Hablando con jefes: ¡Mantente en el guion!

Sr. Avaricia

Escrito por: Nate Hawthorne

Traducido por: O. Portal

Como clase no tenemos nada en común con ellos pero en ocasiones necesitamos hablar con nuestros jefes. Por ejemplo, cuando deseamos confrontar a nuestros jefes necesitamos hablar con ellos. Muchos jefes parecen tener una habilidad innata para cambiar las fichas del tablero en contra nuestra y muchos trabajadores tienen el hábito de dejarles hacerlo. Pasamos tanto tiempo siguiendo sus órdenes y ellos dándonoslas que, cuando les plantamos cara, puede ser tan confuso para ellos como los es para nosotros mismos. Eso puede facilitar que el superior tome control de la conversación.Mohawk Valley

Para mantener el control de la conversación necesitamos saber lo que queremos conseguir. No podemos llegar a nuestro camino sino sabemos cuál es ese camino. En otras palabras si no tenemos un acertado plan entonces las cosas nunca saldrán como deseamos.

Tomemos, por ejemplo, que queremos confrontar a nuestro jefe sobre la decisión de mantener a un empleado trabajando hasta más tarde de lo previsto. Algunas de las respuestas que podemos recibir de su parte son: justificar la decisión (“teníamos más trabajo, alguien tenía que hacerlo”), resaltar algún otro asunto (“bueno, parece que no tienen uniformes”), tratar de hacerte sentir culpable de alguna manera (“¿hace esto después de que conseguí esa magnífica cafetera para su tiempo libre?”), desviarte a otro sitio o persona (“deberías hablar de esto en nuestra próxima reunión de equipo” o “deberías dirigirte al departamento de recursos humanos”), e incluso cuestionar tu derecho a opinar sobre el tema (“este es un tema privado entre mí y esa persona, no tiene nada que ver con usted.”) Hay otras posibles respuestas. La cuestión es que deberías prever las diferentes formas en las que el jefe podría responder y saber cómo reaccionar en cada caso.

Insomnia Cookies carta de demandas

El objetivo de contestar a la respuesta del jefe es el de volver a debatir el problema y la solución. No te desvíes. No discutas. Como mucho, reconoce algunos puntos, (“apreciamos la nueva cafetera”, “ya intentamos hablar con recursos humanos”), no dejes que cambie la dirección de la conversación como él quiera. Plantea el problema y objetivo nuevamente. “Nos hace trabajar más de lo esperado y eso nos causa problemas. ¿Podría no repetirlo?” Si intenta cambiar de tema, y de seguro lo intentará, simplemente di “esto no se trata de eso, estamos aquí para hablar del problema de trabajar más de lo previsto.” Entonces trae de vuelta el problema y lo que quieres.

El punto más importante es que nuestro problema y nuestra demanda no se discutan. No nos dejaremos convencer de que un problema en el trabajo es algo sin importancia y tampoco que nuestra demanda sea menospreciada. Estamos dejando claro que el problema es serio y estamos presentando una demanda para arreglarlo. Si es necesario, solo di “no estamos aquí para debatir con usted o para discutir otros temas. Queremos saber si dejará o no de extender las horas de los empleados o no. Eso es todo lo que queremos hablar. ¿Sí o no?”Trabajadores de Campanias Unidos - Portland IWW

Mantente en el guion y podrás cambiar el tablero contra del jefe.

 

logo del IWW

Anuncios

¿Qué hace el IWW?

Escrito por: Nate Hawthorne

Traducido por: O. PortalMobile Rail piquete

 

Se llega a ser miembro de el IWW de dos maneras. Algunas personas se afilian por la ideología y otras a causa de la actividad sindical. En las mismas líneas, el IWW realiza dos tareas principales. Primero, ayuda a trabajadores a organizarse para resolver problemas que tengan en el trabajo. Segundo, transforma a las personas. El IWW mejora las condiciones de trabajo y necesariamente radicaliza a sus simpatizantes mediante la acción colectiva y el debate. Gracias a ello los miembros ganan habilidades prácticas y confianza para realizar su tarea. Otra forma de llamar a este par de principios es: construcción de poder industrial y construcción de organizadores.

Necesitamos espacio para estos dos principios. Nuestra organización debe radicalizar a los trabajadores y también debe conseguir que personas que se sientan radicales sean más efectivos en su lucha contra los jefes y los capitalistas.IU 460 NYC IWW

En la práctica estos principios están grandemente relacionados. Por ejemplo, la campaña de los almacenes de comida en Nueva York fue puesta en marcha gracias al duro trabajo y la dedicación de un puñado de miembros del IWW. El peso de mantener y desarrollar la unión cae sobre los hombres de un pequeño porcentaje de miembros. En este aspecto opino somos parecidos a la mayoría de uniones. Construimos poder industrial mediante organizadores. Estos principios trabajan juntos.

