ello se analizará el primer movimiento sindical existente en nuestro país y los acontecimientos, tanto a nivel local como internacional, que propiciaron la instauración del actual modelo a partir del dictado del decreto 23.852/45. En el presente trabajo se estudiarán prácticas, principios y significados del movimiento sindical totalmente abandonados en la actualidad. También se estudiará el proceso de resignificación de esas prácticas y principios a partir de la intromisión del Estado en la conformación del movimiento sindical. Se analizará la problemática de la unidad, y la dicotomía entre unidad real y unidad formal. Finalmente se tratará también la relación Estado-sindicato desde una perspectiva crítica. El propósito del presente trabajo es aportar nuevos elementos aún no considerados para la puesta en crisis del actual modelo, denunciando los verdaderos motivos de su implementación y las consecuencias que el mismo trajo para el movimiento sindical argentino.

El Partido Socialista y un movimiento sindical dentro de la estructura partidaria:

El 28 de junio de 1896 tuvo lugar el Congreso Constituyente del Partido Socialista Obrero Argentino (luego Partido Socialista -PS-). La actuación del PS en sus primeros años de existencia estuvo claramente signada por los acontecimientos ocurridos en el seno de la IIa Internacional, en la división producida dentro de esta última entre ortodoxos (Engels, Kautsky, Bebel, etc.) y revisionistas (Bernstein). Estos últimos planteaban la posibilidad del ingreso gradual al socialismo mediante reformas legislativas parciales, mientras que los llamados ortodoxos defendían la necesidad de la revolución violenta. Ambas corrientes planteaban por igual la necesidad de que los trabajadores obtengan mejoras inmediatas en sus condiciones de vida a través de reformas legislativas. Ya en su Primer Congreso celebrado en París en julio de 1889, la IIInternacional reclamaba a los Estados una legislación protectora del trabajo que reconociera los derechos más elementales de los trabajadores1. La IIa Internacional alentó la formación de partidos socialistas nacionales para participar activamente en la vida electoral de cada país y obtener así representantes socialistas dentro de los respectivos parlamentos.

Asamblea del Partido Socialista Argentino, 1904

El PS en nuestro país tuvo desde sus orígenes un claro perfil reformista impulsado principalmente por el ala justista del partido, viendo en la lucha parlamentaria el principal medio para la obtención de mejoras para los trabajadores. Es por ello que en los primeros años de existencia la actuación del PS estuvo abocada principalmente a la ampliación de los derechos políticos de los trabajadores, la nacionalización de los inmigrantes y la lucha contra el fraude electoral. La preponderancia de la lucha parlamentaria llevaba a un segundo plano la lucha sindical, debiendo estar esta última subordinada a la primera en la búsqueda del reconocimiento de los derechos políticos de los trabajadores y la obtención de leyes protectoras del trabajo. En su Congreso Constituyente el PS declaraba: “El Congreso Socialista considerando que el único medio de obtener una buena legislación sobre el trabajo es el empleo de la acción política, declara: Que las sociedades gremiales y la Federación2 deben públicamente recomendar a sus miembros voten en las elecciones por el Partido Socialista Obrero que reclama esa legislación protectora del trabajo”3. Esta subordinación del sindicato a las estrategias parlamentarias del partido implicaba un rechazo abierto a las formas de lucha insurreccionales llevadas adelante por los sindicatos a través de la huelga general revolucionaria, prefiriendo por el contrario la utilización moderada de la huelga en relación siempre con el programa adoptado por el partido. En lo que hace a la organización gremial, los primeros estatutos del PS establecían la integración orgánica de las asociaciones gremiales a la estructura del partido, por lo que la actuación de aquellas estaba subordinada a la dirección de los propios órganos del partido. Si tenemos presente que los Congresos partidarios se realizaban cada dos años, la preponderancia del Comité Ejecutivo Nacional en la marcha diaria del partido era evidente ya que tiene entre otras facultades “Dirigir la propaganda nacional y el control de la propaganda hecha por las organizaciones locales”. Asimismo, los estatutos establecían que “La carta orgánica de las agrupaciones socialistas provinciales o locales deberán ser aprobadas por el Comité Ejecutivo Nacional, como garantía de concordancia con estos estatutos”. Se reducía notablemente así la autonomía de las agrupaciones provinciales o locales, planteando por el contrario una estructura jerárquica que concentraba el poder de decisión en sus órganos nacionales.

Pero los estatutos no sólo establecían la integración de las asociaciones gremiales a la estructura jerárquica del partido y la adopción de su programa de acción, sino que además establecían los lineamientos generales sobre la forma de organización de esas asociaciones. Los estatutos establecían al respecto que “Las sociedades gremiales adherentes al Partido deberán formar parte de la Federación nacional del oficio, si la hay, o adherirse a ella si llega a formarse”. También establecían que “Nunca se reconocerá dos o más sociedades del mismo oficio en una localidad, sin estar confederadas entre sí”. La organización sindical propuesta por el PS consistía en una fuerte unión orgánica a nivel nacional de base corporativa. Los intentos del PS de fundar una federación obrera se verán postergados hasta el surgimiento de la UGT (Unión General de Trabajadores) luego de que los socialistas se retiren definitivamente de la FORA.

