Mujeres contra el Patriarcado: la Industria textil en Yakarta

En Yakarta, las condiciones laborales que sufren las mujeres, especialmente en la industria textil, son inaceptables, esta es la conclusión de compañeros y compañeras de FAU (Alemania) durante la reunión con la Federación de Trabajadoras de Fábricas, la Federasi Buruh Lintas Pabrik (FBLP).

Presentes en las conferencias de la FAU-CIT estuvieron Dian, delegada de FBLP-Indonesia y Chamila de Colectiva Dadindu-Sri Lanka. Os dejamos con la entrevista realizada a Dian, representante de FBLP.

Por: Jay Parker, FAU
Traducción: Laura, CNT-Madrid
Fuente: Confederación Internacional del Trabajo (ICL-CIT)

Un informe realizado por FAU habla del documental “El día que se alzaron las voces”, producido en 2017, muestra las condiciones de trabajo de la mujer en la industria textil. El FBLP se fundó en 2009 para abordar las condiciones en desigualdad de género. El objetivo principal de la creación del FBLP fue acabar con los contratos temporales, los cuales suelen ser comúnmente aplicados a mujeres y el fin inmediato de la violencia y discriminación contra trabajadoras y personas LGTBI.

Gracias a la Sección de Investigación y Desarrollo, FBLP puede trabajar en generar datos estadísticos que tienen un importante rol en esta lucha, esta estrategia juega un papel principal como base para la organización sindical. De este modo las desigualdades son más palpables, el conocimiento hace más fácil su difusión y los hechos pueden ser demostrados de una manera más eficaz. El empoderamiento también ha sido muy importante para FBLP, promovido a través de la formación, por ejemplo, a través del Colegio de Mujeres Trabajadoras, que está activo desde 2016, así como también talleres de trabajo y Radio Marsinah.

Los informes generados muestran que las mujeres sufren una clara desventaja. Por ejemplo, sus salarios tienen una carga de intereses mayor que en el de los hombres, mientras que paralelamente sus salarios son menores, y en muchas ocasiones, son la única fuente de ingresos para muchas familias. Además, Indonesia ha presenciado un incremento de la identidad política bajo la creciente influencia de la fuerza militar.

Las estructuras democráticas y emancipatorias de la región, que siguen en construcción, están siendo saboteadas. Las últimas elecciones se celebraron en abril de 2019.

Las estructuras de opresión sólo pueden ser atacadas unidas

J.: ¿Cuáles son las estructuras generales de los sindicatos en Yakarta?

DIAN: La estructura general de los sindicatos en Yakarta o Indonesia siguen la regulación legal (UU No. 21/2000).

Un sindicato en el gremio industrial puede contar con al menos 10 miembros, y se registra en el Ministerio de trabajo más cercano al lugar de trabajo. Consisten principalmente de tres representantes, un puesto de secretariado y otro de tesorería.

Tres sindicatos en la industria (3 fábricas diferentes) pueden constituir una federación, y cinco federaciones pueden constituir una confederación.

Estos requisitos facilitan las condiciones para constituir sindicatos, sin embargo, las condiciones para las trabajadoras, como los contratos precarios o la intimidación siguen siendo una barrera difícil de sortear, así que consideramos que todavía la libre asociación no es real.

La ley de libre asociación, que afecta a las condiciones de creación de uniones sindicales fue creada después de la caída de Suharto en 2008. Anteriormente, sólo se podía constituir un sindicato. La democracia ha creado un nuevo ámbito en el ámbito sindical para facilitar la afiliación de trabajadoras, haciendo que los sindicatos estén más activos a nivel formativo en las plantas industriales, afianzando el valor de la acción en masa, la huelga nacional como herramienta para conseguir sus demandas, la acción directa, etc.

Marcha en Yakarta, 1 de Mayo 2019

Sin embargo la cantidad de sindicatos ha decrecido, de los 14000 sindicatos de 2007 a los 7000 sindicatos en 2017. Y la afiliación ha pasado de 3,4 millones que había en 2007 a los 2,7 millones en 2017. La mayoría están en Yakarta, ya que suelen ser de ámbito nacional.

En cuanto a la participación activa de trabajadores y trabajadoras depende realmente en función de lo activo que sea el gremio industrial al que pertenezcan. Si la unión sindical es activa (educación, recursos legales, etc.), los miembros son activos también.