Si bien es cierto que estos principios se sobreponen, a veces puede resultar beneficioso pensar en ellos de manera individual. Esto nos da dos formas diferentes para evaluar éxitos y establecer prioridades. Digamos que logramos conseguir estupendos contratos para 100 persones en una tienda pero no conseguimos despertar conciencia de clase en ningún miembro de esa tienda. Ahora tomemos por ejemplo que perdemos en otra campaña pero cinco personas que ya eran miembros del IWW se convierten en mejores organizadores y otros cinco nuevos se suman a la unión. La primera situación es más atractiva en caso de que nuestra prioridad sea poder industrial. La segunda resulta mejor si nuestra prioridad es desarrollar organizadores.

trabajadores de freshii

Personalmente pienso que si alguien se preocupa solamente por un principio o el otro entonces el IWW puede ser el grupo equivocado para ellos, dependiendo en que industria en la que trabajen y que papel quieran desempeñar. Si alguien quiere organizar y solamente se centra en crear poder industrial, en la mayoría de los casos otras uniones logran un mejor trabajo en esa tarea. Si algún miembro quiere organizarse de forma en la cual todo esté destinado a desarrollar conciencia de clase, creo que existen grupos que lo hacen mejor que nosotros. El IWW, sin embargo, es una de las pocas uniones que lograr un balance en los dos aspectos.

Es cierto que estos dos principios son importantes, mi opinión personal es que en estos momentos el IWW debe priorizar en el desarrollo de organizadores. Esto no significa negar la importancia que significa el poder industrial ya que solo podemos desarrollar organizadores apuntando a la creación de poder industrial. Pero la realidad es que el IWW depende demasiado en miembros que se unieron con valores y habilidades ya desarrolladas. Necesitamos mejorar en la creación de organizadores, incrementar sus habilidades con el tiempo y mantenerlos. Esto es clave para construir el Gran Sindicato y finalmente eliminar el sistema de salarios.

 

fist image

La huelga como herramienta de lucha

Folleto publicado por: La Sociedad de Resistencia Oficios Varios Capital, adherida a La Federación Obrera Regional Argentina (F.O.R.A.)FORA bandera

La huelga es la interrupción colectiva de la actividad productora por parte de los trabajadores y es la herramienta que tenemos para ejercerle presión a los patrones con el fin de exigir nuestras demandas y de conquistar nuestras reivindicaciones. Sin embargo, los medios de comunicación masivos influencian a la gran mayoría de la población para que se identifiquen con los intereses patronales y no con los intereses económicos de los trabajadores, logrando así que la huelga sea reprobada y deslegitimizada públicamente.

Y por si esto no fuera poco, el modelo sindical que tenemos en Argentina no colabora bajo ningún concepto para que los trabajadores participemos y seamos protagonistas de las huelgas que se realizan, sino que siguen alimentando el discurso burgués de los políticos y empresarios para que la sociedad rechace estos métodos de acción.

 

El significado de la huelga en la sociedad actual

Para conseguir que la huelga sea mal vista y se distorsione su concepto, los medios de comunicación utilizan distintas estrategias. Por un lado, ya no la llaman “huelga”, sino ”paro” dándole una connotación menos confrontadora y enfocada simplemente en “no concurrir al trabajo”, evitando cualquier intento de que la medida de fuerza sea un punto de encuentro, debate y decisión de los trabajadores que ejercen dicha acción. Por otro lado, construyen una legitimación social del trabajador que boicotea la huelga (que desde siempre hemos llamado “carnero”), que quiere ejercer su derecho a trabajar a costa de la lucha colectiva, y que obviamente disfrutará de las conquistas obtenidas sin haber arriesgado nada.

Exponiendo las dificultades que tuvo para cumplir con su horario laboral, los medios masivos lo muestran como el ciudadano ejemplar que todos debemos ser. De esta manera se fomenta la traición, el individualismo y el beneficio propio, eternos ideales de las clases poderosas, y contrarios a los ideales de solidaridad y emancipación social que nosotros buscamos construir entre los explotados. Y por último construyen la imagen del trabajador que realiza una huelga como alguien que no tiene ganas de trabajar sin ningún tipo de fundamento, cuando en realidad, razones nos sobran para detener cualquier actividad del sistema productivo y mercantil. Toda esta maquinaria de los medios de comunicación influyen directamente en el trabajador para que no solo no luche por sus intereses e incluso se posicione en contra de ello, sino también para que no tenga noción del potencial que puede llegar a conseguir si se organiza con sus compañeros de trabajo. La propaganda masiva en contra de los huelguistas y de toda medida de acción directa de los trabajadores, favorece también a que éstos dejen su voluntad y decisión en dirigentes sindicales que ostentan la representación gremial, negociando en nombre de todos y apropiándose de las herramientas de los trabajadores, dándole una legitimidad social al modelo sindical imperante.

 

El uso Político de la huelgaFORA sala

Los trabajadores padecemos un modelo sindical autoritario y vertical donde la decisión de convocar a huelga es propiedad de las distintas dirigencias sindicales. Esta decisión la llevan a cabo cuando lo creen conveniente de acuerdo a sus intereses y cuyos reclamos siempre son insuficientes para encauzar nuestras verdaderas necesidades. Los sindicatos a veces pueden consultar o pueden aceptar cierta participación limitada de los trabajadores, sobretodo cuando hay mucha presión desde los lugares de trabajo, pero nunca es decisiva, ya que por la estructura vertical y el principio de representación, la dirigencia tiene la última palabra. A los trabajadores nos organizaron de tal manera que los sindicatos funcionan sin nuestra participación, debemos acatar cualquier medida o decisión que tomen los que nos representan por ley. Esta representación está hecha a imagen y semejanza del sistema político demócrata, siendo el sindicato con más afiliados el que representa a todos los trabajadores, estén afiliados o no a ese sindicato mayoritario; y la organización interna del sindicato, en la gran mayoría de los casos, escapa a la decisión de los trabajadores, incluso de los que están afiliados.