La organización obrera según Pellico:

Antonio Pellicer Paraire nació en Barcelona el 23 de febrero de 1851. Como obrero tipógrafo ingresa a los 12 años de edad al Sindicato de Tipógrafos de esa ciudad, viendo al poco tiempo morir a su padre en una manifestación popular. En 1868 ingresa a la Federación de Trabajadores de la Región Española, sección de la Primera Internacional (AIT) en ese país, donde su tío y primo4 ocupaban el cargo de secretario y presidente respectivamente. También ingresa ese año a la Alianza Bakuninista, organización secreta de carácter anarquista. Entre los años 1872 y 1875 se ve obligado a exiliarse y recorre México, Cuba y los Estados Unidos. En 1879 ingresa en la Sociedad de Tipógrafos de Barcelona, y en 1881 se afilia nuevamente a la Federación de Trabajadores de la Región Española reorganizada ese mismo año. En esta última será miembro de su Comisión Federal entre los años 1882 y 1888.

"Pellico" - Antonio Pellicer Paraire
“Pellico” – Antonio Pellicer Paraire

En 1891 Antonio Pellicer Paraire se radica definitivamente en nuestro país y se incorpora como columnista en el periódico anarquista La Protesta Humana bajo el seudónimo de “Pellico”. A partir del 17 de noviembre de 1900, Pellico comienza a publicar en las páginas de dicho periódico  una serie de doce artículos titulados “Organización Obrera”, en los cuales proyecta un modela de organización sindical basado en su larga experiencia dentro de la Internacional Española. Estos artículos finalizan contemporáneamente con el llamado Congreso Obrero a realizarse el 25 de mayo de 1901 en el cual quedará constituida la FORA. Siendo verdaderamente un desconocido para la historia argentina, la influencia del modelo proyectado por Pellico sobre la forma de organización que adoptará la FORA es incuestionable.

En uno de sus artículos Pellico señala que los principios de toda asociación obrera son: Acratismo, Libre pacto, y Solidaridad. Estos principios se sintetizan en el llamado “Pacto de Solidaridad”: “El Pacto de solidaridad encierra en su solo título los tres principios esenciales a toda asociación obrera de aspiraciones progresistas que enumerábamos en el segundo artículo: Acratismo, Libre pacto, Solidaridad; esto es: la libertad siempre mantenida por el individuo y por la colectividad; inteligenciarse, convertirse seres libres para realizar juntos sus propósitos, en disposición siempre de adoptar los medios o los modos más adecuados según las circunstancias aconsejen; y solidarizar todos los esfuerzos para el mejor éxito, apoyarse mutuamente con humanismo, con compañerismo, con fraternal espíritu, practicando, en una palabra, la solidaridad”5. De esta manera, el acratismo viene a ser el principio que libera a la organización de todo principio de autoridad, el libre pacto es el principio que excluye toda idea de una estructura rígida y vinculante para los trabajadores, y la solidaridad es el principio de una unión real entre los mismos para el logro de los objetivos propuestos.

Para Pellico el libre pacto viene a oponerse a la idea de una organización definida por ley o mediante estatutos rígidos y vinculantes que someta así la voluntad de los asociados: “…acontece con toda reglamentación con carácter permanente, que vicia y perturba y desvía los más bellos propósitos. La experiencia, pues, ha enseñado que lo que importa no es la buena ley, el buen estatuto, al cual deben sujetarse los individuos, sino un modo, una manera, un régimen para entenderse los individuos que se congregan para la realización de un determinado objetivo, régimen viable a lo infinito, según condiciones y circunstancias”. Asimismo, opone el acratismo con el principio de autoridad a través de la oposición entre centralización y descentralización administrativa: “En las sociedades obreras la explotación y el despotismo se entronizan por medio de la centralización administrativa y de la concesión de facultades a las juntas administradoras. Con pretexto de poder obrar enérgicamente y de libertad de acción, se erigen, los que debieran ser compañeros encargados de la administración, en directores, presidentes, en un poder ejecutivo, a modo de los gobiernos políticos, valiéndose de los mismos medios que éstos recabando para sí toda la autoridad y todos los recursos gobernar a sus anchas, como si pudiera admitirse el sofisma de que para realizar el bien del pueblo (o de los asociados) fuese indispensable, forzosa la tiranía. La descentralización administrativa de la sociedad es, pues, una garantía para el asociado, y a la vez el mejor sistema para que se hagan bien las cosas, así como en la industria la perfección del producto se realiza por medio de la división del trabajo”. Apelando a una coherencia entre fines y medios agrega que: “Para aspirar al bien y a la libertad no puede adoptarse un procedimiento de cuartel o convento, porque nunca se alcanzaría sino despotismo. La libertad se posee ejercitándola. Y engañan, mienten, sobornan, embaucan, traicionan a los obreros quienes les predican emancipación y los sujetan a un reglamento autoritario y los entregan como rebaño de ovejas a una junta administradora convertida en poder ejecutivo, con facultades y prácticas de gobiernos y gobiernos despóticos”6.