En la industria textil, alimentaria u otro tipo de industria que contrata principalmente mano de obra femenina, está coordinada en su mayoría por hombres.
Tenemos en cuenta el colectivo LGTB, incentivando su afiliación y militancia, sin embargo, no se declaran LGTB, con lo cual se invisibiliza su condición, y su lucha.

J: Cuanto porcentaje de mujeres hay dentro de FBLP?

DIAN: 90% son mujeres.

J: ¿Estáis en contacto con sindicatos de otras filiales?  ¿Son allí las condiciones similares?

DIAN: Sí, estamos en contacto con otros sindicatos y las condiciones son similares. Las diferencias que hay son las políticas de esos sindicatos hacía ciertos asuntos como la importancia al colectivo LGTB, la perspectiva de género, el pluralismo, etc. En otros sindicatos, especialmente en sectores de la industria textil, la mayoría de los miembros son mujeres pero los coordinadores son principalmente gestionados por hombres.

J: Según un informe de FBLP, su fundación vino de la necesidad de mejorar contratos muy limitados en derechos. ¿Conseguisteis alguna mejora? ¿Qué porcentaje hay entre contratos permanentes y temporales? ¿Son sólo las mujeres las que tienen contratos temporales?

DIAN: Aún no hemos logrado el éxito. Mujeres de FBLP y otros sindicatos hemos estado involucrados en huelgas tres veces para trabajar sobre este asunto, pero aún no hemos conseguido nuestro objetivo. En algunos casos hemos conseguido que trabajadoras pasen de contratos temporales a contratos permanentes, logro a través de la acción directa – miles de trabajadoras ocuparon una fábrica hasta que el dueño decidió convertir todos los contratos a permanentes. Después de este éxito, hicimos la misma estrategia en otras fábricas. Esto sucedió de modo masivo en Besaki en 2014, pero fue reprimido por el ejército y la acción directa se frenó tras el acuerdo de los líderes con el ejército a través del acuerdo MOU. Lo que se ha conseguido es que la mayoría de las y los trabajadores tengan contrato.

J: ¿Qué retos encontrasteis al fundar un sindicato de trabajadores independientes?

DIAN: Sí, encontramos dificultades para conseguir nueva afiliación y para tener militancia con formación, y esto se debe al sistema laboral, la intimidación y el gran nivel de despido.

J: ¿Tienen relevancia las actividades sindicales en Yakarta? (¿Hay acercamiento o influencia teórica del anarcosindicalismo en vuestro movimiento?)

DIAN: Sí, las actividades de los sindicatos juegan un papel relevante en Yakarta, especialmente en cuestiones salariales, pero después de las manifestaciones de fundamentalistas islámicos, la mayoría de los sindicatos fracasaron a la hora de construir un movimiento de trabajadoras. La fragmentación de sindicatos sucedió después de que los grandes sindicatos se vieron envueltos en rivalidades políticas entre la élite política, incluyendo el conflicto de las revueltas de fundamentalistas islámicos.

Los acercamientos de sindicatos hacia teorías y prácticas anarcosindicalistas no son relevantes, ni forman parte de su política de acción. Quizás haya individuos que se acerquen al movimiento, pero se desconoce tal hecho.

J: En el informe mencionas a Marsinah, el trabajador y activista que ha pasado a ser parte de la historia de Indonesia como un héroe trágico y del cual ha pasado a ser el nombre de tu proyecto de radio. ¿Ha influenciado su asesinato a movimientos sociales?

DIAN: Sí, tiene influencia en el movimiento actualmente. Después del asesinato de Marsinah, la tensión dentro del movimiento ha crecido con el objetivo de derrumbar el gobierno de Suharto, así que Marsinah ha tenido una gran influencia en nosotras para desarrollar un espacio democrático y porque Marsinah luchó por la crecida salarial, convirtiéndose en inspiración para las trabajadoras del movimiento hasta ahora.

 J: Se acontecieron una serie de huelgas espontáneas en 2011, pero debido a la acción de algunos miembros de sindicatos, este tipo de acciones fueron ilegalizadas. ¿Qué sindicatos estuvieron inmersos en este proceso? ¿Qué derechos laborales fueron afectados? ¿Cómo habéis reaccionado a este tipo de intimidaciones acontecidas?