Como consecuencia de esto, en lugar de entenderse por el concepto que describimos al principio, la huelga pasa a ser una facultad especial otorgada por el Estado a un sindicato en particular. Esta forma de organización vertical naturaliza que sean los dirigentes sindicales los que tienen la decisión exclusiva de convocar a huelga y de negociar todo lo referido a aumentos de sueldo y condiciones laborales, logrando que esta herramienta deje de ser utilizada por los trabajadores y pase a ser potestad de los sindicalistas profesionales. Sin ir más lejos, naturalizada esta situación, la huelga es utilizada como amenaza y como medida de presión de los sindicalistas para obtener beneficios políticos, ya sean personales o para alguna oposición partidaria, ya que no necesitan tener aprobación de los trabajadores que representan. A raíz de todo esto, ambas partes dirigenciales obtienen un beneficio mutuo, ya que no sirve solo para que los sindicalistas reafirmen su poder, sino también para que los empresarios puedan mantener la estructura actual de explotación. Prefieren conformarnos con aumentos de sueldo migaja o con algún cambio en el convenio colectivo, antes que arriesgarse a que los trabajadores descreamos de los dirigentes sindicales y nos agrupemos por voluntad propia construyendo Organizaciones horizontales que no puedan controlar.

 

El Estado y la huelgaFORA petroleros

En todo esto el Estado cumple con dos funciones muy especificas. Por un lado es un aparato de conciliación de clases para reproducir el sistema de desigualdad imperante, y por otro lado hace las veces de patrón de una empresa. En tanto conciliador o árbitro se arroga la potestad de ser mediador y juez de las negociaciones laborales aparentando ser neutral cuando en realidad sólo beneficia a los poderes establecidos. Es el creador, defensor, garante, productor y reproductor de este modelo sindical para asegurarse el control sobre los trabajadores, impidiendo la negociación directa de éstos con los patrones, y consiguiendo que las relaciones de capital­/trabajo no escapen de su órbita y de sus parámetros. En tanto patrón, el Estado es un aparato burocrático con empleados que funciona como una empresa normal, donde la variable de ajuste son los sueldos y las condiciones laborales. En este sentido el Estado contrata y despide personal precarizado y en negro, como cualquier empresa y hasta otorga la posibilidad legal de la representación sindical, lo que resulta curioso ya que nunca se auto­designa como patrón y a los trabajadores no se los llama públicamente empleados del Estado, sino administrativos públicos. Esto es importante remarcarlo dado que se lo muestra como un ente neutral que busca el beneficio común, cuando en realidad, por sus intereses económicos provenientes de su condición empresarial, es imposible que sea neutral, sino un enemigo más de los trabajadores.

 

Nuestra ideas y accionesFORA primero de mayo

Nuestra organización está adherida a la F.O.R.A., que en su primer congreso en 1901 declaró: “La Federación Obrera Argentina reconociendo que la huelga general debe ser la base suprema de la lucha económica entre el Capital y el Trabajo, afirma la necesidad de propagar entre los trabajadores la idea que la abstención general de trabajo es el desafío a la burguesía imperante, cuando se demuestre la oportunidad de promoverla con posibilidades de éxito”. Esta afirmación, que con respecto a la noción actual es bastante original, está relacionada con el génesis del concepto de huelga, dándole un significado más activo y dirigido a la conciencia y al accionar de los trabajadores. Está estrechamente relacionada con una voluntad de acción llevada adelante por los mismos trabajadores sin esperar decisiones de dirigentes o Partidos Políticos. En nuestro sistema federalista, la decisión de ir a las huelgas o no, es potestad de las asambleas de trabajadores, que es el espacio de decisión colectiva donde todos se solidarizan entre sí, participan, debaten y aprenden a hacerse cargo de resolver su situación de forma conjunta. En los lugares de trabajo donde la asamblea decide, los delegados cumplen la función inversa que en el sistema centralista y vertical que describimos anteriormente, ya que estos deben ser voceros de lo que se decide en las asambleas para que los trabajadores no pierdan la capacidad de decisión sobre el conflicto en cuestión. La huelga, como medida de acción directa, debe ser el fruto de una organización previa, asamblearia y federativa de los trabajadores, siendo necesario mantenerla viva para contrarrestar cualquier avance de las patronales en los períodos de baja conflictividad y evitar futuras represalias.