Tapa del N° 1 de La Protesta Humana
Tapa del N° 1 de La Protesta Humana

El Pacto de Solidaridad es entonces el medio para que los trabajadores unan sus fuerzas sin sujetarse a la autoridad de nadie, sin delegaciones ni concentraciones de poder de ningún tipo, ni tampoco sujetarse a reglas rígidas y vinculantes. La voluntad expresada en dicho pacto implica una participación activa de los trabajadores en la vida interna de los gremios conforme a la noción de acción directa, evitando así el quietismo de una delegación innecesaria: “Siendo la asociación gremial un producto de voluntades para fines determinados, deben estas voluntades ser activas; es decir, que cada uno y todos trabajen por el objetivo propuesto, y no permitir que unos se encarguen de hacerlo todo, y otros sean indiferentes a todo trabajo, porque ello acarrea o víctimas de los indolentes o mandarines de todos”7.

Para Pellico ese modo, manera o régimen que brinda el Pacto de Solidaridad se realiza a través del sistema federativo de organización, en donde “La solidaridad entre los individuos federados se practica de un modo directo, y sin la ingerencia de ningún poder; y la propaganda y organización quedaran libradas a la acción de las colectividades directamente, no dependientes de la voluntad de determinados individuos, salvo especialísimos casos, por común conveniencia de la federación”8. Se puede apreciar así la gran diferencia entre el modelo de organización proyectado por Pellico con la estructura partidaria expresada en los estatutos del PS antes mencionados, ya que en este último caso la propaganda y acción política del partido era dirigida por el Comité Ejecutivo Nacional en desmedro los comités locales. Por el contrario, en el sistema federativo la propaganda y acción de cada entidad federada es dirigida por ella misma, manteniendo así su más absoluta autonomía sobre su propia actuación. La diferencia entre uno y otro modelo también se expresa en la diferente concepción entre un Comité Ejecutivo y una Comisión Federal: “Ninguna centralización de fondos ni de poderes en esta federación subsisten; la comisión federal es convertida en una especie de oficina de relaciones meramente. Las operaciones de resistencia no se sujetan a sanciones o autorización de ninguna clase. Todos los asuntos quedan sometidos a las entidades pactantes, en uso de su libertad y soberanía, sin exhibición alguna. La Comisión Federal no es mas que lo que debe ser: una comisión servidora de los intereses generales, no gobernadora”.

Es importante destacar la doble naturaleza o función que cumple la organización gremial para Pellico. En primer lugar, las asociaciones gremiales cumplen una función económica en su lucha contra la patronal destinada a la obtención de mejoras inmediatas; y en segundo lugar, las asociaciones gremiales cumplen una función revolucionaria destinada a lograr la completa emancipación de los trabajadores. Ambas funciones tienen dentro de la organización federativa dos tipos de organizaciones diferentes: la función económica es llevada adelante por la federación de oficio, en cambio, la función revolucionaria es llevada adelante por la federación local. La primera nuclea a sociedades gremiales de distintas localidades pertenecientes a un mismo oficio o actividad. La segunda nuclea a todas las sociedades gremiales de una misma localidad independientemente del oficio o actividad que representan. Se puede apreciar que la federación de oficio tiene como límite de actuación el oficio o actividad que representa, siendo por lo tanto una unión de tipo corporativo con un claro perfil reformista ya que sólo puede aspirar a obtener mejoras para ese oficio o actividad. En cambio, la federación local no tiene ningún límite de actuación de tipo corporativo, disolviendo por el contrario toda diferenciación de tipo profesional, teniendo como límite de actuación sólo el espacio territorial en el que se circunscribe. Esta única limitación se supera según Pellico con la unión de todas las federaciones locales de un país en una federación regional, y finalmente, las de todos los países en una federación internacional. El carácter revolucionario de la federación local procede del hecho de que supera la diferencia artificial entre grupos profesionales, permitiendo una unión basada exclusivamente en el origen de clase y que responde a la reivindicación histórica de los trabajadores: “La federación local, partiendo del concepto del trabajo, y funcionando como organismo social, sienta las bases de la sociedad del porvenir. Merece, pues, tal organización los cuidados y celo de todos los trabajadores, porque integra la comuna revolucionaria y la comuna libre”9.