DIAN: Realmente esto sucedió en el polígono industrial de KBN Cakung en 2010 (entre noviembre y diciembre de 2010). Los sindicatos inmiscuidos fueron SPN, FSBI, SBSI 92, FBLP. Llegamos a un acuerdo para llevar a cabo huelgas dos veces (el 25 de noviembre de 2010 y el 3 de diciembre de 2010), tras la primera huelga, el gobernador de DKI contactó con los sindicatos, a excepción de nosotras, y prometieron cumplir con sus demandas. Es por ello, que repentinamente tres de los sindicatos paralizasen las huelgas, pero FBLP continuó con los paros, logrando el éxito, y se llevó a cabo la huelga local en KBN Cakung. Después, estos sindicatos rechazaron nuestra participación en todos los frentes de acción hasta 2013.

J: El FBLP es particularmente activo en KBN (polígono industrial textil) en el norte de Yakarta. En torno a unas 38.000 personas trabajan allí, estas trabajadoras están representadas por cinco sindicatos, el marco de participación es de un diez por ciento. Hasta 2014 el FBLP tuvo representación sindical en 12 fábricas, pero ese mismo año hubo despidos en masa debido a las acciones de huelga, esto tuvo unas consecuencias graves para FBLP, actualmente tenéis miembros organizados en dos fábricas según vuestro informe. FBLP está constituido por unos 1500 miembros. ¿Todavía organizáis huelgas u otras actividades?

DIAN: No hemos organizado más huelgas todavía debido al descenso de nuestra afiliación.

J: ¿Qué tipo de cambios históricos habéis experimentado durante el recorrido laboral de FBLP?

DIAN: En 2015, el gobierno puso en marcha la ley de Seguridad Social, la cual perjudicaba a las trabajadoras, aunque mi sindicato no está del todo de acuerdo con el concepto de BPJS (Organización sobre la Administración de Seguros Sociales), pero lo respetamos ya que es el resultado y logro de las luchas de los movimientos obreros.

J: ¿Qué impactos tiene la globalización bajo el marco capitalista en vuestra organización?

DIAN: El principal impacto de la globalización se aprecia en el sistema laboral. Los contratos cada vez son más cortos, existen contratos de hasta sólo 20 días que no existían antes. Cuanta más flexibilidad se le da al capitalismo, más flexibilidad existe en cuanto a la imposición de condiciones laborales precarias sobre las trabajadoras. El impacto se ve también en el desplazamiento de la industria, las fábricas se han reubicado a pequeñas regiones, debido a que las grandes ciudades se están focalizando en la industria digital, esto ha sucedido en el Oeste de Java.

J: ¿Para qué compañías textiles producen principalmente vuestras fábricas? ¿Se conocen los nombres de dichas compañías en vuestras fábricas? ¿Hay conexión con colectivos activistas en lugares donde se venden vuestros productos?

DIAN: La mayoría de nuestra producción textil va a parar a Estados Unidos y Europa. Se conocen algunos colectivos, pero no hay todavía conexión con ellos.

J: ¿Cómo sería una estrategia de solidaridad entre grupos a nivel global? ¿Cómo pueden las trabajadoras de esos colectivos apoyaros?

DIAN: Quizás la solidaridad puede a través de evitar la compra de productos de dichas marcas y hacer campañas para ello en las redes sociales.

J: ¿Cómo habéis conseguido como mujeres coordinar con tal fuerza la lucha de las condiciones laborales en fábricas, y paralelamente la lucha contra el sexismo en aspectos tan invisibilizados como el tocamiento por parte de trabajadores a trabajadoras? ¿Se os apoya desde vuestras propias familias, especialmente maridos e hijos?

DIAN: La mayoría de las mujeres que están involucradas en nuestra lucha son también víctimas de este tipo de acoso a lo largo de su vida, nos apoyamos las unas a las otras para dejar de ser víctimas para llegar a ser supervivientes.

A veces, al principio la familia no apoya en la lucha a las trabajadoras, pero por lo general terminan apoyándonos.

 J: Muchas gracias a ti, Dian, y a todas las otras mujeres valientes y a aquellas personas que os apoyan por todo vuestro esfuerzo. Os deseamos y enviamos toda nuestra energía en la lucha por la justicia en contra de todos los tipos de explotación. Me gustaría finalizar esta entrevista con una cita que aparece al final de vuestro documental que muestra lo que realmente importa en la lucha, cuando las mujeres se dicen las unas a las otras: Volved a luchar, ¿Vale? Resistid, ¿Vale?

Este artículo fue realizado con el apoyo de fauhh12 (responsable de Asia en el Comité Internacional de FAU).

Para el artículo original en aleman ver  direkteaktion.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s