Ahora bien, en la actualidad, en un sistema regido por un modelo sindical que no tiene relación con nuestro sistema federativo, y donde la libertad de asociación gremial es cercenada por el Estado, se nos presenta un problema en particular cuando alguno de los sindicatos existentes convoca a una huelga general a partir de los intereses antes mencionados. ¿Sirve realmente incluir un reclamo propio en este tipo de huelgas, en un lugar acotado dentro de todas las reivindicaciones que circulan, y que seguramente sea la de los sindicatos más poderosos la que más se escuche? Eso es relativo y dependerá del peso especifico de la Organización en la sociedad y la fuerza que tengan los trabajadores para hacerse oír en su lugar de trabajo. Lo que sí tenemos claro es que las huelgas, ademas de detener el proceso productivo o mercantil, abre espacios de debate, participación y decisión entre los trabajadores. Es tarea nuestra como activistas aprovechar cualquier instancia posible para hacer difusión de nuestras ideas, generar debate, decisión y conciencia solidaria entre nuestros hermanos de explotación. Es necesario aprovechar el momento para denunciar el papel de la dirigencia sindical, que convoca a huelga cuando les conviene, y denunciar la verdadera situación de los trabajadores, que muchas veces pasa desapercibida por el enfrentamiento entre los sectores de la burguesía. En concordancia con esto, manifestamos nuestra solidaridad con los trabajadores que en asambleas hayan decidido adherir a la huelga en cuestión, pero haciendo notar también que hay un problema de fondo que subyace, y es que la iniciativa de la huelga fue de la dirigencia sindical, y no de los trabajadores. La discusión no debería pasar por la disyuntiva entre acoplarse o no a una huelga, que igualmente se va a realizar por los medios verticales que se utilizaron para organizarla, sino en contrarrestar los motivos por los cuales no se realizan huelgas generales por fuera de estas estructuras sindicales; y buscando siempre que la huelga sea el resultado de una construcción colectiva, surgida de las necesidades de los trabajadores, y no de la conveniencia de los patrones del Sindicato.

Solo así, por medio de la solidaridad y la acción directa, podremos lograr que la política deje de robarnos la huelga y que la emancipación de los trabajadores sea obra de los trabajadores mismos.

 

FORA rojo y negro

Conoce al sindicato, escucha al sindicato, ve al sindicato

Escrito por Adam W.

Traducido por Jose V.troqueros de Stockton organizando

 

En un día de verano donde la temperatura llego a los cien grados yo estaba en Stockton, en el salón de junta del templo Sikh – un troquero de edad media con una barba larga y fluyente me preguntó, “Como le enseñamos a los otros choferes que no están en la junta lo que es el sindicato y como se pueden unirse?”  Se me hizo difícil darle respuesta buena y clara. Improvise una analogía. Creo que esta analogía describe nuestro modelo que practicamos de unionismo de solidaridad. “Conoce al sindicato, escucha al sindicato, ve al sindicato.” Te explico.

Primero te diré el dicho completo: “Así es como se organiza. Unos trabajadores van a conocer al sindicato, unos van a oír al sindicato, y otros van a ver al sindicato.” Si tienes un papel y lapicero, dibuja tres círculos – uno grande, otro mediado adentro del más grande y uno chico adentro del circulo mediano – como los círculos del blanco. Adentro del circulo mas pequeño escribe “conocer,” en el circulo que está en medio escribe “escuchar,” y en el circulo más grande escribe “ver.”

Vas a sorprender a una que otra persona, lo que significa “que carajos está tratando de explicarme este organizador loco de IWW?”  No te preocupes, esto es algo bueno. Si la gente reacciona de esta manera es porque tiene curiosidad y quiere escuchar la explicación de que es el sindicato. A punta a todas las personas que estén en salón de junta. Diles que ellos son los trabajadores que conocen al sindicato. Explícales que hay trabajadores que han venido a las juntas, están iniciándose como organizadores, y tal vez ya tienen su membrecía en IWW. De experiencia o por que están artos, ya saben que acción colectiva es necesaria para luchar por el cambio en el trabajo y esa es la definición del sindicato. El grupo usualmente es pequeño, pero así comienzan todas las campañas.

Los trabajadores que conocen al sindicato le hablan a los demás trabajadores. Algunos trabajadores serán convencidos inmediatamente. Esos trabajadores son los que escuchan al sindicato. Tal vez  no vendrán a la primera junta o querrán saber que si el esfuerzo es legítimo o si no mas es el tópico del mes, pero en cuanto les preguntes que participen lo harán.  Esta es la primera etapa a donde los líderes del trabajo se involucran en el comité organizador.

La mayoría de los trabajadores están en el circulo más grande – los que ven el sindicato. No los podrás convencer con tan solo hablarles del sindicato o de organizar. Estos trabajadores cuestionan si la acción colectiva pueden resultar en cambios y ganancias. Probablemente temen perder su trabajo o han tenido una mala experiencia con otros sindicatos.

Aquí les explicaré como movilizar a los trabajadores que solo ven el sindicato. Los trabajadores que conocen el sindicato organizan y desarrollan relaciones y líderes entre los trabajadores que oyen al sindicato. Los dos grupos toman acción sobre cuestiones pequeñas en el trabajo. Esto demostrará la acción y práctica del sindicato. Los demás trabajadores que ven al sindicato empezarán a entender que el cambio es posible.

A mi parecer este es uno de los conceptos mas útiles para comenzar a organizar. Organizar comienza con los que “conocen” al sindicato, esos trabajadores traen a los que solo “escuchan” al sindicato, y juntos toman acción para movilizar a los trabajadores que “ven” al sindicato. Lo que sucede con el tiempo es que los que “ven” se involucran y se convierten en los que “conocen” y esto pasa cuando se organiza y hay acción en el trabajo. Este proceso crece a IWW y desarrolla a la clase trabajadora consciente y militante.

logo del IWW

Solidaridad con el Sindicato Familias Unidas por la Justicia en Washington!

FUJ emblemRESOLUCIÓN DE SOLIDARIDAD CON EL SINDICATO FAMILIAS UNIDAS POR LA JUSTICIA

 por: el Ramo Whatcom-Skagit de los Trabajadores Industriales del Mundo (IWW)

Traducido por: Carlos M.