Si bien la FORA no adoptará el mismo pacto de solidaridad elaborado por Pellico, el que finalmente adopte respetará los grandes lineamientos trazados por este último: sistema federativo, autonomía de las asociaciones de base, Comisión Federal como centro de relaciones, federaciones locales y de oficio, etc. La impronta ácrata trazada por Pellico como principio de la organización gremial se completará recién en su Vº Congreso cuando la FORA adopte el comunismo anárquico como doctrina.

Notas:

1) Godio Julio; Los orígenes del movimiento obrero, CEAL, 1971, p. 148

2) La declaración hace referencia de una tentativa de Federación Obrera impulsada en 1896 que finalmente fracasó.

3) Oddone Jacinto; Historia del socialismo argentino, CEAL, 1983, Tomo I, p. 63

4) El primo era Rafael Farga Pellicer y fue delegado español en los Congresos de Basilea (1869) y de La Haya (1872) de la Primera Internacional. En este último Congreso fue uno de los delegados que votó en contra de la expulsión de Bakunin. Luego participaría como delegado en el Congreso de Bruselas (1874) de la Internacional Bakuninista con el seudónimo de J. Gómez.

5) La Protesta Humana; Año IV, Num. 102, 8 de diciembre de 1900, p. 2

6) La Protesta Humana; Año IV, Num. 103, 15 de diciembre de 1900, p. 2

7) La Protesta Humana; Año IV, Num. 100, 24 de noviembre de 1900, p. 2

8) La Protesta Humana; Año V, Num. 105, 5 de enero de 1901, p. 3

9) La Protesta Humana; Año V, Num. 107, 19 de enero de 1901, p. 2

FORA rojo y negro

La huelga como herramienta de lucha

Folleto publicado por: La Sociedad de Resistencia Oficios Varios Capital, adherida a La Federación Obrera Regional Argentina (F.O.R.A.)FORA bandera

La huelga es la interrupción colectiva de la actividad productora por parte de los trabajadores y es la herramienta que tenemos para ejercerle presión a los patrones con el fin de exigir nuestras demandas y de conquistar nuestras reivindicaciones. Sin embargo, los medios de comunicación masivos influencian a la gran mayoría de la población para que se identifiquen con los intereses patronales y no con los intereses económicos de los trabajadores, logrando así que la huelga sea reprobada y deslegitimizada públicamente.

Y por si esto no fuera poco, el modelo sindical que tenemos en Argentina no colabora bajo ningún concepto para que los trabajadores participemos y seamos protagonistas de las huelgas que se realizan, sino que siguen alimentando el discurso burgués de los políticos y empresarios para que la sociedad rechace estos métodos de acción.

 

El significado de la huelga en la sociedad actual

Para conseguir que la huelga sea mal vista y se distorsione su concepto, los medios de comunicación utilizan distintas estrategias. Por un lado, ya no la llaman “huelga”, sino ”paro” dándole una connotación menos confrontadora y enfocada simplemente en “no concurrir al trabajo”, evitando cualquier intento de que la medida de fuerza sea un punto de encuentro, debate y decisión de los trabajadores que ejercen dicha acción. Por otro lado, construyen una legitimación social del trabajador que boicotea la huelga (que desde siempre hemos llamado “carnero”), que quiere ejercer su derecho a trabajar a costa de la lucha colectiva, y que obviamente disfrutará de las conquistas obtenidas sin haber arriesgado nada.

Exponiendo las dificultades que tuvo para cumplir con su horario laboral, los medios masivos lo muestran como el ciudadano ejemplar que todos debemos ser. De esta manera se fomenta la traición, el individualismo y el beneficio propio, eternos ideales de las clases poderosas, y contrarios a los ideales de solidaridad y emancipación social que nosotros buscamos construir entre los explotados. Y por último construyen la imagen del trabajador que realiza una huelga como alguien que no tiene ganas de trabajar sin ningún tipo de fundamento, cuando en realidad, razones nos sobran para detener cualquier actividad del sistema productivo y mercantil. Toda esta maquinaria de los medios de comunicación influyen directamente en el trabajador para que no solo no luche por sus intereses e incluso se posicione en contra de ello, sino también para que no tenga noción del potencial que puede llegar a conseguir si se organiza con sus compañeros de trabajo. La propaganda masiva en contra de los huelguistas y de toda medida de acción directa de los trabajadores, favorece también a que éstos dejen su voluntad y decisión en dirigentes sindicales que ostentan la representación gremial, negociando en nombre de todos y apropiándose de las herramientas de los trabajadores, dándole una legitimidad social al modelo sindical imperante.