 

CONSIDERANDO QUE más de 450 trabajadores agrícolas del condado de Skagit en el estado de Washington se han organizado para formar el sindicato Familias Unidas por la Justicia; y

CONSIDERANDO QUE los trabajadores afiliados al sindicato Familias Unidas por las Justicia se han declarado en huelga contra la empresa Sakuma Bros. Farms Inc. en varias ocasiones para reclamar mejores condiciones de trabajo y de salario; y

CONSIDERANDO QUE la empresa Sakuma Bros. Farms Inc. firmó en 2013 un acuerdo mediante el cual se comprometía a no tomar represalias contra los trabajadores en huelga; y

CONSIDERANDO QUE la empresa Sakuma Bros. Farms Inc. reconoció al sindicato Familias Unidas por la Justicia al comprometerse a negociar con él; y

CONSIDERANDO QUE la empresa se comprometió a negociar las retribuciones salariales con el nuevo sindicato; y

CONSIDERANDO QUE la empresa Sakuma Bros. Farms Inc. ha incumplido repetidamente este acuerdo tomando represalias y despidiendo a los trabajadores en huelga, y se ha negado a reconocer al sindicato o a negociar con los trabajadores; yBoicot Driscoll's, Sakuma Bros. y Haagen Dazs!

CONSIDERANDO QUE el sindicato Familias Unidas por la Justicia ha ganado varias demandas legales contra la empresa Sakuma Bros. Farms Inc., entre ellas por el derecho a descansos periódicos, pago de salarios no retribuidos y mejora de las condiciones laborales; y

CONSIDERANDO QUE el sindicato Familias Unidas por la Justicia ha organizado el boicoteo internacional de los productos que contengan frutas y bayas de la empresa Sakuma Bros. Farms Inc., como las frutas y bayas bajo los nombres de Driscoll’s Berries y los helados Haagen Dazs; y

CONSIDERANDO QUE los Trabajadores Industriales del Mundo es un sindicato internacional que se solidariza con todos los trabajadores estén donde estén; y

CONSIDERANDO QUE los Trabajadores Industriales del Mundo alienta la creación de sindicatos controlados por los propios trabajadores en todos los sectores productivos de la economía;

DECLARAMOS QUE la delegación sindical de Whatcom-Skagit del IWW se solidariza con Familias Unidas por la Justicia y pide que la empresa Sakuma Bros. Farms Inc. reconozca a dicha delegación sindical como interlocutora para negociar nuevas condiciones laborales y no interfiera o limite el derecho de Familias Unidas a asistir a los empleados sindicados; y

DECLARAMOS QUE la delegación sindical de Whatcom-Skagit apoya el boicoteo de la empresa Sakuma Bros. Farms Inc. y las compañías que distribuyen sus productos; y

DECLARAMOS QUE la delegación sindical de Whatcom-Skagit pide el apoyo de todos los miembros del IWW, sus delegaciones y consejos de organización en todo el mundo para divulgar el boicoteo manifestándose frente a los establecimientos que vendan los productos Driscoll’s Berries y los helados Haagen Dazs; y

DECLARAMOS QUE la delegación sindical de Whatcom-Skagit pide el apoyo de la Junta Ejecutiva General del IWW, la Convención General de Afiliados y todas sus delegaciones para que secunden esta resolución y distribuyan una copia a Familias Unidas por la Justicia, la delegación sindical de Whatcom-Skagit y a la empresa Sakuma Bros. Farms Inc.

Declaración de la delegación sindical de Whatcom-Skagit de los Trabajadores Industriales del Mundo el 17 de mayo de 2015.

Sello de la delegación sindical de Whatcom-Skagit
marcha en Washingtonmarcha en Washington 2two banners at picket

“Agua, Fango, y Factoría”

Por Mónica Kostas

Hialeah

Trabajamos en una pocilga que se llama Leimprint. Una de las cuantas que forman parte del distrito de fábricas en Hialeah. Aunque “La ciudad que progresa” es el lema oficial, ya que es la única ciudad industrial en los Estados Unidos que sigue creciendo, “Agua, fango, y factoría” es el lema coloquial que se le dio hace varias décadas por ser nada más que una ciudad tropical con mucha lluvia, pocas atracciones, y muchas fábricas. Queda al noroeste de Miami y el 75% de su población es Cubana o Cubano-Americana, y más del 90% de la población total habla español en casa.

Un viernes por la tarde, Lu se dio vuelta y me dijo “tu crees que alguien va a botar esta basura?” Al parecer, nuestros tachos de basura no habían sido vaciados durante toda la semana.

Lu es cubano-americana, y diseña conmigo en una de las oficinas del fondo. Como muchos Miamenses, nació y creció aquí, y nunca salió de la Florida a pesar de sus treinta y pico de años. Es medio hippie, le gusta el yoga, dice ser budista, no come comida rápida y cuando no estoy, escucha música India al estilo flauta clásica. Lu y yo nos llevamos muy bien, ella tiene un complejo de madre cubana para conmigo y por costumbre me trae café y desayuno todos los días. Yo a cambio, traigo la merienda, y de vez en cuando hago de escudo y me peleo con la gente que la trata mal. De más está decir que tenemos caracteres muy distintos, pero encajamos bastante bien. A fin de cuentas, compartimos más tiempo juntas que con nuestras familias, amigos, o amores, y ese tipo de tiempo excesivo con alguien forma lazos invaluables personalmente, e imprescindibles a la hora de organizar.