 

El uso Político de la huelgaFORA sala

Los trabajadores padecemos un modelo sindical autoritario y vertical donde la decisión de convocar a huelga es propiedad de las distintas dirigencias sindicales. Esta decisión la llevan a cabo cuando lo creen conveniente de acuerdo a sus intereses y cuyos reclamos siempre son insuficientes para encauzar nuestras verdaderas necesidades. Los sindicatos a veces pueden consultar o pueden aceptar cierta participación limitada de los trabajadores, sobretodo cuando hay mucha presión desde los lugares de trabajo, pero nunca es decisiva, ya que por la estructura vertical y el principio de representación, la dirigencia tiene la última palabra. A los trabajadores nos organizaron de tal manera que los sindicatos funcionan sin nuestra participación, debemos acatar cualquier medida o decisión que tomen los que nos representan por ley. Esta representación está hecha a imagen y semejanza del sistema político demócrata, siendo el sindicato con más afiliados el que representa a todos los trabajadores, estén afiliados o no a ese sindicato mayoritario; y la organización interna del sindicato, en la gran mayoría de los casos, escapa a la decisión de los trabajadores, incluso de los que están afiliados.

Como consecuencia de esto, en lugar de entenderse por el concepto que describimos al principio, la huelga pasa a ser una facultad especial otorgada por el Estado a un sindicato en particular. Esta forma de organización vertical naturaliza que sean los dirigentes sindicales los que tienen la decisión exclusiva de convocar a huelga y de negociar todo lo referido a aumentos de sueldo y condiciones laborales, logrando que esta herramienta deje de ser utilizada por los trabajadores y pase a ser potestad de los sindicalistas profesionales. Sin ir más lejos, naturalizada esta situación, la huelga es utilizada como amenaza y como medida de presión de los sindicalistas para obtener beneficios políticos, ya sean personales o para alguna oposición partidaria, ya que no necesitan tener aprobación de los trabajadores que representan. A raíz de todo esto, ambas partes dirigenciales obtienen un beneficio mutuo, ya que no sirve solo para que los sindicalistas reafirmen su poder, sino también para que los empresarios puedan mantener la estructura actual de explotación. Prefieren conformarnos con aumentos de sueldo migaja o con algún cambio en el convenio colectivo, antes que arriesgarse a que los trabajadores descreamos de los dirigentes sindicales y nos agrupemos por voluntad propia construyendo Organizaciones horizontales que no puedan controlar.

 

El Estado y la huelgaFORA petroleros

En todo esto el Estado cumple con dos funciones muy especificas. Por un lado es un aparato de conciliación de clases para reproducir el sistema de desigualdad imperante, y por otro lado hace las veces de patrón de una empresa. En tanto conciliador o árbitro se arroga la potestad de ser mediador y juez de las negociaciones laborales aparentando ser neutral cuando en realidad sólo beneficia a los poderes establecidos. Es el creador, defensor, garante, productor y reproductor de este modelo sindical para asegurarse el control sobre los trabajadores, impidiendo la negociación directa de éstos con los patrones, y consiguiendo que las relaciones de capital­/trabajo no escapen de su órbita y de sus parámetros. En tanto patrón, el Estado es un aparato burocrático con empleados que funciona como una empresa normal, donde la variable de ajuste son los sueldos y las condiciones laborales. En este sentido el Estado contrata y despide personal precarizado y en negro, como cualquier empresa y hasta otorga la posibilidad legal de la representación sindical, lo que resulta curioso ya que nunca se auto­designa como patrón y a los trabajadores no se los llama públicamente empleados del Estado, sino administrativos públicos. Esto es importante remarcarlo dado que se lo muestra como un ente neutral que busca el beneficio común, cuando en realidad, por sus intereses económicos provenientes de su condición empresarial, es imposible que sea neutral, sino un enemigo más de los trabajadores.

 

Nuestra ideas y accionesFORA primero de mayo

Nuestra organización está adherida a la F.O.R.A., que en su primer congreso en 1901 declaró: “La Federación Obrera Argentina reconociendo que la huelga general debe ser la base suprema de la lucha económica entre el Capital y el Trabajo, afirma la necesidad de propagar entre los trabajadores la idea que la abstención general de trabajo es el desafío a la burguesía imperante, cuando se demuestre la oportunidad de promoverla con posibilidades de éxito”. Esta afirmación, que con respecto a la noción actual es bastante original, está relacionada con el génesis del concepto de huelga, dándole un significado más activo y dirigido a la conciencia y al accionar de los trabajadores. Está estrechamente relacionada con una voluntad de acción llevada adelante por los mismos trabajadores sin esperar decisiones de dirigentes o Partidos Políticos. En nuestro sistema federalista, la decisión de ir a las huelgas o no, es potestad de las asambleas de trabajadores, que es el espacio de decisión colectiva donde todos se solidarizan entre sí, participan, debaten y aprenden a hacerse cargo de resolver su situación de forma conjunta. En los lugares de trabajo donde la asamblea decide, los delegados cumplen la función inversa que en el sistema centralista y vertical que describimos anteriormente, ya que estos deben ser voceros de lo que se decide en las asambleas para que los trabajadores no pierdan la capacidad de decisión sobre el conflicto en cuestión. La huelga, como medida de acción directa, debe ser el fruto de una organización previa, asamblearia y federativa de los trabajadores, siendo necesario mantenerla viva para contrarrestar cualquier avance de las patronales en los períodos de baja conflictividad y evitar futuras represalias.