“Mierda, encima estuve tirando un montón de cáscaras y comida” le digo. Nos miramos, miramos el suelo que debería ser blanco pero con la suciedad acumulada durante años, las baldosas lucen un mugriento negro añejo ya que nunca fueron limpiadas, y le digo “este lugar es un asco”.

No es la primera vez que hablamos de esto. Es más, es uno de los temas favoritos de la oficina. A veces, la sala donde almorzamos se vuelve un confesionario de todos los detalles que avergüenzan nuestra compañía frente a otras que por lo menos tienen un servicio de limpieza, y ni hablar de que pueden llegar a ofrecer seguros de salud, ofrecer vacaciones pagas, etc.

El problema sanitario lleva bastante tiempo gestándose. En el distrito de fábricas en Hialeah, la mayoría de las compañías tienen una oficina amplia con varias oficinas dentro, y adjuntado, un depósito enorme donde se guarda la mercadería y trabajan los que arman productos y paquetes para enviar. Al trabajar en un lugar tan grande, mantenerlo limpio lleva su tiempo y dedicación. La cuestión es que la única persona que hace la limpieza donde trabajamos, es una mujer que trabaja en el depósito casi a tiempo completo. El par de horas que le queda para llegar a las 40 horas semanales, las trabaja limpiando las oficinas, aunque no sea tiempo suficiente y solamente alcance para vaciar los tachos de basura, pasar un trapo mugriento por el piso, y nada más. Luego de dieciséis años que la compañía lleva en ese local, más el mantenimiento precario que se administra, es evidente que el bajo nivel de higiene genere sus consecuencias. Constantemente hay gente enferma, congestionada, y con alergias. Las cucarachas y las moscas son comunes, y la mugre en la mayoría de las oficinas lleva añares acumulándose.

A Lu no le gusta pelear, pero cuando algo le colma la paciencia, no se contiene y trata de buscar soluciones. Esta vez, miró el asco de lugar donde trabajamos, pensó en todas las cosas que deben mejorar, se hartó, y me dijo “quizá deberíamos escribirles una carta”. Me di vuelta, y la miré semi-anonadada pensando “eso suena a adulación, cuéntame más…”

Claro, no me dijo que mañana mismo tendríamos que estar todos en huelga, pero el ímpetu de querer solucionar un problema por nuestra propia cuenta y de una manera ofensiva fue estimulante.

Inmediatamente Lu pensó que la carta podía ser anónima. Podríamos escribirla y luego dejarla en las oficinas de los jefes, simple y al punto. A lo que le sugerí que sea lo opuesto, firmada con nombres, y por todos. Claro, el anonimato ofrece simplicidad, y evita sondear la situación con cada persona, lo cual puede ser bastante incómodo para alguien tímido como lo es Lu. Vale recalcar también que es muy común ver problemas laborales como problemas individuales que pueden resolverse privadamente. Parte de nuestra tarea como militantes es romper con esa noción individualista, y sugerir alternativas que analizan nuestros problemas en un marco colectivo. Es decir, hacer del conflicto individual un conflicto que involucra a todos, ya que no solamente son varios los afectados (en general) por los abusos laborales sino que también hacemos más fuerza y tenemos más respaldo cuando somos la mayoría en la lucha.

Al decidir que íbamos a escribir una carta, Lu fue a discutir el tema con unas compañeras, yo fui a hablar con otras, algunas personas hablaron con otras más, y de a poco formamos una lista de demandas que queríamos ver cumplidas en torno a la sanidad de Leimprint.

La carta demandaba cosas básicas, como limpiar el piso y sacar la basura por lo menos dos veces a la semana. Usar trapos nuevos a cada tanto, cambiar los filtros del aire acondicionado, etc. Esencialmente, cosas que parecen lógicas, y dan vergüenza demandar, pero que hay que arrancar de un par de jefes tacaños que les importa poco y nada el bienestar y la salud de la gente que emplean. Un punto principal en la carta, era la demanda de limpiar los pisos a fondo durante las vacaciones de fin de año, ya que el personal no estaría para estorbar la limpieza. El asueto empezaba la semana entrante, y duraba dos semanas. Ese periodo lo usaríamos como medida de prueba para ver si al regresar de las vacaciones, los jefes habían cumplido con por los menos algunos de los pedidos.

Luego de escribir la carta, todos y cada uno de los que trabajan en la oficina, menos aquellos considerados gerentes, firmaron su nombre, y luego se hicieron copias para cada uno.

Hay que tomar en cuenta que los acontecimientos sucedieron en cuestión de horas. Lo más efectivo posiblemente, hubiera sido entregar la carta colectivamente y en persona. Sin embargo, confrontar al patrón de manera colectiva hubiera tomado más tiempo, ya que nos tendríamos que haber juntado fuera del trabajo para decidir cómo se desarrollaría la entrega. Tendríamos que haber decidido quienes hablarían, y quién entregaría la carta una vez en la oficina del patrón, y también, asegurar que el objetivo de la entrega sería demostrar solidaridad entre las compañeras, y exponernos como una fuerza notable por nuestra cantidad. Por más de tener estas tácticas en cuenta, yo particularmente no quería ser una fuerza impulsora en el evento, sino que una compañera más con una opinión equivalente a las demás.