Ahora bien, en la actualidad, en un sistema regido por un modelo sindical que no tiene relación con nuestro sistema federativo, y donde la libertad de asociación gremial es cercenada por el Estado, se nos presenta un problema en particular cuando alguno de los sindicatos existentes convoca a una huelga general a partir de los intereses antes mencionados. ¿Sirve realmente incluir un reclamo propio en este tipo de huelgas, en un lugar acotado dentro de todas las reivindicaciones que circulan, y que seguramente sea la de los sindicatos más poderosos la que más se escuche? Eso es relativo y dependerá del peso especifico de la Organización en la sociedad y la fuerza que tengan los trabajadores para hacerse oír en su lugar de trabajo. Lo que sí tenemos claro es que las huelgas, ademas de detener el proceso productivo o mercantil, abre espacios de debate, participación y decisión entre los trabajadores. Es tarea nuestra como activistas aprovechar cualquier instancia posible para hacer difusión de nuestras ideas, generar debate, decisión y conciencia solidaria entre nuestros hermanos de explotación. Es necesario aprovechar el momento para denunciar el papel de la dirigencia sindical, que convoca a huelga cuando les conviene, y denunciar la verdadera situación de los trabajadores, que muchas veces pasa desapercibida por el enfrentamiento entre los sectores de la burguesía. En concordancia con esto, manifestamos nuestra solidaridad con los trabajadores que en asambleas hayan decidido adherir a la huelga en cuestión, pero haciendo notar también que hay un problema de fondo que subyace, y es que la iniciativa de la huelga fue de la dirigencia sindical, y no de los trabajadores. La discusión no debería pasar por la disyuntiva entre acoplarse o no a una huelga, que igualmente se va a realizar por los medios verticales que se utilizaron para organizarla, sino en contrarrestar los motivos por los cuales no se realizan huelgas generales por fuera de estas estructuras sindicales; y buscando siempre que la huelga sea el resultado de una construcción colectiva, surgida de las necesidades de los trabajadores, y no de la conveniencia de los patrones del Sindicato.

Solo así, por medio de la solidaridad y la acción directa, podremos lograr que la política deje de robarnos la huelga y que la emancipación de los trabajadores sea obra de los trabajadores mismos.

 

FORA rojo y negro

Grecia y su “pequeña revolución”

Por O. PortalGrecia - bandera roja

Son tiempos difíciles para el trabajador griego. El gobierno aprobó las propuestas de la troika incluso después del rotundo rechazo del pueblo griego el pasado 5 de julio en referéndum (61.31% votó “NO” a la austeridad).

El país se encuentra en una situación crítica, con poco más del 25% de desempleo general y fuertes recortes sociales ya aplicados, “Grecia está haciendo una pequeña revolución” ha declarado el primer ministro Alexis Tsipras quien había prometido dimitir si el resultado de la votación hubiera sido el “si” a la austeridad. Según él, el rechazo mayoritario hubiera ayudado a su gobierno a adoptar una posición más fuerte ante sus acreedores y una mejora en las condiciones propuestas.

Para alarma de todos, algunos opinan que las condiciones impuestas son incluso peores que las anteriores al referéndum. Algunas medidas promueven un aumento de los impuestos, el endurecimiento de las leyes laborales así como revisiones rigurosas de la acción sindical.

Yanis Varoufakis, el exministro griego de finanzas que dijo: “prefiero cortarme un brazo” ante la perspectiva de tener que imponer la voluntad de la troika, dimitió de su cargo días antes de que el gobierno aceptara las propuestas, manteniendo así su promesa de no capitular ante Europa.Grecia - protesta en contra de austeridad

El pueblo griego no ha tardado en pronunciarse y mostrar su descontento con respecto a la poca transparencia que parece haber tras el acuerdo con la Unión Europea. En las calles las protestas se intensifican y ya se han producido varios altercados de carácter violento. En el espectro político, tanto el Partido Comunista de Grecia (KKE) que se negó a apoyar la votación diciendo: “no vamos a participar en esta farsa a los griegos” como el ultraderechista partido de “Amanecer Dorado” rechazan la decisión del gobierno y consideran que se trata de una “traición” al pueblo griego.

Por otra parte, el Fondo Monetario Internacional ha admitido que incluso con las medidas propuestas Grecia arrastraría una deuda impagable y ha comentado sobre una posible “quita” de una parte de esta. Europa ya perdonó la deuda alemana dos veces en el pasado cuando esta fue considerada insostenible.

Aunque muchos se limiten a pensar que los motivos por los cuales la troika no cedió ante Grecia son meramente económicos, no hay duda de que también existe una parte ideológica. En términos económicos Grecia representa solo el 2% de la Unión Europea, por supuesto que se le puede permitir una ayuda masiva al país con medidas menos agresivas. La troika está haciendo ejemplo de Grecia, no importa si eres grande o pequeño, si estás a favor o en contra, el banco va primero. Es por eso que la afrenta a Grecia nos concierne a todos en cualquier parte del mundo.

Cabe recordar que son los bancos griegos los que reciben la ayuda a cambio del yugo implantado sobre el pueblo. Esta desesperada situación en Grecia afecta principalmente a su clase obrera, la cual verá un enorme descenso en sus ingresos, pensiones y servicios públicos. Los bancos y las grandes compañías tienen intereses en reducir la participación directa de la clase obrera en las decisiones importantes. Esto nos recuerda la necesidad e importancia de un movimiento sindical unificado por la lucha de los trabajadores, no podemos dejarlo en manos de una burocracia la cual siempre se ve inclinada a favorecer a los poderes financieros.

Debemos comprender y apoyar en lo que podamos a nuestros hermanos trabajadores de Grecia. Seguir creando conciencia de clase y creciendo es clave para que nunca se vuelvan a repetir situaciones como estas. Los trabajadores no tienen ninguna obligación de pagar por los errores de los bancos. Hoy más que nunca: ¡la clase obrera crea la riqueza, la riqueza pertenece a la clase obrera!

 

Grecia - Huelga General

Comunicado de IWW sobre la sublevación de Baltimore y la represión policial

Por: Trabajadores Industriales del Mundo (IWW) – rama general de Baltimore

Traducido por: la Confederación General del Trabajo – CGT (Catalunya – España)

IWW de Baltimore - huelga en contra de racismo

Este es un comunicado oficial de IWW Baltimore. Si tú o tu organización queréis apoyar esta declaración con vuestra firma, mandad un e-mail a baltimoreiww@gmail.com. Actualizaremos la lista de firmantes en la página de Facebook según nos vayan llegando las adhesiones.

 

Los abajo firmantes declaramos nuestra solidaridad con la lucha por la justicia en el caso de Freddie Gray y todas las demás víctimas de brutalidad policial. Mientras celebramos la noticia del 1 de mayo de que los seis agentes de policía responsables de la muerte de Freddie Gray serán acusados penalmente (que no se habría producido sin la resistencia masiva que se produjo en las calles de Baltimore y otras ciudades), debemos reconocer que este es sólo un pequeño paso hacia la solución de las causas subyacentes que provocaron esta injusticia. Mientras sigan existiendo la pobreza enquistada, el racismo institucional, la falta de oportunidades educativas y recreativas y una policía incontrolada y cada vez más militarizada, no habrá justicia ni seguridad para las personas de color y la clase obrera en general en Baltimore o en cualquier otro lugar. Creemos que estas causas deben ser abordadas tanto en las calles como en los centros de trabajo. Si los trabajadores, incluyendo los parados, no se unen en torno a estos asuntos cruciales, el movimiento obrero se convertirá en algo irrelevante.

En cuanto a la situación inmediata en Baltimore, los abajo firmantes compartimos las siguientes reivindicaciones:

– Cese inmediato del toque de queda y el “estado de emergencia”

– Retirada inmediata de la Guardia Nacional, la policía del estado y otras fuerzas de ocupación

– Liberación inmediata de todas las personas arrestadas a causa de la sublevación de Baltimore y restablecimiento del habeas corpus

– Amnistía total para todos los arrestados por las protestas de Freddie Gray, incluyendo a los miembros de IWW arrestados por desobedecer pacíficamente el toque de queda el 1 de mayo

– Compensación adecuada para los manifestantes heridos a causa de las actuaciones policiales, incluyendo un miembro de IWW que recibió lesiones visibles al ser golpeado por la policía en el momento de su arresto.

Hacemos un llamamiento al Departamento de Policía de Baltimore, al Departamento de Seguridad Pública y Servicios Correctivos de Maryland, a la alcaldesa de Baltimore Stephanie Rawlings-Blake y al gobernador de Maryland Larry Hogan para que cumplan con estas demandas inmediatamente.

¡Si nos tocan a uno, nos tocan a todos!

Solidariamente,

IWW-Baltimore, rama general

logo del IWW

 

 

Lista completa de adhesiones: https://www.facebook.com/pages/IWW-Baltimore/97451807925?fref=ts

Primero de Mayo para Kobane!

De nuestro/as compañero/as en Kobane en Primero de Mayo, 2015:

 

luchadoras de YPJ - Kobane

Camaradas Trabajadoras y Trabajadores, sindicatos y organizaciones de trabajadores!

¡Les hacemos llegar el cálido y fraternal saludo de las trabajadoras y trabajadores del Cantón de Kobane, el Cantón de la revolución, la resistencia y los mártires, en el Primero de Mayo, el día de conmemoración de la lucha y resistencia de los Trabajadores contra la tiranía y la opresión, y contra la explotación del capitalismo!