Por lo tanto la idea de hacer la entrega colectiva sería, o muy rigurosa para hacerla el mismo día, ya que no había tiempo para lo que le llamamos en el IWW “inocular” (el proceso de advertir a las compañeras sobre posibles represalias del patrón, o posibles cosas que los jefes digan o hagan), o muy lenta como para mantener a las compañeras enganchadas durante el periodo de organización de esta tarea colectiva.

Se decidió entregar la carta el mismo día, y el modo de entrega fue bastante inadvertido. Una vez que los jefes se fueron del trabajo, una compañera y yo dejamos una copia en cada una de sus casillas. Una para la jefa, a quien apodamos Mr. Burns por su complejo de señora mayor extremadamente delgada, y carácter despiadado. Una para su ex-esposo, Tom o viejo carechimba, quien sale con una  mujer 20 años menor que trabaja en la fábrica. Y una para Carlos, el gerente de la fábrica que básicamente lleva a cabo las órdenes de los primeros dos.

El día de la carta habría sido un miércoles ya que solamente teníamos dos días más antes de irnos de vacaciones. Es importante resaltar que estas vacaciones de fin de año son forzadas y no remuneradas. Para la mayoría que apenas llega a fin de mes, ya que ganan poco más que el sueldo mínimo, tomarse dos semanas de vacaciones no pagas, especialmente en tiempos de fiestas y compras, es devastador. Esos dos días que quedaban antes de las vacaciones, los jefes disimularon no ver ninguna carta. Sí tuvieron al día siguiente una reunión de dos horas por la mañana, pero ninguno mencionó absolutamente nada.

Al acabarse las fiestas, estábamos ansiosas de ver qué cambios habían ocurrido mientras no estuvimos.

Al regresar, nos encontramos con la sorpresa de ver todo exactamente igual. El mismo piso mugriento, las mismas cucarachas que llevaban años en el cuarto de útiles, en fin, nada había cambiado. Volvimos a nuestros puestos decepcionadas y un poco indignadas con la situación.

Pocos minutos después de empezar a trabajar, la jefa nos llamó a todos para una reunión. Lu y yo pensamos que iban a abordar el tema de la limpieza, y teníamos ganas de ver que sarta de excusas pondrían para explicar la falta de mantenimiento.

 

La jefa abrió:

-Tengo noticias para darles. Durante las fiestas, Tom se fue a China y sufrió un ACV. El se está recuperando bien, está en uno de los mejores hospitales en China, y los doctores dicen que su pronóstico se ve muy positivo, así que no queremos que se preocupen.

Caras de asombro inundaron la oficina. En ese momento me acordé de la declaración de Emma Goldman acerca del asesinato del presidente McKinley que decía algo así como “si me llamaran para cuidar de McKinley, como enfermera, el es un ser humano para mi y yo cuidaría de él, pero como anarquista mi apoyo está con Czolgosz (el atacante)”

-Todo por aquí va a seguir igual, aunque Carlos y yo si quisiéramos pedirles paciencia y ayuda para que todo funcione normalmente mientras Tom no esté trabajando con nosotros.

 

Algo en la manera que dijo esas últimas palabras, sonó bastante a reclamarnos indirectamente que no sigamos molestando con asuntos insignificantes, ya que todos teníamos que ocuparnos de cosas más importantes.

La preocupación entre las compañeras era legítima. La mayoría de las trabajadoras llevan años trabajando en Leimprint y por más de que los jefes sean su desgracia, a fin de cuentas hay un vínculo de muchos años que les afecta emocionalmente.

Luego de recibir las noticias, la jefa enfatizó bastante la importancia de la familia y lo mucho que vale estar bien de salud. Me pregunté si alguna vez se le ocurre que la mayoría de la gente con la que trabajamos no tiene seguro de salud, y que si algo tan grave como eso les pasara, no tendrían dónde ir.

En términos de campaña, que al jefe la haya dado un ACV, fue un evento completamente imprevisto, algo que cambió la dinámica del diálogo totalmente. De repente, pasamos de estar a la ofensiva, a un estado de empatía semi-forzada, donde las compañeras sentían que rebelarnos contra el patrón en momentos de crisis, no sería moralmente correcto. Inmediatamente las ansias de presionar a los jefes con nuestras demandas se ablandaron y no solamente porque la jefa nos mandó una indirecta en la reunión, sino también porque las compañeras sentían que era un mal momento para seguir adelante con el tema. No estaban en lo incorrecto tampoco, la gerencia tenía la ventaja de usar la situación de Tom como excusa para no encargarse de cumplir con la carta, y sabían que eso funcionaría como manipulación emocional con las compañeras para mantener a raya nuestras demandas.

De a poco el tema se fue disolviendo, y las ganas de pelearlo también. Lu y yo vimos como la situación llegó a un impasse, pero presentimos que la cuestión no iba a morir definitivamente ya que la carta agrupaba una cantidad de cosas que afectaban el día a día en el trabajo.