La revolución de Rojavá, fue un punto de partida histórico en la lucha de los trabajadores y los pueblos oprimidos en el Oriente Medio y en todo el mundo, para recuperar la autoridad política; y fue la revolución de las mujeres, la juventud y los trabajadores para establecer un nuevo sistema basado en la transición del poder al pueblo como el verdadero legítimo dueño de ese poder. Nuestra resistencia contra los terroristas del ISIS y quienes les apoyan internacionalmente no fue sólo para proteger la vida y la dignidad humana de nuestro pueblo, sino que también fue y es la resistencia para defender los logros de la revolución y nuestro sistema de auto representación que está basado en la democracia radical y la eliminación de las organizaciones jerárquicas.

Ahora, a traves de heroicas batallas de nuestras y nuestros camaradas en las “Unidades de Defensa del Pueblo” (YPG) y las “Unidades de Defensa de las Mujeres” (YPJ), los terroristas están siendo expulsados de la ciudad, pero los ataques en las áreas suburbanas y el bloqueo de las rutas y caminos de nuestro cantón aún continúan. Nuestra resistencia ha entrado en una nueva fase, más difícil aún, la de reconstruirle la vida social a Kobane, bajo los ataques y el bloqueo económico y logístico, en una situación en la que más del 80% de las estructuras y edificios de la ciudad y las infraestructuras vitales han sido destruidas.

La historia de la lucha de clases muestra que la unión de los trabajadores no tiene fronteras ni límites geográficos, así es que reconocemos nuestra resistencia contra el cruel terrorismo y quienes les apoyan internacionalmente, como la resistencia en representación de todos los pueblos del mundo. Nosotros creemos que, la revolución, al mismo tiempo que rompe con los fundamentos de la dominación, y va fundando un nuevo mundo, conquistando y garantizando el respeto, la libertad y la igualdad para todos los pueblos, requiere de una lucha práctica y feroz. El mismo camino, la solidaridad internacional de los trabajadores, es la necesidad histórica y un campo material y concreto para defender los logros de la clase, para luchar hombro con hombro contra la dominación y la opresión capitalistas.

¡Nosotro/as, las trabajadoras y trabajadores, asociaciones y organizaciones del Cantón de Kobane, conmemorando las luchas de los trabajadores y pueblos oprimidos por su liberación y por la igualdad alrededor de todo el mundo, y agradeciendo y apreciando su apoyo y solidaridad con nuestra resistencia contra los ataques terroristas, invitamos a nuestras y nuestros camaradas trabajadores, sindicalistas, gremialistas, y a todos los libertarios, a participar en la solidaridad práctica con la revolución de Rojavá y la resistencia de Kobane, y los invitamos a ustedes a unirse a nosotros en esta situación histórica para defender los logros de la revolución!

Vivan las luchas libertarias de los pueblos alrededor del mundo!

Viva la unión internacional de las trabajadoras y los trabajadores del mundo!

 

https://1stmayforkobani.wordpress.com/2015/04/26/1-may-2015-spanish/

Por una guerra social en todos los frentes

Pañuelos Rojos

Las reformas neoliberales en México, aplicadas en muchas partes del mundo bajo los auspicios del FMI, la OMC y el BM, son reestructuraciones del contrato mediador entre las élites y la clase trabajadora en forma de nuevas leyes, reformas a la Constitución, nuevas formas reguladas de explotación, etc.

Se intenta dar una nueva vuelta de tuerca que legitime la dominación con un pacto reformado para garantizar un modo de gobernar y gestionar la crisis en un entorno globalizado y multipolar. La finalidad es asegurar las ganancias y la acumulación de riqueza sin importar desposeer y contribuir a la precarización de millones de personas, ni llevarnos a un inminente colapso ambiental.

Esto debe ocupar a los libertarios de todas las tendencias, debe hacernos pensar sobre lo que sucede, incluso poner en entredicho si nuestros métodos organizativos y formas de lucha son suficientes para provocar una transformación, o si por el contrario estos no se han convertido en instrumentos de la política de los poderosos.

De antemano debemos establecer que, siendo nuestra finalidad anárquica y antiautoritaria, contra el Estado y en favor de la autonomía, hemos de plantear la organización e intervención en términos de independencia y respeto de la autonomía de cada grupo.

Comprendiendo que el régimen social capitalista no es el mismo de hace cien años, que en esta etapa posindustrial y globalizada este se organiza como una red y está cada vez más descentralizado, debemos transformar las formas de organizarnos y aceptar que luchamos en desigualdad de condiciones y que incluso vamos perdiendo.

Protesta de trabajadores latinoamericanos en Londres

Si el capital multinacional es hegemónico y deja la función policial y militar a los Gobiernos nacionales y la manipulación mental a los medios de comunicación masivos e internacionalizados, si el Estado-capital solo se reestructura reproduciéndose en el espacio, entonces las redes de dominación impregnan toda la vida social.

Continúa leyendo Por una guerra social en todos los frentes