Personalmente, esta situación fue una experiencia que nos indicó que nunca tenemos todo controlado ni tampoco podemos estar preparados para todo. Cuando menos lo esperamos, ocurren sorpresas que desencadenan situaciones para las que no preparamos respuestas, y está en nosotros adaptarnos al cambio y resolver el conflicto o dejar pasar el momento. Lo que también demuestran estos hechos, es que una lucha no es tan mecánica ni tan blanco y negro como reconocer un problema laboral, que afecta a todos los trabajadores de un sitio, y que por lógica, se lleva a cabo automáticamente una campaña donde se pelea a todo o nada por un objetivo (sea un aumento, mejores condiciones, beneficios, etc.). Existe el elemento humano que complica la ecuación, ya que no podemos prever como nuestras compañeras, ni nosotros mismos, podemos llegar a reaccionar frente a un desarrollo impredecible.

Tampoco podemos saber como las emociones pueden jugarnos a favor o en contra dados ciertos cambios en una disputa. Vale destacar además, que como en muchas otras peleas, no son mayormente las mejoras materiales que empujan una lucha, sino el impulso de querer pelear por lo que es moralmente correcto. Ya sea demandando respeto, o sintiendo empatía por otro ser humano, estas cosas generalmente terminan siendo mucho más fuertes que ciertas ganancias materiales.

Pasado un poco el tiempo desde el accidente, a la gerencia le está empezando a salir el tiro por la culata con el tema de la importancia de la familia y la salud. Claramente, eso es válido solo para ellos, ya que no esconden que no les importa para nada cuando alguna de las compañeras necesita tomarse el día para cuidar a un hijo enfermo, o atender alguna emergencia familiar, o lo que fuere.

Por más de que este hecho haya momentáneamente descarriado nuestro plan, las actitudes de la gerencia tienen sus repercusiones y por el momento están ayudando a acumular furia y despecho en las compañeras que tarde o temprano deben atacar.

Primero de Mayo para Kobane!

De nuestro/as compañero/as en Kobane en Primero de Mayo, 2015:

 

luchadoras de YPJ - Kobane

Camaradas Trabajadoras y Trabajadores, sindicatos y organizaciones de trabajadores!

¡Les hacemos llegar el cálido y fraternal saludo de las trabajadoras y trabajadores del Cantón de Kobane, el Cantón de la revolución, la resistencia y los mártires, en el Primero de Mayo, el día de conmemoración de la lucha y resistencia de los Trabajadores contra la tiranía y la opresión, y contra la explotación del capitalismo!

La revolución de Rojavá, fue un punto de partida histórico en la lucha de los trabajadores y los pueblos oprimidos en el Oriente Medio y en todo el mundo, para recuperar la autoridad política; y fue la revolución de las mujeres, la juventud y los trabajadores para establecer un nuevo sistema basado en la transición del poder al pueblo como el verdadero legítimo dueño de ese poder. Nuestra resistencia contra los terroristas del ISIS y quienes les apoyan internacionalmente no fue sólo para proteger la vida y la dignidad humana de nuestro pueblo, sino que también fue y es la resistencia para defender los logros de la revolución y nuestro sistema de auto representación que está basado en la democracia radical y la eliminación de las organizaciones jerárquicas.

Ahora, a traves de heroicas batallas de nuestras y nuestros camaradas en las “Unidades de Defensa del Pueblo” (YPG) y las “Unidades de Defensa de las Mujeres” (YPJ), los terroristas están siendo expulsados de la ciudad, pero los ataques en las áreas suburbanas y el bloqueo de las rutas y caminos de nuestro cantón aún continúan. Nuestra resistencia ha entrado en una nueva fase, más difícil aún, la de reconstruirle la vida social a Kobane, bajo los ataques y el bloqueo económico y logístico, en una situación en la que más del 80% de las estructuras y edificios de la ciudad y las infraestructuras vitales han sido destruidas.

La historia de la lucha de clases muestra que la unión de los trabajadores no tiene fronteras ni límites geográficos, así es que reconocemos nuestra resistencia contra el cruel terrorismo y quienes les apoyan internacionalmente, como la resistencia en representación de todos los pueblos del mundo. Nosotros creemos que, la revolución, al mismo tiempo que rompe con los fundamentos de la dominación, y va fundando un nuevo mundo, conquistando y garantizando el respeto, la libertad y la igualdad para todos los pueblos, requiere de una lucha práctica y feroz. El mismo camino, la solidaridad internacional de los trabajadores, es la necesidad histórica y un campo material y concreto para defender los logros de la clase, para luchar hombro con hombro contra la dominación y la opresión capitalistas.

¡Nosotro/as, las trabajadoras y trabajadores, asociaciones y organizaciones del Cantón de Kobane, conmemorando las luchas de los trabajadores y pueblos oprimidos por su liberación y por la igualdad alrededor de todo el mundo, y agradeciendo y apreciando su apoyo y solidaridad con nuestra resistencia contra los ataques terroristas, invitamos a nuestras y nuestros camaradas trabajadores, sindicalistas, gremialistas, y a todos los libertarios, a participar en la solidaridad práctica con la revolución de Rojavá y la resistencia de Kobane, y los invitamos a ustedes a unirse a nosotros en esta situación histórica para defender los logros de la revolución!

Vivan las luchas libertarias de los pueblos alrededor del mundo!

Viva la unión internacional de las trabajadoras y los trabajadores del mundo!

 

https://1stmayforkobani.wordpress.com/2015/04/26/1-may-2015-spanish/